Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Por qué Putin está tan seguro de que ‘no habrá una tercera guerra mundial nuclear’?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



“Es difícil imaginar que [la provocación del Reino Unido a Rusia en el Mar Negro] hubiera puesto al mundo al borde de una tercera guerra mundial, porque quienes lo hicieron saben que no podrían ganar una guerra como ésa.” — Vladimir Putin

 

 

Por Alfredo Jalife Rahme

La estabilidad estratégica de la Cumbre de Ginebra entre Biden y Putin muestra nubarrones en el mar Negro cuando falta la impostergable incorporación de China.

Lo que Thierry Meyssan, director de Réseau Voltaire, denomina Yalta II, aun sin un Bretton Woods II, requiere todavía de muchos ajustes para su delicada implementación cuando Estados Unidos inició su repliegue desde Afganistán hasta Iraq con el fin de concentrarse a contener a China: en el estrecho de Taiwán, en el mar del Sur de China y en el océano Índico.

Como se había anunciado,12 días después de la Cumbre entre los mandatarios de Estados Unidos y Rusia, el zar Vlady Putin tuvo una teleconferencia con el mandarín Xi Jinping para disipar las dudas de un etéreo G-2 entre Washington y Moscú frente al ascenso azorante de China. Cabe señalar que Putin y Xi se han reunido 25 veces ( sic).

Shi Jiangtao, del SCMP, con sede en Hong Kong, interpreta que la teleconferencia entre el zar Vlady Putin y el mandarín Xi muestra un frente unido como mensaje a Biden, al tiempo que “Moscú y Beijing niegan que buscan formar una coalición militar y política al estilo de la guerra fría”, pero que, como garantía en medio de un mundo turbulento, necesitan fortalecer su cooperación estratégica.

 

Putin: EEUU también participó en la provocación del destructor británico en el Mar Negro

 

Dos días después a la teleconferencia con el mandarín Xi, el zar Vlady Putin tuvo su sesión anual de preguntas y respuestas con el público que duró casi tres horas y contestó 70 preguntas, donde calificó de “grave provocación conjugada de Gran Bretaña y Estados Unidos por medio de la incursión del destroyer de la Armada Real Británica HMS Defender en las aguas territoriales de Rusia, en las cercanías de la península de Crimea, en el mar Negro, el pasado 23 de junio; es decir, siete días después de la Cumbre de Ginebra.

Lo más asombroso de la flemática respuesta del zar Vlady Putin consistió en el planteamiento de un hipotético escenario –que estuvo a punto de darse– del hundimiento del HMS Defender por el ejército ruso. En respuesta a una pregunta caústica, el presidente ruso contestó: “Dices que esto puso al mundo al borde de una guerra mundial. Por supuesto que no. Aun si hubiéramos hundido el barco es, sin embargo, difícil de imaginar (sic) que esto hubiera puesto al mundo al borde de una tercera guerra mundial porque quienes lo hicieron saben (sic) que no podían ganar (¡mega-sic!) una guerra como ésa. Esto es muy importante”.

¿A qué se deberá tanta seguridad de Putin de que la dupla anglosajona de Estados Unidos y Gran Bretaña no puedan ganar una tercera guerra mundial de carácter nuclear? ¿Se deberá al portentoso avance generacional que lleva Rusia en el rubro de las armas hipersónicas, lo cual reconocen los militares del Comando Estratégico (StratCom) de Estados Unidos y que ignoran o pretenden ocultar sus mandos civiles?

Si es que no estaban trazadas o entendidas las líneas rojas de Rusia en el mar Negro, pues ahora sí que Putin las delineó en forma prístina: Al menos sabemos por lo que estamos luchando: luchamos por nosotros mismos y nuestro futuro en nuestro propio territorio. No fuimos nosotros quienes cubrimos miles de kilómetros por aire y mar contra ellos, fueron ellos quienes se acercaron a nuestras fronteras y penetraron nuestro mar territorial.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La distancia de Londres a Crimea es de 3 mil 85 km, mientras Washington y Crimea están separados por 8 mil 419 kilómetros.

A juicio de Putin, detrás de la provocación de la dupla anglosajona se encuentra la militarización de Ucrania: “Bajo la Constitución de Ucrania no se pueden establecer bases foráneas (…), pero el desarrollo militar de un territorio, que es frontera directa con nuestro país, crea un problema considerable de seguridad para nosotros”.

Como novela de James Bond, los servicios británicos de inteligencia colocaron posteriormente 50 páginas de documentos clasificados de la incursión del HMS Defender en una parada de autobús (sic) en Kent. ¡No se miden!

 

Encuentro Biden-Putin, más parecido a un Yalta II que a la capitulación de Berlín

 

Fuente:

Alfredo Jalife Rahme: Putin asevera que no habrá una tercera guerra mundial nuclear. ¿Por qué está tan seguro?

Te puede interesar

Contenidos

Derrotar la ideología que animó al asesino de Buffalo, y que es utilizada por el grupo nazi ucraniano Azov, no requiere censura, sino una...

Contenidos

Según los medios de comunicación rusos, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha enviado una lista de organismos mundiales al Parlamento, con la orden...

Contenidos

“Quisiera poder decirle a la gente algo que los haga sentir cómodos, pero la situación actual es la más peligrosa a la que nos...

Contenidos

“Estamos locos… Biden y muchos republicanos están apostando deliberadamente por la guerra termonuclear… Estoy en contra de las sanciones. Seguimos imprimiendo dinero a diestra...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY