Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Nuevas revelaciones arrojan luz sobre las raíces británicas del Estado profundo

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Matthew Ehret

El 4 de febrero de 2021 se publicaron en línea, de forma anónima, una increíble serie de documentos originales con la mayor serie de pruebas de que la Inteligencia Británica, el GCHQ y el MI6, operando a través de una multitud de organizaciones de fachada como Bellingcat y la Iniciativa de Integridad, han estado trabajando sin parar durante más de 6 años para socavar a Siria, Rusia y una serie de otros estados soberanos. Estos documentos se pueden encontrar en su totalidad aquí:

OP. HMG Trojan Horse. Part 4: Undermining Russia I – Telegraph

Para aquellos que no lo sepan, la Iniciativa de Integridad es una organización de propaganda antirrusa financiada con 140 millones de dólares por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico.

La exposición de la mano británica entre bastidores nos ofrece una visión única de las verdaderas fuerzas históricas que socavan la verdadera tradición constitucional de Estados Unidos a lo largo del siglo XX, y también la formación orgánica de un mundo de repúblicas soberanas desde el siglo XIX hasta el presente.

Uno de los mayores obstáculos para ver este modus operandi dirigido por el Imperio Británico se encuentra en la creencia en una mitología que se ha incrustado en la psique mundial durante más de medio siglo y de la que deberíamos hacer todo lo posible por liberarnos.

 

Desmontando el mito del “Imperio Estadounidense”

Aunque durante más de 70 años se ha promovido la narrativa de que el Imperio Británico desapareció tras la Segunda Guerra Mundial y fue sustituido por el “Imperio Estadounidense”, es lo más alejado de la realidad. Estados Unidos, tal y como está representado constitucionalmente por sus mejores presidentes (que desgraciadamente pueden ser identificados por su temprana muerte mientras ocupaban el cargo), nunca fue colonialista y siempre estuvo a favor de frenar las instituciones británicas en casa mientras luchaba contra el pensamiento colonial británico en el extranjero.

La batalla de trece años de Franklin Roosevelt con el Estado profundo, al que se refirió como los “monárquicos económicos que deberían haber abandonado América en 1776″, fue definida en términos claros por su patriótico vicepresidente Henry Wallace, que advirtió de la aparición de un nuevo fascismo angloamericano en 1944 cuando dijo:

“El fascismo en la posguerra inevitablemente impulsará el imperialismo anglosajón y finalmente la guerra con Rusia. Los fascistas americanos ya hablan y escriben sobre este conflicto y lo utilizan como excusa para sus odios e intolerancias internas hacia ciertas razas, credos y clases.”

El hecho es que ya en 1944, una política de imperialismo anglosajón había sido promovida de forma subversiva por los think tanks dirigidos por británicos conocidos como el Round Table Movement y la Fabian Society, y las semillas ya habían sido puestas para la guerra fría antirrusa por esos fascistas estadounidenses dirigidos por británicos. No es una coincidencia que esta política fascista de la Guerra Fría fuera anunciada en un discurso del 5 de marzo de 1946 en Fulton, Missouri, por nada menos que el seguidor de la Mesa Redonda, Winston Churchill.

 

El Imperio ataca

Cuando se creó el Movimiento de la Mesa Redonda con fondos del Rhodes Trust en 1902, se trazó un nuevo plan para crear una nueva élite tecnocrática que gestionara el resurgimiento del nuevo Imperio Británico y aplastara la aparición del nacionalismo de inspiración estadounidense a nivel mundial. Esta organización estaría formada por generaciones de becarios de Rhodes que recibirían su adoctrinamiento en Oxford antes de ser enviados de vuelta para promover una agenda de “estado posnacional” en sus respectivos países.

Esta agenda seguía en gran medida el mandato establecido por Cecil Rhodes en su Séptimo Testamento que decía “¿Por qué no formar una sociedad secreta con un solo objeto: el fomento del Imperio Británico y la puesta de todo el mundo incivilizado bajo el dominio británico, para la recuperación de los Estados Unidos, y para hacer de la raza anglosajona un solo Imperio?”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Con la ayuda de un presidente anglófilo y racista en Estados Unidos, las principales figuras que organizaban estos grupos de reflexión impulsaron primero un programa para crear una “Liga de Naciones” como solución al “problema nacionalista” que, según se dijo, había “causado” la Primera Guerra Mundial. Las fuerzas nacionalistas de Estados Unidos rechazaron la idea de que la constitución quedara obsoleta y el plan de gobierno global fracasó. Sin embargo, eso no impidió que el Movimiento de la Mesa Redonda lo volviera a intentar. El principal controlador de la Mesa Redonda, Lord Lothian (embajador británico en Estados Unidos), se quejó del “problema americano” en 1918.

“Existe un concepto fundamentalmente diferente respecto a esta cuestión entre Gran Bretaña y Estados Unidos en cuanto a la necesidad de un control civilizado sobre pueblos políticamente atrasados…. Los habitantes de África y partes de Asia han demostrado ser incapaces de gobernarse a sí mismos…. Sin embargo, Estados Unidos no sólo no tiene ninguna concepción de este aspecto del problema, sino que se le ha hecho creer que la asunción de este tipo de responsabilidad es un imperialismo inicuo.

 

Del Mediterráneo al Atlántico: El imperio anglo-veneciano de la nobleza negra

 

Adoptan ante el problema del gobierno mundial una actitud exactamente análoga a la que [antes] adoptaron ante el problema de la guerra mundial. Si tardan en aprender, estaremos condenados a un período de relaciones tensas entre las diversas partes del mundo de habla inglesa. Tenemos que meter en la cabeza de los canadienses y de los estadounidenses que una parte de la carga del gobierno mundial es una responsabilidad tan grande y gloriosa como la participación en la guerra”.

Un líder chino de la revolución republicana de 1911 inspirada en Estados Unidos, llamado Sun Yat-sen, advirtió en 1924 sobre personas como Lord Lothian y la Sociedad de Naciones cuando dijo: “Las naciones que emplean el imperialismo para conquistar a otras y que intentan mantener sus propias posiciones favorecidas como señores soberanos de todo el mundo abogan por el cosmopolitismo [también conocido como: gobierno global/globalización -ed] y quieren que el mundo se una a ellos… El nacionalismo es esa preciosa posesión por la que la humanidad mantiene su existencia. Si el nacionalismo decae, cuando el cosmopolitismo florezca seremos incapaces de sobrevivir y seremos eliminados”.

 

La misma bestia con diferente nombre

En 1919, el Movimiento de la Mesa Redonda cambió su nombre por el de Real Instituto de Asuntos Internacionales (también conocido como Chatham House), y el nombre de “Mesa Redonda” quedó relegado a su revista geopolítica. En Canadá y Australia se crearon sucursales en 1928 bajo la rúbrica de “Canadian and Australian Institutes for International Affairs” (CIIA, AIIA). Sin embargo, en Estados Unidos, donde el conocimiento del papel subversivo del Imperio Británico era más conocido, el nombre “American Institute for International Affairs” era todavía demasiado delicado. En su lugar, se eligió el nombre de “Consejo de Relaciones Exteriores” y se constituyó en 1921.

El CFR (y sus homólogos internacionales de Chatham House), que contaban con becarios de Rhodes y fabianos en el mundo académico, el gobierno y el sector privado, se autodenominaban “grupos de reflexión independientes” con la misión de promover una agenda de política exterior que estuviera en consonancia con el sueño del Imperio Británico de una “relación especial” angloamericana. Uno de esos becarios de Rhodes fue William Yandall Elliot, que desempeñó un papel importante como mentor de Henry Kissinger y de una generación de geopolíticos de Harvard, entre los que se encuentran Zbigniew Brzezinski, Pierre Elliot Trudeau y Samuel (Choque de civilizaciones) Huntington.

 

La Mesa Redonda en Canadá y el golpe contra FDR

En Canadá, cinco destacados eruditos de Rhodes estaban ocupados creando la Liga de Reconstrucción Social como una autodenominada “Sociedad Fabiana de Canadá” en 1931, que pretendía ser una respuesta fascista/tecnocrática al caos del “nacionalismo codicioso” que supuestamente causó el colapso económico del Viernes Negro de 1929. Al mismo tiempo en América, un camino diferente al fascismo fue tomado por estas redes durante los primeros años de la década de 1930. Este plan implicaba instalar a un general llamado Smedley Butler en el poder como dictador títere dirigido por el establishment angloamericano. Por suerte para Estados Unidos y el mundo, el general Butler denunció el golpe de Estado contra Franklin Roosevelt en el último momento.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La toma de posesión británica de Estados Unidos por parte de Kissinger

Aunque fueron necesarios algunos asesinatos durante los años de la posguerra, la toma de posesión de Kissinger en el Departamento de Estado marcó el comienzo de una nueva era de ocupación británica de la política exterior estadounidense, en la que la república se convirtió cada vez más en el “Gigante Mudo” que actuaba como “Brawn americano para los cerebros británicos”, utilizando las palabras de Churchill. Mientras una generación nihilista de jóvenes se sintonizaba con el LSD, y una vieja guardia de patriotas que rodeaba a Wallace y Kennedy había caído en la caza de brujas del “miedo rojo”, la teoría geopolítica fue alimentada como un dulce veneno en la garganta de una nación dormida, sustituyendo una política de paz y “cooperación en la que todos ganan” avanzada por verdaderos patriotas nacionalistas como FDR, Wallace y los Kennedy, por un clon imperial disfrazado de república.

Sir Kissinger no hizo más que revelar su total lealtad al Imperio Británico el 10 de mayo de 1981 durante una conferencia de Chatham House en Gran Bretaña, cuando describió su relación con el Ministerio de Asuntos Exteriores británico en los siguientes términos: “Los británicos fueron tan serviciales que se convirtieron en un participante en las deliberaciones internas estadounidenses, en un grado probablemente nunca practicado entre naciones soberanas… En mi encarnación de la Casa Blanca entonces, mantuve al Ministerio de Asuntos Exteriores británico mejor informado y más estrechamente comprometido que al Departamento de Estado estadounidense… Fue sintomático”.

Durante este periodo, Kissinger trabajó estrechamente con el director de la CIA, George Bush padre, que más tarde fue recompensado por su papel en la promoción de la primera guerra contra Kuwait, planeada por los británicos, con un título de caballero. Esta guerra preparó el terreno para la segunda oleada de guerras en Oriente Medio, que comenzó con la operación orquestada por los anglosajones y los saudíes conocida como el 11 de septiembre y el inicio del nuevo “orden postestatal” por Kissinger y Blair.

Esta fue la era que tanto Kissinger como Bush celebraron en diversos lugares como “el Nuevo Orden Mundial”.

 

El distópico nuevo orden mundial amenazado por un nuevo acuerdo del siglo XXI

Es este orden geopolítico distópico el que ha sido desafiado por la alianza Rusia-China que surgió en serio con el anuncio de Xi Jinping en 2013 de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta como el Gran diseño de proyectos de infraestructura a gran escala a nivel internacional y en septiembre de 2015 con la intervención de Vladimir Putin en Siria que derrotó el paradigma hobbesiano de cambio de régimen que envenenó a Occidente.

Es este mismo estado profundo dirigido por los británicos el que posee a Robert Mueller, dirigió una revolución de color de cuatro años en los Estados Unidos contra el presidente Trump y que finalmente tuvo éxito en su ambición con el engaño electoral de 2020. Estas fuerzas que están impulsando un “Gran Reajuste Feudal” hoy sólo pueden ser detenidas por: 1) una reorganización al estilo FDR del sistema bancario en quiebra y 2) el desencadenamiento de una Nueva Ruta de la Seda global como el New Deal del siglo XXI.

 

Reuters, la BBC y Bellingcat participaron en programas encubiertos del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido para ‘debilitar a Rusia’

 

Fuente:

Matthew Ehret — New Revelations Shed Light on the British Roots of the Deep State.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa “El crecimiento demográfico probablemente sea la amenaza de largo plazo más grave para la supervivencia… En caso de que reencarnara, me...

Contenidos

Por Red Voltaire Una asociación que se hace llamar Comisión por la Justicia Internacional y la Responsabilidad ‎‎(CIJA, siglas en inglés correspondientes a Commission...

Contenidos

El golpe de Estado abortado en Jordania no tiene nada que ver con una rivalidad ‎interna en el seno de la familia real, aunque...

Contenidos

Por Matthew Ehret A mediados de los años 90, una serie de reportajes publicados en el Independent y otros medios sacaron a la luz...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon