Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Notas sobre la reunión de Alaska entre China y Estados Unidos

Por Matthew Ehret

Al llegar a las conversaciones diplomáticas del 18 de marzo entre delegados estadounidenses y chinos para discutir los intereses estratégicos a largo plazo de ambas naciones, China proyectaba una esperanza en gran medida positiva de que los días de agresión militar, guerras comerciales, sanciones e injerencia en los asuntos de China que caracterizaron gran parte de los últimos 8 años podrían finalmente estar llegando a su fin.

Tenían algunas razones para hacer sus suposiciones esperanzadoras, ya que los comunicados de prensa del Departamento de Estado estadounidense anunciaban que las reuniones “pondrían de relieve la cooperación que promueve la paz, la seguridad y la cooperación en la región del Indo-Pacífico y en todo el mundo”.

Los chinos ciertamente esperaban que las sanciones impuestas bajo el mandato de Trump pudieran ser revertidas por la nueva administración y que el nuevo equipo pudiera respetar el derecho soberano de China a perseguir sus intereses económicos sin ser visto como un oponente al decadente imperio occidental. Es comprensible que se hayan cansado de lidiar con la constante intimidación unipolar como ha sido tan común desde que se anunció por primera vez el Pivote Asiático de Obama en 2012. En respuesta a la presión de un imperio moribundo que intenta imponer inseguramente su voluntad a una nación en crecimiento que pronto se encontrará como líder económico del mundo, China ha respondido constantemente con clase y moderación llamando a la cooperación y al diálogo.

En varias ocasiones a lo largo de los últimos años, China ha ofrecido a EE.UU. y a otras naciones occidentales que necesitan desesperadamente un verdadero desarrollo económico, oportunidades para cooperar en la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, en la investigación espacial y en otros sectores de cooperación en los que todos ganan, citando estos ámbitos como inclusivos y beneficiosos para todos los participantes. El hecho de que los chinos hayan hecho estas ofertas no es sorprendente. Estados Unidos está en bancarrota económica, asentado sobre una burbuja hiperinflacionaria alimentada por los derivados y a punto de estallar, desprovisto de cualquier capacidad de fabricación significativa de la que alguna vez disfrutó y militarmente sobreextendido más allá de lo imaginable. Así que no es que cooperar en la BRI no sea de interés para Estados Unidos… como nación soberana.

Pero actualmente, los EE.UU. no son realmente un estado soberano. Se trata de algo más.

Y esta triste realidad abofeteó a la delegación china en el momento en que los representantes estadounidenses Anthony Blinken y Andrew Sullivan abrieron la boca durante los discursos de apertura y no hicieron más que escupir veneno beligerante contra sus homólogos asiáticos. Blinken comenzó con sus condescendientes reproches a la influencia perturbadora de China sobre el “orden internacional basado en normas”, condenó a China por sus supuestos ciberataques y el trato aparentemente despiadado a los uigures, Hong Kong, los tibetanos y Taiwán. Sullivan hizo lo propio promoviendo la importancia de la “Cuadrilateral” antichina (a menudo apodada la “OTAN del Pacífico”) y señaló la virtud del “ingenio” y el liderazgo estadounidenses.

Utilizando la mejor jerga disponible para un diplomático estadounidense en estos días, Blinken condenó la perspectiva de “la fuerza hace el derecho” que ha causado tantas injusticias a lo largo de los años y que aparentemente guía el pensamiento de China, diciendo: “La alternativa a un orden basado en normas es un mundo en el que la fuerza hace el bien y los ganadores se lo llevan todo, y eso sería un mundo mucho más violento e inestable para todos nosotros”.

Por supuesto, uno podría sentirse confundido por esta afirmación, ya que China sólo tiene una base militar extranjera en Yibuti, no ha iniciado ninguna guerra nueva en generaciones y ha sacado a casi mil millones de personas de la pobreza, pero eso es sólo porque no recibe informes de calidad de la CIA como Blinken y Sullivan.

Las respuestas de Yang Jiechi y Wang Yi supusieron un aleccionador mazazo de realidad, ya que ambos estadistas aprovecharon la oportunidad para dedicar 42 minutos a exponer con crudeza la magnitud del veneno hipócrita que supone ensalzar la democracia en el extranjero mientras no es capaz de ganarse el apoyo de su propia población citando a BLM. Jiechi también contrastó el uso obsesivo de EE.UU. de los cambios de régimen y las guerras en todo el mundo en defensa del “orden basado en reglas” dirigido por Washington con el historial de China para acabar con la pobreza extrema ganando el apoyo de sus ciudadanos y construyendo grandes proyectos de infraestructura en el extranjero.

Al denunciar la falsa intención de la delegación estadounidense al organizar las conversaciones, Jiechi declaró:

“¿No es la intención de Estados Unidos —a juzgar por la forma en que ha hecho su discurso de apertura— que quiere hablar a China de forma condescendiente desde una posición de fuerza? ¿Estaba todo esto cuidadosamente planeado y orquestado con todos los preparativos en marcha? ¿Es esa la forma en que esperaban llevar a cabo este diálogo? Bueno, creo que pensábamos demasiado bien de los Estados Unidos. Pensábamos que la parte estadounidense seguiría los protocolos diplomáticos necesarios”.

Jiechi continuó:

“Así que permítanme decir aquí que, frente a la parte china, Estados Unidos no tiene la calificación para decir que quiere hablar con China desde una posición de fuerza. La parte estadounidense ni siquiera estaba cualificada para decir tales cosas incluso hace 20 o 30 años, porque esta no es la forma de tratar con el pueblo chino. Si Estados Unidos quiere tratar adecuadamente con la parte china, entonces sigamos los protocolos necesarios y hagamos las cosas de la manera correcta”.

En los días siguientes de reuniones, no debería sorprender que se produjera muy poco en cuanto a la resolución seria del conflicto. De hecho, los únicos puntos de acuerdo sólidos que permitió la parte estadounidense fueron dos protocolos conjuntos que se ajustan perfectamente a los objetivos del sistema cerrado maltusiano de la agenda del Gran Reseteo, que intenta instaurar un orden mundial postestatal a raíz del inminente colapso económico. Estos incluyen:

1) un programa conjunto para coordinar más estrechamente la lucha contra el calentamiento global a través de las finanzas verdes y las redes de energía verde y

2) la coordinación de los programas de vacunación COVID-19.

 

Nada de lo que está haciendo China relacionado con el crecimiento científico y tecnológico real, la banca sin condiciones a largo plazo o la exterminación de la pobreza fue permitido por el lado estadounidense por razones que ya deberían ser obvias para el lector informado.

Aunque Blinken anunció en el comunicado de prensa posterior a la conferencia que se discutió la cooperación espacial entre las dos potencias, es un hecho tan cierto como la gravedad que los tecnócratas imperiales que dirigen la Casa Blanca de Biden se oponen tan ideológicamente al tipo de programas de sistema abierto que crea la cooperación espacial que los comentarios de Blinken seguramente se quedarán en palabras muertas.

Lo que está claro al salir de la reunión de Alaska es que la Administración Biden está comprometida a acelerar los peores elementos de las prácticas “imperiales duras” de cercar militarmente a China mientras se construye la alianza militar QUAD, por un lado, mientras que también se avanza en las prácticas “imperiales blandas” de arrastrar a China a tratados inquebrantables de descarbonización y regímenes de salud médica controlados por tecnócratas supranacionales en nombre de la oligarquía angloamericana.

 

Fuente:

Matthew Ehret: China Hit With Sobering Splash of Reality as Alaskan Talks Melt Under Heat of U.S. Belligerence; 24 de diciembre de 2021.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Contenidos

Por Bill Jones China ha reaccionado enérgicamente al discurso inaugural del 20 de mayo del nuevo presidente de Taiwán, Lai Ching-te, ya que indicaba...

Contenidos

Por Dean Andromidas La Armada y la Fuerza Aérea chinas llevaron a cabo hoy ataques simulados contra Taiwán, durante un ejercicio militar que rodeó...

Contenidos

La teniente coronel retirada de la USAF, Karen Kwiatkowski, considera que los únicos factores que unen hoy al Congreso de los Estados Unidos son...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram