Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Para evitar una catástrofe, hay que sustituir la OTAN por una arquitectura de seguridad basada en el principio de Westfalia

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Hay dos enfoques alternativos de las relaciones entre las naciones. Uno común al Tratado de Versalles que promueve la opinión de que los vencedores en la guerra pueden dictar los términos de la paz, como una fuerza unipolar. Por el contrario, la Paz de Westfalia, que puso fin a la Guerra de los Treinta Años en 1648, se basó en la idea de que reconocer los “intereses de los demás” es la clave para una paz duradera. En el vídeo a continuación, Helga Zepp-LaRouche explica cómo funcionan ambos mdelos, y por qué la OTAN, que debería haberse disuelto al final de la Guerra Fría, debe ser sustituida, pues su actual rumbo político conduce a una gran guerra.

 

 

Por el Instituto Schiller y Executive Intelligence Review

Helga Zepp LaRouche: Sustituir la OTAN por una arquitectura de seguridad basada en el principio de Westfalia

Al repasar la serie de discusiones que se están llevando a cabo esta semana entre Rusia, Estados Unidos y la OTAN -que, según Helga Zepp-LaRouche, hasta ahora “parecen terribles”- ella retomó lo que ya ha descrito como los dos enfoques alternativos de las relaciones entre las naciones. El Tratado de Versalles al final de la Primera Guerra Mundial tiene en común con la postura de Estados Unidos y la OTAN hoy en día la opinión de que los vencedores en la guerra pueden dictar los términos de la paz, como una fuerza unipolar. Esta descarada afirmación de dominio mundial ignora los legítimos deseos de otras naciones e insiste en su subordinación a la potencia unipolar. Esto tipifica la “arrogancia del poder” de los halcones de la guerra globalistas de hoy en día, que afirman que Estados Unidos “ganó la Guerra Fría”, y por lo tanto tiene derecho a ser la potencia mundial dominante.

Por el contrario, la Paz de Westfalia, que puso fin a la Guerra de los Treinta Años en 1648, se basó en la idea de que reconocer los “intereses de los demás” es la clave para una paz duradera. El rechazo rotundo hasta ahora por parte de los negociadores estadounidenses de la legitimidad de las preocupaciones de seguridad del Presidente Putin no será aceptado por Rusia. Aunque es mejor hablar que no hacerlo, dice Helga Zepp-LaRouche, la postura general de Estados Unidos en estas conversaciones hace más probable el uso de armas nucleares en caso de que estalle la guerra.

La OTAN, que debería haberse disuelto al final de la Guerra Fría, debe ser sustituida, sobre todo porque su actual rumbo político conduce a una guerra en la que sus miembros en Europa serán destruidos. Pertenecer a una alianza de seguridad que llevaría a la guerra no tiene sentido. Demonizar a Putin y atacar la Iniciativa del Cinturón y la Ruta cuando el sistema financiero occidental se está derrumbando tampoco tiene sentido”. Concluyó haciendo un llamamiento a nuestros espectadores para que participen en el seminario en línea del Instituto Schiller de emergencia el 17 de enero, sobre el tema “Detener el asesinato de Afganistán”.

 

EIR: ¿Un orden westfaliano moderno?

Los axiomas bajo los que operan han llevado a Estados Unidos, la OTAN y los demás miembros de la OSCE a no dar prácticamente ninguna respuesta a las principales preocupaciones de Rusia en materia de seguridad, que esa nación expuso repetidamente en una serie de reuniones celebradas esta semana.

Pero esos axiomas pueden ser desechados en el momento en que se tome la decisión de hacerlo. Y la aceleración de la amenaza de la aniquilación nuclear debe servir de catalizador para este cambio.

¿El enfoque del Tratado de Versalles adoptado por la OTAN -por el que el vencedor dicta las condiciones al vencido- dará paso a una nueva Paz de Westfalia, por la que el interés del otro debe guiar las acciones de una nación (y las propias), como clave de una paz duradera?

Consideremos el ejemplo de Siria, que ha sido golpeada por años de guerra económica, invasión por fuerzas militares externas y apoyo a terroristas nacionales e importados. A pesar de su sufrimiento, el Departamento de Estado y los miembros del Congreso siguen pidiendo más sangre. Pero China ofrece algo más, algo que el mundo transatlántico podría haber ofrecido, pero no lo hizo. China ofrece desarrollo, inversión, avance y crecimiento. Siria acaba de unirse a la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China, un enfoque moderno como el del Tratado de Westfalia, que puso fin a la brutal y sangrienta Guerra de los Treinta Años creando una paz activa, basada en la cooperación para el futuro, en lugar de las recriminaciones por el pasado.

¿Pueden reformarse los políticos vacíos, los multimillonarios egoístas y las instituciones de la City de Londres y Wall Street?

El recién investido presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, muestra un camino para lograr ese objetivo, con un poco de “ayuda”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Su país posee vastos recursos minerales, una élite fenomenalmente rica y una gran necesidad de avance económico, cultural y científico. Para ayudar a conseguir estos últimos fines, Tokayev ha anunciado la creación de un “Fondo Nacional” para invertir en “atención sanitaria, educación y servicios sociales”. ¿Cómo pagará estas inversiones? Tokayev es directo: mediante “contribuciones significativas y regulares al fondo por parte de las empresas”.

“Gracias al primer Presidente [Nursultan Nazarbayev], hay un grupo de empresas muy rentables en el país y una capa de personas que son ricas incluso según los estándares internacionales. Creo que ha llegado el momento de devolver el favor al pueblo de Kazajstán y ayudarle de forma sistemática y regular”. Incluso se ofrece a ayudar, elaborando una lista de empresas “donantes” elegibles, y un cálculo de cuánto deben “contribuir”.

Un enfoque similar hacia instituciones tan extravagante e injustificadamente ricas como la monarquía británica, BlackRock y Jeff Bezos podría tener un efecto saludable tanto para los donantes como para los receptores.

A escala nacional y global, las Cuatro Leyes de Lyndon LaRouche pueden guiar el establecimiento de un sistema por el que las numerosas “contribuciones” dadas a la oligarquía financiera durante décadas puedan ser redirigidas para crear crecimiento a través de infraestructuras, saltos tecnológicos y avances científicos.

El mundo está listo para ser puesto patas arriba. ¿Aprovecharemos esta gran oportunidad para pensar en grande?

 

La era de Chatham House y las raíces británicas de la OTAN

 

Fuentes:

Schiller Institute: Replace NATO with a Security Architecture Based on the Westphalian Principle.

Executive Intelligence Review: A Modern Westphalian Order?; EIR LEAD EDITORIAL FOR FRIDAY, JANUARY 14, 2021.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

EXPUESTO: Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE.UU. han seguido financiando la arriesgada investigación de ganancia de función (GF) sobre posibles virus...

Contenidos

Esta semana, el legendario historiador, y en muchos sentidos mi mentor, Anton Chaitkin, redactó un poderoso llamamiento para detener el impulso hacia una guerra...

Geopolítica

Estados Unidos podría reorganizar todo el Medio Oriente reconciliando a sunnitas ‎y chiitas, a Arabia Saudita con Irán. Washington impondría entonces otro tema de...

Contenidos

Por The LaRouche Organization y Executive Intelligence Review Una vez más, un informe fraudulento ha sido producido por la inteligencia británica para empujar a...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon