Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Pekín: Nueva capital de la diplomacia mundial en el mundo multipolar

Un solo apretón de manos entre Irán y Arabia Saudí enterró billones de dólares que se gastaron en dividir y gobernar Asia Occidental durante más de cuatro décadas, y ha hecho que los líderes mundiales se apresuren a acudir a Pekín en busca de soluciones globales. La imagen de Pekín como capital de la paz ha quedado impresa en todo el Sur Global, como lo demuestra un espectáculo posterior en el que un par de líderes europeos, un presidente y un eurócrata, llegaron como suplicantes ante Xi Jinping, pidiéndole que se uniera a la línea de la OTAN en la guerra de Ucrania. Fueron cortésmente rechazados. Los europeos -rehenes de una guerra por poderes impuesta por Washington- al menos ya comprendieron que cualquiera remotamente interesado en la paz necesita pasar por el ritual de inclinarse ante el nuevo jefe de Pekín.

 

 

Por Pepe Escobar

La idea de que la Historia tiene un punto final, tal y como promovían los despistados neoconservadores de la década unipolar de 1990, es errónea, ya que se encuentra en un proceso interminable de renovación. La reciente reunión oficial entre el ministro de Asuntos Exteriores saudí, Faisal bin Farhan al-Saud, y el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amir-Abdollahian, en Pekín, marca un territorio que antes se consideraba impensable y que sin duda ha causado dolor a la maquinaria de Guerra, S.A.

Este único apretón de manos significa el entierro de billones de dólares que se gastaron en dividir y gobernar Asia Occidental durante más de cuatro décadas. Además, la Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT), la realidad fabricada del nuevo milenio, fue el principal daño colateral en Pekín.

La imagen de Pekín como capital de la paz ha quedado impresa en todo el Sur Global, como lo demuestra un espectáculo posterior en el que un par de líderes europeos, un presidente y un eurócrata, llegaron como suplicantes ante Xi Jinping, pidiéndole que se uniera a la línea de la OTAN en la guerra de Ucrania. Fueron cortésmente rechazados.

Sin embargo, la óptica estaba sellada: Pekín había presentado un plan de paz de 12 puntos para Ucrania que fue tachado de “irracional” por los neoconservadores del cinturón de Washington. Los europeos -rehenes de una guerra por poderes impuesta por Washington- comprendieron al menos que cualquiera remotamente interesado en la paz necesita pasar por el ritual de inclinarse ante el nuevo jefe de Pekín.

La irrelevancia del JCPOA

Las relaciones entre Teherán y Riad, por supuesto, tendrán un largo y pedregoso camino por delante: desde la activación de los anteriores acuerdos de cooperación firmados en 1998 y 2001 hasta el respeto, en la práctica, de su soberanía mutua y la no injerencia en los asuntos internos del otro.

Todo está lejos de solucionarse: desde la guerra liderada por Arabia Saudí contra Yemen hasta el enfrentamiento frontal de las monarquías árabes del Golfo Pérsico con Hezbolá y otros movimientos de resistencia en Levante. Sin embargo, ese apretón de manos es el primer paso que conduce, por ejemplo, al próximo viaje del ministro de Asuntos Exteriores saudí a Damasco para invitar formalmente al presidente Bashar al-Assad a la cumbre de la Liga Árabe que se celebrará en Riad el mes próximo.

Es crucial subrayar que este golpe diplomático chino comenzó hace mucho tiempo con la intermediación de Moscú en las negociaciones de Bagdad y Omán; se trataba de una evolución natural de la intervención de Rusia para ayudar a Irán a salvar a Siria de una coalición de buitres cruzada entre la OTAN y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).

Luego el testigo pasó a Pekín, en total sincronía diplomática. El impulso para enterrar permanentemente la GWOT y las innumerables y desagradables ramificaciones de la guerra del terror de Estados Unidos era una parte esencial del cálculo; pero aún más apremiante era la necesidad de demostrar cómo el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), o acuerdo nuclear con Irán, se había vuelto irrelevante.

Tanto Rusia como China han experimentado, por dentro y por fuera, cómo Estados Unidos siempre se las arregla para torpedear una vuelta al JCPOA, tal y como fue concebido y firmado en 2015. Su tarea consistió en convencer a Riad y a los Estados del CCG de que Teherán no tiene ningún interés en dotarse de armas nucleares y de que seguirá siendo signatario del Tratado de No Proliferación (TNP).

A continuación, la diplomacia china se encargó de dejar bien claro que el temor de las monarquías del Golfo Pérsico al chiísmo revolucionario es ahora tan contraproducente como el miedo de Teherán a ser acosado y/o cercado por los salafistas yihadistas. Es como si Pekín hubiera acuñado un lema: dejémonos de ideologías confusas y hagamos negocios.

Y negocios son, y serán: mejor aún, con la mediación de Pekín y la garantía implícita de las dos superpotencias nucleares, Rusia y China.

 

Súbete al tren de la desdolarización

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman (MbS), puede exhibir algunos rasgos de soprano, pero no es tonto: al instante vio cómo esta oferta china se transformó maravillosamente en sus planes de modernización nacional. Una fuente del Golfo en Moscú, familiarizada con el ascenso y la consolidación del poder de MbS, detalla el impulso del príncipe heredero para atraer a la generación saudita más joven que lo idolatra. Deje que las niñas conduzcan sus SUV, vayan a bailar, se suelten el cabello, trabajen duro y sean parte de la “nueva” Arabia Saudita de Vision 2030: un centro mundial de turismo y servicios, una especie de Dubái con esteroides.

Y, de manera crucial, esto también será una Arabia Saudita integrada en Eurasia; futuro miembro inevitable tanto de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) como de BRICS+, al igual que Irán, que también estará sentado en las mismas mesas comunales.

Desde el punto de vista de Beijing, todo se trata de su ambiciosa Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés), multimillonaria. Un corredor de conectividad BRI clave se extiende desde Asia Central hasta Irán y luego más allá, hasta el Cáucaso y/o Turquía. Otro, en busca de oportunidades de inversión, recorre el Mar Arábigo, el Mar de Omán y el Golfo Pérsico, parte de la Ruta Marítima de la Seda.

Beijing quiere desarrollar proyectos BRI en ambos corredores: llámelo “modernización pacífica” aplicada al desarrollo sostenible. Los chinos siempre recuerdan cómo las Antiguas Rutas de la Seda recorrían Persia y partes de Arabia: en este caso, tenemos la Historia Repitiéndose.

 

Una revolución geopolítica

Y luego viene el Santo Grial: la energía. Irán es uno de los principales proveedores de gas de China, una cuestión de seguridad nacional, inextricablemente vinculada a su acuerdo de asociación estratégica de más de 400.000 millones de dólares. Y Arabia Saudita es un importante proveedor de petróleo. Las relaciones más estrechas entre China y Arabia Saudita y la interacción en organizaciones multipolares clave como la OCS y BRICS+ avanzan hacia el fatídico día en que el petroyuan será definitivamente consagrado.

China y los Emiratos Árabes Unidos ya cerraron su primer acuerdo de gas en yuanes. El tren de alta velocidad de la desdolarización ya salió de la estación. ASEAN ya está discutiendo activamente cómo eludir el dólar para privilegiar los asentamientos en monedas locales, algo impensable incluso hace unos meses. El dólar estadounidense ya ha sido arrojado a la muerte por una espiral de mil cortes.

Y ese será el día en que el juego alcance un nivel completamente nuevo e impredecible.

La agenda destructiva de los líderes neoconservadores a cargo de la política exterior de Estados Unidos nunca debe subestimarse. Aprovecharon el pretexto del “nuevo Pearl Harbor” del 11 de septiembre para lanzar una cruzada contra las tierras del Islam en 2001, seguida de una guerra de poder de la OTAN contra Rusia en 2014. Su ambición final es librar una guerra contra China antes de 2025.

Sin embargo, ahora se enfrentan a una rápida revuelta geopolítica y geoeconómica del corazón del mundo, desde Rusia y China hasta el oeste de Asia, y extrapolando al sur de Asia, el sudeste de Asia, África y latitudes seleccionadas de América Latina.

El punto de inflexión se produjo el 26 de febrero de 2022, cuando los neoconservadores de Washington, en una demostración flagrante de su intelecto superficial, decidieron congelar y/o robar las reservas de la única nación del planeta equipada con todos los productos básicos que realmente importan y con el conocimiento necesario para desencadenar un cambio trascendental hacia un sistema monetario que no esté anclado en el dinero fiduciario.

Ese fue el fatídico día en que la camarilla, identificada por el periodista Seymour Hersh como responsable de la destrucción de los oleoductos de Nord Stream, hizo que el tren de desdolarización de alta velocidad saliera de la estación, encabezado por Rusia, China y ahora Irán y Arabia Saudita.

 

Los medios corporativos occidentales, atónitos y deprimidos por el acuerdo entre Irán y Arabia Saudí mediado por China

 

Fuente:

Pepe Escobar, en The Cradle: Iran and Saudi Arabia: a Chinese win-win. 7 de abril de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, Steven Sahiounie advierte la conexión entre el arresto del Dr. Waleed al-Tabtabai y...

Contenidos

Por Mente Alternativa Un artículo publicado por un equipo de reporteros de Global Times apunta que según expertos chinos, la niebla densa podría ser...

Contenidos

Por Mente Alternativa El portal Taskent-Dakar preguntó al investigador de ciencias históricas del Centro de Estudios de Asia Central ICSA RAS, Komron Rakhimov, ¿cuáles...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram