Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Orígenes del Estado Profundo en Norteamérica Parte 3: ¿Qué es la Sociedad Fabiana y con qué fin se creó?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Matthew Ehret

Nuestras dos primeras entregas han tratado de los orígenes del Estado Profundo en Norteamérica revisando la creación de la red Rhodes Scholarship/Chatham House a finales del siglo XIX y la infiltración de académicos adoctrinados en cada rama de gobierno de la sociedad occidental. Rastreamos a los actores clave de esta red con sede en Oxford que se formó con la intención de cumplir la voluntad de Cecil Rhodes de “formar una iglesia del Imperio Británico” y deshacer los efectos de la Revolución Americana como fenómeno global. También vimos cómo estas redes trabajaron estrechamente con otro de los primeros “think tanks” llamado la Sociedad Fabiana con el fin de avanzar en una agenda que requería la destrucción del sistema de Estado-nación soberano que se había fundado en el Tratado de Westfalia de 1648. Esto quedó ejemplificado en el “discurso de Chicago” de 1999 del activo fabiano Tony Blair, cuando declaró que el mundo debía embarcarse ahora en un “orden post-Westfalia”, preparando el escenario para el 11-S y la nueva era de cambio de régimen que pronto se desató. A continuación, analizaremos los orígenes de la Sociedad Fabiana, examinando algunos de sus miembros fundadores y su filosofía de gobierno.

 

 

La naturaleza de la bestia

La polarización es el nombre del imperio. Si una sociedad puede mantenerse bajo el control de su creencia en lo que le dicen sus sentidos, las estructuras invisibles que rigen su comportamiento seguirán siendo místicas e incógnitas. Y lo que es más importante, las intenciones que dan forma a esas estructuras hacia un objetivo predeterminado también seguirán siendo incognoscibles. Si son incognoscibles, entonces están fuera del alcance del juicio, y si están fuera del alcance del juicio, entonces son inmutables. Este ha sido el gran secreto del imperio desde los días del sacerdocio babilónico y de la puta de Babilonia, Roma, desde cuyo colapso, tres encarnaciones más se han manifestado en las formas de los imperios bizantino, veneciano y anglo-holandés. Esta es la dinámica en el corazón de lo que hoy se conoce como “el Estado profundo”.

Con el redescubrimiento en el siglo XV del poder eficiente de la razón autoconsciente como potencial conocible y autodesarrollado en el alma de cada humano, había florecido la concepción renacentista-humanista de la humanidad. Con esa concepción de la imago viva dei (1), dirigida en gran medida por los descubrimientos únicos y la devoción vital del cardenal Nicolás de Cusa (1401-1460), se produjo una revolución en la ciencia, el arte y la política. La ley natural, tanto en las ciencias como en las artes y, sobre todo, como norma a la hora de configurar la política económica física, se hizo accesible a la autoconciencia.

Con estos descubrimientos llegaron nuevos principios de autoorganización, como la Paz de Westfalia de 1648, que no sólo puso fin a los 30 años de guerra religiosa de la oligarquía, sino que estableció el principio de “El beneficio del otro” como base de la soberanía nacional. A partir de la Paz de 1648, se creó una nueva plataforma sobre la que pudo comenzar la siguiente gran revolución con la Declaración de Independencia de Estados Unidos de 1776. Con la Declaración de 1776 y la Constitución de 1789, se instituyó por primera vez entre los hombres una nación basada en la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. En 1791, Alexander Hamilton, Primer Secretario del Tesoro y protegido de Benjamin Franklin, estableció su Sistema Americano de Economía Política con sus informes de 1791 sobre el Banco Nacional, el Crédito Público y, lo más importante, el Tema de las Manufacturas, en los que Hamilton definió el propósito y el valor de la planificación económica, no en función del “placer/dolor, la utilidad o el dinero”, sino más bien “fomentar y estimular la actividad de la mente humana, multiplicando los objetos de la empresa, no es uno de los expedientes menos considerables por los que se puede promover la riqueza de una nación. Incluso las cosas que no son ventajosas en sí mismas, a veces lo son por su tendencia a provocar el esfuerzo. Cada nuevo escenario, que se abre a la naturaleza ocupada del hombre para despertar y esforzarse, es la adición de una nueva energía a la reserva general de esfuerzo”.

Este Sistema Americano fue el efecto de rigurosos estudios de textos platónicos como la República, y de la escuela económica francesa cameralista (también conocida como Dirigista), tal como la aplicaron los principales organizadores del Tratado de Westfalia, como el Cardenal Mazarino, y el Ministro de Finanzas de Francia, Jean-Baptiste Colbert, por no mencionar a su heredero espiritual, el gran científico y estadista Gottfried Leibniz. Estos hombres, casi excluidos de los libros de historia actuales, desempeñaron un papel directo en la formación de las primeras colonias de América y Nueva Francia. En su libro de 1984 So You Wish to Learn All About Economics?, un representante moderno de esta tradición, Lyndon H. LaRouche (1923-2019), atribuye a Leibniz haber sido también el fundador de la ciencia de la Economía Física y la inspiración intelectual del Sistema Americano. Prácticamente todos los presidentes nacionalistas estadounidenses que intentaron revivir este sistema a lo largo de los dos siglos siguientes, incluido el actual presidente Trump, tuvieron que enfrentarse a las estructuras del Estado profundo británico dentro de Estados Unidos.

 

 

Marx y Smith: Dos reacciones imperiales al progreso americano

Nuestros más recientes 500 años de historia universal han sido impulsados principalmente por el temor ardiente de la oligarquía británica a la verdad aplicada de estos principios descubiertos de autoorganización de la humanidad en su conjunto. Todas las innovaciones del Imperio Británico desde entonces, se han llevado a cabo específicamente con la intención de deshacer la verdad que tales saltos singulares en el potencial implican para el verdadero destino de la humanidad.

Para oscurecer la verdad del éxito del Sistema Americano e incluso su existencia como idea, dos programas fueron formulados por mentirosos y tontos directamente bajo la paga y el control de los principales sacerdotes del Imperio Británico. El primero fue conocido como la doctrina del libre comercio de Adam Smith, tal y como se elaboró en su Riqueza de las Naciones de 1776. La segunda fue la doctrina del comunismo de Marx, elaborada en su obra El Capital de 1867. La Riqueza de las Naciones fue una respuesta a la Revolución Americana, y sirvió como marco para convencer a la nueva república de que abandonara los planes de desarrollo de la industria manufacturera y siguiera siendo agraria, haciendo hincapié en la libertad/placer individual pero no en el bienestar del conjunto. En la doctrina de Smith, los derechos nacionales al proteccionismo contra el dumping de bienes baratos y el crédito dirigido eran antagónicos a los “mercados autorregulados”. Por el contrario, El Capital de Marx se produjo como respuesta a la “segunda revolución americana” de 1865 y sirvió como argumento sofístico para intentar controlar la industrialización construida por el sistema americano hamiltoniano desde 1791. El Capital se centró en el “Bien” utilitario del conjunto a expensas del individuo.

Ambos sistemas, el de Smith y el de Marx, no sólo se basan en un empirismo radical (creencia en la validez de las impresiones de los sentidos), sino también en el corolario necesario del empirismo: que el hombre no es en esencia más que 1) su carne material y 2) su capacidad de adaptación a su entorno material, tanto político como físico. Así, en contra de la visión humanista del Renacimiento, que basa la esencia del hombre en su alma y en su capacidad para expresar su personalidad creativa descubriendo y cambiando las leyes del universo para mejor, el empirista de izquierdas o de derechas, concluye que el hombre es en realidad una bestia. Los saltos creativos del progreso en las artes y la ciencia que aparentemente separan al hombre de la biosfera, y que permiten el aumento de los poderes productivos del trabajo sin límite intrínseco, deben ser asumidos por el empirista como meras anomalías quiméricas que deben mantenerse tan oscuras como sea posible para la masa del ganado humano.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En la época de Marx, la tesis de Darwin de la selección natural como efecto de una lucha constante por la existencia había proporcionado un nuevo combustible para la visión del mundo del imperialista y había alimentado la tesis de Marx. Después de leer El origen de las especies, Marx envió a Darwin un ejemplar firmado personalmente en 1873 e hizo dedicar una edición alemana “En profundo agradecimiento a Charles Darwin”.

Ambos sistemas también comparten la mentira común de que, dado que los principios universales son incognoscibles, la única métrica que una sociedad puede utilizar para juzgar el valor es una mezcla de “placer” y “utilidad”. De los dos, Smith fue mucho más explícito en sus escritos sobre este punto. En su Teoría de los sentimientos morales (1759), escribe:

“El hambre, la sed y la pasión que une a los dos sexos, el amor al placer y el temor al dolor, nos impulsan a aplicar esos medios por sí mismos, y sin ninguna consideración de su tendencia a los fines benéficos que el gran Director de la naturaleza quiso producir con ellos.”

 

El fabianismo: El fascismo desde la izquierda

Es un hecho que no puede pasar por alto el intelecto honesto que la historia reciente ha sido moldeada por agencias que operan fuera del campo general de percepción de la mayoría de la población. Como se ha documentado en informes anteriores, tales agencias se han expresado en forma de dos polaridades que operan desde una mente de Oxford durante los primeros años del siglo XX. Esas dos operaciones eran el Movimiento de la Mesa Redonda que atendía a los llamados anglófilos de “nueva derecha” del mundo, por un lado, y una secta de “nueva izquierda” conocida como socialistas fabianos, por el otro. A través de sus diversas manifestaciones a lo largo del siglo, ambas organizaciones han trabajado juntas para crear estructuras de pensamiento, creencias y leyes que encierran a sus víctimas en un mundo en el que se abandona la mejora creativa del hombre y la naturaleza mediada por la razón autoconsciente.

En este mundo de no cambio, no se puede evitar el feo hecho de los rendimientos decrecientes, ya que no pueden surgir nuevos recursos excepto los que ya están en práctica. En este sistema de escasez, la fea necesidad de la esterilización, y el asesinato de los no aptos basado en consideraciones materiales (tanto genéticas como ambientales) se hace real, y las leyes de Malthus se vuelven hegemónicas. Este proceso de decadencia se ha hecho más popularmente conocido como “Entropía” o “La Segunda Ley de la Termodinámica”, y se ha convertido en tratado por un lenguaje desarrollado como una consecuencia de la creencia llamada “sistemas 7-c- lobo con ropa de oveja”. La hegemonía del análisis de sistemas en la actualidad se debe directamente a las redes de la Sociedad Fabiana y a los aliados del Rhodes Trust que trabajaron a través de los sistemas soviéticos y occidentales durante la Guerra Fría.

La Sociedad Fabiana fue fundada por una camarilla elitista de propagandistas darwinistas en 1884 que vieron el sistema recién publicado de Karl Marx como el vehículo perfecto para llevar la lógica de Darwin a la estructura de creencias de las masas. De hecho, todos los miembros eran racistas devotos obsesionados con el problema de convencer a la humanidad de que se sometiera a una limpieza racial según las líneas prescritas por el darwinismo social de Herbert Spencer y el campo de la eugenesia de Francis Galton. Tanto Spencer como Galton estaban estrechamente dirigidos por el Club X de Thomas Huxley, en ese momento totalmente a cargo de la política científica imperial. El espeluznante símbolo fabiano presenta un lobo con piel de cordero.

Los miembros fundadores más destacados fueron Sidney y Beatrice Webb y George Bernard Shaw. A este grupo se unieron pronto varios influyentes aspirantes a sacerdotes del Imperio Británico, a saber, la destacada teósofa Annie Besant, el protegido de Huxley H.G. Wells, Bertrand Russell, Arthur Balfour y el fundador de la geopolítica Halford Mackinder. El nombre “fabiano” se eligió por el general romano Fabius Maximus (también conocido como “El Retrasado”), cuya fama se basa en haber vencido a Aníbal sin entrar nunca en combate directo, sino por pura resistencia y desgaste. En el documento fundacional de Fabián estaba escrito:

“Hay que esperar el momento oportuno, como hizo Fabio con mucha paciencia, cuando guerreó contra Aníbal, aunque muchos censuraron sus retrasos; pero cuando llegue el momento hay que golpear con fuerza, como hizo Fabio, o su espera será vana e infructuosa”(4).

El programa de la sociedad fabiana se centraba en amplios programas de bienestar social, como la sanidad universal, la educación de masas y la mejora de las condiciones de trabajo, que estaban pensados para atraer a las masas privadas de derechos. Bajo el programa fabiano, tales programas no tenían sustancia en la realidad, ya que el verdadero medio para justificar su creación estaba prohibido a priori (también conocido como progreso científico y tecnológico). Es decir, la activación de la razón autoconsciente en todos los miembros de la sociedad.

Esta artimaña fue diseñada, pues, para someter la voluntad de las clases bajas a la influencia más profunda de una oligarquía gobernante mediante la promesa de un “socialismo democrático” y un ideal ingenuamente utópico del “fin de la historia”. Todo lo que las masas tienen que hacer para recibir sus golosinas, es aceptar ser gobernadas por un sacerdocio científico que gestionará sus vidas y eventualmente las matará si las considera demasiado numerosas o molestas para mantenerlas. Este sacerdocio gestionará la riqueza preexistente de la manera más conveniente para aplacar a la multitud, pero no permitirá la creación de nueva riqueza a través de la activación de los poderes de la mente, ya que eso obligaría a cambiar los parámetros de los canales fijos del sistema que pretenden gestionar como dioses. Los controladores del socialismo fabiano no son, ni han sido nunca, “socialistas democráticos”, sino brutos darwinistas sociales. Como dijo la teósofa Annie Besant al partido del Congreso de la India:

“Pero la idea general es que cada hombre debe tener el poder de acuerdo con su conocimiento y capacidad. […] Y la nota clave es la de mi Estado de hadas: De cada hombre según su capacidad; a cada hombre según sus necesidades. Un socialismo democrático, controlado por los votos de la mayoría, guiado por los números, nunca puede tener éxito; un socialismo verdaderamente aristocrático, controlado por el deber, guiado por la sabiduría, es el siguiente paso hacia arriba en la civilización.”(5)

Sin un compromiso genuino con los descubrimientos científicos y el aumento ilimitado de las capacidades productivas del trabajo, como se establece claramente en el Sistema Americano de Economía Política, ninguna promesa de medidas de bienestar social es duradera. Cualquier limosna de este tipo desembocará necesariamente en una crisis Ponzi-piramidal que, por su propia naturaleza, forzará la lógica del triaje y, por lo tanto, el fascismo en los incautos que permitieron “democráticamente” su hegemonía. Todos los argumentos actuales para recortar la seguridad social, los planes de pensiones, la sanidad y la educación se derivan de esta función. El auge del ecologismo como “nueva religión postindustrial” hoy impulsado por un New Deal verde tiene una agenda de despoblación que hiela la sangre detrás de su disfraz socialista nominal.

Trabajando estrechamente con las principales figuras de Oxford, y especialmente con el Rhodes Trust, los fabianos crearon su propia escuela con la financiación de Rothschild llamada London School of Economics (LSE) en 1895. El marco ideológico empleado por los agentes de la LSE y de Oxford siempre fue formulado por Cambridge, que hasta hoy sigue siendo el núcleo intelectual de las ideas podridas del imperio. Oxford y la LSE siguen existiendo principalmente para establecer programas que “aplican” esas ideas “puras” formuladas en Cambridge a la práctica general en interés de la oligarquía gobernante. Destacados controladores fabianos que reclutaron jóvenes talentos en la LSE fueron Bertrand Russell, H.G. Wells, John Maynard Keynes y Harold Laski.

Cinco años después de la creación de la LSE, se creó el Partido Laborista como partido político oficial fabiano. Su función era esencialmente asumir el papel de la izquierda de los liberales en la oposición al gobierno conservador, que hasta entonces habían sido los dos partidos hegemónicos en Gran Bretaña. Uno de los miembros más perversos del movimiento, el dramaturgo George Bernard Shaw, expuso el método de permeabilización que había regido el éxito fabiano para impregnar las instituciones sociopolíticas influyentes:

“Nuestra propaganda es de permeabilización -instamos a nuestros miembros a unirse a las Asociaciones Liberal y Radical de su distrito, o, si lo preferían, a las Asociaciones Conservadoras-, permeamos las organizaciones de los partidos y movimos todos los hilos que pudimos tocar con la mayor habilidad y energía, y lo conseguimos tan bien que en 1888 obtuvimos la sólida ventaja de una mayoría Progresista llena de ideas que nunca habrían entrado en sus cabezas si los Fabianos no las hubieran puesto allí.”

Esto es exactamente lo que se hizo. A lo largo de este siglo, la LSE ha condicionado a decenas de jefes de Estado, a decenas de miles de funcionarios y a varias generaciones de académicos.

En Canadá, este proceso se reprodujo en 1931, cuando 5 becarios de Rhodes crearon la “Sociedad Fabiana de Canadá” y la bautizaron como Liga de Reconstrucción Social. Rápidamente creó un partido político pro-eugenésico llamado Federación Cooperativa del Commonwealth en 1932 que cambió su nombre por el de NDP en 1961. Muchos de sus principales controladores se hicieron cargo del Partido Liberal tras la purga del estadista pro sistema americano C.D. Howe y sus aliados después de 1957.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Más funcionarios del gabinete de Barack Obama habían estudiado en Oxford y LSE que sus homólogos estadounidenses Yale, Harvard o Princeton (6). Esta es la esencia del Estado profundo que ha tratado de derrocar al presidente Trump desde que se convirtió en un candidato serio en las elecciones de 2016.

Este método de “impregnación” es análogo a un virus que se apodera de los glóbulos blancos de una víctima. Al principio, la presencia del virus en el sistema es apenas perceptible, pero cuando los órganos comienzan a funcionar mal de forma inesperada, la persona irreflexiva puede optar tontamente por no buscar ayuda, sino esperar el punto inmanente en el que ha pasado el punto de no retorno. Esta infección tuvo lugar hace miles de años, y aunque la humanidad produjo estallidos de potencial dirigidos por el genio creativo a lo largo de las generaciones, la humanidad todavía no ha aprendido la lección.

 

Deshacerse de los grilletes de Zeus

Es absolutamente necesario que ahora, incluso en esta fecha tardía, se aprendan las lecciones de los errores del pasado antes de que el resultado legal de este virus siga su curso y mate a su huésped. La esencia de los problemas de la humanidad no se deriva de ningún defecto de nuestra naturaleza, ni de nuestro “codicioso anhelo de progreso”. No se deben a nuestra fija “naturaleza egoísta”, ni nuestros problemas se resolverán adoptando un sistema “sostenible” de crecimiento tecnológico cero bajo “Nuevos Tratos Verdes”. Un sistema así sólo existe en la mente delirante de un oligarca o de sus víctimas, pero no en la naturaleza. Si tal sistema se impusiera en nuestra sociedad del siglo XXI, el resultado sería un genocidio de magnitudes mayores que cualquier cosa que Hitler pudiera haber soñado.

Así que dejemos de lado las teorías fabianas como el “calentamiento global provocado por el hombre”, y las “tecnologías verdes de crecimiento cero” que sólo producirán hambruna, guerra y caos. Redescubramos, en cambio, la identidad que nos inspiró el descubrimiento del fuego eléctrico por parte de Benjamin Franklin. El camino más rápido para volver a despertar esta identidad en la mayor parte de la especie es participar en grandes proyectos como la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, embarcarse en un renacimiento total de la energía nuclear y volver a la visión de John F. Kennedy de la exploración espacial sin límites, como los presidentes Trump, Xi y Putin han convertido en prioridades nacionales. Si la naturaleza de la humanidad es vivir realmente como hecha a imagen del creador, entonces adaptarse como un animal a los ciclos inmutables e incognoscibles de la naturaleza no es compatible con nuestro propósito.

 

Notas al pie

(1) “Hecho a imagen y semejanza del creador”.

(3) La 2ª Ley de la Termodinámica presume que todos los sistemas fijos contienen una cantidad fija de energía y, por tanto, por cada adición de actividad dentro del sistema fijo, el sistema en su conjunto tiene cada vez menos energía para sostenerse y, por tanto, es vectorizado inexorablemente hacia un punto de “equilibrio” de muerte por calor (es decir, el potencial de cambio siempre disminuye a medida que la entropía aumenta proporcionalmente)

(4) Citado en A.M. McBriar, Fabian Socialism and English Politics, 1884-1918. [1962] Cambridge: Cambridge University Press, 1966; pg. 9.

(5) Annie Besant. “The Future Socialism”. Bibby’s Annual (reimpreso por Adyar Pamphlet).OCLC 038686071. La propia Bessant fue nombrada presidenta del Partido del Congreso de la India en 1917

(6) El Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, el Jefe de Gabinete Adjunto, el Director de Presupuestos y el Secretario de Seguridad Nacional han estudiado en la LSE, mientras que la Secretaria de Estado Susan Rice es una becaria Rhodes de Oxford. Esto no implica, por supuesto, que Yale, Harvard o Princeton sean escuelas de reputación, pero es indicativo de quién dirige realmente la política estadounidense.

 

Los orígenes del Estado Profundo en Norteamérica Parte 1: El movimiento de la Mesa Redonda

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Matthew Ehret: Origins of the Deep State in North America Part III: What is the Fabian Society and to What End was it Created?; en Canadian Patriot; 16 de mayo de 2019.

Te puede interesar

Contenidos

¿Será posible que exista en esta etapa tardía en algún lugar dentro de los EE.UU. en crisis, una fuerza política lo suficientemente competente y...

Ciencia y Tecnología

Por Matthew Ehret Por si empezabas a sentir que tu mundo se estaba convirtiendo en el guión de una película distópica cliché, no te...

Ciencia y Tecnología

Por el momento, el sector mundial en desarrollo no va a aceptar, en general, ser sacrificado en el altar de un nuevo culto a...

Contenidos

Por Matthew Ehret En medio de los primeros días de la Cumbre COP26 en Glasgow, el Papa Francisco hizo varios elogios a los líderes...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon