Netanyahu imputado por fraude, soborno y corrupción (otra vez)

Mientras Netanyahu enfrenta cargos de corrupción y los árabes se convierten en un chivo expiatorio predecible, la telenovela política en Israel apenas está comenzando.

 

El primer ministro israelí Netanyahu, que se supone que es el “jefe” de la política israelí, parece haber perdido su toque. En dos elecciones consecutivas, no pudo ganar una mayoría o formar un gobierno de coalición. Y el mantra más repetido en la política israelí de hoy es, “nadie quiere elecciones”.

Mientras tanto, Netanyahu nuevamente está siendo imputado por corrupción y abuso de confianza. Sin embargo, todavía hay un resquicio lo suficientemente amplio que podría salvar a Netanyahu por al menos otro año: el comité de la Knéset, que se ocupa de la inmunidad de los miembros, no está en sesión.

El proceso electoral israelí, como una mala telenovela, se ha venido prolongando durante varios meses sin un final a la vista, y precisamente como una telenovela mal hecha, las tácticas de disputas, culpas, amenazas, espantos y embrollos no han dado resultado, mientras que las élites que controlan Israel ganan tiempo para sostener sus agendas desde la sombra.

 

Mediante el análisis de fuentes verificadas y un ejercicio de revisionismo histórico, El Dr. Elias Akleh relata algo que ya es un hecho ampliamente conocido, pero ante el que muchos todavía prefieren guardar silencio: Israel es un estado proxy colonial, genocida, terrorista y de limpieza étnica, creado para dividir y conquistar al mundo árabe, y protegido para servir a los intereses de potencias occidentales como Francia y Reino Unido.

 

El secreto de Israel

 

 

Fuente:

MPN — With no end in sight, Israel’s election soap opera rages on.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion