Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Pepe Escobar: El informe de Hersh sobre el ataque terrorista contra Nord Stream complica la trama aún más

Tras reconocer los méritos del informe aparentemente exhaustivo de Seymour Hersh sobre cómo el gobierno de Estados Unidos destruyó los oleoductos Nord Stream 1 y 2 en el Mar Báltico el pasado septiembre, Pepe Escobar ha decidido señalar también algunas graves incoherencias en dicho informe. Por ejemplo, en ninguna parte de su narración Hersh se refiere al MI6, a los polacos (gobierno, Marina), a los daneses e incluso al gobierno alemán. Y aunque estaba escribiendo la historia de una respuesta terrorista a un grave problema geopolítico, llama la atención que un profesional de primera fila como Hersh ni siquiera se haya molestado en examinar el complejo trasfondo geopolítico. Así, lo que nos queda, dice Escobar, es un pantano atestado de chivos expiatorios, historias falsas y cabos sueltos de inteligencia a través de los cuales nadar. Por otro lado, advierte Escobar, la narrativa del informe no deja lugar a dudas de que la fuente de Hersh -si no el propio periodista- apoya lo que se considera una política legal de Estados Unidos para luchar contra la “amenaza de Rusia al dominio occidental [en Europa]”. Escobar también infiere que la fuente de Hersh procede del Consejo Asesor de Inteligencia del Presidente (PIAB). A pesar de todo su meticuloso reportaje, la sensación ineludible sigue siendo que lo que la narrativa de Hersh realmente acusa es el gambito de terror del combo Biden, y nunca el plan general de Estados Unidos para provocar a Rusia en una guerra delegada de la OTAN, dejando así limpios a la CIA, la red de inteligencia británica de los Cinco Ojos y por su puesto al Reino Unido.

 

Por Pepe Escobar

El informe bomba de Seymour Hersh sobre cómo el gobierno de Estados Unidos destruyó los oleoductos Nord Stream 1 y 2 en el Mar Báltico el pasado septiembre sigue generando ondas geopolíticas ondulantes en todo el espectro.

Excepto, por supuesto, en la burbuja paralela de los principales medios de comunicación estadounidenses, que lo han ignorado por completo o, en algunos casos selectos, han decidido disparar al mensajero, descalificando a Hersh como periodista “desacreditado”, “bloguero” y “teórico de la conspiración”.

He ofrecido una primera aproximación, centrada en los abundantes méritos de un informe aparentemente exhaustivo, pero señalando también algunas graves incoherencias.

John Helmer, corresponsal extranjero de la vieja escuela en Moscú, ha ido aún más lejos; y lo que ha descubierto puede ser tan incandescente como la propia narración de Seymour Hersh.

El meollo de la cuestión en el informe de Hersh se refiere a la atribución de la responsabilidad de un ataque terrorista industrial de facto. Sorprendentemente, nada de la CIA; eso recae directamente en el tóxico trío planificador de Sullivan, Blinken y Nuland, neoliberales-cons que forman parte del combo “Biden”. Y la luz verde final viene de quien decide en última instancia: el mismísimo presidente senil que lee teleprompter. Los noruegos aparecen como ayudantes menores.

Eso plantea el primer problema serio: en ninguna parte de su narración Hersh se refiere al MI6, a los polacos (gobierno, Marina), a los daneses e incluso al gobierno alemán.

Se menciona que en enero de 2022, “tras algunos tambaleos”, el canciller Scholz “estaba ahora firmemente en el equipo estadounidense”. Pues bien, a estas alturas el plan llevaba discutiéndose, según la fuente de Hersh, al menos unos meses. Eso también significa que Scholz permaneció “en el equipo estadounidense” hasta el ataque terrorista, en septiembre de 2022.

En cuanto a los británicos, los polacos y todos los partidos de la OTAN que jugaban fuera de la isla de Bornhom más de un año antes del ataque, los medios de comunicación rusos -desde Kommersant hasta RIA Novosti- habían informado ampliamente de ello.

La Operación Militar Especial (OME) se puso en marcha el 24 de febrero, hace casi un año. La voladura de Nord Stream 1 y 2 se produjo el 26 de septiembre. Hersh asegura que hubo “más de nueve meses de debates altamente secretos dentro de la comunidad de seguridad nacional de Washington sobre cómo ‘sabotear los oleoductos'”.

Lo que confirma que la planificación del atentado terrorista precedió en meses no sólo a la Operación Militar Especial sino, lo que es más importante, a las cartas enviadas por Moscú a Washington el 20 de diciembre de 2022, solicitando un debate serio sobre la “indivisibilidad de la seguridad” que implicara a la OTAN, Rusia y el espacio postsoviético. La petición se encontró con una despectiva respuesta de falta de respuesta estadounidense.

Aunque estaba escribiendo la historia de una respuesta terrorista a un grave problema geopolítico, llama la atención que un profesional de primera fila como Hersh ni siquiera se moleste en examinar el complejo trasfondo geopolítico.

En pocas palabras: el último anatema mackinderiano para las clases dirigentes estadounidenses -y eso es bipartidista- es una alianza Alemania-Rusia, ampliada a China: eso significaría la expulsión de Estados Unidos de Eurasia, y eso condiciona todo lo que cualquier gobierno estadounidense piense y haga en términos de la OTAN y Rusia.

Hersh también debería haberse dado cuenta de que el momento de la preparación para “sabotear los oleoductos” echa por tierra por completo la narrativa oficial del gobierno de Estados Unidos, según la cual se trata de un esfuerzo colectivo de Occidente para ayudar a Ucrania contra la “agresión rusa no provocada”.

 

Esa fuente escurridiza

La narrativa no deja lugar a dudas de que la fuente de Hersh -si no el propio periodista- apoya lo que se considera una política legal de Estados Unidos: luchar contra la “amenaza de Rusia al dominio occidental [en Europa]”.

Así que lo que parece una operación encubierta de la Marina estadounidense, según la narración, puede haber sido un error no por razones geopolíticas serias, sino porque la planificación del ataque eludió intencionadamente la ley estadounidense “que exige que se informe al Congreso”. Esa es una interpretación extremadamente parroquial de las relaciones internacionales. O, para ser francos: es una apología del excepcionalismo.

Y eso nos lleva a lo que puede ser el Rosebud en esta saga digna de Orson Welles. Hersh se refiere a una “habitación segura en el último piso del Antiguo Edificio de Oficinas Ejecutivas… que era también la sede de la Junta Asesora de Inteligencia Exterior del Presidente”.

Este era supuestamente el lugar donde se discutía la planificación del ataque terrorista.

Así que bienvenidos al PIAB: el Consejo Asesor de Inteligencia del Presidente. Todos los miembros son nombrados por el actual POTUS, en este caso Joe Biden. Si examinamos la lista de miembros actuales de la PIAB, deberíamos, en teoría, encontrar la fuente de Hersh (ver, por ejemplo, “El presidente Biden anuncia nombramientos para la Junta Asesora de Inteligencia del Presidente y la Junta Nacional de Ciencias”; “El presidente Biden anuncia nombramientos clave”; “El presidente Biden anuncia nombramientos clave para juntas y comisiones”; “El presidente Biden anuncia nombramientos clave para juntas y comisiones”; y “El presidente Biden anuncia nombramientos clave para juntas y comisiones”.

Estos son los miembros del PIAB nombrados por Biden: Sandy Winnefeld; Gilman Louie; Janet Napolitano; Richard Verma; Evan Bayh; Anne Finucane; Mark Angelson; Margaret Hamburg; Kim Cobb; y Kneeland Youngblood.

La fuente de Hersh, según su relato, afirma, sin sombra de duda, que “las tropas rusas se habían ido acumulando de forma constante y ominosa en las fronteras de Ucrania” y que “la alarma crecía en Washington”. Es increíble que esta gente supuestamente bien informada no supiera nada de la concentración de tropas ucranianas lideradas por la OTAN al otro lado de la línea de contacto, preparándose para lanzar una guerra relámpago contra Donbass.

Lo que todo el mundo sabía ya por entonces -como muestra la grabación incluso en YouTube- es que el combo detrás de “Biden” estaba totalmente decidido a acabar con los Nord Streams por cualquier medio necesario. Tras el inicio del SMO, lo único que faltaba era encontrar un mecanismo de negación plausible.

A pesar de todo su meticuloso reportaje, la sensación ineludible sigue siendo que lo que la narrativa de Hersh acusa es el gambito de terror del combo Biden, y nunca el plan general de Estados Unidos para provocar a Rusia en una guerra delegada de poderes con la OTAN utilizando a Ucrania como carne de cañón.

Además, la fuente de Hersh puede ser eminentemente errónea. Él -o ella- dijo, según Hersh, que Rusia “no respondió” al ataque terrorista del oleoducto porque “tal vez quieren tener la capacidad de hacer las mismas cosas que hizo Estados Unidos”.

En sí mismo, esto puede demostrar que la fuente ni siquiera era miembro del PIAB y que no recibió el informe clasificado del PIAB en el que se evalúa el crucial discurso de Putin del 30 de septiembre, en el que se identifica a la parte “responsable”. Si ese es el caso, la fuente sólo está conectada (la cursiva es mía) con algún miembro del PIAB; no fue invitada a la planificación de la sala de situación que duró meses; y ciertamente no está al tanto de los detalles más finos de la guerra de esta administración en Ucrania.

Teniendo en cuenta el historial estelar de Sy Hersh en el periodismo de investigación, sería muy refrescante para él aclarar estas inconsistencias. Eso eliminaría la niebla de rumores que describen el informe como una mera reunión limitada.

Teniendo en cuenta que hay varios “silos” de inteligencia dentro de la oligarquía estadounidense, con sus correspondientes aparatos, y que Hersh ha cultivado sus contactos entre casi todos ellos durante décadas, no hay duda de que la información supuestamente privilegiada sobre la saga Nord Stream procedía de una dirección muy precisa, con una agenda muy precisa.

Así que deberíamos ver a quién acusa realmente la historia: sin duda al combo straussiano neocon/neoliberal-con detrás de “Biden”, y al tambaleante propio Presidente. Como señalé en mi análisis inicial, la CIA sale bien parada.

Y no debemos olvidar que la Gran Narrativa está cambiando rápidamente: el informe RAND, la inminente humillación de la OTAN en Ucrania, la histeria de los globos, la operación psicológica OVNI. La verdadera “amenaza” es, quién si no, China. Lo que nos queda a todos es nadar en un pantano atestado de chivatos abandonados, historias falsas y restos de inteligencia. Sabiendo que los que realmente dirigen el espectáculo nunca muestran sus cartas.

 

EE.UU. y Noruega destruyeron los gasoductos Nord Stream, según informe del galardonado periodista estadounidense Seymour Hersh

 

 

Fuente:

Pepe Escobar: Nord Stream Terror attack: The plot thickens. 14 de febrero de 2023.

Contenidos

En medio de esta incertidumbre, el mundo observa con cautela los movimientos de las potencias mundiales, a la espera de que se desvele el...

Contenidos

En un artículo publicado por el diario El Común, el patriota argentino Rubén Darío Guzzetti advierte cómo el sistema imperial occidental, aunque esté en...

Contenidos

Por Mente Alternativa La Dirección Principal de Investigación del Comité de Investigación de Rusia desveló una investigación penal dirigida a altos cargos de Estados...

Contenidos

Por Dennis Small El gambito británico-estadounidense de utilizar el avance de la OTAN a través de Ucrania para demoler a Rusia y derrocar al...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram