Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Por qué el eje angloestadounidense perfila como enemiga a la alianza entre Rusia, China e Irán

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Eric Zuesse

La OTAN, el gobierno de Estados Unidos y todos los demás “neoconservadores” (adherentes al plan de Cecil Rhodes de 1877 para un imperio global de Estados Unidos que sería dirigido, entre bastidores, por la aristocracia del Reino Unido) han estado tratando a Rusia, China e Irán, como si fueran sus enemigos. Como consecuencia de esto: Rusia, China e Irán, han estado coordinando cada vez más sus políticas internacionales, con el fin de ayudarse mutuamente a resistir (defenderse de) los esfuerzos neoconservadores que están diseñados para conquistarlos, y añadirlos al imperio estadounidense existente.

El imperio estadounidense es el mayor imperio que el mundo ha conocido, y tiene aproximadamente 800 bases militares en países extranjeros, por todo el planeta. Esto no tiene precedentes históricos. Pero es -como todos los fenómenos históricos- sólo temporal. Sin embargo, sus numerosos propagandistas -no sólo en los medios de comunicación, sino también en el mundo académico y en las ONGs (y los rodriguistas predominan en todas esas categorías)- alegan que el imperio estadounidense (o británico-estadounidense) es permanente, o que es necesario que sea permanente. Muchos suponen que “el ascenso y la caída de las grandes potencias” no se refieren necesariamente a Estados Unidos (es decir, que Estados Unidos nunca dejará de ser la potencia dominante del mundo); y, por tanto, creen que el “siglo americano” (que ha experimentado tantas guerras desastrosas, y tantas guerras innecesarias) durará -e incluso debería durar- indefinidamente, en el futuro. Ese punto de vista es la mentira de la guerra permanente para la paz permanente: afirma que un mundo en el que los multimillonarios de Estados Unidos, que controlan el Gobierno de Estados Unidos (y el público estadounidense tiene ahora el control de la guerra), es un mundo en el que la guerra es una realidad. (y el público estadounidense no tiene ahora ninguna influencia sobre su Gobierno), debe continuar con su “orden internacional basado en reglas”, en el que estos multimillonarios determinan qué “reglas” se aplicarán, y qué “reglas” no se aplicarán; y en el que las leyes internacionales del “orden internacional basado en reglas” (procedentes de las Naciones Unidas) se aplicarán SÓLO si los multimillonarios de Estados Unidos quieren que se apliquen. El ideal, para ellos, es una dictadura global que lo abarque todo, por parte de los multimillonarios estadounidenses (y británicos).

En otras palabras: Rusia, China, Irán, y también cualquier nación (como Siria, Bielorrusia y Venezuela) cuyo gobierno actual depende de cualquiera de esos tres para el apoyo internacional, no quieren convertirse en parte del imperio estadounidense. No quieren ser ocupados por las tropas estadounidenses. No quieren que su seguridad nacional dependa de servir a los intereses de los multimillonarios estadounidenses. Básicamente, quieren que la ONU posea los poderes que su inventor, FDR, pretendía que tuviera, que eran que sirviera como la única república democrática internacional de estados-nación; y, como tal, tendría el control último exclusivo sobre todas las armas nucleares y otras armas estratégicas y fuerzas militares, para que no haya una Tercera Guerra Mundial. Mientras que Rodas quería una dictadura global por parte de una aristocracia unificada de EE.UU./Reino Unido, sus “enemigos” quieren una democracia global de naciones (FDR la llamó “Naciones Unidas”), que gobierne todas las relaciones internacionales, y que se resuelva en tribunales autorizados por la ONU, con jurisdicción sobre todas las cuestiones de relaciones internacionales.

En otras palabras: no quieren que una invasión como la que Estados Unidos y sus aliados (naciones vasallas) hicieron contra Irak en 2003 -una invasión sin el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU y de la Asamblea General- pueda ser perpetrada, nunca más, contra NINGUNA nación. Quieren que las guerras agresivas (que las aristocracias estadounidenses y aliadas “justifican” como necesarias para imponer la “democracia” y los “valores humanitarios” a otras naciones) sean tratadas como los crímenes de guerra internacionales que realmente son.

Sin embargo, bajo la realidad imperante -que el derecho internacional es lo que el régimen de Estados Unidos dice que es- no existe un orden internacional controlado por la ONU, y tal vez nunca existirá; y, por lo tanto, los “enemigos” declarados (o ungidos, o designados) del régimen de Estados Unidos (porque ninguno de ellos es realmente su enemigo -ninguno quiere estar en conflicto contra Estados Unidos-) proponen en cambio un “orden multilateral” para reemplazar “la hegemonía estadounidense” o la dictadura global del régimen de Estados Unidos. Quieren, en cambio, una democracia internacional, como esperaba FDR (Franklin Delano Roosevelt), pero están dispuestos a conformarse simplemente con el pluralismo internacional, lo que se llama (y siempre se ha llamado) “equilibrio internacional de poderes”. Reconocen que esto (el equilibrio de poderes) había producido la Primera Guerra Mundial, y la Segunda Guerra Mundial, pero – desde el momento en que Harry S. Truman, el 25 de julio de 1945, finalmente abandonó las intenciones de FDR para la ONU, y lo sustituyó por la Guerra Fría para que Estados Unidos conquistara todo el mundo (y luego formó la OTAN, a lo que FDR se habría opuesto), quieren volver (al menos temporalmente) al sistema de equilibrio de poderes anterior a la Primera Guerra Mundial, en lugar de capitular ante el hegemón internacional (los multimillonarios de Estados Unidos, el controlador del imperio estadounidense).

Así que: la alianza Rusia-China-Irán no está en contra del régimen de Estados Unidos, sino que simplemente están haciendo lo que pueden para evitar ser conquistados por él. Quieren conservar su soberanía nacional y, en última instancia, convertirse en estados-nación dentro de un reemplazo de la ONU que será diseñado para ajustarse al patrón de FDR, en lugar del patrón de Truman (la actual, impotente, foro de discusión de la ONU).

Tomemos, como ejemplo de lo que temen, no sólo el caso de la invasión de Irak de los rodriguistas en 2003, sino el caso del golpe de Estados Unidos contra Ucrania, que Obama había comenzado a planear a más tardar en 2011, y que en 2013 implicó su plan para apoderarse de la principal base naval de Rusia, en Crimea (que había sido parte de Rusia desde 1783 hasta 1954, cuando el dictador soviético transfirió Crimea a Ucrania). Obama instaló nazis para dirigir su régimen ucraniano, y esperaba en última instancia que Ucrania fuera aceptada en la OTAN para poder instalar allí misiles estadounidenses en la frontera con Rusia, a sólo cinco minutos de vuelo de misiles de Moscú. Alexander Mercouris, en The Duran, tituló el 4 de julio de 2021 “El dilema ucraniano de la OTAN en el Mar Negro”, y explicó claramente la agresión coordinada entre Estados Unidos y sus aliados que supuso esta maniobra. Los medios de comunicación aliados y estadounidenses lo ocultaron. También ese día, Mercouris anunció “En una declaración conjunta, Rusia y China acuerdan una alianza más profunda, para equilibrar a EE.UU. y la OTAN”, e informó de un acuerdo histórico entre esos dos países, para coordinar juntos la creación de la misma superpotencia eurasiática que los rodriguistas siempre han temido. Es exactamente lo contrario de lo que pretendían los regímenes aliados de Estados Unidos. Pero era la respuesta al insaciable imperialismo de los rodriguistas.

Arrinconar tanto a Rusia como a China era arrinconarlos juntos. Se arrinconaron en el mismo rincón, no en rincones diferentes. Se unieron, no se separaron. E Irán lo convirtió en un trío.

Así que: así es como los “enemigos” designados por el régimen de Estados Unidos han llegado a unirse en una contraparte virtual de la alianza de la OTAN de Estados Unidos de las naciones pro-imperialistas. Es una alianza defensiva, contra una alianza agresiva – una alianza antiimperialista, contra una alianza proimperialista. La política exterior insaciablemente imperialista de Estados Unidos ha forzado esencialmente a sus “enemigos” a formar su propia alianza. Es la única manera de que sobrevivan como naciones independientes, dado el aborto por parte de Truman del plan de FDR para la ONU – la sustitución, por parte de Truman de eso, por la ONU que se creó, tras la muerte de FDR el 12 de abril de 1945.

 

Cómo Gran Bretaña cayó en manos de la nobleza negra veneciana que también controla al Vaticano y a las élites judías

 

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Eric Zuesse: The Russia – China – Iran Alliance.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

El hecho de que el Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), una entidad ligada a la red de inteligencia británica de los Cinco Ojos,...

Ciencia y Tecnología

Según tres denunciantes del Departamento de Defensa (DOD) de EE.UU., se han producido preocupantes picos de incidencia de cáncer, miocarditis y abortos tras la...

Contenidos

Este artículo de Helga Zepp-LaRouche se publicó originalmente en el periódico alemán Neue Solidarität, el 27 de enero de 2022.   Por Helga Zepp-LaRouche...

Ciencia y Tecnología

La periodista de investigación búlgara especializada en armas biológicas, Dilyana Gaytandzhieva, ha hecho públicos los documentos que exponen los experimentos biológicos de Estados Unidos...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon