Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Pensamiento mágico: Una mirada inédita a la misteriosa ceremonia anual de la realeza en Suazilandia y al movimiento de protesta que se está gestando en su contra

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



En este artículo de 2012, Nellie Bowles ofrece un relato periodístico que retrata la esencia de la rudimentaria monarquía de Mswati III de Suazilandia, que a pesar de las evidentes proporciones es estructural y funcionalmente la misma que otras monarquías más “sofisticadas” como la de Isabel II de Inglaterra.

 

Por Nellie Bowles

MBABANE, Suazilandia – El rey Mswati III, uno de los últimos monarcas absolutos del mundo, es un hombre poderoso, precisamente porque muchos piensan que no es un hombre en absoluto.

“Se cree divino, se cree mágico”, me dijo una tarde su antiguo redactor de discursos, Musa Ndlangamandla. “Y su pueblo también”.

Este joven rey barrigón, que suele lucir perilla y el traje tradicional suazi, se ha convertido en uno de los miembros de la realeza más ricos del mundo al controlar aproximadamente el 50% de la economía. Su reino suazi es una diminuta región montañosa entre Sudáfrica y Mozambique, pero en ella hay grandes negocios: alberga una planta de fabricación de concentrados de Coca-Cola (la mayor de la compañía en el continente), una nueva planta de reprocesamiento de mineral de hierro y uno de los mayores bosques artificiales del mundo. Por encima de todo esto manda Mswati III, pero durante un mes al año tiene otros asuntos que atender.

El invierno pasado, unas semanas después de que llegara a Suazilandia para estudiar a los curanderos tradicionales, el país se cerró para la ceremonia de brujería y realeza, de un mes de duración, conocida como Incwala. Este acontecimiento anual se toma muy en serio. Las tiendas cierran, la policía no trabaja y los guerreros acampan ante el palacio del rey mientras éste se recluye para realizar elaborados ritos -comer hierbas tradicionales, bailar- bajo la supervisión de los inyangas, o médicos brujos. Un mes más tarde, sale del Incwala invencible, limpio del año anterior y reafirmado en su divinidad. Muchos suazis llaman al Incwala “nuestro mes de oración nacional”, cuya deidad es Mswati III.

Algunas personas -incluidos diplomáticos estadounidenses e incluso el antiguo redactor de discursos del rey- empiezan a sugerir que la creencia del rey Mswati en su propia divinidad empaña su visión. En un cable de 2010 obtenido por WikiLeaks, la embajada de Estados Unidos en Suazilandia, citando a un empresario local, describía al rey como “desequilibrado” y muy influenciado por la “brujería”.

Aunque la cultura tradicional debe ser celebrada, lo que está en juego es el equilibrio mental de Mswati. Entre las mujeres suazis de 30 a 34 años, la tasa de VIH es del 54%, la más alta del mundo. La esperanza de vida cayó de 61 años en 2000 a 32 años en 2009.

La creencia en su propia divinidad puede permitir a Mswati desconectarse de estas realidades. En abril del año pasado, despertó la ira al exigir vacas y regalos a sus empobrecidos súbditos para acompañar la financiación gubernamental de su fiesta de 40 años, que ascendió a 652.000 dólares (el 70% del país vive con menos de dos dólares al día y, sin embargo, la realeza es lo suficientemente rica como para sesgar las estadísticas del Banco Mundial, lo que hace que parezca mucho menos malo). En mayo, voló a Inglaterra para el Jubileo de Diamante de la Reina y dejó que una de sus 13 esposas gastara 60.000 dólares en un hotel sudafricano. Semejante decadencia no debería ser significativa, pero lo es cuando una población tan pequeña y enferma debe cargar con ella. Ese mismo mes, el Fondo Monetario Internacional retiró del país a un equipo de asesores porque no confiaba en el compromiso del gobierno de frenar el gasto (no es de extrañar cuando el gobierno gasta el 17% de su presupuesto en seguridad innecesaria, financia fastuosas fiestas de cumpleaños reales y luego pide préstamos).

“El resto del mundo sigue diciendo que deberíamos tener democracia, y nosotros estamos de acuerdo”, dijo Vusie Majola, que dirige una organización sin ánimo de lucro. “Pero lo que no entienden es que el rey, puede apuntarte con un palo y morir. Estamos tratando con alguien cuyo poder el mundo no puede entender”.

Los suazis temen al rey y creen fervientemente en su poder. Tal veneración por Mswati es chocante a ojos de un extranjero.

Quería ver las ceremonias con mis propios ojos, así que compré un vestido tradicional suazi en Mr. Cheapies, una tienda de telas muy concurrida en el centro de Mbabane, y me subí a mi Toyota todoterreno para ir al palacio. Todo el mundo, suazis y expatriados por igual, me dijo que no podía ir, que el Incwala estaba demasiado vigilado y que debía esperar hasta el gran baile para turistas que marcaba el final de las festividades de cara al público. Pero yo no tenía un trabajo diurno en ese momento, y tratar de entrar en el Incwala me pareció una actividad tan buena como cualquier otra. Me presenté en las puertas del palacio y ofrecí a los guardias unos chocolates. Haciendo girar sus AK47, me preguntaron si era virgen (sólo las chicas vírgenes pueden entrar en los barracones donde se alojan los guerreros de Incwala) y me dejaron entrar.

A través de las puertas, pasé por un campo de tiendas improvisadas -nada más que lonas azules rotas atadas alrededor de los árboles- y agentes de policía durmiendo la siesta en mantas extendidas sobre el césped pardo. Pasé por delante de los cuarteles, un grupo de casas colmena de paredes gruesas hechas con ramas largas y dobladas, y llegué al palacio. En el interior del bajo complejo encalado había un ministro, Thandiso, comiendo biltong (carne seca) con sus dos esposas.

“El rey está justo ahí”, explicó Thandiso, señalando algunos edificios del complejo. “Aislado con sus doncellas. Y las inyangas”.

El taparrabos de leopardo de Thandiso se ceñía a su vientre mientras me llevaba de vuelta a los barracones y me presentaba a los guerreros y príncipes. Más tarde me dijeron que este tipo de acceso era extraordinario, un tributo más a la curiosidad y la amabilidad de los suazis que a cualquier habilidad por mi parte (aunque puede que haya ayudado el hecho de que dijera que estaba abierta a la idea de un marido suazi). El joven hijo del rey, silencioso y confiado, se cruzó de brazos y esperó a que uno de los soldados lo vistiera. Vi las marcas de muti, o magia de bruja, frescas por todas partes. Los guerreros tenían finas costras arriba y abajo de los brazos donde se habían frotado hierbas en la sangre, y cuerdas de colores brillantes alrededor del cuello para protegerse. También vi las marcas del VIH sin tratar. Los uniformes de policía colgaban sueltos, decorando los hombros caídos de los demacrados capitanes.

Tras unas horas de ver la incorporación de un niño a uno de los regimientos, oí el estruendo de las escoltas policiales. Llegó la comitiva real de esposas, primos y agregados: un intimidante desfile de BMWs blindados y fuerzas de seguridad. Bajaron de los vehículos con tacones de aguja, gafas de sol y trajes de piel de leopardo y desfilaron junto a los tres regimientos de Suazilandia (soldados, policías y guerreros tradicionales) hacia el campo de baile principal del palacio. Allí, con los regimientos, formaron un enorme círculo, bailaron una danza lenta y cantaron un canto tranquilo y repetitivo durante dos horas (el rey Sobhuza II cantó la misma antigua canción de guerra, Inqaba Kanqofula, cuando Suazilandia logró la independencia de los británicos). Cuando concluyó el baile, los miembros de la realeza volvieron a sus coches y los regimientos regresaron a sus cuarteles y tiendas.

Volví a Incwala todos los días durante una semana y llegué a conocer a los curanderos reales, figuras silenciosas y muy temidas que permanecen cerca del palacio mientras el rey está aislado. No son los curanderos que recogen hierbas para curar un dolor de estómago, sino los que se invocan para obtener suerte y poder, los que comercian con partes de animales, los que los albinos temen porque su carne blanca moteada se considera mágica. Los propios curanderos se envenenan constantemente unos a otros en la competitiva corte real de Mswati. Me encontré con uno de ellos, Mabuzo, en el norte de Suazilandia, después de que huyera del palacio.

“Mswati no es como su padre [el venerado Sobhuza II, que expulsó a los británicos de Suazilandia]”, me dijo. “Todos nos utilizaron, pero sólo vas a Mswati si quieres morir. Si un curandero cree que te estás volviendo demasiado poderoso, te matará”. Cuando le pregunté si Mswati utilizaba partes humanas como muti, Mabuzo se quedó muy callado y le susurró algo a mi traductor, que sonrió e hizo una mueca. La entrevista había terminado.

La última noche de Incwala, después de que los turistas se marcharan y las puertas se cerraran, conocí a Sydney (muchos suazis tienen nombres anglicistas), uno de los guardias personales del rey. Estaba en la entrada del kraal o corral de vacas de Mswati, hecho de finos troncos de 6 metros de altura y cubierto por una capa de ramas. El rey estaba dentro.

Sydney era un hombre joven y delgado, con la cara limpia. Se acercó a mí y olí la sangre de la vaca antes de darme cuenta de que empapaba los pantalones y la camisa de su uniforme.

Me informó de que no podía explorar el kraal. Antes me habían dicho que si una chica entraba en el kraal del rey tendría la regla para el resto de su vida, por lo que no me atrevía a arriesgarme. Aun así, le pregunté a Sydney por qué no podía simplemente mirar.

“No lo entiendes”, dijo, acunando su AK-47, “nadie puede entrar ahí ahora…. Ni siquiera yo. Ahí dentro está el rey, los toros, unos pocos guerreros y”, hizo una pausa, “y las inyangas”.

Hacía unos minutos que había visto entrar en el kraal a una docena de toros, pero no oía nada en el interior, salvo los cánticos, un suave shush-shush-shush.

“¿Eres cristiano?”, preguntó Sydney. “Soy cristiano”, dijo. “Y odio lo que está ocurriendo allí”.

Las ceremonias secretas de Incwala están impregnadas de misterio. Pero el 28 de noviembre de 2011, Pius “unSwazi” Rinto (alias Pius Vilakati), fundador y portavoz de la prohibida Red de Solidaridad con Suazilandia (SSN), publicó un documento que contenía las supuestas confesiones de un suazi sobre la verdadera naturaleza de la ceremonia.

El SSN, que coordina las campañas por la democracia desde Sudáfrica, afirmó que el informe procedía de un antiguo miembro del Ejército Real que había desertado al movimiento por la democracia. El informe fue recogido por las principales organizaciones de noticias, llegando incluso al New York Times.

Contenía una serie de hechos bien conocidos sobre Incwala: los asesores reales se pasan el mes recorriendo Suazilandia y multando a la gente por violar los códigos tradicionales (las mujeres que llevan pantalones son comúnmente aprehendidas), se matan toros, los chicos jóvenes (idealmente vírgenes) se trasladan al palacio (este año vinieron 80.000, y todos recibieron zapatillas nuevas).

Pero el documento incluía también algunas revelaciones extrañas, más difíciles de verificar.

El autor afirmaba que una serpiente lame al rey por todo el cuerpo, y bastante más. En diciembre, el Southern African Report, con sede en Johannesburgo, resumió el informe de la siguiente manera:

Entre los aspectos más destacados [de Incwala] se encuentra una demostración simbólica del poder y el dominio del rey en un proceso que implica la penetración de un toro negro, golpeado hasta la inmovilidad semiconsciente para asegurar su aceptación complaciente del toque real. El semen real es recogido por un cortesano y almacenado, para su posterior inclusión en la comida que se sirve en los sibaya -consejos tradicionales- y otros foros nacionales.

Después, según el documento, Mswati mantiene relaciones sexuales en público con dos de sus esposas, eyaculando en un cuerno como hizo después de mantener relaciones sexuales con el toro. Luego se vierte un cubo de agua sobre su cabeza y se lava sobre las mujeres. Estas mujeres son las sesulamsiti, que significa, según la traducción de Sydney, “después de ensuciar debo limpiarme las manos”. Se utilizan sólo para las tradiciones y no se les permite quedar embarazadas.

Que este relato sea cierto o no es irrelevante -algunas personas que conocí juraron su veracidad, otras se burlaron cuando lo mencioné. Lo que es más interesante es la reacción al relato en Suazilandia.

La religión más extendida en el reino es el sionismo, un precario equilibrio entre el cristianismo y las creencias tradicionales. Varios pastores sionistas han declarado que Incwala es un mal, un bandazo demasiado grande hacia lo pagano. El Times of Swaziland, un periódico propiedad de un suazi blanco llamado Paul Loffler que permite al equipo de redacción funcionar libremente, publicó durante semanas cartas al director en las que se pedía que se boicoteara a Incwala y que los padres sacaran a sus hijos del palacio.

Mswati hizo algunos intentos de castigar a los críticos, aunque fueron en gran medida inútiles. El periódico real -el Swazi Observer- preguntó si alguien tenía información que pudiera ayudar a la policía a detener a los individuos que “distribuyeron panfletos que contenían fabricaciones maliciosas y engañosas destinadas a empañar las costumbres y tradiciones del país”, citando las leyes que prohíben la difamación del rey. Sin embargo, no se detuvo a ningún culpable. Se detuvo a un hombre por vender grabaciones de vídeo de clasificación G del Incwala del año pasado y se le pidió que devolviera cada una de ellas, una tarea imposible. A los periodistas y fotógrafos -incluso a los de nacionalidad suazi- se les prohibió asistir a todos los actos del Incwala. El único medio de comunicación al que se le permitió cubrir el último día del festival fue Swazi TV, el canal de propaganda del rey. Sin embargo, me las arreglé sin problemas para llevar una cámara de vídeo al evento. Hace un par de meses, el gobierno anunció una nueva ley de lesa majestad que convertirá en delito el insulto al rey a través de las redes sociales. Pero, de nuevo, hacer cumplir esta ley podría ser difícil.

El relato de Incwala publicado por Pius “unSwazi” Rinto no es la única fuente de inquietud sobre la influencia de la brujería en Mswati. En 2011, WikiLeaks publicó un cable del embajador de Estados Unidos, Earl Irving, titulado “Witchcraft and More: Un retrato de las influencias sobre el rey Mswati III”. En un reino de 1,4 millones de habitantes, en el que los funcionarios de la embajada estadounidense y la realeza suazi van básicamente a uno de los dos restaurantes reales, los comentarios del embajador estadounidense Irving provocaron una mañana muy incómoda y una pesadilla de relaciones públicas para la embajada.

“Lo que podemos decir con seguridad”, concluía Irving en el cable, “es que el chamanismo impregna la cultura suazi, e incluso el rey, que está por encima de la ley y la constitución de Suazilandia y es ostensiblemente cristiano, no está exento de su dominio”.

El cable citaba a Mandla Hlatshwayo, antiguo asesor de Mswati y director general de la empresa azucarera, diciendo a los funcionarios estadounidenses que el rey considera grave cualquier intento de utilizar el muti para atacarle. Hlatshwayo, que posteriormente fundó el Movimiento Democrático Popular Unido, el partido de la oposición prohibido en el reino, se ha autoexiliado en Sudáfrica.

“Me quieren muerto”, tituló Hlatshwayo su columna en el Swazi Observer en octubre de 2011, poco después de la publicación del cable. Desde 2008, escribió, había escuchado rumores de que las autoridades querían asesinarlo.

El “estado de emergencia” de Suazilandia, que dura cuatro décadas, es el más largo del mundo y otorga al rey un poder absoluto para castigar a la disidencia. Y, sin embargo, se está gestando un movimiento de protesta silencioso y vigilante.

Un día, durante el Incwala, me tomé una tarde libre para reunirme con los principales activistas democráticos del país. Majola, el responsable suazi de las organizaciones sin ánimo de lucro, me llevó a una reunión en un gran y viejo edificio del centro de Manzini. Alrededor de una polvorienta mesa de conferencias de madera en una sala poco iluminada, escuché cómo planeaban una huelga del sindicato de profesores, cómo debían fusionarse con otro grupo sindical y cómo discutían cuántos abogados podrían acudir a una marcha. Después, en el vestíbulo, la conversación giró en torno al poder de Mswati.

El rey “puede convertirse en un gato o en una hormiga”, dijo Majola en voz baja. “Puede ser invisible junto a nosotros ahora mismo. He tenido amigos que han muerto así”.

Majola es un hombre de negocios grande e inteligente, licenciado en gestión de sistemas por una universidad sudafricana.

“Los suazis tienen un secreto que no se puede superar”, observó Majola. “Creen en Dios. Pero también creen en los ancestros. Los ancestros hacen que el rey sea tan poderoso como un dios”.

“Tenía un amigo, uno de nosotros [en el movimiento democrático], y entró en el recinto real queriendo hablar del movimiento obrero”, dijo un hombre bajo con un diente de plata. “Al salir del palacio parecía débil. Murió dos semanas después”.

“Ya sabes lo que pasa”, añadió un joven con una camiseta de los New York Yankees. “El rey hizo que sus inyangas rociaran un círculo de polvo alrededor del palacio. Si cruzas esa línea, mueres”.

Vamos, dije, todos sois inteligentes y jóvenes y lucháis por la democracia. No podéis creer que el rey Mswati sea realmente un dios.

El joven de la camisa yanqui negó con la cabeza. “Por eso la revolución en Suazilandia será tan difícil”, dijo. “Quizá imposible”.

Fuente:

Nellie Bowles, en Foreign Policy: Magical Thinking. A rare look inside Swaziland’s mysterious annual kingship ceremony and brewing protest movement; 27 de agosto de 2012.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Nota del editor: Las naciones africanas deben poder explotar los recursos de combustibles fósiles para ayudar a sacar a su población de la pobreza,...

Ciencia y Tecnología

Las naciones occidentales y sus instituciones maltusianas intentan dictar que las naciones africanas no exploten sus propios y valiosos recursos energéticos de petróleo, gas...

Ciencia y Tecnología

En este artículo, el poeta David Gosselin ofrece una revisión sobre la estructura de las técnicas hipnóticas del siglo XX que dan forma a...

Contenidos

Olvídese del desarrollo. El principal interés de Washington en África hoy en día es mantener a los chinos y a los rusos fuera.  ...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY