Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Newsguard: Cómo un ‘verificador de hechos’ respaldado por los neoconservadores planea hacer la guerra a los medios independientes

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



A medida que avanza el proyecto Newsguard, pronto será casi imposible evitar los sistemas de clasificación de este sitio de noticias aprobado por los neoconservadores en cualquier dispositivo tecnológico vendido en los Estados Unidos.

 

Newsguard: Cómo un ‘verificador de hechos’ respaldado por los neoconservadores planea hacer la guerra a los medios independientes

 

Por Whitney Webb

MINNEAPOLIS – Poco después de la “purga” de sitios y páginas de medios independientes en las redes sociales el pasado mes de octubre, un alto cargo de los neoconservadores -Jamie Fly- fue sorprendido [https://www.mintpressnews.com/facebook-censorship-of-alternative-media-just-the-beginning-says-top-neocon-insider/250967/] declarando que la eliminación masiva de páginas anti-sistema y anti-guerra en Facebook y Twitter era “sólo el comienzo” de un esfuerzo concertado por el gobierno de Estados Unidos y las poderosas corporaciones para silenciar la disidencia en línea dentro y fuera de Estados Unidos.

Aunque han pasado unos meses relativamente tranquilos en la esfera de las noticias en línea desde que Fly hizo esta ominosa advertencia, parece que los neoconservadores y otros abanderados del complejo militar-industrial y la oligarquía estadounidense están ahora preparados para dar rienda suelta a su última ofensiva digital contra los medios de comunicación independientes que tratan de exponer las irregularidades tanto en el sector privado como en el público.

Como escribió [https://www.mintpressnews.com/newsguard-neocons-test-drive-newest-weapon-to-crush-indie/253684/] recientemente Mnar Muhawesh, redactor jefe de MintPress, ésta fue informada de que estaba siendo revisada por una organización llamada Newsguard Technologies, que se describió a sí misma como una simple “agencia de calificación de noticias” y pidió a Muhawesh que comentara una serie de acusaciones, varias de las cuales eran descaradamente falsas. Sin embargo, un examen más detallado de esta organización revela que está financiada y profundamente conectada con el gobierno de Estados Unidos, los neoconservadores y los poderosos intereses monetarios, todos los cuales han estado trabajando horas extras desde las elecciones de 2016 para silenciar la disidencia a las guerras eternas estadounidenses y la oligarquía dirigida por las corporaciones.

Más preocupante aún, Newsguard -en virtud de sus profundas conexiones con el gobierno y con Silicon Valley- está presionando para que su clasificación de sitios de noticias se instale por defecto en los ordenadores de las bibliotecas públicas, escuelas y universidades de Estados Unidos, así como en todos los teléfonos inteligentes y ordenadores vendidos en Estados Unidos.

En otras palabras, a medida que avance el proyecto de Newsguard, pronto será casi imposible evitar los sistemas de clasificación de este sitio de noticias aprobado por los neoconservadores en cualquier dispositivo tecnológico vendido en Estados Unidos. Y lo que es peor, si sus esfuerzos por acallar las voces disidentes en Estados Unidos tienen éxito, Newsguard promete que su próximo movimiento será llevar su sistema a nivel mundial.

 

Luz roja, luz verde…

Últimamente, Newsguard ha recibido una atención considerable en los medios de comunicación convencionales, habiendo sido objeto de una serie de artículos [https://www.newsguardtech.com/press/] en el Washington Post, The Hill, el Boston Globe, Politico, Bloomberg, Wired y muchos otros en los últimos meses. Estos artículos describen a Newsguard como una empresa que utiliza el “periodismo de la vieja escuela” para luchar contra las “noticias falsas” a través de sus nueve criterios, supuestamente destinados a separar el trigo de la paja cuando se trata de noticias en línea.

Newsguard separa los sitios que considera dignos de confianza de los que considera poco fiables mediante un código de colores -verde, amarillo o rojo- y “etiquetas nutricionales” más detalladas sobre la credibilidad o falta de ella de un sitio. Las clasificaciones son creadas por el equipo de “analistas capacitados” de Newsguard. El sistema de codificación por colores puede recordar a algunos lectores el sistema de alerta de nivel de amenaza terrorista codificado por colores que se creó tras el 11-S, por lo que vale la pena señalar que Tom Ridge, el ex secretario de Seguridad Nacional que supervisó la implantación de ese sistema bajo el mandato de George W. Bush, forma parte del consejo de asesores de Newsguard [https://www.newsguardtech.com/our-advisory-board/].

 

Newsguard da a Fox News una alta puntuación por su precisión.

Newsguard da a Fox News una alta puntuación por su precisión.

 

Cuando Newsguard publica una nueva clasificación de un sitio, esa clasificación se difunde automáticamente a todos los ordenadores que tengan instalado su complemento de navegación de clasificación de noticias. Ese complemento está disponible actualmente de forma gratuita para los navegadores de Internet más utilizados. NewsGuard comercializa directamente el complemento del navegador a bibliotecas, escuelas y usuarios de Internet en general.

Según su sitio web [https://www.newsguardtech.com/], Newsguard ha clasificado más de 2.000 sitios de noticias e información. Sin embargo, planea llevar sus esfuerzos de clasificación mucho más lejos, revisando eventualmente [https://www.adweek.com/digital/will-this-rating-platform-really-protect-your-brand/] “los 7.500 sitios web de noticias e información más leídos en Estados Unidos -alrededor del 98 por ciento de las noticias e información que la gente lee y comparte en línea” en inglés.

Un estudio reciente de Gallup, que fue apoyado y financiado por Newsguard, así como por la Fundación Knight (a su vez un importante inversor en Newsguard), declaró que una calificación verde aumentaba la probabilidad de que los usuarios compartieran y leyeran contenidos, mientras que una calificación roja disminuía esa probabilidad. En concreto, el 63% de los encuestados se mostraría menos proclive a compartir noticias de sitios web con calificación roja, y el 56% se mostraría más proclive a compartir noticias de sitios web con calificación verde, aunque el hecho de que Newsguard y uno de sus principales inversores hayan financiado la encuesta obliga a tomar estas conclusiones con cautela.

Sin embargo, algunas de las clasificaciones que la propia Newsguard ha hecho públicas demuestran que está manifiestamente desinteresada en luchar contra la “desinformación”. ¿Cómo explicar si no el hecho de que tanto el Washington Post como la CNN hayan recibido altas puntuaciones a pesar de que ambos han escrito historias o hecho declaraciones que luego se han demostrado totalmente falsas? Por ejemplo, la CNN afirmó falsamente [https://www.youtube.com/watch?v=-beYBLrkNAg] en 2016 que era ilegal que los estadounidenses leyeran los comunicados de WikiLeaks y se confabuló de forma poco ética con el DNC para elaborar las preguntas del debate presidencial para favorecer la campaña de Hillary Clinton ese mismo año.

Además, en 2017, la CNN publicó una noticia falsa [https://www.nytimes.com/2017/06/27/business/media/cnn-retracted-story-on-trump.html] según la cual un banco ruso vinculado a un estrecho aliado del presidente Donald Trump estaba siendo investigado por el Senado. Ese mismo año, la CNN se vio obligada a retractarse de un informe según el cual la campaña de Trump había sido avisada con antelación sobre los documentos de WikiLeaks que perjudicaban a Hillary Clinton, cuando más tarde se supo que la alerta se refería a material ya disponible públicamente.

El Washington Post, cuyo conflicto de intereses [https://www.huffingtonpost.com/norman-solomon/why-the-washington-posts_b_4587927.html] de 600 millones de dólares con la CIA pasa desapercibido para Newsguard, también ha publicado historias falsas desde las elecciones de 2016, incluyendo un artículo [https://www.forbes.com/sites/kalevleetaru/2017/01/01/fake-news-and-how-the-washington-post-rewrote-its-story-on-russian-hacking-of-the-power-grid/#7a7a7e9d7ad5] que afirmaba falsamente que “hackers rusos” habían intervenido la red eléctrica de Vermont. Más tarde se descubrió que la red en sí nunca fue vulnerada y que el “hackeo” fue solo un portátil aislado con un problema menor de malware. Sin embargo, estos actos de mala praxis periodística no parecen preocupar a Newsguard cuando quienes los cometen son grandes medios de comunicación corporativos.

 

 

Además, Newsguard da una calificación alta a Voice of America, el medio de comunicación financiado por el Estado de Estados Unidos, a pesar de que su antiguo director asociado en funciones dijo [https://thehill.com/policy/technology/205097-voice-of-america-reform-push-sparks-propaganda-fears] que el medio produce “periodismo de peluche” y a pesar de que fue reformado recientemente para “proporcionar noticias que apoyen nuestros objetivos de seguridad nacional [de Estados Unidos]”. Sin embargo, RT recibe una calificación baja, “roja“, por estar financiada por el gobierno ruso y por “suscitar dudas sobre otros países y sus instituciones” (es decir, por incluir información crítica con las instituciones y los gobiernos de Estados Unidos y sus aliados).

 

Mantener la conversación a salvo de la corporatocracia

Newsguard se describe a sí misma [https://www.newsguardtech.com/] como una organización dedicada a “restablecer la confianza y la responsabilidad” y a utilizar “el periodismo para luchar contra las noticias falsas, la desinformación y la desinformación”. Aunque en su página web afirma repetidamente [https://www.newsguardtech.com/about/why-should-you-trust-us/] que sus empleados “no tienen intereses políticos” y “se preocupan profundamente por el papel fundamental del periodismo fiable en la democracia”, un rápido vistazo a sus cofundadores, principales financiadores y consejo asesor deja claro que Newsguard tiene como objetivo frenar las voces que piden cuentas a los poderosos, tanto en el gobierno como en el sector privado.

Newsguard es la última empresa resultante de la asociación entre Steven Brill y Louis Gordon Crovitz, que actualmente son codirectores generales del grupo. Brill es un periodista de larga trayectoria -ha publicado en TIME y The New Yorker, entre otros- que ha fundado recientemente la Iniciativa de Periodismo de Yale, cuyo objetivo es animar a los estudiantes [https://writing.yalecollege.yale.edu/journalism-initiative] de Yale que “aspiran a contribuir a la democracia en Estados Unidos y en todo el mundo” a convertirse en periodistas en las principales organizaciones de medios de comunicación estadounidenses e internacionales. En 2009 se asoció con Crovitz para crear [https://www.cbsnews.com/news/brill-crovitz-and-hindery-team-up-to-solve-news-cash-woes-with-journalism-online/] Journalism Online, que pretendía rentabilizar la presencia en Internet de los principales periódicos estadounidenses y otros editores, y también fue el director general [http://smub.it/k1q] de la empresa que se asoció con la TSA para ofrecer a los viajeros “registrados” la posibilidad de pasar más rápidamente por la seguridad de los aeropuertos, a cambio de un precio, claro.

Si bien el pasado de Brill no levanta en sí mismo banderas rojas, Crovitz -su socio en la fundación de Journalism Online, luego Press+ y ahora Newsguard- es la última persona que uno esperaría encontrar promoviendo cualquier esfuerzo legítimo para “restaurar la confianza y la responsabilidad” en el periodismo. A principios de la década de 1980. Crovitz ocupó [https://www.newsguardtech.com/about/team/gordon-crovitz/] varios puestos en Dow Jones y en el Wall Street Journal, llegando a ser vicepresidente ejecutivo del primero y editor del segundo antes de que ambos fueran vendidos a News Corp de Rupert Murdoch en 2007. También es miembro del consejo de administración de Business Insider, que ha recibido más de 30 millones de dólares [https://www.visualcapitalist.com/jeff-bezos-empire-chart/] del propietario del Washington Post, Jeff Bezos, en los últimos años.

 

L. Gordon Crovitz, entonces editor de The Wall Street Journal, presenta el rediseño del periódico, el 4 de diciembre de 2006 en Nueva York. Mark Lennihan | AP

L. Gordon Crovitz, entonces editor de The Wall Street Journal, presenta el rediseño del periódico, el 4 de diciembre de 2006 en Nueva York. Mark Lennihan | AP

 

Además de ser miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, Crovitz señala con orgullo en su biografía, disponible en el sitio web de Newsguard [https://www.newsguardtech.com/about/team/gordon-crovitz/], que ha sido “editor o colaborador de libros publicados por el American Enterprise Institute y la Heritage Foundation”. Aunque es probable que muchos lectores de MintPress estén familiarizados con estas dos instituciones, para aquellos que no lo estén, vale la pena señalar que el American Enterprise Institute (AEI) es uno de los think tanks neoconservadores más influyentes del país y entre sus “académicos”, directores y becarios se encuentran figuras neoconservadoras como Paul Wolfowitz, Richard Perle, John Bolton y Frederick Kagan.

Durante el gobierno de George W. Bush, AEI fue fundamental para promover la invasión y posterior ocupación de Irak y desde entonces ha defendido soluciones militaristas para los objetivos de la política exterior estadounidense y la expansión del imperio militar de Estados Unidos, así como la “Guerra contra el Terror”. Durante los años de Bush, AEI también estuvo estrechamente asociada con la ahora desaparecida y controvertida organización neoconservadora conocida como el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC), que premonitoriamente pidió, cuatro años antes del 11-S, un “nuevo Pearl Harbor” como necesidad para reunir apoyo para el aventurerismo militar estadounidense.

La Heritage Foundation, al igual que la AEI, también apoyó la guerra de Irak y ha impulsado la expansión de la Guerra contra el Terror y la defensa antimisiles y el imperio militar de Estados Unidos. Sus donantes corporativos a lo largo de los años han incluido a Procter & Gamble, Chase Manhattan Bank, Dow Chemical y Exxon Mobil, entre otros.

Las asociaciones de Crovitz con AEI y la Fundación Heritage, así como sus vínculos con Wall Street y las altas esferas de los medios de comunicación corporativos, son suficientes para que cualquier persona pensante cuestione su compromiso de ser un vigilante justo del “periodismo legítimo”. Sin embargo, más allá de sus innumerables conexiones con los neoconservadores y los poderosos intereses monetarios, Crovitz ha sido acusado repetidamente [https://www.techdirt.com/articles/20120726/03471619840/wsj-still-hasnt-corrected-its-bogus-internet-revisionist-story-as-vint-cerf-xerox-both-claim-story-is-wrong.shtml] de insertar información errónea en sus columnas del Wall Street Journal, con grupos como la Electronic Frontier Foundation acusándole de “equivocarse repetidamente en sus datos” [https://www.eff.org/deeplinks/2013/11/wall-street-journal-columnist-gordon-crovitz-repeatedly-gets-his-facts-wrong-about] sobre la vigilancia de la NSA y otras cuestiones. Algunas de las falsedades flagrantes que han aparecido en el trabajo de Crovitz nunca han sido corregidas, ni siquiera cuando sus propias fuentes le llamaron la atención [https://www.techdirt.com/articles/20120726/03471619840/wsj-still-hasnt-corrected-its-bogus-internet-revisionist-story-as-vint-cerf-xerox-both-claim-story-is-wrong.shtml] por la desinformación.

Por ejemplo, en un artículo de opinión del WSJ [https://www.wsj.com/articles/SB10000872396390444464304577539063008406518] que fue escrito por Crovitz en 2012, éste fue acusado de hacer “afirmaciones fantásticamente falsas” sobre la historia de Internet por las mismas personas que había citado para apoyar esas afirmaciones.

Como escribió TechDirt [https://www.techdirt.com/articles/20120726/03471619840/wsj-still-hasnt-corrected-its-bogus-internet-revisionist-story-as-vint-cerf-xerox-both-claim-story-is-wrong.shtml] en ese momento:

“Casi todas las personas a las que [Crovitz] citó o acreditó para apoyar su argumento de que Internet se inventó de forma totalmente privada en Xerox PARC y cuando Vint Cerf ayudó a crear TCP/IP, han hablado para decir que está equivocado. Y esa lista incluye tanto al propio Vint Cerf [http://news.cnet.com/8301-1023_3-57479781-93/no-credit-for-uncle-sam-in-creating-net-vint-cerf-disagrees/], como a Xerox[http://www.wired.com/wiredenterprise/2012/07/xerox-internet/]. Otras fuentes, como Robert Taylor (que estaba allí cuando se inventó Internet) y Michael Hiltzik[http://www.latimes.com/business/money/la-mo-who-invented-internet-20120723,0,5052169.story], han rechazado el giro de Crovitz de sus propias historias.”

 

El profundo banquillo del equipo oligarca

Aunque las conexiones de Brill y Crovitz deberían ser por sí solas motivo de alarma, un examen superficial del consejo asesor [https://www.newsguardtech.com/our-advisory-board/] de Newsguard deja claro que ésta fue creada para servir a los intereses de la oligarquía estadounidense. Entre los principales asesores de Newsguard se encuentran Tom Ridge, el primer Secretario de Seguridad Nacional de George W. Bush y el general retirado Michael Hayden, antiguo miembro de la CIA. El general retirado Michael Hayden, ex director de la CIA, ex director de la NSA y director del Chertoff Group [https://www.chertoffgroup.com/team/michael-hayden], una consultoría de seguridad que busca “asesorar a clientes corporativos y gobiernos, incluidos los gobiernos extranjeros” en materia de seguridad y que fue cofundada por el ex secretario de Seguridad Nacional Michael Chertoff, quien también es actualmente presidente del consejo de administración [https://www.baesystems.com/en-us/our-company/about-us/bae-systems-inc/inc-board-of-directors/michael-chertoff] del importante fabricante de armas BAE systems.

 

newsguard

 

Otro asesor de Newsguard digno de mención es Richard Stengel, antiguo editor de la revista Time, “miembro distinguido” [https://www.atlanticcouncil.org/news/press-releases/richard-stengel-named-distinguished-fellow-with-the-atlantic-council-s-digital-forensic-research-lab] del Atlantic Council y subsecretario de Estado para la Diplomacia Pública bajo el mandato del presidente Barack Obama. En una mesa redonda organizada el pasado mes de mayo por el Consejo de Relaciones Exteriores, Stengel describió [https://twitter.com/williamcraddick/status/995026256214179840] su anterior cargo en el Departamento de Estado como “jefe de propaganda” y también declaró que “no está en contra de la propaganda. Todos los países la hacen y tienen que hacerla a su propia población y no creo necesariamente que sea tan horrible”.

 

 

Otros asesores de Newsguard son Don Baer, ex director de comunicaciones de la Casa Blanca y asesor de Bill Clinton y actual presidente [https://www.pbs.org/about/about-pbs/board-directors/donald-baer/] tanto de PBS como de la influyente empresa de relaciones públicas Burson Cohn & Wolfe, así como Elise Jordan, ex directora de comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional y ex redactora de discursos de Condoleezza Rice, así como la viuda [https://marriedbiography.com/elise-jordan-biography/] del periodista asesinado Michael Hastings, que estaba escribiendo un reportaje sobre el ex director de la CIA John Brennan en el momento de su sospechosa muerte.

Una mirada a los inversores de Newguard ilustra aún más las múltiples conexiones entre esta organización y la élite política y empresarial estadounidense. Mientras que Brill y Crovitz son los principales inversores de la empresa, uno de los inversores más importantes de Newsguard [https://www.newsguardtech.com/about/our-investors/] es Publicis Groupe. Publicis es la tercera empresa [https://www.publicisgroupe.com/en/the-groupe/about-publicis-groupe] de comunicación global del mundo, con más de 80.000 empleados en más de 100 países y unos ingresos anuales de más de 9.600 millones de euros (10.980 millones de dólares) en 2017. No es ajena a la controversia, ya que una de sus filiales, Qorvis [https://www.qorvis.com/who-we-are], fue criticada recientemente por explotar [https://www.mintpressnews.com/us-vets-exploited-by-saudi-arabia-into-lobbying-against-911-bill/226757/] a veteranos estadounidenses a instancias del gobierno saudí y también ayudó al gobierno saudí a “blanquear” [https://www.mintpressnews.com/the-billion-dollar-campaign-to-whitewash-genocide-in-yemen/238476/] su historial de derechos humanos y su guerra genocida en Yemen tras recibir 6 millones de dólares del Reino del Golfo en 2017.

Además, dado su tamaño e influencia, no es de extrañar que Publicis Groupe cuente con muchas corporaciones y gobiernos poderosos entre su clientela. Algunos de sus principales clientes [https://www.publicisgroupe.com/en/news/press-releases/publicis-groupe-third-quarter-2018-revenue] en 2018 fueron los gigantes farmacéuticos Eli Lilly, Merck, Pfizer y Bayer/Monsanto, así como Starbucks, Procter & Gamble, McDonalds, Kraft Heinz, Burger King y los gobiernos de Australia y Arabia Saudí. Dado su influyente papel en la financiación de Newsguard, es razonable señalar el potencial conflicto de intereses que supone el hecho de que los sitios que informan con precisión sobre los poderosos clientes de Publicis -pero que generan mala publicidad- podrían ser objeto de tales informes en la clasificación de Newsguard.

 

Maurice Lévy (centro), el presidente del Consejo de Supervisión de Publicis Groupe, aparece con un cuadro de políticos de alto nivel y ejecutivos corporativos en un evento para la "Fundación Apelación de Conciencia" del rabino Arthur Schneier, el 26 de septiembre de 2018. Brian Ach | AP Images para la Fundación Appeal of Conscience.

Maurice Lévy (centro), el presidente del Consejo de Supervisión de Publicis Groupe, aparece con un cuadro de políticos de alto nivel y ejecutivos corporativos en un evento para la “Fundación Apelación de Conciencia” del rabino Arthur Schneier, el 26 de septiembre de 2018. Brian Ach | AP Images para la Fundación Appeal of Conscience.

 

Además de Publicis Groupe, otro de los principales inversores en Newsguard es Blue Haven Initiative, que es el fondo de “inversión de impacto” de capital riesgo de la acaudalada familia Pritzker [https://www.synergos.org/our-network/bio/liesel-pritzker-simmons], una de las diez familias más ricas de Estados Unidos, más conocida por ser la propietaria de la cadena de hoteles Hyatt y por ser la segunda que más contribuyó [https://www.opensecrets.org/pres16/contributors?id=N00000019] financieramente a la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016.

Otros de los principales inversores son John McCarter [http://www.fieldmuseum.org/about/staff/profile/656], ejecutivo durante mucho tiempo del contratista gubernamental estadounidense Booz Allen Hamilton, así como Thomas Glocer [https://www.k2intelligence.com/en/global-content/bios/g/glocer-h-thomas], antiguo director general de Reuters y miembro de los consejos del gigante farmacéutico Merck & Co, del gigante financiero Morgan Stanley y del Consejo de Relaciones Exteriores, así como miembro del Consejo Asesor Internacional del Atlantic Council.

A través de estos inversores, Newsguard logró recaudar 6 millones [https://www.crunchbase.com/organization/newsguard#section-funding-rounds] de dólares para comenzar sus esfuerzos de clasificación en marzo de 2018. Los ingresos y la financiación reales de Newsguard, sin embargo, no han sido revelados a pesar de que exige a los sitios que clasifica que revelen su financiación. En una muestra de pura hipocresía, el formulario D [https://www.sec.gov/Archives/edgar/data/1733557/000173355718000001/xslFormDX01/primary\_doc.xml] de la Comisión de Valores de Estados Unidos de Newsguard -que se presentó el 5 de marzo de 2018- afirma que la empresa “se negó a revelar” el tamaño de sus ingresos totales.

 

¿Por qué dar a la gente la posibilidad de elegir?

Aunque un simple vistazo a su consejo asesor bastaría para que muchos estadounidenses se negaran a instalar la extensión del navegador de Newsguard en sus dispositivos, el peligro de Newsguard es el hecho de que está trabajando diligentemente para que la adopción de su aplicación sea involuntaria. De hecho, si la adopción de la aplicación de Newsguard fuera voluntaria, no habría motivo de preocupación, dado que su sitio web apenas atrae más de 300 visitas al mes [https://www.crunchbase.com/organization/newsguard#section-web-traffic-by-similarweb] y sus seguidores en las redes sociales son relativamente pequeños, con poco más de 2.000 seguidores en Twitter [https://twitter.com/NewsGuardRating] y apenas 500 en Facebook [https://www.facebook.com/newsguardtech/] en el momento de la publicación de este artículo.

Para ilustrar su estrategia de escabullirse, Newsguard se ha dirigido directamente a los gobiernos estatales para imponer su extensión para navegadores a todos los sistemas de bibliotecas públicas del estado, aunque su sitio web sugiere que las bibliotecas públicas individuales pueden instalar la extensión si así lo desean. El primer estado que instaló Newsguard en todos los ordenadores [http://bigislandnow.com/2018/12/17/libraries-join-newsguard-in-news-literacy-partnership/] de sus 51 bibliotecas públicas fue el estado de Hawai, que fue el primero en asociarse a la “iniciativa de alfabetización informativa” de Newsguard, el mes pasado.

 

 

Según los medios de comunicación locales [http://bigislandnow.com/2018/12/17/libraries-join-newsguard-in-news-literacy-partnership/], Newsguard “ahora trabaja con sistemas de bibliotecas que representan a las bibliotecas públicas de todo el país, y también se está asociando con escuelas secundarias, institutos, universidades y organizaciones educativas para apoyar sus esfuerzos de alfabetización informativa”, lo que sugiere que estos servicios de Newsguard dirigidos a las bibliotecas y escuelas pronto se convertirán en un componente obligatorio del sistema bibliotecario y educativo estadounidense, a pesar de los evidentes conflictos de intereses de Newsguard con las grandes corporaciones multinacionales y los poderosos agentes gubernamentales.

En particular, Newsguard cuenta con un poderoso socio que le ha permitido empezar a introducirse en los ordenadores de las bibliotecas públicas y las escuelas de todo el país. En el marco de su nueva iniciativa “Defender la democracia”, Microsoft anunció el pasado agosto que se asociaría con Newsguard para comercializar activamente la aplicación de clasificación de la empresa y otros servicios en bibliotecas y escuelas de todo el país. El comunicado de prensa [https://blogs.microsoft.com/on-the-issues/2018/08/23/defending-against-disinformation-in-partnership-with-newsguard/] de Microsoft sobre la asociación afirma que Newsguard “empoderará a los votantes proporcionándoles información de alta calidad sobre la integridad y la transparencia de los sitios de noticias en línea”.

Desde entonces, Microsoft ha añadido [https://kkomputer.net/microsoft-partners-with-newsguard-to-fight-fake-news/] la aplicación Newsguard como una función integrada en Microsoft Edge, su navegador para dispositivos móviles iOS y Android, y es poco probable que se detenga ahí. De hecho, como señalaba un informe reciente [https://mspoweruser.com/microsoft-partners-with-newsguard-to-fight-fake-news/] a favor de la asociación de Microsoft con Newsguard, “podríamos esperar que esta nueva asociación permita a Microsoft añadir NewsGuard a Edge en Windows 10 [sistema operativo para ordenadores] también.”

Newsguard, por su parte, parece confiar en que su app se añadirá pronto por defecto a todos los dispositivos móviles. En su página web, la organización señala [https://www.newsguardtech.com/] que “NewsGuard estará disponible en los dispositivos móviles cuando las plataformas digitales como los sitios de medios sociales y los motores de búsqueda o los sistemas operativos móviles añadan nuestras calificaciones y etiquetas de nutrición directamente.” Esto demuestra que Newsguard no espera que sus sistemas de calificación se ofrezcan como una aplicación descargable para dispositivos móviles, sino que es algo que los sitios de medios sociales como Facebook, los motores de búsqueda como Google y los sistemas operativos para dispositivos móviles dominados por Apple y Google integrarán “directamente” en casi todos los teléfonos inteligentes y tabletas que se venden en Estados Unidos.

Un artículo del Boston Globe sobre Newsguard del pasado mes de octubre deja aún más claro este plan. The Globe escribió [https://www.bostonglobe.com/business/2018/10/31/standing-guard-against-fake-news/kq4UhhtSFcGCkfV0syXfFK/story.html] entonces:

“Microsoft ya ha acordado que NewsGuard sea una función integrada en futuros productos, y [el codirector general de Newsguard] Brill dijo que está en conversaciones con otros titanes de la red. El objetivo es que NewsGuard se ejecute por defecto en nuestros ordenadores y teléfonos siempre que busquemos noticias en la web”.

Esta eventualidad se hace más probable dado el hecho de que, además de Microsoft, Newsguard también está estrechamente relacionado con Google, ya que Google es socio de Publicis Groupe desde 2014 [https://www.thedrum.com/news/2014/06/20/cond-nast-google-and-publicis-come-together-form-premium-content-agency], cuando las dos enormes empresas se unieron a Condé Nast para crear un nuevo servicio de marketing llamado La Maison que está “centrado en la producción de contenido atractivo para los vendedores en el espacio de lujo.” Dado el poder de Google en la esfera digital como el motor de búsqueda dominante, el creador del sistema operativo móvil Android y el propietario de YouTube, su asociación con Publicis significa que el sistema de clasificación de Newsguard pronto se verá promovido por otra de las empresas más poderosas de Silicon Valley.

Además, se está intentando integrar Newsguard en redes sociales como Facebook y Twitter. De hecho, cuando se lanzó Newsguard, el codirector general Brill declaró que planeaba vender [https://money.cnn.com/2018/03/04/media/newsguard-steven-brill-gordon-crovitz/index.html] las calificaciones de los sitios de noticias de la empresa a Facebook y Twitter. El pasado mes de marzo, Brill declaró a la CNN que “les pedimos [a Facebook, Twitter, Microsoft y Google] que paguen una fracción de lo que pagan a su personal de relaciones públicas y a sus grupos de presión para hablar del problema”.

El miércoles, Gallup publicó una encuesta (img) que probablemente se utilizará como un importante argumento de venta para los gigantes de las redes sociales. La encuesta -financiada por Newsguard y la Fundación Knight, que es uno de los principales inversores en Newsguard y ha financiado [https://medium.com/trust-media-and-democracy/what-2018-has-taught-us-about-building-a-stronger-future-for-american-democracy-a201add36e8b] recientemente una serie de encuestas de Gallup relacionadas con las noticias en línea- parece haber sido creada con la intención de fabricar el consentimiento para la integración de Newsguard con los principales sitios de medios sociales.

Esto se debe a que las conclusiones promocionadas del estudio son las siguientes: “El 89% de los usuarios de los sitios de medios sociales y el 83% en general quieren que los sitios de medios sociales y los motores de búsqueda integren las calificaciones y reseñas de NewsGuard en sus feeds de noticias y en los resultados de las búsquedas” y “el 69% confiaría más en las empresas de medios sociales y de búsqueda si dieran el simple paso de incluir NewsGuard en sus productos”. Sin embargo, una cláusula de exención de responsabilidad al final de la encuesta afirma que los resultados, que se basaron en las respuestas de 706 personas, cada una de las cuales recibió 2 dólares para participar, “pueden no reflejar las actitudes de la población adulta estadounidense en general”.

Con la confianza en Facebook cayendo en picado y la censura de los medios de comunicación independientes por parte de Facebook ya muy avanzada, los resultados de esta encuesta bien podrían utilizarse para justificar su integración en la plataforma de Facebook. Las conexiones tanto de Newsguard como de Facebook con el Atlantic Council hacen que esto parezca un hecho.

 

Censura financiera

Otro servicio de Newsguard demuestra que esta organización también pretende perjudicar financieramente a los medios de comunicación independientes, apuntando a los ingresos en línea. A través de un servicio llamado “Brandguard” [https://www.newsguardtech.com/press/newsguard-launches-human-intelligence-brandguard-service-to-help-advertisers-keep-their-brands-off-of-fake-news-websites/], que describe como una “herramienta de seguridad de la marca destinada a ayudar a los anunciantes a mantener sus marcas fuera de los sitios de noticias e información poco fiables, al tiempo que les da la seguridad que necesitan para apoyar a miles de sitios de noticias e información con calificación verde [es decir, aprobados por Newsguard], grandes y pequeños”.

Cuando se anunció el servicio el pasado mes de noviembre, Brill, codirector general de Newsguard, declaró que la empresa estaba “en conversaciones con las empresas de tecnología publicitaria, las principales agencias y los principales anunciantes” deseosos de adoptar una lista negra de sitios de noticias considerados “poco fiables” por Newsguard. Esto no es sorprendente, dado el papel de liderazgo que tiene Publicis Groupe, una de las mayores empresas de publicidad y relaciones públicas del mundo, en la financiación de Newsguard. En consecuencia, parece probable que muchas, si no todas, las empresas clientes de Publicis decidan adoptar esta lista negra para ayudar a aplastar a muchos de los sitios de noticias que no temen exigirles responsabilidades.

También es importante señalar aquí que la conexión de Google con Publicis y, por tanto, con Newsguard, podría suponer un problema para las páginas de noticias independientes que dependen de Google Adsense para una parte o la totalidad de sus ingresos basados en la publicidad. Google Adsense lleva mucho tiempo atacando a sitios como MintPress desmontando artículos por información o fotografías que considera controvertidas, incluso desmonetizando un artículo [https://www.mintpressnews.com/google-bullies-censors-mintpress-other-independent-media-over-abu-ghraib-photos/203754/] por incluir una foto que mostraba a soldados estadounidenses implicados en la tortura de detenidos iraquíes en la infame prisión de Abu Ghraib.

Desde entonces, Google -un contratista militar de Estados Unidos- ha intentado en repetidas ocasiones cerrar el acceso a los anuncios de los artículos de MintPress que incluyen información crítica con el imperio y la expansión militar de Estados Unidos. Un artículo [https://www.mintpressnews.com/splintering-the-left-as-women-march-again-who-has-blacks-backs/236530/] que ha sido marcado repetidamente por Google detalla cómo muchos afroamericanos han cuestionado si la Marcha de las Mujeres ha ayudado o perjudicado el avance de los afroamericanos en Estados Unidos. Google ha afirmado repetidamente que el artículo, escrito por el autor afroamericano y ex jefe de la oficina del Washington Post, Jon Jeter, contiene “contenido peligroso”.

Teniendo en cuenta la práctica ya establecida de Google de dirigir la información objetiva que considera controvertida a través de Adsense, Brandguard probablemente ofrecerá al gigante tecnológico la excusa que necesita para cortar por completo sitios como MintPress, y otras páginas igualmente críticas con el imperio.

 

Un plan de acción para la verdadera protección del periodismo

Aunque acaba de empezar, el plan de Newsguard de insertar su aplicación en todos los dispositivos y en las principales redes sociales es una amenaza para cualquier sitio de noticias que publique regularmente información que moleste a cualquiera de los inversores, socios o asesores de Newsguard. Dado su plan para clasificar los sitios de noticias en inglés de Estados Unidos que representan el 98% del consumo de noticias digitales de ese país, la agenda de Newsguard es de la mayor preocupación para todas las páginas de medios independientes activas en Estados Unidos y más allá, dada la promesa de Newsguard de llevar su proyecto a nivel mundial.

Al vincularse con antiguos directores de la CIA y la NSA, con gigantes de Silicon Valley y con enormes empresas de relaciones públicas que trabajan para algunos de los gobiernos y corporaciones más controvertidos del mundo, Newsguard ha traicionado el hecho de que en realidad no busca “restaurar la confianza y la responsabilidad” en el periodismo, sino “restaurar la confianza y la responsabilidad” en los medios de comunicación que protegen la estructura de poder existente y ayudan a proteger a la oligarquía dirigida por las corporaciones y al complejo militar-industrial de las críticas.

No sólo está tratando de hundir la reputación de los medios de comunicación independientes a través de su sistema de clasificación sesgada, Newsguard también está tratando de atacar estas voces alternativas financieramente y deslizando su sistema de clasificación por defecto en todos los ordenadores y teléfonos vendidos en los EE.UU.

Sin embargo, Newsguard y su agenda de proteger al establishment de las críticas puede ser detenida. Si apoyamos a los medios de comunicación independientes y nos desconectamos de las redes sociales comprometidas con la censura, como Facebook y Twitter, podemos fortalecer la comunidad de medios de comunicación independientes y mantenerla a flote a pesar de la naturaleza sin precedentes de estos ataques a la libertad de expresión y al periodismo de vigilancia.

Más allá de eso, una forma clave de mantener a Newsguard y a quienes están detrás de él en alerta es hacer que rindan cuentas señalando sus claros conflictos de intereses y su hipocresía, y desbaratando la narrativa que están elaborando cuidadosamente de que Newsguard es “no partidista”, “digno de confianza” y verdadero guardián contra el flagelo de las “noticias falsas”.

Aunque este informe ha pretendido ser un punto de partida para ese trabajo, cualquier persona preocupada por Newsguard y sus conexiones con la maquinaria de guerra y las corporaciones corruptas debería sentirse animada a señalar los propios conflictos de intereses y las conexiones turbias de la organización a través de sus páginas de Twitter [https://twitter.com/NewsGuardRating] y Facebook [https://www.facebook.com/newsguardtech/] y de la sección de comentarios [https://www.newsguardtech.com/feedback/give/] del sitio web de Newsguard. La mejor manera de derrotar a esta nueva herramienta de los neoconservadores es ponerlos sobre aviso y continuar exponiendo a Newsguard como un guardián del imperio, no un guardián del periodismo.

Corrección | En una versión anterior de este artículo se decía que la colusión de la CNN con la campaña de Clinton era ilegal. Sin embargo, tras una investigación más profunda, MintPress News no pudo corroborar que dicha maniobra fuera, de hecho, ilegal, aunque es claramente una violación de la ética periodística. En consecuencia, la frase en cuestión se modificó para decir que la CNN “se confabuló de forma poco ética” con la campaña de Clinton. MintPress pide disculpas por el error y agradece a sus lectores el haber llamado la atención sobre este descuido.

Foto superior | Esta foto, editada por MintPress News, muestra al presidente y director general de Primedia, Tom Rogers, a la izquierda, hablando con el director general de Newsguard, Steven Brill, después de una conferencia de prensa en Nueva York en la que se anunció a Brill como presidente y director general de Media Central, el 4 de enero de 2001. Ed Bailey | AP

Whitney Webb es redactora de MintPress News y colaboradora de Truth in Media de Ben Swann. Su trabajo ha aparecido en Global Research, el Instituto Ron Paul y 21st Century Wire, entre otros. También ha hecho apariciones en radio y televisión en RT y Sputnik. Actualmente vive con su familia en el sur de Chile.

 

La arbitrariedad y la censura han regresado a Occidente

 

Fuente:

Whitney Webb, en Mint Press News: How a NeoCon-Backed “Fact Checker” Plans to Wage War on Independent Media.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Estados Unidos financió actividades de laboratorio de ántrax en un laboratorio biológico ucraniano en 2018, según registros de la Agencia de Reducción de Amenazas...

Contenidos

En una entrevista reciente con Rogue News (1), el economista, analista de mercados y gestor de fondos de cobertura, Alex Krainer, conversa con el...

Contenidos

Amazon dice ‘cumplir con todas las leyes aplicables’, pero olvida que en Estados Unidos no hay leyes contra la publicación de libros porque así...

Ciencia y Tecnología

Años atrás advertimos cómo el esquema de criptomonedas podría llegar a ser utilizado por las propias élites globalistas como chivo expiatorio a través de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY