Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Multipolaridad y el ascenso de los Estados-civilización

En su discurso en la Conferencia Global sobre la Multipolaridad el 20 de abril, Zhang Weiwei (politólogo, escritor, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Fudan y director del Instituto de China de esa universidad) explicó que las principales potencias no occidentales como China, Rusia, India, Irán y otras, se autodenominan abiertamente Estados-civilización. Todas ellas coinciden en: ser civilizaciones únicas; que están hartas de que Occidente les imponga sus valores en nombre de los “valores universales”; y que se resisten a la injerencia occidental en sus asuntos internos. A partir de ello, en una perspectiva a medio y largo plazo, a medida que el orden mundial se vuelva cada vez más horizontal que vertical, será posible que surjan más comunidades o Estados-civilización, autoproclamados o auténticos, de los cuales es muy posible que haya una comunidad civilizacional con “valores universales” distintos a los definidos unilateralmente por Occidente, que serían sustituidos gradualmente por valores comunes antropológicamente coherentes como la paz, la humanidad, la solidaridad internacional y una comunidad humana.

 

 

Por Zhang Weiwei

En vísperas de la visita del presidente chino Xi Jinpin a Rusia el 19 de marzo, fui entrevistado por Russia Today, y me preguntaron cómo veía las sanciones de mano dura de Occidente contra Rusia, dije que Rusia ha sido aislada por Occidente, y Occidente ha sido aislado por el resto. ¿Por qué? La razón es sencilla: si bien la operación militar de Rusia en Ucrania es controvertida, uno de los objetivos declarados de Rusia es cambiar el orden mundial multipolar liderado por Estados Unidos por un orden mundial multipolar, y este objetivo cuenta con un amplio apoyo o al menos es comprendido por el mundo no occidental.

Su apoyo o comprensión de este objetivo se ve reforzado por el hecho de que ahora las principales potencias no occidentales como China, Rusia, India e Irán y más se autodenominan abiertamente Estados-civilización. Puede que difieran en cómo definir exactamente el término Estado civilizacional, pero parecen estar de acuerdo en al menos tres temas: primero, todos ellos son respectivamente una civilización única; segundo, están hartos de que Occidente les imponga sus valores en nombre de los “valores universales”; y tercero, se resisten a la injerencia occidental en sus asuntos internos.

Estos Estados-civilización en ascenso están desafiando de hecho el llamado orden mundial unipolar liberal, y el mundo asiste así a un cambio de orden global, que pasa de ser vertical, en el que Occidente está por encima del resto, a ser horizontal, en el que Occidente y el resto están a la par en términos de riqueza, poder e ideas. Por no hablar de otras potencias no occidentales, sólo China ha contribuido más al crecimiento económico mundial que los países del G7 juntos (38% frente a 25%) en los últimos diez años. La militarización del dólar por parte de Estados Unidos en sus sanciones contra Rusia sólo ha conseguido que cada vez más países no occidentales abandonen el uso del dólar en su comercio internacional, lo que supone un duro golpe para el actual orden económico unipolar. El año pasado, el 70% del comercio chino-ruso se realizó en sus monedas locales, e India, Brasil, Irán, Turquía, Indonesia y otros grandes países no occidentales están promoviendo el comercio en sus monedas locales.

También es cierto que, en las relaciones internacionales, las potencias occidentales han seguido durante mucho tiempo una estrategia de “divide y vencerás” desde la época colonial. Por el contrario, las principales potencias no occidentales, en particular China, siguiendo su tradición de Estado civilizacional, persiguen justo lo contrario, es decir, “unir y prosperar”, como se muestra en su masiva Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés), que resulta ser popular entre la mayoría de los países, y China también cree que este ideal de Unir y Prosperar representa los mejores intereses de los chinos, así como de la mayoría de los demás pueblos.

Con el rápido declive del poder político y la autoridad moral de Washington tanto dentro como fuera del país, es natural que los países no occidentales se inspiren en sus propias culturas y civilizaciones como forma de distinguirse del desacreditado modelo liberal estadounidense y su hegemonía unipolar.

Curiosamente, la idea del Estado civilizacional también resulta atractiva para muchos en el mundo occidental. Por ejemplo, ante los enormes desafíos de la “renacionalización” de Eureope, el presidente francés Macron admiró casi abiertamente el ideal de Estado civilizacional cuando se refirió a China, Rusia e India como tales ejemplos y declaró que el destino histórico de Francia era guiar a Europa hacia una renovación civilizacional.

Para la derecha occidental, el modelo de Estado civilizacional es una forma de defender los valores tradicionales y resistir el exceso de ultraliberalismo y la degeneración cultural ampliamente percibida, y para la izquierda, el modelo muestra el debido respeto por las culturas y tradiciones autóctonas como forma de rechazar el imperialismo occidental y el exceso de neoliberalismo.

De hecho, los Estados civilizados en ascenso de Eurasia se definen a sí mismos sobre todo frente al Occidente liberal, mientras que Occidente lucha ahora por definir su propia identidad, lo que parece más difícil que para China o Rusia. Por un lado, los liberales llevan mucho tiempo predicando valores universales más allá de las fronteras nacionales o civilizacionales y creen que sus valores son universales, ni occidentales, ni europeos, ni judeocristianos, aunque como afirma el politólogo europeo Bruno Maçães, el “Occidente” liberal está ahora muerto, lo que refleja su simpatía por “una revuelta contra el desarraigo global”.

Sin embargo, ¿puede existir Occidente como entidad civilizacional independiente? El académico británico Christoph Coker señala que “ni los griegos ni los europeos del siglo XVI… se consideraban a sí mismos “occidentales”, un término que sólo data de finales del siglo XVIII”. Algunos liberales occidentales abogan por un retorno a la Ilustración europea, pero es obvio que el liberalismo ilustrado, con sus tendencias universalizadoras, condujo a Occidente a su dilema actual, que ha separado a Occidente, y a Europa en particular, de sus propias raíces culturales, como señala Macaes “las sociedades occidentales han sacrificado sus culturas específicas en aras de un proyecto universal.” De hecho, un Occidente dividido cultural, social y políticamente, como es el caso hoy en día, aún tiene por delante una ardua batalla antes de dar forma a una identidad civilizacional común, si es que la tiene.

En una perspectiva a medio y largo plazo, a medida que el orden mundial se vuelva cada vez más horizontal que vertical, y que Occidente y el resto se equiparen más en términos de riqueza, poder e ideas, es probable que asistamos al surgimiento de más comunidades o Estados-civilización, autoproclamados o auténticos, de los cuales es muy posible que haya una comunidad civilizacional occidental equiparable a las demás. Es de esperar que los “valores universales” definidos unilateralmente por Occidente sean sustituidos gradualmente por ciertos valores comunes refrendados por toda la comunidad internacional, como la paz, la humanidad, la solidaridad internacional y una comunidad humana, y todas las comunidades civilizacionales deberían contribuir a este noble empeño en interés de toda la humanidad.

 

Andrey Fursov: Crisis del capitalismo, bio-tecnofascismo, operaciones especiales y transición al orden multipolar basado en macrozonas

 

Fuente:

Zhang Weiwei: Multipolarity and the rise of civilizational States. 5 de mayo de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa El logro más espectacular del viaje de Modi a Rusia no fue lo acordado formalmente, sino el acuerdo informal entre él...

Contenidos

Por Georgy Muradov Cualquier cazador sabe que una bandada de depredadores, cuando se reúne, se comporta mucho más agresivamente que los individuos que deambulan...

Contenidos

Por Mente Alternativa Durante la cumbre de la OTAN en Washington, el fabiano y primer ministro británico, Sir Keir Starmer, dijo que los misiles...

Contenidos

Por Eva Panina En la cumbre de la OTAN en Washington, la alianza debe unirse para hacer frente a los “autócratas revisionistas” como Vladimir...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram