Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Procesos de paz no occidentales para Ucrania

Por Katheon / Instituto Tsagard

China confirmó el viernes que no participará en las próximas «conversaciones de paz» suizas en Ucrania porque no cumplen «los tres elementos importantes de reconocimiento tanto de Rusia como de Ucrania, participación igualitaria de todas las partes y discusión justa de todos los planes de paz». También hizo referencia a la declaración conjunta de finales de mayo con Brasil sobre los principios para poner fin políticamente a este conflicto. Estos movimientos muestran que China rechaza el enfoque antirruso del proceso de paz para Ucrania liderado por Occidente.

Por lo tanto, China está dando a entender que quiere mediar para encontrar una solución política al conflicto, pero Estados Unidos se resiste a permitirlo porque no quiere dar a su rival sistémico una gran victoria diplomática. Sin embargo, no puede haber solución política alguna sin unas auténticas conversaciones de paz en las que Rusia y sus propuestas de paz estén debidamente representadas, exactamente como cree China, a diferencia de las próximas conversaciones suizas. Dado que estas últimas no llegarán a nada significativo, existe la posibilidad de una alternativa.

Según Bloomberg, la UE e incluso Estados Unidos comparten tácitamente esta valoración, ya que la primera está estudiando la posibilidad de mantener conversaciones con Arabia Saudí en otoño, mientras que el líder de la segunda planea saltarse las conversaciones suizas para asistir a un acto de recaudación de fondos en Hollywood. Desde la perspectiva de Occidente, es mejor que Arabia Saudí organice otra conferencia de paz en el futuro a que China ponga en marcha su propio proceso paralelo, aunque esto último no puede descartarse.

Al fin y al cabo, al igual que Occidente ha organizado conversaciones proucranianas con la participación de algunos Estados del Sur Global, China también podría hacer lo mismo pero con la intención de que fueran más neutrales. Los países del Sur Global que asistieron a la ronda anterior de conversaciones organizadas por Occidente probablemente asistirían también a las conversaciones más equilibradas que China podría ayudar a organizar, aunque, por ejemplo, Brasil fuera el anfitrión. Esto podría ayudar a cambiar el impulso diplomático, incluso si Ucrania y la mayoría de los Estados occidentales no participan.

Al acoger estas conversaciones Brasil, que ha votado en contra de Rusia en la ONU incluso tras el regreso de Lula al poder el año pasado, Occidente no podría negarse a asistir con el pretexto de que al hacerlo se arriesgaría a dar credibilidad a un país que supuestamente está del lado de Rusia, como afirman que hace China si las acoge. Arabia Saudí es una rica petro-monarquía, mientras que Brasil es representativo del Sur Global en su conjunto, lo que hace a este último mucho más atractivo como anfitrión para la mayoría de la comunidad internacional.

Si se crea este proceso de paz paralelo sino-brasileño, podría convertirse en última instancia en el proceso a través del cual se negocie una solución política a la guerra por poderes entre la OTAN y Rusia, o al menos influir en gran medida en el resultado. Salvo que se produzcan acontecimientos imprevistos, se espera que las conversaciones suizas se limiten a debatir una versión supuestamente suavizada de las demandas de Zelensky que Rusia ya ha descartado cumplir en principio, condenándolas así al fracaso.

Es demasiado pronto para saber en qué podrían consistir las próximas posibles conversaciones saudíes, pero eso podría ser discutible si el proceso chino-brasileño tomara forma tangiblemente antes de entonces y lo eclipsara, como si se organizara algo antes del verano con vistas a ampliarlo durante la Cumbre del G20 de noviembre en Río. En los dos últimos inviernos se ha producido una congelación de los combates a lo largo del frente, por lo que se deduce que éste sería un momento ventajoso para negociar una paz duradera que formalice la Línea de Contacto para entonces.

Se trata de una previsión razonable por las razones que se han explicado y sólo puede verse contrarrestada por una escalada importante del conflicto, como por ejemplo si la OTAN interviene convencionalmente a gran escala, sobre todo si ello conduce a otra crisis nuclear similar a la de Cuba entre Rusia y Estados Unidos. En ese caso, todo podría congelarse mucho antes del invierno, invalidando así el esfuerzo conjunto sino-brasileño analizado, pero hay otra forma de remodelar la dinámica diplomática que es mucho menos dramática si eso no ocurre.

India, que se está alineando entre Rusia y Estados Unidos mientras sigue compitiendo ferozmente con China, podría teóricamente organizar otra Cumbre de la Voz del Sur Global. Lo ideal sería que fuera presencial, aunque tal vez sólo pudiera celebrarse en línea si se convocara con poca antelación, pero el objetivo sería adelantarse a lo que China y Brasil pudieran estar planeando. Naturalmente, Occidente preferiría que India reafirmara su liderazgo en el Sur Global e influyera en el proceso de paz a que lo hiciera Brasil, respaldado por China.

En caso de que haya procesos de paz indios y sino-brasileños de algún tipo antes de las próximas posibles conversaciones saudíes y, especialmente, antes del G20 de noviembre en Río, entonces el primero podría llegar a tener mucho más peso debido a la posible participación de más países occidentales. Si se les diera a elegir, preferirían respaldar unas conversaciones organizadas por India que cualquier otra relacionada con China, como las que podría organizar Brasil en coordinación con Pekín, para no dar a la República Popular una gran victoria diplomática.

Teniendo esto en cuenta, Occidente podría desanimar a China y a Brasil si mostrara interés en participar en conversaciones más igualitarias sobre Ucrania tras el fracaso de las suizas, pero con la condición de que las organice India, abandonando así el plan de apoyo saudí para atraer más al Sur Global. Sería una forma creativa de mantener su relevancia, pero requiere voluntad política y la aprobación estadounidense, dos condiciones que no pueden darse por sentadas, ya que Estados Unidos está obsesionado con la escalada en estos momentos.

Sin embargo, estos cálculos podrían cambiar en función de los progresos que Rusia haga sobre el terreno en la zona de operaciones especiales. Si la OTAN no interviene convencionalmente a gran escala, especialmente si no cruza el Dniéper y se arriesga así a provocar que Rusia utilice armas nucleares tácticas en defensa propia como último recurso para salvaguardar la integridad territorial de sus nuevas regiones, entonces EEUU podría reconsiderar su postura. En ese caso, la opción india podría convertirse en una alternativa más atractiva para él.

Sea como fuere, cualquiera que sea el proceso de paz no occidental que suceda al condenado al fracaso proceso suizo (saudí, chino-brasileño y/o indio), tendrá que garantizar los intereses objetivos de seguridad nacional de Rusia. El Kremlin ya ha dicho en múltiples ocasiones que no está interesado en congelar el conflicto porque sí, ya que eso podría conducir a una mayor militarización de Ucrania y hacer inevitable otro conflicto. Por lo tanto, primero hay que humillar militarmente a Estados Unidos y a sus representantes para que se den cuenta de ello.

Eso ya está sucediendo, pero es precisamente por esta razón que los EE.UU. están tan obsesionados con la escalada en este momento por la desesperación de derrotar estratégicamente a Rusia, ergo la lógica (en la mente de sus políticos, al menos) de «escalar para desescalar» en términos más ventajosos para Occidente en ese escenario. Esperemos que algunas figuras comparativamente más pragmáticas dentro de su establishment convenzan a los responsables políticos de la peligrosa inutilidad de esta política y consigan que Estados Unidos negocie sinceramente la paz.

 

China asume el liderazgo mundial por la paz mediante el desarrollo

 

Fuente:

Katheon / Instituto Tsagard: Non-Western Peace Processes For Ukraine. 4 de junio de 2024.

Contenidos

Por Tsargrad Andrei Klintsevich dijo que los representantes del servicio de inteligencia británico MI6 en sus páginas de las redes sociales ya habían pedido...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 13 de junio, en el marco de la cumbre anual del G7 en Italia “Biden y Zelenskyy firmaron un acuerdo...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa El ex viceministro de Salud, Mijailo Zagriichuk, junto a otros 10 médicos, fue detenido bajo sospecha de violar la ley de...

Contenidos

Por Malek Dudakov Las élites liberales están tensas. La próxima cumbre del G7 en Italia será su último intento de acordar al menos algunas...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram