Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Newcoin: Conceptualización de una nueva moneda para funcionar como ‘dinero externo’ de almacenamiento de capital y reservas, y unidad de liquidación

Pepe Escobar transcribe fragmentos de una conversación que tuvo con un supuesto inversor de élite muy experimentado, con quien habla de conceptos como el de “Bretton Woods 3” introducido por Zoltan Poszar, el concepto de “dinero externo” también de Poszar (que se refiere a dinero externo al sistema de la banca centralizada occidental) y el concepto de Nueva Moneda (NewCoin). Con la militarización del actual sistema de “dinero interno” en dólares estadounidenses y la simultánea escalada de sanciones, el mundo se ha dividido efectivamente en el “Sur Global” y el “Norte Global”, términos algo más precisos que Oriente y Occidente. En ese marco, la fuente de Escobar afirma que si el oro se infravalora en el Norte Global, gravitaría gradualmente, o quizás rápidamente, hacia el Sur Global a cambio de exportaciones o newcoin, lo que no sería un mal resultado para el sistema de “dinero externo” y aceleraría la amplia aceptación de newcoin como moneda de reserva. Y lo que es más importante, como las reservas físicas de oro son finitas fuera de la zona newcoin, los desequilibrios se corregirían inevitablemente por sí mismos, ya que el Sur Global seguirá siendo un exportador neto de materias primas clave. El oro proporcionaría el ancla de “dinero externo” a la estructura y el de la cesta de monedas permitiría a los participantes conservar su soberanía y flexibilidad monetaria. Evidentemente, sería necesario crear un banco que emita la moneda y haga respetar la normativa.

 

Por Pepe Escobar

Ah, las alegrías de la Gran Línea Circular (BKL, en cirílico): circunnavega todo Moscú a lo largo de 71 km y 31 estaciones: de Tekstilshchiki -en el antiguo barrio textil- a Sokolniki -una galería suprematista/constructivista (¡Malevich vive!)-; de Rizhskaya -con sus preciosos arcos de acero- a Maryina Roscha -con su escalera mecánica de 130 metros de longitud-.

La BKL es como una metáfora viviente de la capital del mundo multipolar: un curso intensivo de arte, arquitectura, historia, diseño urbano, transporte tecnológico y, por supuesto, “intercambios entre personas”, por citar a nuestros amigos chinos de la Nueva Ruta de la Seda.

El Presidente Xi Jinping, por cierto, viajará en el BKL con el Presidente Putin cuando venga a Moscú el 21 de marzo.

Así que no es de extrañar que cuando un experto inversor en la cima de los mercados financieros mundiales, con décadas de experiencia, accedió a compartir algunas de sus ideas clave sobre el sistema financiero mundial, le propusiera dar un paseo en el BKL, y él lo aceptó de inmediato. Llamémosle Sr. S. Tzu. Esta es la transcripción mínimamente editada de nuestra dinámica conversación.

Gracias por encontrar tiempo para reunirnos, en un entorno tan magnífico. Con la actual volatilidad de los mercados, debe ser difícil para usted alejarse de las pantallas.

S. Tzu: Sí, los mercados son actualmente muy difíciles. Los últimos meses me recuerdan a 2007-8, salvo que en lugar de los fondos del mercado monetario y las hipotecas de alto riesgo, ahora son los oleoductos y los mercados de deuda pública los que estallan. Vivimos tiempos interesantes.

Me he puesto en contacto con usted para conocer su opinión sobre el concepto de “Bretton Woods 3” introducido por Zoltan Poszar. No hay duda de que está al tanto.

S. Tzu: Gracias por ir directo al grano. Hay muy pocas oportunidades de presenciar el surgimiento de un nuevo orden financiero mundial, y estamos viviendo uno de esos episodios. Desde la década de 1970, quizá sólo la llegada del bitcoin hace poco más de catorce años se acercó en términos de impacto a lo que estamos a punto de ver en los próximos años. Y al igual que la llegada del bitcoin no fue una coincidencia, las condiciones para los actuales cambios tectónicos en el sistema financiero mundial se han estado gestando durante décadas. La visión de Zoltan de que “cuando acabe esta guerra, el ‘dinero’ nunca volverá a ser lo mismo…” fue perfectamente oportuna.

 

Entender el “dinero externo”

Ha mencionado el bitcoin. ¿Qué tuvo de revolucionario en su momento?

S. Tzu: Si dejamos a un lado el lado criptográfico de las cosas, la promesa y la razón del éxito inicial de bitcoin fue que bitcoin era un intento de crear dinero “externo” (utilizando la excelente terminología del Sr. Zoltan) que no fuera responsabilidad de un Banco Central. Una de las características clave de esta nueva unidad era el límite de 21 millones de monedas que se podían acuñar, lo que resonó bien entre quienes veían los problemas del sistema actual. Hoy suena trivial, pero la idea de que una unidad monetaria moderna pueda existir sin el respaldo de ninguna autoridad centralizada, convirtiéndose de hecho en dinero “externo” en forma digital, fue revolucionaria en 2008. Ni que decir tiene que la crisis de los bonos del Estado en euros, la relajación cuantitativa y la reciente espiral inflacionista mundial no hicieron sino amplificar la disonancia que muchos sintieron durante décadas. La credibilidad del actual sistema de “dinero interno” (de nuevo, utilizando la elegante terminología del Sr. Poszar) ha sido destruida mucho antes de que llegáramos a la congelación de reservas de los bancos centrales y a las perturbadoras sanciones económicas que se están produciendo en la actualidad. Desgraciadamente, no hay mejor manera de destruir la credibilidad del sistema basado en la confianza que congelar y confiscar las reservas de divisas mantenidas en las cuentas de custodia de los Bancos Centrales. La disonancia cognitiva detrás de la creación de bitcoin fue validada – el sistema de “dinero interno” fue completamente armificado en 2022. Las implicaciones son profundas.

Ahora estamos llegando al meollo de la cuestión. Como sabes, Zoltan sostiene que en la próxima etapa surgirá un nuevo sistema “Bretton Woods 3”. ¿Qué quiere decir exactamente con eso?

S. Tzu: Tampoco tengo claro si el Sr. Poszar se refiere a la transformación del actual sistema occidental de “dinero interno” en otra cosa, o si insinúa la aparición del “Bretton Woods 3” como alternativa, al margen del actual sistema financiero. Estoy convencido de que es poco probable que una nueva iteración del “dinero externo” tenga éxito en Occidente en estos momentos, debido a la falta de voluntad política y a la excesiva deuda pública que se ha ido acumulando durante algún tiempo y ha crecido exponencialmente en los últimos años.

Antes de que el actual orden financiero occidental pueda pasar a la siguiente fase evolutiva, es necesario reducir en términos reales algunos de estos pasivos pendientes. Si la historia sirve de guía, esto suele ocurrir por impago o inflación, o alguna combinación de ambos. Lo que parece muy probable es que los gobiernos occidentales recurran a la represión financiera para mantener el barco a flote y hacer frente al problema de la deuda. Espero que haya muchas iniciativas para aumentar el control sobre el sistema de “dinero interno” que probablemente serán cada vez más impopulares. La introducción de los CDBC, por ejemplo, podría ser una de esas iniciativas. No me cabe duda de que nos esperan tiempos agitados en este sentido. Al mismo tiempo, también parece inevitable a estas alturas que surja algún tipo de sistema alternativo de “dinero externo” que compita con el actual orden financiero mundial de “dinero interno”.

 

¿Y por qué?

S. Tzu: La economía mundial ya no puede confiar en el sistema de “dinero interno” en su estado actual de armamentismo para todas sus necesidades comerciales, de reserva y de inversión. Si las sanciones y la congelación de reservas son los nuevos instrumentos de cambio de régimen, todos los gobiernos deben estar pensando en alternativas al uso de la moneda de otro para el comercio y las reservas. Lo que no es obvio, sin embargo, es cuál debería ser la alternativa al actual orden financiero mundial viciado. La historia no tiene muchos ejemplos de enfoques exitosos de “dinero externo” que no pudieran reducirse a alguna versión del patrón oro. Y hay muchas razones por las que el oro por sí solo, o una moneda totalmente convertible en oro, es demasiado restrictivo como base de un sistema monetario moderno.

Al mismo tiempo, el reciente aumento del comercio en monedas locales también tiene, por desgracia, un potencial limitado, ya que las monedas locales son simplemente un caso diferente de “dinero interno”. Hay razones obvias por las que muchos países no querrían aceptar las monedas locales de otros (o incluso las suyas propias, para el caso) a cambio de exportaciones. En eso estoy totalmente de acuerdo con Michael Hudson. Dado que el “dinero interno” es un pasivo del Banco Central de un país, cuanto menor sea la solvencia del país, más necesitará capital invertible y menos dispuestos estarán otros a mantener sus pasivos. Esa es una de las razones por las que un conjunto típico de “reformas estructurales” que exige el FMI, por ejemplo, está dirigido a mejorar la calidad crediticia del gobierno prestatario. El “dinero externo” es muy necesario precisamente para los países y los gobiernos que se sienten rehenes del FMI y del actual sistema financiero de “dinero interno”.

 

Entre en la “newcoin”

Muchos expertos parecen estar estudiándola. Sergey Glazyev, por ejemplo.

S. Tzu: Sí, hay algunos indicios de ello en publicaciones recientes. Aunque no estoy al tanto de estos debates, sí que he estado pensando en cómo podría funcionar también este sistema alternativo. Los conceptos del Sr. Pozsar de dinero “interno” y “externo” son una parte muy importante de este debate. Sin embargo, la dualidad de estos términos es engañosa. Ninguna de las dos opciones es totalmente adecuada para los problemas que la nueva unidad monetaria -llamémosla “newcoin” por comodidad- debe resolver.

Permítanme que me explique. Con la militarización del actual sistema de “dinero interno” en dólares estadounidenses y la simultánea escalada de sanciones, el mundo se ha dividido efectivamente en el “Sur Global” y el “Norte Global”, términos algo más precisos que Oriente y Occidente. Lo importante aquí, y lo que el Sr. Pozsar observó inmediatamente, es que las cadenas de suministro y las materias primas también se están convirtiendo en armas hasta cierto punto. El Friend-shoring ha llegado para quedarse. La implicación es que la primera prioridad de la nueva moneda sería facilitar el comercio intra-Sur, sin depender de las monedas del Norte Global.

Si este fuera el único objetivo, habría habido varias soluciones relativamente sencillas: utilizar el renminbi/yuan para el comercio, crear una nueva moneda compartida (como el euro, el ecu o incluso el franco CFA centroafricano), crear una nueva moneda basada en la cesta de monedas locales participantes (similar al DEG del FMI), crear una nueva moneda vinculada al oro o incluso vincular las monedas locales existentes al oro. Por desgracia, la historia está llena de ejemplos de cómo cada uno de estos enfoques crea su propia serie de nuevos problemas.

Por supuesto, hay otros objetivos paralelos para la nueva unidad monetaria que ninguna de estas posibilidades puede abordar plenamente. Por ejemplo, espero que todos los participantes deseen que la nueva moneda refuerce su soberanía, no que la diluya. Además, los problemas del euro y del anterior patrón oro demostraron el problema más general de los tipos de cambio “fijos”, especialmente si la “fijación” inicial no era óptima para algunos miembros de la zona monetaria. Los problemas se acumulan con el tiempo, hasta que el tipo se “vuelve a fijar”, a menudo mediante una devaluación violenta. Es necesario que siga habiendo flexibilidad a la hora de ajustar la competitividad relativa dentro del Sur Global a lo largo del tiempo para que los participantes sigan siendo soberanos en sus decisiones monetarias. Otro requisito es que la nueva moneda sea “estable”, en caso de que se convierta en la unidad de fijación de precios de productos volátiles como las materias primas.

Y lo que es más importante, la nueva moneda debe poder convertirse en el futuro en un “dinero externo” que almacene capital y reservas, y no sólo en una unidad de liquidación. De hecho, mi convicción de que la nueva unidad monetaria surgirá proviene principalmente de la actual falta de alternativas viables para las reservas y la inversión fuera del comprometido sistema financiero de “dinero interno”.

Teniendo en cuenta todos estos problemas, ¿qué propone como solución?

S. Tzu: En primer lugar, permítanme decir lo obvio: la solución técnica a este problema es mucho más fácil de encontrar que llegar a un consenso político entre los países que podrían querer unirse a la zona newcoin. Sin embargo, la necesidad actual es tan acuciante, en mi opinión, que los compromisos políticos necesarios se encontrarán a su debido tiempo.

Dicho esto, permítanme presentarles un proyecto técnico para la nueva moneda. Permítanme empezar diciendo que debería estar parcialmente (sugiero una cuota de al menos el 40% del valor) respaldada por oro, por razones que pronto quedarán claras. El 60% restante de la newcoin estaría compuesto por la cesta de monedas de los países participantes. El oro proporcionaría el ancla de “dinero externo” a la estructura y el elemento de la cesta de monedas permitiría a los participantes conservar su soberanía y flexibilidad monetaria. Evidentemente, sería necesario crear un Banco Central para la newcoin, que emitiría la nueva moneda. Este Banco Central podría convertirse en contraparte de los intercambios cruzados, así como proporcionar funciones de compensación para el sistema y hacer cumplir la normativa. Cualquier país sería libre de unirse a la newcoin con varias condiciones.

En primer lugar, el país candidato debe demostrar que dispone de oro físico libre de cargas en sus almacenes nacionales y comprometer una determinada cantidad a cambio de recibir la cantidad correspondiente de newcoin (utilizando la proporción del 40% mencionada anteriormente). El equivalente económico de esta transacción inicial sería la venta del oro al “pool de oro” que respalda la newcoin a cambio de la cantidad proporcional de la newcoin respaldada por el pool. La forma jurídica real de esta transacción es menos importante, ya que es necesaria simplemente para garantizar que la newcoin que se está emitiendo está siempre respaldada por al menos un 40% en oro. Ni siquiera es necesario hacer públicas las reservas de oro de cada país, siempre que todos los participantes puedan estar seguros de que siempre hay reservas suficientes. Una auditoría conjunta anual y un mecanismo de control pueden ser suficientes.

En segundo lugar, un país candidato tendría que establecer un mecanismo de determinación del precio del oro en su moneda nacional. Lo más probable es que una de las bolsas de metales preciosos participantes inicie el comercio de oro físico en cada una de las monedas locales. De este modo, se establecería un tipo de cambio cruzado justo para las monedas locales utilizando el mecanismo de “dinero externo” para fijarlas y ajustarlas a lo largo del tiempo. El precio del oro de las monedas locales determinaría su valor en la cesta de las nuevas monedas emitidas. Cada país seguiría siendo soberano y tendría libertad para emitir tanta moneda local como quisiera, pero esto acabaría ajustando la parte de su moneda en el valor de la nueva moneda. Al mismo tiempo, un país sólo podría obtener newcoin adicional del banco central a cambio de una promesa de oro adicional. El resultado neto es que el valor de cada componente de newcoin en términos de oro sería transparente y justo, lo que se traduciría también en la transparencia del valor de newcoin.

Por último, las emisiones o ventas de newcoin por parte del banco central sólo se permitirían a cambio de oro para cualquier persona fuera de la zona newcoin. En otras palabras, las dos únicas formas en que las partes externas pueden obtener grandes cantidades de newcoin es recibiéndola a cambio de oro físico o como pago por bienes y servicios prestados. Al mismo tiempo, el banco central no estaría obligado a comprar newcoin a cambio de oro, eliminando el riesgo de “corrida bancaria”.

Corrígeme si me equivoco: esta propuesta parece anclar todo el comercio dentro de la zona newcoin y todo el comercio exterior al oro. En este caso, ¿qué pasa con la estabilidad de newcoin? Después de todo, el oro ha sido volátil en el pasado.

S. Tzu: Creo que lo que preguntas es cuál podría ser el impacto si, por ejemplo, el precio del oro en dólares disminuyera drásticamente. En este caso, como no habría un tipo de cambio cruzado directo entre newcoin y el dólar, y como el banco central del Sur Global sólo compraría, no vendería oro a cambio de newcoin, se puede ver inmediatamente que el arbitraje sería extremadamente difícil. Como resultado, la volatilidad de la cesta de divisas expresada en newcoin (u oro) sería bastante baja. Y este es exactamente el impacto positivo que se pretende que tenga el anclaje de “dinero externo” de esta nueva unidad monetaria en el comercio y la inversión. Evidentemente, el Sur Global fijaría el precio de algunas materias primas de exportación clave únicamente en oro y newcoin, lo que haría aún menos probable la “corrida bancaria” o los ataques especulativos contra newcoin.

Con el tiempo, si el oro se infravalora en el Norte Global, gravitaría gradualmente, o quizás rápidamente, hacia el Sur Global a cambio de exportaciones o newcoin, lo que no sería un mal resultado para el sistema de “dinero externo” y aceleraría la amplia aceptación de newcoin como moneda de reserva. Y lo que es más importante, como las reservas físicas de oro son finitas fuera de la zona newcoin, los desequilibrios se corregirían inevitablemente por sí mismos, ya que el Sur Global seguirá siendo un exportador neto de materias primas clave.

Lo que acabas de decir está repleto de información preciosa. Tal vez deberíamos volver sobre el tema en un futuro próximo y discutir las reacciones a tus ideas. Ahora que hemos llegado a Maryina Roscha, ¡es hora de bajar!

S. Tzu: Será un placer continuar nuestro diálogo. ¡Espero con impaciencia otro bucle!

 

Zoltan Pozsar: Cuando Putin presente el petro oro, el oro se disparará y aplastará a los bancos occidentales

 

Fuente:

Pepe Escobar, en Strategic Culture Foundation: El Sur Global está montado en el tren del oro y el “NewCoin”. 10 de marzo de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Sputnik, Pepe Escobar cita un correo electrónico del miembro de la Academia Rusa de Ciencias y...

Contenidos

El Sahel africano se está rebelando contra el neocolonialismo occidental, expulsando tropas y bases extranjeras, ideando monedas alternativas y desafiando a las viejas multinacionales....

Contenidos

El gran avance puede estar literalmente llamando a la puerta de los BRICS. Sólo depende de una simple luz verde por parte del gobierno...

Contenidos

Los días 21 y 22 de febrero, el Consejo Atlántico, brazo político del complejo militar-industrial, copatrocinó una conferencia titulada “China en el Sur Global:...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram