Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Nuevas revelaciones arrojan luz sobre las raíces nazis de la Casa de Saxe-Coburgo-Gotha (aka Los Windsor)

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Hay ciertos armarios reales que ya no pueden contener los voluminosos esqueletos que ciertas fuerzas poderosas han querido disecar para siempre. El epicentro actual del poder en la sombra son las monarquías anglo-holandesas (también conocidas como los Montes de Todos los Honores). Es este poder el que controla al Grupo Bilderberg, a su apéndice menor el Foro Económico Mundial, y que dirige la política estadounidense a través del Consejo de Relaciones Exteriores con sede en Nueva York (la versión estadounidense de Chatham House). El pedigrí nazi de la familia real y sus leales gestores plantea la pregunta: ¿Por qué no se ha dado a conocer más ampliamente su continuación de la doctrina eugenésica nazi en forma de los movimientos de eutanasia y crecimiento cero? ¿En qué tipo de mundo vivimos, para que hechos tan sorprendentes no sean de conocimiento general?

 

Por Matthew Ehret

En medio de la tormenta de desinformación orwelliana que da forma a nuestro mundo actual, el arriba se ha convertido en el abajo, el blanco en el negro y el bien en el mal.

A pesar de que los males del nazismo fueron derrotados principalmente por los sacrificios realizados por los rusos durante la Segunda Guerra Mundial, cada vez es más popular afirmar la falacia de que el verdadero villano de la gran guerra fue Stalin. Y a pesar del hecho de que los nazis no reconstruidos fueron absorbidos por la maquinaria de inteligencia dirigida por los Cinco Ojos de la Guerra Fría, dando lugar a nazis de segunda y tercera generación en la Ucrania actual, se nos dice repetidamente que Ucrania es un templo de la libertad y un faro de la democracia en cuyo territorio deberíamos arriesgarnos a encender el fuego nuclear para defenderlo.

Por lo tanto, es un soplo de aire fresco cuando las verdades incómodas son capaces de romper la ilusión borracha de la jerga orwelliana que ha contaminado el zeitgeist actual. Una de esas verdades que han salido a la luz ha sido el reconocimiento por parte de los principales medios de comunicación de que el desastroso portátil de Hunter Biden y todo su escandaloso contenido fueron siempre auténticos. Estas revelaciones han obligado a los estadounidenses a enfrentarse al hecho de que el actual presidente de Estados Unidos se benefició directamente de los sistemas de chanchullos y corrupción que supervisó mientras era virrey de una Ucrania infestada de nazis durante el reinado de Obama.

 

El rey nazi de Channel 4 al descubierto

Otra revelación explosiva que ha conmocionado a Occidente en los últimos días ha sido la de un documental emitido por el canal británico Channel 4 titulado “Edward VIII: Britain’s Traitor King”.

Esta película, basada en un libro de próxima publicación del historiador Andrew Lownie, utiliza informes recientemente desclasificados de los Archivos Reales para contar la historia del rey nazi de Gran Bretaña, Eduardo VIII, que no sólo deseaba una victoria nazi en la Segunda Guerra Mundial, sino que trabajó activamente para lograr ese objetivo desde el momento en que se vio obligado a abdicar del trono en 1936 (supuestamente para casarse con una divorciada estadounidense, Wallis Simpson) hasta los días más oscuros de la propia guerra.

Como demuestra este documental, enseñar a su joven sobrina Isabel II a hacer un “sieg heil” adecuado no fue su único baile con el nazismo.

 

 

Durante su exilio en Portugal, donde la realeza se codeaba con la élite alemana, el documental cita los cables diplomáticos enviados por Eduardo a funcionarios alemanes en los que exigía a los nazis que bombardearan implacablemente a Inglaterra hasta someterla en 1940, fomentando la muerte de millones de civiles inocentes. El documental también cita un discurso poco conocido en el que Edward pedía la rendición de Gran Bretaña a los nazis en 1939 y que la BBC se negó a emitir. Incluso después de haber sido enviado a las Bahamas por los funcionarios imperiales, que habían decidido que era más conveniente acabar con su monstruo de Frankenstein que continuar con sus planes anteriores de un Nuevo Orden Mundial fascista, el aspirante a rey nazi había enviado un cable a los funcionarios de Hitler indicando su disposición a regresar a Europa cuando fuera necesario y retomar su legítimo asiento en el trono como rey ario.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
Más allá de la película: Más raíces nazis de los Windsor

Más allá del caso de Eduardo VIII, hay muchas otras conexiones nazis embarazosas con la casa de Windsor (antes Sajonia-Coburgo-Gotha) que la película no menciona, algunas de las cuales implican directamente al difunto príncipe consorte Felipe Mountbatten (alias: Duque de Edimburgo).

Las tres hermanas del Duque de Edimburgo estaban casadas con príncipes nazis, y el marido de una de ellas (Sophie) llegó a ser oficial de las Waffen SS con el rango de Oberführer (jefe superior).

El marido de la hermana de Felipe, Sofía, el príncipe Cristóbal de Hesse-Cassel, fue jefe de la Forschungsamt (Dirección de Investigación Científica), una operación especial de inteligencia dirigida por Hermann Göring, y también fue Standartenführer (coronel) de las SS en el personal de Heinrich Himmler. Los cuatro cuñados de Felipe, con los que vivía, llegaron a ser altos cargos del Partido Nazi.

El propio Felipe mantuvo la tradición familiar, primero habiendo sido educado bajo un plan de estudios nazi centrado en la eugenesia en la década de 1930, y luego pasando a fundar el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) con su compañero y antiguo miembro del Partido Nazi, el Príncipe Bernhard de los Países Bajos, eugenista de toda la vida y fundador del Grupo Bilderberg, en 1961. A Philip y Bernhard se les unió Sir Julian Huxley (entonces presidente de la Sociedad de Eugenesia de Gran Bretaña) como cofundador del WWF. En una entrevista concedida en agosto de 1988 a Deutsche Press Agentur, el príncipe Felipe proclamó su deseo de volver en la próxima vida como un virus mortal para ayudar a “resolver la superpoblación”.

 

Muere el príncipe que deseó ‘volver a la Tierra reencarnado como un virus mortífero para reducir la población’

 

Sobre este virulento concepto de la reducción de la población, merece la pena repasar el trabajo y las palabras de un destacado vicepresidente del WWF entre 1978 y 1981 llamado Maurice Strong, que sirvió directamente bajo el príncipe Felipe (entonces presidente en funciones del WWF). Según Justin Trudeau, Strong fue cofundador del Foro Económico Mundial junto a Klaus Schwab en 1971, presidió la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Población de 1972 y su secuela de 1992 en Río de Janeiro, al tiempo que hacía malabares con una amplia gama de sombreros: presidente del Banco Mundial, autor de la Carta de la Tierra, fundador de la Agencia de Protección Ambiental de las Naciones Unidas y arquitecto de la Agenda 21 (recientemente rebautizada como Agenda 2030).

En una entrevista de mayo de 1990 con la revista WEST, Strong habló de una reunión en Davos y reflexionó: “¿Qué pasaría si un pequeño grupo de líderes mundiales llegara a la conclusión de que el principal riesgo para la Tierra proviene de las acciones de los países ricos? Y si el mundo quiere sobrevivir, esos países ricos tendrían que firmar un acuerdo para reducir su impacto en el medio ambiente. ¿Lo harán? La conclusión del grupo es “no”. Los países ricos no lo harán. No van a cambiar. Así que, para salvar el planeta, el grupo decide: ¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad conseguirlo?”.

El Príncipe Felipe destiló unas “cavilaciones” igualmente frías al contemplar el zoológico humano afirmando:

“No se puede mantener un rebaño de ovejas más grande de lo que se puede alimentar. En otras palabras, la conservación puede implicar la eliminación selectiva para mantener un equilibrio entre el número relativo de cada especie en un hábitat determinado. Soy consciente de que este tema es muy delicado, pero el hecho es que la humanidad forma parte del mundo vivo. Cada nuevo acre que se cultiva significa otro acre que se niega a las especies silvestres”.

El inquietante caso del príncipe Carlos

Aunque Felipe murió en 2021, su hijo y heredero al trono se ha tomado muy a pecho la misión de su padre de reducir la población mundial, a través de su liderazgo de varias organizaciones conservacionistas, y como mecenas de la ya desaparecida Liverpool Care Pathway, que se reveló que había aplicado la eutanasia a más de 60.000 ciudadanos británicos al año, sin su consentimiento, entre 2001 y 2013.

Durante sus 18 años de reinado, la LCP había presionado a cientos de proveedores de atención médica para que pusieran a millones de pacientes enfermos y ancianos (y caros) en las listas de “Fin de Vida” sin su consentimiento, lo que resultó en la deshidratación forzada y los goteos de morfina para acelerar las muertes a pesar de que los tratamientos para salvar la vida todavía estaban disponibles.

En junio de 2020, el príncipe Carlos cofundó la Iniciativa del Gran Reseteo del Foro Económico Mundial junto con su colega Klaus Schwab con el fin de aprovechar la “doble crisis existencial” del cambio climático y una pandemia para remodelar radicalmente el comportamiento global y los sistemas económicos. Más allá de las bonitas palabras utilizadas por los multimillonarios de Davos para reunir a la humanidad para salvar el planeta, el hecho es que esas reformas “verdes” de Build Back Better que se adhieren a la energía sostenible, a los recortes de las emisiones de carbono y a las reformas alimentarias, como se ve en la agenda de la UE “de la granja a la mesa”, darían lugar a tal escala de muerte que harían sonrojar al propio Hitler.

El pedigrí nazi de la familia real y sus leales gestores plantea la pregunta: ¿Por qué no se ha dado a conocer más ampliamente su continuación de la doctrina eugenésica nazi en forma de los movimientos de eutanasia y crecimiento cero? ¿En qué tipo de mundo vivimos, para que hechos tan sorprendentes no sean de conocimiento general?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Príncipes nazis y sus banqueros judíos

 

El sistema del Consejo Privado

Espero que cada vez esté más claro que el Imperio Británico y sus aspiraciones de control de la población nunca terminaron con la cancelación del proyecto de Hitler en 1945.

Espero que también esté quedando claro que este imperio nunca fue la nación de Gran Bretaña, su Parlamento o su pueblo.

El verdadero Imperio siempre ha sido una oligarquía financiera que es utilizada por una vasta red de estructuras de poder para promover los intereses de la aristocracia de Europa; El epicentro actual del poder son las monarquías anglo-holandesas (también conocidas como los Montes de Todos los Honores). Es este poder el que controla el Grupo Bilderberg, su apéndice menor el Foro Económico Mundial, y dirige la política estadounidense a través del Consejo de Relaciones Exteriores con sede en Nueva York (la versión estadounidense de Chatham House) apodado por Hillary Clinton como “la nave nodriza”.

Chatham House es otro nombre del Royal Institute for International Affairs (RIIA) iniciado en 1919 por los principales milneristas del Movimiento de la Mesa Redonda que crearon el Council on Foreign Relations (CFR) para promover la eugenesia y el gobierno mundial bajo la Sociedad de Naciones. La rama estadounidense recibió su nombre para evitar alusiones a la terminología británica debido a la desconfianza de los estadounidenses hacia las intrigas británicas. Las ramas canadiense y australiana se iniciaron en 1928 y, desde entonces, son dirigidas en su mayoría por agentes formados en Oxford. En el caso de Estados Unidos, el actual presidente del CFR, Richard Haass, se graduó en Oxford como becario Rhodes en 1978.

Fue a un importante miembro de Chatham House, Lord Lothian, en 1937, a quien Hitler expuso su concepto del Nuevo Orden Mundial anglo-alemán diciendo: “Alemania, Inglaterra, Francia, Italia, Estados Unidos y Escandinavia… deberían llegar a algún acuerdo por el que impidieran a sus nacionales ayudar a la industrialización de países como China, e India. Es suicida promover el establecimiento en los países agrícolas de Asia de industrias manufactureras.” (1)

Cualquier tecnócrata que impulsara un plan de “Reconstruir mejor para el mundo” o un “New Deal verde global” podría haber dicho lo mismo.

En la actualidad, el Instituto Canadiense de Asuntos Internacionales ha pasado a llamarse Consejo Internacional Canadiense (CIC). El CIC está presidido por el especialista en cambio de régimen formado en Oxford, Ben Rowswell, que trabajó estrechamente con la Consejera Privada Chrystia Freeland en el intento de derrocar al gobierno de Maduro a favor del títere del FEM, Juan Guaido, que continúa hasta hoy.

Un pilar clave en el control sobre las colonias de la influencia anglo-holandesa sigue siendo el sistema del Consejo Privado, que está centrado en Gran Bretaña, pero tiene ramas secundarias en determinados países de la Commonwealth. Es bajo la influencia del Consejo Privado donde se instituyen los operativos de nivel inferior en forma de viceministros, el Consejo del Tesoro, los Comités Selectos y otros funcionarios designados en la Administración Pública. Otros nodos clave del sector público y privado gestionan los intereses de la Corona. Todos los miembros del gabinete del gobierno son nombrados Consejeros Privados y todos los Consejeros Privados prestan un juramento de secreto y lealtad a la Reina que incluye el juramento de mantener en secreto lo que se hable en las reuniones del Consejo Privado. (2)

Cosas extrañas para los parangones del “orden libre y democrático basado en reglas”.

Como debería recordarnos el documental de Channel 4 sobre el rey nazi, hay ciertos armarios reales que ya no pueden contener los voluminosos esqueletos que ciertas fuerzas poderosas han deseado que se oculten para siempre. La incapacidad de la civilización occidental para rechazar la jerga orwelliana y otras inversiones de la verdad ha dado lugar a una tensión existencial que se resolverá de un modo u otro. Está por ver si el legado antihumano de Hitler, el Príncipe Felipe, Eduardo VIII y otros nazis reales del pasado y del presente empujan a la humanidad a una nueva Edad Oscura o si rompemos nuestro letargo y buscamos un nuevo destino más digno.

 

¿Por qué el establishment angloestadounidense se arriesga a provocar una guerra nuclear para defender su orden mundial que se derrumba?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Matthew Ehret: New Revelations Shed Light on Nazi Roots of House of Saxe-Coburg-Gotha.

Te puede interesar

Contenidos

El diputado suizo y ex jefe de redacción del diario La Tribune de Genève, Guy ‎Mettan, retrata al saltimbanqui que hoy hace el papel...

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Contenidos

El gobierno ucraniano busca garantizar la destrucción de 100 millones de libros que «divulgan el Mal». ‎Europa y el mundo no habían asistido a...

Contenidos

Esta obra es muy oportuna ahora que una maligna plaga maltusiana se extiende por todo el mundo occidental. La Administración Biden está plenamente comprometida...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY