El Consejo de Relaciones Exteriores de los EE.UU. jugó un papel importante en el financiamiento de los nazis y orquestó las investigaciones para evitar que sus conexiones se hicieran públicas y perpetuar así una gran mentira histórica. Esta evidencia también sugiere que Wall Street y el Consejo de Relaciones Exteriores (CRE) no solo financiaron, sino que crearon la máquina de guerra nazi. En su libro “Wall Street y el asenso de Hitler” el profesor Antony Sutton proporciona una descripción completamente documentada del papel desempeñado por Morgan, Rockefeller, General Electric Company, Standard Oil, National City Bank, Chase y los bancos de Manhattan, Kuhn, Loeb & Company, General Motors, Ford y otros industriales, para ayudar a financiar a los nazis. Para probar su hipótesis, el profesor Sutton proporciona estados de cuenta bancarios, cartas de embajadores de los EE.UU., fuentes de medios de comunicación convencionales, archivos del Congreso, extractos de Investigaciones del Congreso y declaraciones de los juicios de Nuremberg. En un artículo del 10 de octubre de 2003 titulado “Se confirman lazos de los Bush con los nazis”, The New Hampshire Daily Gazette anunció: “Después de 60 años de falta de atención e incluso negación por parte de los medios de comunicación estadounidenses, documentos gubernamentales recientemente descubiertos en el Archivo Nacional y la Librería del Congreso revelan que Prescott Bush sirvió como socio comercial para el arquitecto financiero de la máquina de guerra nazi desde 1926 hasta 1942.” Un artículo similar apareció en The London Guardian el 25 de septiembre de 2004 titulado “Cómo el abuelo de Bush ayudó al ascenso de Hitler al poder.”

 

Familia Rockefeller y compañías estadounidenses impulsaron la Alemania nazi

El profesor Sutton escribió que General Motors, Ford, General Electric, DuPont y otras compañías estadounidenses íntimamente relacionadas con el desarrollo de la Alemania nazi estaban controladas por la elite de Wall Street, la firma JP Morgan, el Rockefeller Chase Bank y, en menor medida, el Banco Warburg de Manhattan.

“El acuerdo que trajo a Hitler al gobierno fue acordado en la casa del banquero Baron Kurt von Schroeder el 4 de enero de 1933”, escribe el autor Marrs. Entre las figuras notables que se dice acudieron a esta reunión están los miembros del Consejo de Relaciones Exteriores, John Foster Dulles y Allen Dulles, del bufete Sullivan and Cromwell de Nueva York, en representación del banco Schroeder. Allen Dulles eventualmente se convertiría en miembro de el Club Bilderberg y director de la CIA.

Familia Warburg, productores de gas Zyklon B

Max Warburg, un importante banquero alemán, y su hermano Paul Warburg, que habían sido instrumentos en el establecimiento del Sistema de la Reserva Federal en los Estados Unidos, fueron directores de Interssen Gemeinschaft Farben o I.G. Farben, la gigante empresa química alemana que produjo el gas Zyklon B utilizado en los campos de exterminio nazi. El gas aparentemente fue producido con el apoyo total de los industriales estadounidenses.

“El financiamiento para el ascenso de Adolfo Hitler al poder se manejó a través del Mendelsohn Bank de Amsterdam controlado por Warburg y más tarde por el J. Henry Schroeder Bank con sucursales en Frankfurt, Londres y Nueva York”, escribió Gary Allen. El principal consejo legal del J. Henry Schroeder Bank fue la firma Sullivan y Cromwell, cuyos socios principales incluían a John Foster y Allen Dulles.

Consejo de Relaciones Exteriores ocultó la verdad y propago mentiras

El autor James Perloff coincide y revela el papel que el Consejo de Relaciones Exteriores jugó para ayudar a los nazis. Él declara que “en 1939, en la víspera de la guerra relámpago, el aceite estándar de Nueva Jersey de los Rockefeller vendió $20 millones en combustible de aviación a I.G. Farben e incluso tenía una filial estadounidense llamada American I.G. Al describir la conexión del Consejo de Relaciones Exteriores con los nazis, enumera a directores de I.G. como “el omnipresente Paul Warburg y a Henry A. Metz (cofundadores del Consejo de Relaciones Exteriores) y Charles E. Mitchell, quien se unió al Consejo en 1923.”

Otras compañías estadounidenses que contribuyeron en gran medida a la maquinaria de guerra nazi son Brown Brothers Harriman (BBH) y Union Banking Corporation (UBC), ambas de Nueva York. Prescott Bush (abuelo del presidente George W. Bush) fue socio de BBH y director de UBC. Se confirma que la UBC de Nueva York, fundada y presidida por E. Roland Harriman, fue una compañía de fachada nazi.

Prescott Bush, arquitecto financiero del nazismo

En un artículo del 10 de octubre de 2003 titulado “Se confirman lazos de los Bush con los nazis”, The New Hampshire Daily Gazette anunció: “Después de 60 años de falta de atención e incluso negación por parte de los medios de comunicación estadounidenses, documentos gubernamentales recientemente descubiertos en el Archivo Nacional y la Librería del Congreso revelan que Prescott Bush sirvió como socio comercial para la arquitectura financiera de la máquina de guerra nazi desde 1926 hasta 1942.” Un artículo similar apareció en The London Guardian el 25 de septiembre de 2004 titulado “Cómo el abuelo de Bush ayudó al ascenso de Hitler al poder.”

“Prescott Sheldon Bush, padre del ex presidente George H. W. Bush, fue socio de la firma de Brown Brothers Harriman de Wall Street durante 40 años”, escribió el profesor Marrs. Fue Brown Brothers Harriman quien ayudó a financiar la revolución comunista de 1917 en Moscú y el ascenso de Hitler y el nazismo a través del dinero hecho posible por él y la Guaranty Trust Company afiliada. El Príncipe Bernhard de los Países Bajos, que sirvió en una unidad de inteligencia para la rama alemana de Farben, también era miembro de la SS nazi. Bernhard eventualmente se convirtió en miembro fundador del Club Bilderberg.

Fuente:

Basta Balkana — Wall Street and the Rise of Hitler: The history of banks who funded Nazis.

 

Necesitamos tu ayuda...
La demanda de contenido de Mente Alternativa está creciendo, aunque las agencias y redes sociales siguen recortando nuestros ingresos y limitando el alcance de nuestras publicaciones a través de sus algoritmos de censura. Esto hace difícil que podamos continuar haciendo nuestro trabajo. Para mantenernos verdaderamente independientes, necesitamos tu ayuda. No vamos a colocar áreas de membresía en este sitio web, pues queremos que la información llegue a todas partes. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

banner bitcoin