Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Múltiples científicos confirman que la evidencia sobre la inmunidad natural contra la infección por COVID es sólida

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Muchos científicos han expresado que la inmunidad obtenida de la infección natural es bastante sólida. Se han publicado múltiples estudios que expresan este sentimiento, y sin embargo se están poniendo en marcha políticas sanitarias y mandatos como los pases de vacunas que no lo reflejan.

 

Por Arjun Walia

Los científicos han estado “en guerra” durante esta pandemia. Al igual que con tantos otros temas globales hoy en día, las pruebas contradictorias y la opinión de los expertos sobre el COVID han plagado esta pandemia. Eso está bien: es normal, saludable y debería promoverse dentro de la corriente principal, pero no es así. En cambio, los científicos que se oponen a lo que dicen las autoridades sanitarias del gobierno y a la información que publican han sido objeto de censura y ridiculización.

Un argumento contrario que no parece atraer la atención que merece es el concepto de inmunidad natural frente al COVID y su duración. Las pruebas que sugieren que la inmunidad natural es bastante robusta no han recibido mucha atención y no han sido realmente “promovidas” dentro de la corriente principal.

Una declaración reciente de tres renombrados profesores en la materia lo explica,

“Como científicos, nos hemos quedado atónitos y descorazonados al ser testigos de muchas afirmaciones científicas extrañas realizadas durante esta pandemia, a menudo por científicos. Ninguna es más sorprendente que la falsa afirmación hecha en el Memorándum de John Snow -y firmada por la actual directora de los CDC, Rochelle Wolensky- de que “no hay pruebas de una inmunidad protectora duradera frente al SARS-CoV-2 tras una infección natural”. (El Dr. Jay Bhattacharya de Stanford, la Dra. Sunetra Gupta de Oxford y el Dr. Martin Kulldorff de Harvard).

Esta percepción ha sido compartida a lo largo de la pandemia. El doctor Ali Ellebedy, profesor asociado de patología e inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis, expresó lo siguiente en mayo tras publicar un estudio. El estudio demostró que, meses después de recuperarse de casos leves de COVID-19, las personas estudiadas seguían teniendo células inmunitarias en su cuerpo que bombeaban anticuerpos contra el virus que causa la COVID-19.

“El otoño pasado, se informó de que los anticuerpos disminuyen rápidamente tras la infección por el virus que causa el COVID-19, y los medios de comunicación más importantes interpretaron que la inmunidad no era duradera… Pero esa es una interpretación errónea de los datos. Es normal que los niveles de anticuerpos disminuyan después de una infección aguda, pero no bajan a cero, sino que se estabilizan. Aquí, encontramos células productoras de anticuerpos en personas 11 meses después de los primeros síntomas. Estas células vivirán y producirán anticuerpos durante el resto de la vida de las personas. Esto es una prueba sólida de una inmunidad duradera”. (Comunicado de prensa de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis).

Una vez más, éste es sólo uno de los innumerables estudios que se han realizado al respecto, y hay muchos que demuestran y apuntan a la inmunidad duradera que se puede obtener de la infección natural. Más adelante en este artículo se presentan más datos científicos.

El concepto de “inmunidad de rebaño” se basa en el comportamiento de los virus naturales.

“Ahora está bien establecido que la inmunidad natural se desarrolla tras la infección con el SARS-CoV-2 de forma análoga a otros coronavirus… Ofrece una inmunidad antienfermedad contra la enfermedad grave y la muerte que probablemente sea permanente. Entre los millones de personas que se han venerado del COVID19, muy pocos han vuelto a enfermar.

Propagada por los medios de comunicación, la idea de que la infección no confiere una inmunidad efectiva se ha abierto paso en las decisiones de los gobiernos, las agencias de salud pública y las instituciones privadas, perjudicando la política sanitaria contra la pandemia.

Aunque las vacunas son herramientas vitales en la lucha contra las enfermedades infecciosas -incluida la COVID-, debemos ser conscientes del uso que se hace de ellas y recordar la inmunidad natural en la elaboración de nuestras políticas. En un entorno de escasez de vacunas en todo el mundo, vacunar a los enfermos de COVID-19 no sólo es innecesario sino inmoral.” (Dr. Jay Bhattacharya, Dr. Sunetra Gupta y Dr. Martin Kulldorff).

Vuelven los privilegios para los vacunados, mientras que los no vacunados y los previamente infectados son discriminados. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) cambió su definición de inmunidad de grupo a algo que se logra a través de la vacunación en lugar de una combinación de inmunidad natural y vacunas. Lo hicieron en otoño, y sólo después de una reacción pública la volvieron a cambiar en enero para reflejar la realidad.

Al igual que otros virus, el COVID ha infectado probablemente a más de mil millones de personas, por lo que la inmunidad natural también está haciendo su trabajo. Estos científicos no creen en el impulso de vacunar a todo el mundo lo más rápido posible, especialmente en los niños, donde no se han realizado pruebas de seguridad adecuadas.

Al fin y al cabo, ¿qué peligro tiene la COVID para los niños? El virus respiratorio sincitial (VRS) ha matado a más niños que el COVID en el Reino Unido. En Suecia, de más de un millón de escolares que vivieron sin encierros, distanciamiento social y mandatos de mascarilla durante la “primera ola”, cero murieron por COVID.

Un análisis de millones de resultados de pruebas de coronavirus en Dinamarca descubrió que las personas que tenían una infección previa seguían estando protegidas 6 meses después de la infección inicial. Otro estudio también encontró que los individuos que se recuperaron del coronavirus desarrollaron niveles “robustos” de células B y células T (necesarias para combatir el virus) y “estas células pueden persistir en el cuerpo por un tiempo muy, muy largo.”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Un estudio publicado en marzo de 2021 sugiere que la mayoría de los adultos sanos de la Columbia Británica (Canadá) tienen inmunidad contra el COVID-19 a pesar de que algunos de ellos nunca se han infectado con él.

Al igual que con la vacuna, si se ha infectado con una variante puede no ser tan grave en comparación con alguien que no ha sido infectado.

La Dra. Daniela Weiskopf, el Dr. Alessandro Sette y el Dr. Shane Crotty, del Instituto de Inmunología de La Jolla, analizaron las células inmunitarias y los anticuerpos de casi 200 personas que habían estado expuestas al SARS-CoV-2 y se habían recuperado. Los investigadores encontraron respuestas inmunitarias duraderas en la mayoría de las personas estudiadas. Los anticuerpos contra la proteína pico del SARS-CoV-2, que el virus utiliza para introducirse en las células, se encontraron en el 98% de los participantes un mes después de la aparición de los síntomas. Como se ha visto en estudios anteriores, el número de anticuerpos variaba mucho entre los individuos. Pero, de forma prometedora, sus niveles se mantuvieron bastante estables en el tiempo, disminuyendo sólo modestamente a los 6 u 8 meses de la infección.

Las células B específicas del virus aumentaron con el tiempo. Las personas tenían más células B de memoria seis meses después del inicio de los síntomas que un mes después. Aunque el número de estas células parecía alcanzar una meseta después de unos meses, los niveles no disminuyeron durante el periodo estudiado.

Los niveles de células T para el virus también se mantuvieron altos tras la infección. Seis meses después del inicio de los síntomas, el 92% de los participantes tenía células T CD4+ que reconocían el virus. Estas células ayudan a coordinar la respuesta inmunitaria. Aproximadamente la mitad de los participantes tenían células T CD8+, que eliminan las células infectadas por el virus.

Lo explica un estudio reciente publicado en Clinical Microbiology and Infection:

“La presencia de células T específicas de SARSCoV2 con reacción cruzada en pacientes nunca expuestos sugiere una inmunidad celular inducida por otros coronavirus. También se detectaron respuestas de células T contra el SARSC0V2 en pacientes recuperados de Covid sin anticuerpos detectables… La inmunidad celular es de suma importancia para contener la infección por SARSCoV2… y podría mantenerse independientemente de las respuestas de anticuerpos. Las personas previamente infectadas desarrollan respuestas de células T mucho más fuertes contra los péptidos de la proteína de la espiga en comparación con las personas no infectadas después de la vacuna de ARNm.”

Además, si alguien “da positivo” en la prueba de COVID no significa que sea infeccioso. En una carta al editor publicada en el Journal of Infection, los investigadores explican que es probable que más de la mitad de los “positivos” en las pruebas de PCR sean de personas que ni siquiera son infecciosas. Puede leer más sobre esto y sobre las pruebas PCR, aquí.

¿Cómo se compara la inmunidad natural con la inmunidad de la vacuna? ¿Disminuirá la inmunidad de la vacuna? ¿Se requerirá que la gente reciba eventualmente vacunas de refuerzo, y más después?

A fin de cuentas, con toda esta información combinada con el hecho de que los bloqueos han tenido consecuencias catastróficas y pueden haber matado a más personas que el propio COVID, es hora de empezar a reconocer que confiar en la infección natural es confiar en la ciencia. Tenemos que empezar a tratar el COVID como lo hacemos con todos los demás virus con los que ya tratamos y tratamos cada año, además del COVID. Haz recomendaciones, anima a la gente, pero no la obligues.

 

La FDA y los CDC admiten que el test RT-PCR para el Covid-19 se desarrolló sin muestras aisladas del virus, y que lo que prueba es otra cosa

 

Fuente:

Arjun Walia, en The Pulse: Evidence For Lasting Natural Immunity Against COVID Infection Is Strong, Say Multiple Scientists.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

“Ya desde 2012 el anterior legislador texano Ron Paul… había señalado que ‘los Rothschild poseen acciones de las principales 500 trasnacionales de la revista...

Contenidos

Por Epic Economist La crisis de la cadena de suministro está dejando a cientos de buques de carga atascados fuera de los puertos, mientras...

Contenidos

Por Vasko Kohlmayer Cada vez se reconoce más que las vacunas que se inyectan en las poblaciones de todo el mundo son inútiles y...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Según un estudio en preimpresión (1) desarrollado por científicos de la Queen Mary University of London, las últimas estadísticas sobre los...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon