Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Por qué fue legal la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero de 2022

En este artículo, el historiador Eric Zuesse documenta y explica por qué está claro que cualquiera que alegue que la invasión rusa de Ucrania es un crimen de guerra internacional o de cualquier otra forma una violación del derecho internacional es un mero propagandista antirruso. Además, incluso si Estados Unidos, Rusia y Ucrania hubieran ratificado el Estatuto de Roma, la única que podría ser procesada por haber cometido un crimen de guerra internacional, el crimen de “agresión”, sería Ucrania, aunque la ambigüedad del Artículo 8, nº 2 párrafo (e) de la CPI autorizada por la ONU posiblemente permitiría entonces procesar también a Estados Unidos; pero no podría permitirse ningún procesamiento contra Rusia, porque incluso entonces no habría forma racional de interpretar nada de lo que Rusia ha hecho en este asunto como constitutivo de “agresión”. En los países aliados de Estados Unidos, todo es propaganda; y, por desgracia, el público es lo bastante estúpido como para creérsela, así que es propaganda eficaz.

 

Por Eric Zuesse

Según el derecho internacional, la “agresión” (o “guerra de agresión”) nunca se ha definido para separarla claramente de la “guerra defensiva” (o “defensa”), y esta confusión es el fracaso más importante de la ONU hasta la fecha, porque se suponía que la ONU se había creado para evitar una Tercera Guerra Mundial (III Guerra Mundial), lo cual es imposible a menos que el significado de “defensa” esté claro y la defensa sea claramente legal, y el significado de “agresión” esté claro y la defensa sea claramente legal. se supone que se formó para prevenir una Tercera Guerra Mundial (III Guerra Mundial), lo cual es imposible de hacer a menos que el significado de “defensa” sea claro y la defensa sea claramente legal, y el significado de “agresión” sea claro y la agresión sea claramente ilegal; pero, aquí se emplea una definición en la que “agresión” es cualquier cosa que ponga en peligro la existencia de un país o la soberanía sobre su territorio legal, y “defensa” es cualquier cosa que sea provocada por (es decir…, en respuesta a la “agresión” y que, en consecuencia, se ha impuesto a un país como la única alternativa razonable a dejarse tomar por un país “agresor”. En esta definición (una definición razonable y práctica, en contraposición a la ausencia de definición por parte de la ONU), la “agresión” puede perpetrarse por cualquier medio, no SÓLO militar, sino también por medios como un golpe de estado, la subversión internacional o sanciones internacionales ilegales; cualquier medio que pueda utilizarse para hacerse con el control de otro país (es decir, del gobierno de otra nación soberana).

El Gobierno de Estados Unidos siempre se ha opuesto a cualquier definición de “agresión” y siempre se ha negado incluso a considerar cualquier propuesta de definición de la misma que incluyera algo más que la agresión militar, porque Estados Unidos utiliza habitualmente formas de agresión no militares (como golpes de Estado y sanciones) y exige poder seguir haciéndolo siempre sin que se le llame “agresor”. Esto es simplemente un hecho, y es la razón por la que la ONU no es más que un foro de discusión y un sumidero para los refugiados y cualquier otro problema que los países poderosos pretendan abordar sólo de boquilla – no tiene ningún poder internacional significativo en absoluto. (NOTA: Cualquiera que dude de que la ONU ha fracasado rotundamente a la hora de definir la “agresión”, verá en el último párrafo de este artículo -que estará totalmente entre paréntesis- un análisis de la absurda, e incluso abiertamente circular, última propuesta formal de la ONU para tratar ese asunto).

La guerra en Ucrania se complica aún más en el derecho internacional porque, evidentemente, la invasión de Ucrania por parte de Rusia el 24 de febrero de 2022 constituye un peligro para la soberanía de Ucrania; pero la Crisis de los Misiles de Cuba de 1962 estableció un precedente jurisprudencial fundamental a partir de entonces, mediante el cual cualquier gran potencia internacional -en ese caso Estados Unidos- tiene derecho en derecho internacional a impedir que cualquier nación cercana pueda ser utilizada por otra gran potencia internacional -en ese caso la Unión Soviética- para posicionar allí fuerzas militares que pongan en peligro la seguridad nacional o la soberanía de una gran potencia (en ese caso de Estados Unidos); y, en consecuencia, el Gobierno de EE. En consecuencia, el Gobierno de Estados Unidos se comportó de manera defensiva (contra la Unión Soviética), en lugar de agresiva (contra Cuba), cuando restringió al Gobierno de Cuba para que no permitiera al Gobierno soviético posicionar sus fuerzas (específicamente sus fuerzas nucleares) en esa isla.

Lo que se argumentará aquí es que ese precedente jurídico internacional se aplica universalmente en el derecho internacional, y que la guerra en Ucrania fue iniciada por el Gobierno de EE.UU. por medio de su golpe de Estado en Ucrania. mediante su golpe de Estado en Ucrania, que sustituyó a un gobierno auténticamente neutral por un gobierno rabiosamente antirruso (que no poseía ni posee legitimidad alguna, ni siquiera en virtud de la Constitución de Ucrania en ese momento), y que, en consecuencia, el gobierno de Rusia tiene derecho, en virtud del derecho internacional, a tomar el control del gobierno de Ucrania para que Rusia pueda protegerse del gobierno de Estados Unidos, que es el agresor en este caso; Rusia es la defensora de su propio territorio soberano; y Ucrania no es más que el campo de batalla en el que se libra esta guerra entre el agresor, Estados Unidos, y el defensor, Rusia.

Dado que el tema aquí es el derecho internacional, no cualquier ley nacional, sólo los gobiernos nacionales están involucrados; y esto significa que una guerra civil, o una guerra dentro de un país, NO es ni siquiera posiblemente un asunto en el que la ONU pueda razonablemente involucrarse o tener alguna autoridad para pronunciarse al respecto. (Franklin Delano Roosevelt, que inventó la ONU, lo hizo con ese objetivo -la clara separación del derecho internacional del derecho nacional- en mente, pero su sucesor inmediato, que diseñó la ONU, anuló ese y algunos otros aspectos del plan de FDR para la ONU. Truman estaba decidido a que el propio Gobierno de EE.UU. asumiera en última instancia el control de todo el mundo).

El lector puede acceder inmediatamente a la documentación de cada paso de este caso simplemente haciendo clic en los enlaces que aparecen en él en cualquier punto en el que desee ver qué pruebas hay de la acusación en cuestión:

El 8 de febrero de 2010, el diario británico The Guardian titulaba “Yanukóvich se convertirá en presidente mientras los observadores dicen que las elecciones en Ucrania fueron justas”.

El 12 de abril de 2010 se informó en Ucrania de que,

“El presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, se reunió en Washington con su homólogo estadounidense, Barack Obama.

Por parte ucraniana, participaron en la reunión el ministro de Asuntos Exteriores, Konstantin Grishchenko, el ministro de Combustible y Energía, Yurii Boyko, el jefe de la administración presidencial, Serhiy Lovochkin, los adjuntos del jefe de la administración, Hanna Herman y Yuri Lacnyy.

Por parte estadounidense están presentes la secretaria de Estado, Hillary Clinton, el asesor de seguridad nacional del presidente de Estados Unidos, James Jones, y la directora senior del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos para la no proliferación, Laura Holgate.”

El 2 de julio de 2010, Clinton volvió a reunirse en privado con Yanukóvich, esta vez en Kiev; y, en esta ocasión, habló públicamente sobre la reunión y dijo que, aunque Estados Unidos apoyaba la independencia de Ucrania, “Estados Unidos acoge con satisfacción la decisión del Parlamento ucraniano de aprobar ejercicios militares extranjeros en territorio ucraniano en 2010 y agradecemos a Ucrania y al pueblo ucraniano sus importantes contribuciones a la OTAN y a otras operaciones de seguridad internacionales”, lo que significa que el Gobierno de EE. En realidad, el Gobierno de Estados Unidos no apoyaba la independencia de Ucrania, sino que quería que Ucrania se uniera a su alianza militar de la OTAN, que había rechazado repetidamente las peticiones de Rusia de solicitar su ingreso en ella. Estados Unidos quería a las naciones fronterizas de Rusia en la OTAN, pero no a la propia Rusia. Al parecer, Yanukóvich volvió a decir que no. Eso le condenó.

A más tardar en junio de 2011, el Gobierno de Estados Unidos comenzó a planificar el golpe de Estado que se produjo en Ucrania en febrero de 2014.

A más tardar el 1 de marzo de 2013, el Gobierno de Estados Unidos, en su embajada en Ucrania, comenzó a entrenar a miembros de las organizaciones políticas de extrema derecha Svoboda y Sector Derecho de Ucrania sobre cómo utilizar Internet para reunir a una multitud que se manifestara contra el presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, para exigir su destitución.

El 14 de abril de 2014 se publicó un artículo en la revista polaca de periodismo de investigación NIE en el que se afirmaba que en los meses previos al derrocamiento de Yanukóvich, especialmente durante la primavera de 2013, paramilitares de la organización ucraniana Sector Derecho se entrenaban en secreto en Polonia, bajo la dirección de la CIA estadounidense y del Gobierno polaco.

A más tardar en junio de 2013, el Gobierno de Estados Unidos comenzó a solicitar contratistas estadounidenses autorizados por el Pentágono para convertir una escuela en Sebastopol Crimea, en Ucrania, cerca de la base naval más grande de Rusia, que se encuentra allí. Esto ocurrió mientras Yanukóvich aún estaba en el poder, cuando Estados Unidos no tenía nada que hacer en Crimea.

El 19 de noviembre de 2013, Yanukóvich fue informado por la Academia de Ciencias de Ucrania de los resultados de su análisis, que él había solicitado, de la oferta de la UE a Ucrania para adherirse a la UE, que concluyó que requería un gasto inicial por parte de Ucrania de 160.000 millones de dólares, que Ucrania no tenía y la UE se negó a suministrar. Así pues, quienquiera que diseñara la propuesta de la UE sabía, de antemano, que Yanukóvich la rechazaría. Ese iba a ser el pretexto para derrocarlo. Estaba preparado de antemano.

El 20 de noviembre de 2013 comenzaron las manifestaciones públicas contra Yanukóvich en la plaza Maidán. Estaban dirigidas por Andrei Parubiy (“el Comandante de Maidan”), uno de los dos cofundadores del Partido Social Nacionalista de Ucrania, al que la CIA había aconsejado que cambiara su nombre de inspiración nazi por el de Partido de la “Libertad” o Svoboda, como así hicieron. El segundo al mando de Parubiy fue el fundador del Partido del Sector Derecho, Dmitriy Yarosh, que organizó allí a los paramilitares apoyados por Estados Unidos que habían sido entrenados en Ucrania y en Polonia.

 

Ucrania: Detrás de la máscara de la revolución Maidán (documental censurado en Francia)

 

El golpe en sí se produjo entre el 20 y el 27 de febrero de 2014; y aquí (y aquí está su transcripción) está la prueba irrefutable de que fue un golpe de Estados Unidos; y hay pruebas de que incluso la ministra de Asuntos Exteriores de la UE en ese momento, Catherine Ashton, no sabía que había sido un golpe en absoluto hasta que su investigador en Kiev le informó el 26 de febrero de 2014 de que lo había sido. (Aquí está esa conversación telefónica, y aquí su transcripción.) Así que: Obama había mantenido la operación en secreto incluso para ella. (De hecho, la diseñadora del golpe por Obama, Victoria Nuland, en esa humeante llamada telefónica, dijo “Que se joda la UE”: la UE eran naciones vasallas del imperio estadounidense, y por lo tanto no necesitaban entender lo que estaba pasando).

En ese momento, y a lo largo de la historia postsoviética de las encuestas a los ucranianos sobre sus actitudes hacia la UE y especialmente hacia la OTAN, esa actitud era de alrededor de dos a uno de que la OTAN era un enemigo de los ucranianos, y las relaciones económicas al este de Ucrania eran más importantes para Ucrania que las relaciones económicas al oeste de Ucrania (la UE); pero esta situación se invirtió prácticamente de la noche a la mañana después del golpe de Estados Unidos del 20 al 27 de febrero de 2014; pero, aún así, en Crimea y el sureste de Ucrania, la OTAN y los EE. UU eran vistos abrumadoramente como enemigos, no como amigos – y el propio Gobierno de EE.UU. lo sabía porque había encargado algunas de esas encuestas. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos insistió en que Ucrania debía tratar como “terroristas” y limpiar étnicamente a todos los residentes de esas regiones cada vez más separatistas que se negaran a aceptar a los gobernantes impuestos por Estados Unidos como sus gobernantes. Y así se hizo, a partir del 15 de abril de 2014: la guerra contra los partidarios de la escisión fue etiquetada oficialmente, por el nuevo gobierno golpista, como “Operación Antiterrorista” o “ATO” para abreviar. Los votantes de Yanukóvich tenían que ser expulsados, asesinados y/o escapados a la vecina Rusia, para que los políticos antirrusos ganaran las futuras elecciones ucranianas y el Gobierno de Estados Unidos siguiera controlando Ucrania.

Estados Unidos y sus “aliados” (colonias, naciones vasallas) insisten en tener el derecho de colocar cualquier arma en las fronteras de Rusia, especialmente en Ucrania, porque SÓLO Ucrania limita a menos de 800 millas del Kremlin; limita a sólo 300 millas de él, y por lo tanto es, con mucho, el mejor lugar para que el Gobierno de EE.UU. Por lo tanto, es el mejor lugar para que el gobierno de EE.UU. coloque sus misiles en última instancia, porque eso sería sólo cinco minutos de vuelo de misiles de distancia y por lo tanto constituiría su jaque mate al gobierno de Rusia – muy poco tiempo para que el Kremlin esté seguro de que Estados Unidos los ha lanzado y para que el Kremlin lance sus armas de represalia. Es la crisis de los misiles cubanos de 1962 al revés y con esteroides.

El 17 de diciembre de 2021, Rusia presentó por separado a Estados Unidos y a la OTAN propuestas de seguridad nacional extremadamente razonables, incluso necesarias, para discutir y negociar con ellos, pero en lugar de ello obtuvo de ambos, el 7 de enero de 2022, un rechazo rotundo y despectivo de todas las preocupaciones de Rusia en materia de seguridad nacional. Dado que los que ahora eran claramente los enemigos mortales de Rusia no podían ser abordados de otra manera que no fuera invadiendo y tomando el control de la propia Ucrania, eso es lo que hicieron, el 24 de febrero de 2023. Fue un acto de autoprotección que Estados Unidos y sus naciones vasallas habían forzado a Rusia, y que se hizo. Esto fue, y es, autodefensa esencial, por parte de Rusia, contra una larga y consistente historia de agresión de Estados Unidos y sus aliados.

La razón por la que la ONU, tal y como está constituida en la actualidad, es incapaz de definir la “agresión” (no sólo en sus formas militares, sino también y especialmente en sus formas no militares, que preceden a las formas militares) es que el presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt, que inventó y planificó originalmente una ONU que habría tenido éxito, murió el 12 de abril de 1945, y la ONU que tenemos fue diseñada en su lugar por su sucesor inmediato, Harry Truman, que lo despreciaba y quería que el propio Gobierno de EE.UU. se convirtiera en el Gobierno imperial definitivo -un dictador mundial- sobre todo el mundo. UU se convirtiera en el último gobierno imperial -un dictador global- sobre el mundo entero, lo que era una contradicción directa de lo que FDR había planeado y pretendido tan cuidadosamente: la ONU como una democracia global federal de naciones, una república federal democrática de naciones, reemplazando a todos los imperios, y en posesión de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial para hacerlo.

Así que: mientras que ahora no tenemos (como resultado directo de lo que hizo Truman) ninguna definición existente de “agresión” y de “defensa”, y en su lugar tenemos un caos en las leyes internacionales de la guerra, Rusia tiene al menos tanto derecho, como Estados Unidos habría tenido en la Crisis de los Misiles de Cuba a lanzar una invasión total contra Cuba y/o la Unión Soviética si la Unión Soviética se hubiera negado a retirar sus misiles de Cuba. Rusia no lanzó una guerra nuclear contra Estados Unidos, pero sí lanzó una guerra convencional contra Ucrania, que fue forzada sobre Rusia por las decisiones de Estados Unidos y la OTAN de rechazar el 7 de enero de 2022 las demandas esenciales de seguridad nacional de Rusia.

(NOTA FINAL: La última propuesta formal de la ONU para abordar su falta de una definición de “agresión” fue el 11 de junio de 2010, y se puede ver aquí. Pertenece al Estatuto de Roma que controla la Corte Penal Internacional (CPI) – un organismo al que el Gobierno de EE.UU. nunca se unió, por lo que es inmune. Dice así: “Crimen de agresión: 1. A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por “crimen de agresión” la planificación, preparación, iniciación o realización, por una persona que esté en condiciones de controlar o dirigir efectivamente la acción política o militar de un Estado, de un acto de agresión que por sus características, gravedad y escala constituya una violación manifiesta de la Carta de las Naciones Unidas. 2. A los efectos del párrafo 1, se entenderá por “acto de agresión” el uso de la fuerza armada por un Estado contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de otro Estado, o en cualquier otra forma incompatible con la Carta de las Naciones Unidas. Cualquiera de los siguientes actos, independientemente de una declaración de guerra, se calificará, de conformidad con la resolución 3314 (XXIX) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 14 de diciembre de 1974, como acto de agresión”. El número 1 implica la frase “un acto de agresión”, y por lo tanto esta “definición” es circular: define “agresión” basándose en un uso supuestamente ya definido de la palabra “agresión”, y por lo tanto es descaradamente estúpida. En el número 2 se utiliza la frase “incompatible con la Carta de las Naciones Unidas”, pero se supone que el propósito aquí es dar significado a ese término en la Carta. La Carta de la ONU emplea la palabra “agresión” 3 veces: Artículos 1, 39 y 53, pero nunca la define. Ese es el problema, no la solución. Sin embargo, esta definición de “agresión” sí se refiere a la CPI autorizada por la ONU. Y esta definición sí incluye como ejemplos de “agresión” Artículo 8, nº 2, párrafos e y f: “e) La utilización de fuerzas armadas de un Estado que se encuentren en el territorio de otro Estado con el acuerdo del Estado receptor, en contravención de las condiciones previstas en el acuerdo o cualquier prolongación de su presencia en dicho territorio después de la terminación del acuerdo; f) La acción de un Estado que permita que su territorio, que ha puesto a disposición de otro Estado, sea utilizado por ese otro Estado para perpetrar un acto de agresión contra un tercer Estado”. Obsérvese que (f) utiliza la palabra “agresión” al “definir” “agresión” -una vez más esa sorprendente estupidez. Sin embargo, ignorando eso por un momento: (f) describe claramente la “agresión” de Ucrania contra Rusia; (e) describe la “agresión” que es “El uso de las fuerzas armadas de América que están dentro del territorio de Ucrania con el acuerdo de Ucrania, en contravención de las condiciones previstas en el acuerdo o cualquier extensión de su presencia en Ucrania más allá de la terminación del acuerdo” – excepto que tal “acuerdo” no existe ni se sabe que exista – y si existe, entonces ¿quién, precisamente, se supone que es el “agresor(es)”? No lo dice. Por lo tanto: (e) también es estúpida. Pero (f) describe la agresión de Ucrania contra Rusia (pero implica circularidad al hacerlo). Se desconoce si (f) también estaría categorizando a Estados Unidos como “agresor” contra Rusia. Sin embargo, más allá de esos problemas: Nada en esa “definición” de “agresión” de la CPI tendría relación con el golpe de Estados Unidos contra Ucrania en 2014, que fue el acto inicial real y precipitante de agresión directamente contra Ucrania e indirectamente (pero también muy poderosamente) contra Rusia (y al que Rusia luego respondió en última instancia el 24 de febrero de 2022 con su invasión). Además: Ninguna de las tres naciones -Estados Unidos, Rusia y Ucrania- ha ratificado el Estatuto de Roma que autoriza a la CPI; por tanto, ninguna de las tres puede ser procesada por la CPI; por tanto, no puede haber, bajo la única entidad que la ONU ha autorizado para juzgar casos en derecho penal internacional, ningún procesamiento de ninguna de estas tres. EN CONCLUSIÓN, por tanto: Está claro que cualquiera que alegue que la invasión rusa de Ucrania es un crimen de guerra internacional o de cualquier otra forma una violación del derecho internacional es un mero propagandista antirruso; y, además, incluso SI estas tres naciones hubieran ratificado el Estatuto de Roma, la única que podría ser procesada por haber cometido un crimen de guerra internacional, el crimen de “agresión”, sería Ucrania, aunque la ambigüedad de (e) posiblemente permitiría entonces procesar también a Estados Unidos; pero no podría permitirse ningún procesamiento contra Rusia, porque incluso entonces no habría forma racional de interpretar nada de lo que Rusia ha hecho en este asunto como constitutivo de “agresión”. ” En los países aliados de Estados Unidos, todo es propaganda; y, por desgracia, el público es lo bastante estúpido como para creérsela, así que es eficaz).

 

Sobre el autor

El nuevo libro del historiador Eric Zuesse, AMERICA’S EMPIRE OF EVIL: Hitler’s Posthumous Victory, and Why the Social Sciences Need to Change (El imperio del mal de Estados Unidos: la victoria póstuma de Hitler y por qué las ciencias sociales deben cambiar), trata de cómo Estados Unidos se apoderó del mundo tras la Segunda Guerra Mundial para esclavizarlo a los multimillonarios estadounidenses y sus aliados. Sus cárteles extraen la riqueza del mundo mediante el control no sólo de sus medios de “noticias” sino también de las “ciencias” sociales, engañando al público.

 

Noveno año de la guerra en Ucrania, y la restauración del nazismo

 

Fuente:

Eric Zuesse, en The Canadian Patriot: Why Russia’s Invasion of Ukraine on 24 February 2022 Was Legal.

Contenidos

El historiador revisionista Michael Hoffman analiza la ley de negación del genocidio aplicada sólo a un pueblo, el engaño de la «Ley Noájida» y...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, Putin se reunió con líderes de la industria de defensa y comandantes militares, según informó Carl Osgood...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Por Chris Lewis y Jason Ross Como parte del 14º paquete de sanciones contra Rusia, la Unión Europea va a prohibir otros cuatro medios...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram