Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Por qué nuestra civilización no sobrevivirá bajo la contracultura utópica post-industrial que ha impuesto las políticas a seguir durante los últimos veintitantos años

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Este extracto de Lyndon LaRouche, rescatado por LaRouche PAC, explica por qué para sobrevivir como civilización, una de las cosas más importantes en nuestros tiempos es la capacidad de rescatar los valores de la cultura clásica y mantenernos firmes en sus principios, íntegros e inamovibles ante las concesiones, e indiferentes a las fiebres, las convulsiones, las tendencias, los estereotipos, las programaciones, las supersticiones y las prostituciones que caracterizan a los modelos de la vida moderna que son impuestos por la contracultura anglosajona anti-patriota y ultra-globalista.

 

Por LaRouche PAC

En 1989, Lyndon LaRouche hizo campaña para el Congreso desde la cárcel. Había sido puesto allí por George H.W. Bush en nombre de la oligarquía británica que exigía su cabeza. Ahí escribió un panfleto para su campaña titulado “La gran crisis de 1989-1992”. En él, explicaba su devoción por la Revolución Americana y sus raíces en el gran Renacimiento dorado europeo. Encontramos este extracto de ese panfleto particularmente resonante con la crisis a la que se enfrenta hoy esta nación y se lo recomendamos.

Las personas que toman sus ideas de la historia de la basura escupida en series de entretenimientos televisivas y teatrales de Hollywood, piensan que las revoluciones pueden explicarse más o menos adecuadamente como brotes de pasiones románticas excesivas provocadas por la miseria y la opresión prolongadas. De hecho, la historia está llena de ejemplos de apoyo democrático popular prolongado, incluso fanático, a las tiranías más horriblemente crueles.

Todo verdadero estallido revolucionario en la historia se distingue por dos condiciones generales previas:

1) Debe percibirse ampliamente que el régimen existente ha perdido “el mandato del Cielo”. Visiblemente, los signos son que Dios ha vuelto su rostro contra ese régimen.

2) El nuevo gobierno, implícito en el movimiento revolucionario, debe ser visto como calificado para recibir “el mandato del Cielo”.

Sobre el primero de los dos aspectos, podemos destacar lo siguiente.

Un Estado se define por dos tipos de relaciones. Por un lado, un estado es el gobierno que actúa en relación directa con la persona individual y cada grupo particular de esa sociedad, y en cualidades similares de relación con los estados extranjeros. Al mismo tiempo, en el otro lado, un estado está dando forma a la relación de toda la nación con el universo físico. Es esto último, y no lo primero, lo que define principalmente el potencial revolucionario.

Mientras un gobierno, la composición existente de un Estado, represente a una sociedad que tiene un sentido de propósito nacional en el mundo fuera de sí misma y está tratando con éxito con la naturaleza, ese gobierno, no importa cuán cruelmente opresivo sea en otros aspectos, parece disfrutar del “mandato del Cielo”, la tolerancia implícita de Dios, por un tiempo, de su derecho a gobernar.

“Éxito” en este sentido significa “supervivencia exitosa”, tal y como lo defino en un reciente documento científico, En defensa del sentido común, del que los ciudadanos pueden obtener copias a petición. En la “taquigrafía”, esto significa que las políticas del régimen parecen asegurar la existencia exitosa de la nación, y proporcionan un sentido ampliamente creído de un propósito nacional para la existencia de ese estado en el mundo en general.

 

Es necesario un renacimiento pitagórico para derrocar el modelo de sacerdocio tecnocrático actual y lo que ingenuamente se conoce como ‘ciencia occidental’

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Para ilustrar este punto de la manera más relevante, miremos el desarrollo de las condiciones prerrevolucionarias dentro de estos Estados Unidos.

Desde nuestros inicios nacionales en lugares como el desarrollo de la Colonia de la Bahía de Massachusetts a mediados del siglo XVII, hasta el final de la década de 1960, “ser estadounidense” significaba un compromiso exuberante con el fomento y el disfrute de los beneficios del progreso científico y tecnológico. Hoy, según un despacho del New York Times, hasta el 80% de nuestros ciudadanos toleran las ficciones irracionalistas y anticientíficas del “ecologismo” maltusiano.

Obviamente, aunque el “80 por ciento” puede ser una exageración, durante los últimos veintitantos años la tendencia de cambio en la opinión popular y la formulación de políticas gubernamentales ha ido en esa dirección. En resumen, durante los últimos veinte años se ha producido un cambio revolucionario en los valores, las opiniones y la moral imperantes en nuestra nación.

Esta transformación de la moral se ha llamado, más abiertamente, la “contracultura radical (sexo-drogas-rock)”; entre los conocedores relevantes, también se llama “un cambio de paradigma cultural” Es, en efecto, una contrarrevolución contra la Revolución Americana de 1763-1789. También es, en efecto, un asalto a los valores esenciales de nuestra civilización europea occidental en su conjunto. Es un ataque a la civilización griega clásica, jónica y ateniense, de Homero, Esquilo, Sócrates y Platón. Es un ataque al primer capítulo del libro del Génesis. Es un ataque a la herencia de San Agustín y al renacimiento de la cultura europea en el siglo XV, el Renacimiento Dorado.

La pregunta obvia es si la contrarrevolución está destinada a triunfar sobre la herencia americana traicionada. Si no es así, entonces debe ser el caso, que tarde o temprano, los valores actualmente prevalecientes en Washington, D.C., los valores contrarrevolucionarios, serán expulsados por un retorno a las premisas de la fundación de nuestra república. …

La esencia del asunto, desde el punto de vista práctico, es que nuestra nación, incluso nuestra civilización, no podría sobrevivir bajo la continuación del compromiso maltusiano con una “utopía post-industrial”, la cual ha prevalecido como una tendencia creciente en el diseño de políticas en el curso de los últimos veintitantos años.

Científicamente, esto era tan cierto en principio hace veintitantos años como hoy. La diferencia es que hoy, veintitantos años después, hemos llegado al borde del precipicio hacia el que hemos estado viajando el tiempo intermedio. Hace veinte años, yo -como todos los que éramos capaces de ver más allá del final de nuestras narices- reconocí y advertí que la tolerancia continuada de los dogmas de culto de los utópicos “postindustriales”, si se prolongaba lo suficiente, significaba la muerte de la civilización dentro de una generación más o menos…

Eso tipifica el caso en que un régimen poderoso parece perder repentinamente el “mandato del Cielo”.

Así pues, la primera condición previa de la revolución, la pérdida del “mandato del Cielo” por parte del antiguo régimen, se cumple ahora, o se cumple inminentemente. ¿Estamos preparados para recibir “el mandato del Cielo”? En la medida en que representamos un renacimiento de la Revolución Americana mundial de 1763-1789, estamos capacitados para ello.

A veces, la mejor revolución nueva es el renacimiento de una antigua.

Esta visión de la Revolución Americana mundial del siglo XVIII es acertada, y adecuada, a condición de que situemos las raíces próximas de ese movimiento nacionalista revolucionario de finales del siglo XVIII y principios del XIX en el Renacimiento de Oro del siglo XV, con énfasis en el Concilio de Florencia de 1439.

Así, a través de la figura de Benjamín Franklin -el “papista”- entró en una América predominantemente protestante, en una Italia, Francia, España, Irlanda e Iberoamérica católicas, con la Alemania de Gottfried Leibniz, y unió a la causa americana a sucesores de Johann Sebastian Bach como Wolfgang Mozart y Ludwig van Beethoven, así como al poeta, dramaturgo e historiador Friedrich Schiller. Cuando vemos correctamente la Revolución Americana, como fruto del Concilio de Florencia de 1439, escarbamos hasta nuestras raíces naturales más profundas, donde descubrimos el secreto del atractivo universal de nuestra revolución.

Así, los estadounidenses, en su mayoría, estamos ahora dormidos, sin estar preparados para la terrible crisis que ahora asalta la existencia misma de nuestra nación. Las políticas que el Sr. Bush representó durante sus primeros cinco meses en el cargo, nos condenarían a todos, si continúan. ¿A dónde podemos recurrir, con muy poco tiempo de antelación, para obtener una perspectiva política diferente, una filosofía diferente de elaboración de políticas? Todo lo que los estadounidenses tenemos inmediatamente a mano es la herencia nacionalista dormida incrustada en nuestros huesos durante más de veinte generaciones: la herencia de la Revolución Americana mundial del siglo XVIII y de su predecesor próximo, el Renacimiento Dorado. …

Es un hecho histórico que existen mecanismos por medio de los cuales los muchos individuos de una nación se despiertan más o menos simultáneamente, casi espontáneamente, para defender a su nación de compartir la perdición de un régimen gobernante pasado de moda. Desgraciadamente, la mayoría de los estudiosos de la historia que, han abordado esta clase especial de fenómenos, han carecido de medios para comprender la agencia por la que se establece esta conexión entre el poder del uno (la existencia multigeneracional, la nación) y la voluntad de los muchos (la efímera y breve existencia individual); de ahí que hayan mistificado la conexión incluso de la peor manera.

Entiendo esta conexión, pero la exposición de la misma es más un curso de estudio que la declaración de un prólogo de la plataforma de un candidato al Congreso. Para nuestros propósitos inmediatos, es suficiente, pragmáticamente, que reconozcamos simplemente que tal conexión eficiente existe.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Es suficiente decir, que esta renovada Revolución Americana que ahora estalla de nuevo en todo el mundo, es mi Revolución Americana, es el punto de vista en economía, política y filosofía general que represento en esta campaña. Siendo así un hombre de esa parte de nuestro pasado, soy la voz de ese futuro hacia el que todos nuestros patriotas anhelan ahora.

Soy la voz del Renacimiento Dorado, en mi papel de defensor de nuestra Revolución Americana. Es hora de que todos los verdaderos patriotas despierten y se unan a mí.

–Lyndon H. LaRouche, Jr. extracto de la Gran Crisis de 1989-1992.

 

Hay dos opciones: Un Renacimiento para la humanidad, o un descenso por el Maelström

 

 

Fuente:

LaRouche PAC: Lyndon LaRouche excerpt, “Mandate of Heaven”.

Te puede interesar

Contenidos

Por Eric Zuesse China ha anunciado ahora públicamente que, a menos que el Gobierno de Estados Unidos retire sin demora de la provincia china...

Ciencia y Tecnología

¿Cómo fue que Estados Unidos, la tierra de la libertad, renunció voluntariamente a sus instituciones democráticas en favor de un nuevo sistema de gobierno...

Contenidos

Dennis Small, director para Iberoamérica de la Executive Intelligence Review, dedica su informe semanal a temas como el proyecto de economía real de Lyndon...

Actores

“La extrema derecha ha estereotipado a los judíos y protestantes como los primeros grandes banqueros de la usura en la historia moderna. Son tonterías....

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon