zmeQ406YhGE

En ‘El Libro Negro de la Nueva Izquierda: Ideología de género o subversión cultural’, el escritor argentino Nicolás Márquez analiza cómo la “Nueva Izquierda” ha transformado la dialéctica marxista que antes reclutó y usó al obrero, para aplicarla para reclutar y utilizar a otro tipo de minorías que podríamos llamar “culturalmente oprimidas”, como las asociadas al movimiento LGBT y a la pedofilia. Desde el punto de vista conceptual, si la ideología de género no acepta ningún patrón moral, biológico ni natural y la sexualidad se contempla como una mera construcción artificial, entonces ya nada nos limita a aceptar lo que los globos pedófilos llaman una suerte de “sexualidad intergeneracional” que permite que un hombre de cincuenta años de edad tenga acceso sexual a un niño de cinco. Es decir, si nosotros no tenemos ningún patrón sólo nos abocaríamos a deconstruir la sexualidad hasta llegar a cualquier extremo inconcebible. Desde el punto de vista político ya hay antecedentes muy claros de que el movimiento LGBT y los lobbies pedófilos marchan unidos y se entremezclan. Los ejemplos abundan, desde el caso de Harry Hay, quien fundó dos asociaciones pro LGBT muy emblemáticas, y además fundó la Asociación Norteamericana por el Amor entre Hombres y Chicos, mejor conocida como NAMBLA, que es la organización pedófila más importante de los EE.UU. y probablemente del mundo. Pero además si analizamos y estudiamos el pensamiento de otros dos constructores de la sexualidad o de otros intelectuales que alimentaron la ideología de género, notamos que todos ellos en todo momento o en diferentes momentos de sus vidas han buscado promover la legalidad de la pedofilia, como ocurrió con la encumbrada feminista española Beatriz Preciado, el filósofo francés Michel Foucault, la propia Simone de Beauvoir, o hasta Sartre. El gobierno de Emmanuel Macron —presidente de Francia quien trabajó en la banca de la familia Rothschild—aprobó este año una ley sobre el abuso sexual y los delitos de violación que no establece un límite de edad mínimo de consentimiento, por lo que promueve la pedofilia. En Argentina, en medio de la polémica por la posible reforma de la ley de Educación Sexual Integral (ESI), una mujer denunció que tras una clase con ideología de género en Chaco, su hija comenzó a considerarse varón. Como dice el periodista Rafael Palacios, “las personas que apoyan el feminismo y el movimiento gay padecen el síndrome de Estocolmo; es decir, el propio sistema los ha traumatizado al no dejarles ser quienes son y, no consiguiendo liberarse, en su lógica rebeldía, no son capaces de revolverse contra quienes les han traumatizado, sino que acaban adoptando la ideología y valores de sus maltratadores. Estos valores no son otros que la ideología de género y los violadores de niños, seguidores de las tesis del discípulo de Freud, Alfred Kinsey, y diseñadores de lo que se conoce como “educación sexual”, es decir, la pederastia institucionalizada.”

 

 

 

 

Nueva Izquierda y deconstrucción de la sexualidad

Desde el punto de vista conceptual, si la ideología de género no acepta ningún patrón moral, biológico ni natural y la sexualidad se contempla como una mera construcción artificial, entonces ya nada nos limita a aceptar lo que los globos pedófilos llaman una suerte de “sexualidad intergeneracional” que permite que un hombre de cincuenta años de edad tenga acceso sexual a un niño de cinco. Es decir, si nosotros no tenemos ningún patrón sólo nos abocaríamos a deconstruir la sexualidad hasta llegar a cualquier extremo inconcebible.

Desde el punto de vista político ya hay antecedentes muy claros de que el movimiento LGBT y los lobbies pedófilos marchan unidos y se entremezclan.

En ‘El Libro Negro de la Nueva Izquierda: Ideología de género o subversión cultural’, que es el trabajo que co-escribí con Agustín Laje, relato una síntesis de la historia del movimiento gay norteamericano, cuyo padre fundador es Harry Hay. Él fundó dos asociaciones pro LGBT muy emblemáticas: la Sociedad Mattachine y las Hadas Radicales. Y además fundó la Asociación Norteamericana por el Amor entre Hombres y Chicos, mejor conocida como NAMBLA por sus siglas en inglés (North American Man/Boy Love Association), de la cual es miembro honorario, aunque murió hace cuatro o cinco años.

La NAMBLA es probablemente la organización pedófila más importante de los EE.UU. y probablemente la más importante del mundo. Esta es una organización que se dedica a hacer lobby para bajar la imputabilidad del consentimiento del menor para tener intimidad con un adulto. Técnicamente esto está muy bien logrado, porque no es ilegal no es ilegal que alguien haga lobby para peticionar que se reforme una ley.

Lo alarmante es que el mismo padre fundador del movimiento gay norteamericano haya sido el padre fundador del movimiento pedófilo norteamericano, y claro, que la matriz filosófica de ambas organizaciones sea la misma y que marchen juntas. Esta situación ya les ha generado problemas internos, no ha por un problema conceptual sino por un problema político. Muchas veces los lobbies LGBT han dicho no les conviene —políticamente— que todavía los asocien con los sectores pedófilos, porque esto les crea mala reputación en la prensa.

Pero además si analizamos y estudiamos el pensamiento de otros dos constructores de la sexualidad o de otros intelectuales que alimentaron la ideología de género, notamos que todos ellos en todo momento o en diferentes momentos de sus vidas han buscado promover la legalidad de la pedofilia.

Desde la encumbrada feminista española Beatriz Preciado, el filósofo Michel Foucault, la propia Simone de Beauvoir, o hasta Sartre, han firmado solicitudes en Francia pidiendo la baja de imputabilidad. Entonces estamos hablando de los personajes más encumbrados del movimiento gay hasta los más encumbrados personajes de los cuales se nutre la ideología de género.

Hoy en día se habla mucho de los derechos sexuales de lo menores y de la identidad sexual alegando que los niños no son propiedad de los padres sino que tienen una entidad autónoma, una libertad autónoma, y entonces se empieza a ver a la patria potestad como algo represivo, etcétera, etcétera.

Y en realidad de lo que se trata es de separar al niño del padre y meter al niño bajo jurisdicción estatal. Dentro de la jurisdicción estatal, lo que se busca con esto es adoctrinar a la sociedad bajo un modelo orwelliano, que es uno de los principales objetivos del llamado Nuevo Orden Mundial.

En muchos países, la educación sexual integral es ni más ni menos que el adoctrinamiento ideológico de género impartido desde las instituciones del Estado. La pedofilia también está contemplada dentro de esta agenda de adoctrinamiento centralizado, planificado, sistemático y generalizado.

La forma de ponerlo en práctica es alterando a los niños al enseñarles la autoexploración, el autoerotismo, el cambio de roles al disfrazarse del sexo opuesto, es decir incentivándoles de una forma absolutamente inapropiada y a una edad imprudente para desarraigarlos de la autoridad de la autoridad paterna.

Esto se está dando en Argentina y en toda América Latina pero es un asunto absolutamente vigente en resto del mundo occidental porque no se trata de una agenda regional sino de una agenda global. En algunos países la agenda entra con más intensidad que en otros donde hay más resistencia y hay que ser más sutil. Por lo tanto se actúa en función de cada contexto local. Pero esto forma parte una agenda integral global.

La baja de la imputabilidad del consentimiento sexual —por ejemplo— es una realidad hoy en Francia. En los EE.UU. se ha hecho lobby para que la OMS y la Asociación de Psiquiatría de Americana remueva a la pedofilia como una perversión sexual y la reduzca a la categoría de parafilia, que parecería algo bastante menos grave.

Por lo tanto, si estamos viendo que los grupos pro género y los ideólogos e intelectuales se han manifestado en favor de la pedofilia en sus libros y en sus solicitudes, y si tantas personalidades reputadas y acreditadas, entonces queda claro que no estamos hablando de una construcción paranoica sino de un lobby que viene avanzando.

Esta es una agresión que viene desde la izquierda que se ha reconvertido después de la caída del muro de Berlín y después de la caída de la Unión Soviética. Aquello que llamamos marxismo cultural tiene muchos tentáculos. Y fueron todos estos pensadores antes mencionados y todos los militantes inequívocamente rodados con la izquierda quienes han apuntado a una suerte de post marxismo. Son los pensadores posteriores a Marx que han reconvertido la dialéctica, los propios militantes de izquierda que antes iban a tratar de reclutar y utilizar al obrero, y ahora van a tratar de reclutar y utilizar a otro tipo de minorías que podríamos llamar “culturalmente oprimidas.” Ya no se trata de una suerte de opresión económica sino de otro tipo de opresiones y ahí aparece la ideología de género entre otras metástasis.

 

Mujer argentina denunció que tras una clase de ‘ideología de género’, su hija empezó a considerarse varón

En medio de la polémica por la posible reforma de la ley de Educación Sexual Integral (ESI), una mujer denunció que tras una clase con ideología de género en Chaco, Argentina, su hija comenzó a considerarse varón.

El hecho ocurrió en un jardín de infantes del barrio Güiraldes, en Resistencia, y la protagonista es una niña de apenas 4 años de edad. Fue la propia madre de la menor la que dio aviso de la situación al titular del movimiento UNIR, Luis Cabrera, durante la multitudinaria marcha que se realizó este domingo en la capital provincial, en el marco de la movilización nacional “Con mis hijos no te metas.”

“A su nena de 4 años le estaban dando ideología de género y ella se entera porque la nena le dice que ya no es nena sino que es nene”, señaló Cabrera. “La mujer se acercó al jardín y habló con la directora, porque las docentes se lavaron las manos, que reconoció que se estaba dando educación sexual integral con ideología de género donde se relativizaba la sexualidad de los chicos. Se les indicaba que eso era una construcción cultural, como afirman desde este modernismo que está dando vuelta”, agregó.

 

Gobierno francés abre las puertas a la pedofilia

El gobierno de Emmanuel Macron —presidente de Francia quien trabajó en la banca de la familia Rothschild—aprobó una ley sobre el abuso sexual y los delitos de violación que no establece un límite de edad mínimo de consentimiento, por lo que promueve la pedofilia. Según informó el diario Le Figaro:

“Después de más de un año de debates y controversias, finalmente se desestimó la edad mínima de consentimiento sexual. La presunción de no consentimiento de los menores de 15 años —defendida por el gobierno durante algún tiempo— fue omitida del proyecto de ley sobre violencia sexual, votada el miércoles por la Asamblea Nacional. Las asociaciones de protección infantil lamentan que la ley no sea más clara.” (Fuente: Le Figaro)

La nueva ley federal en Francia no define una edad legal de consentimiento, lo que significa que los adultos que sostengan relaciones sexuales con niños no podrán ser procesados si la víctima no puede probar la “violencia, amenaza, coacción o sorpresa.”

El proyecto de ley contra la violencia sexual y de género, conocido como ley Schiappa, fue promulgado el 3 de agosto por el Parlamento francés, provocando indignación en el país cuando los padres y grupos que defienden los derechos de los infantes los acusaron de traicionar a los niños franceses.

 

ley pedofila francia

Activista muestra un cartel que condena la decisión de su gobierno para proteger legalmente a los pedófilos y abusadores de niños.

 

Rafael Palacios: “Los que apoyan el feminismo y el movimiento gay padecen el síndrome de Estocolmo”

Las personas que apoyan el feminismo y el movimiento gay padecen el síndrome de Estocolmo; es decir, el propio sistema los ha traumatizado al no dejarles ser quienes son y, no consiguiendo liberarse, en su lógica rebeldía, no son capaces de revolverse contra quienes les han traumatizado, sino que acaban adoptando la ideología y valores de sus maltratadores. Estos valores no son otros que la ideología de género y los violadores de niños, seguidores de las tesis del discípulo de Freud, Alfred Kinsey, y diseñadores de lo que se conoce como “educación sexual”, es decir, la pederastia institucionalizada.

 

La agenda de pedofilia illuminati y sus intentos para normalizar el sexo entre niños y adultos

 

 

Fuentes:

La Contra TV — Nicolás Márquez: Hay una tendencia que busca legalizar la pedofilia.

Vía Resistencia — Una mujer denunció que tras una clase de “ideología de género”, su hija empezó a considerarse varón.

La Tribuna de España — Rafael Palacios: “Los que apoyan el feminismo y el movimiento gay padecen el síndrome de Estocolmo.”

Mente Alternativa — La agenda de pedofilia illuminati y sus intentos para normalizar el sexo entre niños y adultos.

 

Necesitamos tu ayuda...
La demanda de contenido de Mente Alternativa está creciendo, aunque las agencias y redes sociales siguen recortando nuestros ingresos y limitando el alcance de nuestras publicaciones a través de sus algoritmos de censura. Esto hace difícil que podamos continuar haciendo nuestro trabajo. Para mantenernos verdaderamente independientes, necesitamos tu ayuda. No vamos a colocar áreas de membresía en este sitio web, pues queremos que la información llegue a todas partes. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

banner bitcoin