Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Nuevo Orden Mundial amenaza con anular las elecciones de noviembre y a la República a través de un golpe militar

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Matthew Ehret esboza uno de los escenarios hipotéticos que permitirían a la City de Londres y Wall Street seguir impulsando la instauración de su Nuevo Orden Mundial (NOM) a partir de un golpe de Estado militar en los Estados Unidos de cara a las elecciones de noviembre.

 

Por Matthew Ehret

El 20 de marzo, publiqué un artículo titulado ¿Por qué asumir que habrá elecciones en el 2020? donde expuse la amenaza existencial de un nuevo golpe militar de Wall Street que no sólo haría obsoletas las elecciones, sino que impondría un nuevo infierno fascista a los Estados Unidos y al mundo.

En ese artículo discutí la importancia de la decisión estratégica del General Smedley Butler de exponer el complot de Wall Street para derrocar al recién elegido presidente Franklin D. Roosevelt (FDR) que estaba en medio de una guerra tanto en Wall Street como en la Ciudad de Londres y el caos que estos financistas maquinaron durante la Gran Depresión. El testimonio de Butler en el Congreso puso en evidencia a estas criaturas en la sombra y dio a FDR el respiro y el apoyo público necesarios para librar una guerra contra el Estado Profundo de los Estados Unidos mientras impulsaba una audaz curación de la nación bajo el New Deal.

Ese artículo fue seguido por una secuela el 3 de abril, titulada “De pié ante el precipicio de la Ley Marcial” que presenta en profundidad la historia de las batallas de John F. Kennedy con el Deep State y el Complejo Industrial Militar dirigidos por Londres, y también cómo JFK trabajó estrechamente con el cineasta John Frankenheimer para exponer estas intrigas al pueblo estadounidense convirtiendo el libro “Siete días de mayo” en una película (desafortunadamente lanzada sólo después de que se encontraran otros medios para deponer al presidente). Ese artículo también trataba de los diversos “escenarios de planificación” afiliados al PNAC que se desarrollaron durante un año antes del 11 de septiembre de 2001 y que sentaron las bases para un nuevo tipo de golpe de Estado dentro de los Estados Unidos con los protocolos de continuidad del gobierno de Cheney, la gran expansión de la infraestructura de la guerra biológica en el marco de la Ley de bioescudos, las guerras de cambio de régimen en el extranjero y las medidas de estado policial dentro de los propios Estados Unidos.

 

El factor Trump

Tras años de profunda penetración estatal en los EE.UU. desde el asesinato de JFK, un sorprendente presidente nacionalista de caballo negro se encontró en la Oficina Oval personificado en la figura de Donald Trump. A sólo dos meses de las elecciones de 2020, la amenaza de un nuevo golpe militar organizado por los financieros internacionales es tan alta como siempre.

En su conferencia de prensa del Día del Trabajo, Trump, que se ha distinguido como el primer presidente desde Eisenhower en llamar por su nombre al “complejo industrial militar” lanzó el guante diciendo:

“Biden… envió a nuestra juventud a luchar en estas locas guerras interminables. Esa es una de las razones por las que los militares… no los militares, sino los soldados, me aman. La gente de arriba en el Pentágono probablemente no me quieren porque ellos sólo quieren pelear guerras para hacer felices a todas esas maravillosas compañías que fabrican bombas, aviones y todo lo demás. Pero estamos saliendo de las guerras interminables… Y yo dije, ‘Eso es bueno. Traigamos a nuestros soldados de vuelta a casa. A algunas personas no les gusta volver a casa. A otros les gusta seguir gastando dinero’. Así ha transcurrido la traición globalista, una vez tras otra”.

Esta declaración debe ser tomada tanto como un llamado a los patriotas a usar lo que es posiblemente su última oportunidad para salvar la república que se derrumba y evitar así la Tercera Guerra Mundial.

El 5 de septiembre, el coronel Richard Black (ex senador del estado y abogado del juez) hizo una presentación en un seminario del Instituto Schiller donde advirtió del patrón interconectado de declaraciones de ex oficiales militares de alto rango ya sea llamando abiertamente a un golpe militar (los tenientes coroneles Paul Yingling y John Nagl el 11 de agosto) o celebrando las turbas anarquistas que amenazan con desgarrar la república. En el último grupo, el coronel Black nombró al ex Secretario de Defensa James Mattis, a Colin Powell y al coronel John Allen, quienes han cuestionado la autoridad del Presidente y han manifestado que creen que Trump no abandonará la Casa Blanca por voluntad propia en enero de 2021. La fuente real de esas preocupaciones no vino de ninguna evidencia obtenida de la realidad, sino de los “juegos de guerra del escenario del caos de noviembre” lanzados por centros de pensamiento afiliados a Soros, Clinton y los neoconservadores, como el Proyecto de Integridad de la Transición (TIP por sus siglas en inglés), que llevó a cabo la simulación de un escenario de “juegos de guerra” del mismo modo en que el Evento 21 simuló la pandemia de coronavirus antes de que ocurriera.

 

Coronel Richard Black alerta sobre posible golpe de Estado militar en EEUU

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En uno de los escenarios del TIP de junio, Trump arrasa con el voto popular en noviembre, pero debido a la lenta afluencia de votos por correo, se revela que Biden es el ganador, por lo que Trump cierra las puertas de la Casa Blanca negándose a salir. En el “juego” del TIP, Biden fue representado nada menos que por John Podesta. Estos escenarios fueron repetidos más recientemente por un equipo conectado al DNC llamado Hawkfish, financiado por Michael Bloomberg, que fue cubierto en Axios ejecutando una versión más detallada de este modelo de computadora llamado “Red Mirage”.

 

 

Al advertir sobre un posible golpe militar, el Coronel Black declaró que: “La publicación coordinada de comentarios mordaz por parte de altos funcionarios junto con la publicación de una carta abogando por un golpe militar sugiere una profunda enfermedad dentro del Pentágono y dentro de nuestra estructura constitucional”.

Como informó la cadena de noticias RT, entre 2008-2018, 380 altos funcionarios del Pentágono han sido contratados por contratistas de defensa, incluyendo 25 generales, 9 almirantes, 43 tenientes generales y 23 vicealmirantes… lo que proporciona sólo una muestra del potencial de traición que prevalece dentro de la enferma estructura constitucional.

Otras operaciones afiliadas a Soros han surgido en múltiples frentes para asegurar la máxima inestabilidad antes de las elecciones. Más allá de las obvias operaciones de anarquía en las calles de los Estados Unidos, un grupo anarquista con sede en Canadá, financiado por Soros, llamado Adbusters/Blackspot Collective, que se atribuye la coordinación de Ocupar Wall Street en 2010, ha desencadenado una ofensiva de 60 días de “Asedio a la Casa Blanca” a partir del 17 de septiembre. El pedigrí británico-canadiense de este acto representa una larga tradición de operaciones antiestadounidenses que se remonta a la trama de Aaron Burr de la “secesión del norte” con Canadá en 1804, así como los asesinatos dirigidos por Montreal de Abraham Lincoln y John F. Kennedy —por nombrar sólo algunos.

Como Whitney Webb señaló en su excelente evaluación de esta operación: “otros miembros conocidos del TIP incluyen a David Frum (el Atlántico), William Kristol (Proyecto para un Nuevo Siglo Americano, The Bulwark), Max Boot (el Washington Post), Donna Brazile (ex-DNC), John Podesta (ex director de campaña de H. Clinton 2016), Chuck Hagel (ex Secretario de Defensa), Reed Galen (cofundador del Proyecto Lincoln) y Norm Ornstein (American Enterprise Institute)”.

Como Webb expone en su artículo y como documenté en mi artículo de abril de 2020 “De pié ante el precipicio de la Ley Marcial”, los nuevos protocolos de “Continuidad del Gobierno” creados en febrero para hacer frente a la inevitable ruptura de los mecanismos de gobierno de América bajo el pandemónium COVID están muy vigentes. Se ha establecido una cadena de mando paralela bajo el halcón de guerra de cabeza de tarro, el general Terrance O’Shaughnessy (jefe tanto del NORTHCOM como del NORAD) y los miembros de ese gobierno paralelo esperan el momento de presentarse en los búnkeres a 650 metros bajo una montaña en Cheyenne, Colorado, para “esperar la crisis del COVID-19”.

Los traidores vinculados al Complejo Industrial Militar, y otros ideólogos unipolares OTANófilos entre los militares están ansiosos por actuar, por lo que las esperanzas para salvar la república y para evadir la guerra global podrían quedar perdidas, a menos que Trump y sus aliados de confianza (que son pocos y están muy distantes entre sí) puedan llevar a cabo maniobras extraordinariamente creativas y rápidas en tándem con sus aliados potenciales de la Alianza Multipolar.

 

Fuente:

Matthew Ehret / Strategic Culture — Will a Military Coup Undo the November Elections, Donald Trump and the Republic Itself?

Te puede interesar

Contenidos

  Larouchistas explican cómo obligar a Trump a cumplir sus promesas de campaña   Fuente: Dennis Small / EIR — Informe semanal de EIR:...

Contenidos

“Alguien saboteó todo esto. Se suponía que llegarían a la gente, y nunca lo hicieron”, dijo un ciudadano consternado.   Por Jamie White Un...

Contenidos

  Las notas manuscritas recientemente desclasificadas del ex director de la CIA y el anti-trumpista principal John Brennan muestran que, en julio de 2016,...

Ciencia y Tecnología

  El rápido regreso de Trump y su mensaje tras permanecer internado durante tres días después de dar positivo por Covid-19, confirma al menos...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.