En su actualización geopolítica del 22 de mayo, Benjamin Fulford sugiere que la declaración de guerra comercial del presidente Donald Trump contra el mundo en realidad se trata de una estrategia temeraria para negociar la inminente bancarrota de los Estados Unidos. Con Trump, dice Fulford, «los EE.UU. se están rebelando contra un sistema internacional que ha saqueado a su pueblo en nombre de los oligarcas globalistas.” Para otros analistas, por el contrario, Trump sólo es un títere más que sigue órdenes y sus señales contradictorias son parte de una estrategia para inducir el apocalipsis no sólo de occidente sino también el “apocalipsis de la información” y en general la capacidad del ser humano para describir la realidad. Si bien parece ser cierto que Trump está negociando la bancarrota de los EE.UU, hasta el momento no parece que eso sea con el propósito de acabar con la oligarquía globalista, sino sólo con los resabios e inercias de una facción de la misma. En cambio, otras facciones vigentes—como los Rothschild— ya se llevaron su oro a China y están en el tren del nuevo sistema financiero respaldado por oro que impulsará el BRICS. Y no sólo eso, también están invirtiendo en otras formas de economía alternativa, como las criptodivisas. Seguramente estas y otras familias de la élite global mutarán —incluso tal vez se cambien el apellido como ya lo han hecho en el pasado— y el mundo seguirá expuesto a su agenda satánica. Por eso es importante imprimir una frase de Daniel Estulin para recordarla siempre que nos encontremos frente a un nuevo dilema del apocalipsis de la información: “Los que soportan a Trump son los círculos financieros no-americanos centralizados en la ciudad de Londres, Hong Kong —centro mundial de lavado de dinero, drogas e inteligencia bajo control británico— los círculos que quedan del imperio británico, los Rothschild, la élite europea representada por la vieja aristocracia europea, la aristocracia austrohúngara, la nobleza otomana y la nobleza negra veneciana (que controla el Vaticano jesuita), y luego en menor medida, las agencias de inteligencia, etc. Son grandes grupos de personas, con mucho poder a lo largo de la historia (…) Detrás de HSBC, Black Rock, Goldman Sachs y Standard Chartered y la red corporativa global que controla el mundo están los Rothschild, George Soros y con ellos la realeza británica. Pero los planificadres, que son cabalistas, estan por encima de la Realeza y de los Rothschild, y están llevando a cabo un plan salomónico de 3000 años de antigüedad.” Ellos son los emisarios de entidades arcónticas interdimensionales no humanas que son los verdaderos dueños de Earth Inc. De este modo, sea cual sea la trama, lo único evidente es que la emancipación de la humanidad no vendrá de mano de ninguna élite ni proyecto global, sino del humano mismo inter-conectado con la conciencia hasta lograr la masa crítica para construir su propia realidad colectiva.

 

Según Fulford, la contradicción que estamos viendo en la política de Trump podría sintetizarse de este modo:

“Una forma más sencilla de expresarlo sería decir que los Estados Unidos se están rebelando contra un sistema internacional que ha saqueado a su pueblo en nombre de los oligarcas globalistas. Otra forma de decirlo es decir que el mundo está negociando un reemplazo para el sistema petro-dólar. En cualquier caso, ahora podemos esperar mucho más gritos y fanfarronadas, y posiblemente incluso una o más bombas nucleares, a medida que avancen estas negociaciones.”

El de Fulford es un análisis congruente, aunque inexacto cuando dice que los EE.UU. se está rebelando contra un Cabal de oligarcas globalistas, pues se sabe que a Trump lo creó y lo maneja una facción de oligarcas globalistas quienes están reorganizando sus alianzas y prepárandose para seguir al control después del reinicio financiero global, como sostiene el analista Daniel Estulin.

Según Estulin, la claudicación del modelo económico de expansión sin limite de los Rockefeller claudicó en 2012 a favor de los Rothschild, quienes defienden el patrón oro, pues ellos mismos controlan negocios de oro, diamantes y droga. De este modo, tras la reorganización de alianzas entre las élites globales, la élite sionista sátanica —en su facción Rothschild— ya está involucrada en la confección del nuevo esquema oro respaldado por recursos naturales que será impulsado por los países del BRICS y el G-77, y que será la base del nuevo sistema financiero tras el reseteo financiero global. De hecho, los sionistas y cabalistas también ya están involucrados en otros modelos alternativos al sistema actual, como es el caso de las criptomonedas y específicamente Bitcoin, en los que los Rothschild y Soros han reconocido públicamente su participación directa.

Por todo esto es importante entender que la destrucción del modelo global babilónico basado en el endeudamiento de la humanidad, no es una cuestión entre países, sino entre élites que se están reorganizando para seguir con el control mundial bajo un nuevo modelo que no los delate tan fácilmente. Por eso es que las élites necesitan narrativas que reiteren y hagan creer a la gente que el mundo funciona de acuerdo a intereses nacionales, cuando la realidad es que un puñado de élites globales en la sombra controlan los proyectos de estado-nación.

Esto lo ha explicado muy bien el escritor y ex-agente de inteligencia de los EE.UU., el Dr. Steve Pieczenic, quien ha definido la guerra entre estas narrativas contradictorias como “el apocalipsis de la información”. En ese contexto, el apocalipsis sería una suma de contradicciones (aporías) que se anulan unas a otras a través de una autodeconstrucción hasta anular el sistema bajo el cual funcionan (un orden establecido), normalmente con la finalidad de imponer uno nuevo. Eso se complementaría con la dialéctica de la tesis-antítesis-síntesis hegeliana, en la cual el apocalipsis de la información que estamos viviendo sería la contraposición de la antítesis a la tesis para sintetizarla en una nueva versión de la tesis pero ya adulterada con anabólicos, es decir la jugada maestra que nos conduciría a la imposición del anhelado nuevo orden orwelliano arcóntico de la inteligencia artificial.

“La tesis del apocalipsis de la información que ahora mismo se vive en el planeta, significa que el hecho puede convertirse en ficción y la ficción puede ser un hecho. En la ficción, la narrativa tiene una consistencia interna que debe existir para que las narrativas tengan validez. Pero en el apocalipsis de la información, la avalancha de información es tal que ya no tienes bases para probar la realidad. El escritor de ficción ya no puede evaluar si la narración es correcta o no, porque la realidad que se presenta es tan extraña que no es creíble.” (Fuente: Steve Pieczenic)

Trump se ha perfilado como un especialista en la aplicación del apocalipsis de la información, unas veces actuando como que opera en contra de la élite global y otras veces actuando claramente a su favor.

 

Ruptura con Europa: La decisión de Trump de abandonar el acuerdo nuclear iraní

Por último, Fulford sugiere que la idea de Trump de abandonar el acuerdo nuclear iraní no tiene nada que ver con las armas nucleares y realmente se trata del anuncio de Irán de que venderá petróleo a Europa a precios de Euros, y no de petro-dólares.

En público, esta disputa se puede ver en la mayor división abierta entre las potencias europeas y los Estados Unidos desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Tenemos los líderes de Francia, Alemania y la Unión Europea pidiendo abiertamente el fin de la posguerra Alianza europea / estadounidense. El lado estadounidense, por su parte, ha amenazado públicamente las sanciones contra los países europeos. Debajo de la superficie, una campaña de asesinato de los Estados Unidos contra los líderes desobedientes de la UE también es una buena suposición.

Lo cierto es que todos ellos juegan escenificaciones que parecen cada vez más una pantomima ensayada para dar soporte a la trama del apocalipsis bíblico, que en este contexto sería un recurso para ejecutar el guión de su proyecto milenario.

Para instaurar el nuevo modelo global que cada vez está mejor definido, la élite global debe justificar cada maniobra cuidadosamente. Ellos deben convencer a las masas de que todo ocurra conforme al “sentido común” aunque detrás de sus maniobras haya un montaje, por eso es que el título del artículo de Benjamin Fulford: “Declaración de guerra comercial global de Trump llevará al mundo a un punto crítico” parece más una sentencia que una interpretación. Pues la élite global necesita crear ese punto crítico para dinamitar el viejo sistema financiero e instaurar el nuevo sin que nadie se sienta decepcionado. A fin de cuentas, los más escépticos saben que todo es una mentira, mientras que los idealistas creen que todo es parte de un cambio global de “Nueva Era” y los 300 millones de estadounidenses y las economías que dependen de los EE.UU. sólo podrán creer que no tuvieron más remedio.

Por eso es importante imprimir una frase de Daniel Estulin para recordarla siempre que nos encontremos frente a un nuevo dilema del apocalipsis de la información de Donald Trump:

“Los que soportan a Trump son los círculos financieros no-americanos centralizados en la ciudad de Londres, Hong Kong —centro mundial de lavado de dinero, drogas e inteligencia bajo control británico— los círculos que quedan del imperio británico, los Rothschild, la élite europea representada por la vieja aristocracia europea, la aristocracia austrohúngara, la nobleza otomana y la nobleza negra veneciana (que controla el Vaticano jesuita), y luego en menor medida, las agencias de inteligencia, etc. Son grandes grupos de personas, con mucho poder a lo largo de la historia (…) Detrás de HSBC, Black Rock, Goldman Sachs y Standard Chartered y la red corporativa global que controla el mundo están los Rothschild, George Soros y con ellos la realeza británica. Pero los planificadres, que son cabalistas, estan por encima de la Realeza y de los Rothschild, y están llevando a cabo un plan salomónico de 3000 años de antigüedad.” (Fuente: Daniel Estulin)

“Política del cielo” o exopolítica, como la llama Michael Salla. Qué manera tan poética de referirse a la agenda de satanás en la Tierra, el error del demiurgo, o las matemáticas euclipedas alfanuméricas. Porque sea cual sea la trama, lo único evidente es que la emancipación de la humanidad no vendrá de mano de ninguna élite ni proyecto global, sino del humano mismo inter-conectado con la conciencia hasta lograr la masa crítica para construir su propia realidad colectiva.

 

Fuentes:

1. Mente Alternativa — Trump es una creación de los Rothschild y parte de una guerra secreta al interior de la élite global.

2. Dr. Steve Pieczenik — El apocalipsis de la información de la inteligencia artificial.

3. Benjamin Fulford — Trump’s universal trade war declaration is bringing events to a head.

4. CGTN — China’s fascination with the Rothschild family.

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion