Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Moscú: Centro del nuevo movimiento global de multipolaridad

En sus reflexiones sobre la Conferencia Mundial sobre la Multipolaridad, Alexander Wolfheze examina la transformación de Moscú del centro del socialismo internacional al centro del nuevo movimiento global de multipolaridad. Hoy, como ha confirmado la Conferencia Mundial sobre la Multipolaridad, Moscú vuelve a ser la sede de un movimiento de cambio mundial nuevo y diferente, pero con el mismo -o mejor dicho: más- potencial revolucionario mundial verdadero. Sus enemigos pueden ignorarlo, desestimarlo y difamarlo, pero este movimiento cambiará -y está cambiando- el mundo. En última instancia, ninguna censura, represión o violencia podrá detener la marcha de la historia. La marea de la historia ha cambiado indiscutiblemente: el momento unipolar ha terminado y el liberalismo globalista está destinado al basurero de la historia.

 

Por Alexander Wolfheze

Érase una vez, hace mucho tiempo, pero aún dentro de la memoria viva, el mundo estaba dividido en tres. Estaba el Primer Mundo, el Occidente liberal, el Segundo Mundo, el Oriente socialista, y el Tercer Mundo, que era lo que hoy es el Sur Global, entonces disputado entre Occidente y Oriente. En aquellos años de enfrentamiento nuclear de la Guerra Fría, la competencia armada directa por la tierra y los recursos se limitaba al Tercer Mundo, donde las revoluciones patrocinadas, los golpes de Estado violentos, las intervenciones armadas y las guerras por poderes asolaban América Latina, África, Oriente Medio y Extremo Oriente. Pero junto a esta competición cinética localizada en el Sur, también tuvo lugar una competición verdaderamente global y abstracta: una competición mundial por los corazones y las mentes. Esa competición abstracta oponía el Liberalismo, donde la “libertad” se definía por el nihilismo al estilo burgués y la usura institucionalizada, al Socialismo, donde la “igualdad” se definía por la nivelación al estilo proletario y el determinismo materialista. En esta competición, los campos de los actores estatales occidental-liberal y oriental-socialista se alinearon pragmáticamente de acuerdo con una división más antigua y profunda: el primero se asoció con la religión y el segundo con el ateísmo, aunque en su naturaleza esencial -en contraste con la representación institucional- la verdadera asociación era más bien inversa. Así, mientras que la balanza material (recursos e infraestructuras) se inclinaba notablemente a favor de los primeros, ocurría lo contrario con la balanza inmaterial (celo y devoción). Cualquiera que haya vivido algunos de los años de la Guerra Fría sabe que, a pesar de su retórica de “mundo libre” y su rectitud profesada, el Occidente liberal se basaba en el materialismo egoísta y la comodidad cobarde, y que, a pesar de su totalitarismo asfixiante y su crueldad genocida, el Este socialista se basaba en el idealismo desinteresado y el sacrificio heroico.

Érase una vez, para millones de personas de todo el mundo, Moscú era el centro del universo: un lugar donde se estaba planeando -y construyendo- un mundo mejor. Aunque los proyectos de construcción se hicieran de forma precipitada, torpe y desigual, y aunque los constructores humanos tuvieran profundos defectos, al menos el socialismo profesaba unas dimensiones éticas con las que la inmensa mayoría de los seres humanos de la Tierra podían identificarse, a saber, la elevación material de las masas empobrecidas, la justicia social para las clases oprimidas y la coexistencia pacífica entre las naciones. Moscú era el centro neurálgico de ese mundo socialista, ya muerto y enterrado: allí, desde todas partes del mundo, estudiantes e investigadores se reunían para aprender; académicos y periodistas se reunían para informar; economistas e ingenieros se reunían para planificar e ideólogos y políticos se reunían para decidir. Lo mismo ocurrió en muchas otras capitales socialistas (cabe mencionar la “no alineada” Belgrado como otro nodo importante), donde los estudios de intercambio, los institutos de investigación y las conferencias profesionales crearon la red humana que, a lo largo de muchas décadas, consiguió mantener unido el proyecto socialista mundial.

Tras la caída de la Unión Soviética y del proyecto socialista mundial, tras la conquista del Segundo Mundo por el Primero y durante las tres décadas que duró el momento “unipolar” de hegemonía neoliberal, Moscú quedó reducida a un destino más en la rueda de molino de la multitud de viajeros globalistas: Banqueros del FMI luchando contra la autosuficiencia económica de Rusia, ideólogos de ONG luchando contra la vida familiar de Rusia, consejeros de “derechos humanos” luchando contra el Estado de derecho de Rusia, magnates de los medios de comunicación luchando contra la prensa libre de Rusia. Por no hablar de esos viajeros globalistas menores, que siempre se apresuran a explotar la más mínima grieta en la armadura de las fronteras estatales soberanas: “banqueros de inversión” tras los recursos naturales de Rusia, “agentes de inteligencia” tras los asuntos militares de Rusia y “agentes modelo” tras las mujeres de Rusia. Rusia ha tardado tres décadas en deshacerse de esta multitud globalista, y acaba de empezar a superar las heridas infligidas durante estas tres décadas de indignidad impuesta por los globalistas. Eliminar a los infiltrados, identificar a los traidores y destruir a los saboteadores llevará tiempo. Pero la marea ha cambiado: para Rusia, el 22-02-2022 marca el punto álgido del globalismo-nihilismo. Poco a poco, la marea oscura se retira, dejando montañas de cadáveres y campos de equipos destrozados a su paso, mientras se arrastra desde los campos de la Pequeña Rusia.

Y esta primavera de 2023, por primera vez en tres décadas, Moscú volvió a encontrarse también de otra manera: como centro de una idea que cambia el mundo. El 29 de abril de 2023, Moscú fue el nodo central digital de la gran Conferencia Global sobre Multipolaridad, apoyada por el gran movimiento neo-eurasianista liderado por el profesor Aleksandr Dugin, a la que asistieron docenas de los pensadores tradicionalistas y publicistas disidentes más destacados del mundo, y que fue inaugurada por el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. Multipolarismo, eurasianismo, tradicionalismo… son sólo algunas de las palabras que, por ahora, se utilizan para describir este movimiento. Es, debería ser y quiere ser un movimiento que, si bien está impregnado del mismo espíritu de idealismo y sacrificio que en su día dio impulso al socialismo primitivo, se eleva efectivamente por encima de las ideologías de los “ismos” que han asolado a la humanidad durante los dos últimos siglos de “planificación” materialista-determinista. El movimiento expresado por esta Conferencia Mundial sobre la Multipolaridad, como atestiguarán todos los participantes, es un verdadero movimiento de futuro, incomparablemente más progresista que todo lo que pueda reivindicar el liberalismo. Su objetivo es liberar a todos los pueblos del mundo del yugo globalista-nihilista de la usura de las “altas finanzas” (el cártel bancario globalista), del transnacionalismo del “orden basado en normas” (las “instituciones de referencia” FMI-FEM-UE-OTAN) y del totalitarismo liberal-normativista (la agenda LGBT-Woke). Pero este nuevo movimiento de cambio mundial también se asienta sobre una base sólida: ha crecido orgánicamente a partir de identidades de raíz, sistemas de valores tradicionales, así como de la deliberación filosófica clásica y una profunda visión histórica. Así pues, esta vez existe una nueva idea de cambio mundial que está verdaderamente alineada con Rusia, y no injertada artificialmente en ella: este movimiento, centrado en el concepto de Multipolaridad, está verdaderamente alineado con la soberanía estatal, la identidad nacional, el patrimonio cultural y la esencia espiritual de Rusia. Su verdadera fuerza, sin embargo, es que es compatible con todas las formas de auténtica soberanía, identidad, cultura y tradición, no sólo con la de Rusia. Rusia, de acuerdo con su destino histórico como Tercera Roma y su destino geográfico como gobernante de la Isla Corazón del Mundo, no es más que el centro del movimiento de la multipolaridad.

Érase una vez, hace mucho tiempo, ya casi fuera de la memoria viva, Moscú fue el centro de un movimiento de cambio mundial como sede del movimiento socialista mundial: desde allí, la Com-intern (o Tercera Internacional Comunista, 1919-43) acechó al mundo con el espectro de la revolución mundial. Hoy, como ha confirmado la Conferencia Mundial sobre la Multipolaridad, Moscú vuelve a ser la sede de un movimiento de cambio mundial nuevo y diferente, pero con el mismo -o mejor dicho: más- potencial revolucionario mundial verdadero. Sus enemigos pueden ignorarlo, desestimarlo y difamarlo, pero este movimiento cambiará -y está cambiando- el mundo. En última instancia, ninguna censura, represión o violencia podrá detener la marcha de la historia. La marea de la historia ha cambiado indiscutiblemente: el momento unipolar ha terminado y el liberalismo globalista está destinado al basurero de la historia. Z-intern saluda a Némesis.

 

Z-intern

 

Zoltan Pozsar: De la desglobalización al mercantilismo y la multipolaridad; ruta a seguir y posibles escenarios finales en la guerra económica

 

 

Fuente:

Alexander Wolfheze, en Arktos: Z-Intern: The Global Conference on Multipolarity. 29 de abril de 2023.

Contenidos

En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, la analista Sonja van den Ende analiza un informe reciente del destacado centro de pensamiento estadounidense,...

Ciencia y Tecnología

Ucrania ha encontrado componentes británicos e irlandeses en los drones iraníes utilizados por Rusia en ataques contra Ucrania, según informa The Sun. El laboratorio...

Contenidos

El jefe de las Tropas de Protección Nuclear, Química y Biológica de las Fuerzas Armadas rusas, Teniente General Igor Kirillov, alega que Washington y...

Ciencia y Tecnología

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, reveló el jueves que Rusia está desarrollando una “capacidad antisatélite”. La capacidad es preocupante, aunque...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram