Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Millones de personas deben organizarse y tomar las calles para exigir el fin de la matanza y una paz basada en la seguridad y el desarrollo económico para Israel y Palestina

Mientras gran parte del mundo clama por un alto el fuego en Gaza, la brutal operación de limpieza étnica de Netanyahu continúa, con el apoyo de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. Estados Unidos, la UE y la ONU están perdiendo toda credibilidad. El Secretario General de la ONU califica a Gaza de “cementerio de niños” y, sin embargo, no se toma ninguna medida para detener la matanza. Millones de personas deben tomar las calles para exigir el fin de la matanza y una paz basada en la seguridad y el desarrollo económico para Israel y Palestina.

 

Por Stewart Battle

Cuando ocurren grandes males, que traumatizan a quienes los viven, no existe ninguna ley que exija que uno perpetre más males a cambio. Sin embargo, existe una ley, la ley de la tragedia, que allana el camino para las civilizaciones condenadas al fracaso, civilizaciones que no logran encontrar una solución humana a un destino que de otro modo estaría predeterminado. Esa solución, esa idea, es lo que debe descubrirse urgentemente si queremos que el mundo sobreviva.

Actualmente, las perspectivas son sombrías. Los despliegues militares en Israel y Palestina y sus alrededores están aumentando. El Departamento de Estado anunció que un submarino de clase Ohio se unirá al Comando Central y probablemente ya se dirige al Mediterráneo oriental, junto con sus 154 misiles de crucero Tomahawk. Irán, Jordania, Turkiye y prácticamente todas las demás naciones de la región han advertido a Estados Unidos que no ponga en mayor peligro una escalada, llamados que hasta ahora no han sido escuchados.

En el conflicto mismo, cada vez parece más que se está preparando una limpieza étnica. Israel continúa intensificando sus operaciones contra objetivos mayoritariamente civiles sin la menor señal de detenerse, al tiempo que alienta a los civiles a huir a Egipto. Netanyahu ha admitido ahora que Israel no abandonará Gaza después de la guerra, pero planea permanecer allí “indefinidamente”. Un ministro del gabinete incluso tuvo el descaro de sugerir lanzar una bomba nuclear sobre Gaza, como “una opción” que vale la pena considerar. ¿Quedará algún pueblo en Gaza después de que esto termine, o la paz que Israel busca es la “paz de la tumba”?

Al mismo tiempo, Estados Unidos está haciendo la vista gorda. Los representantes de la administración continúan dando vueltas en torno a las cuestiones más básicas de un alto el fuego para que se pueda entregar ayuda humanitaria, y eluden hipócritamente la verdad sobre la matanza desproporcionada de civiles en comparación con los combatientes de Hamás. En cambio, el despliegue de cada vez más poder militar en la región, mientras el Secretario de Estado Blinken y otros llevan a cabo campañas de relaciones públicas para disipar las crecientes protestas, no hace más que darle a Israel el mensaje: puede proceder, sin hacer preguntas.

¿Son estos los tan cacareados “valores democráticos occidentales” que tan famosamente están detrás del mundo “libre” de hoy? La máscara se ha caído por completo.

Es evidente que esta estrategia no está funcionando: la gente hace preguntas y exige respuestas. Un movimiento está creciendo, como se puede ver en las protestas y otras acciones que estallan en todo el mundo, incluso en Estados Unidos y Europa. Incluso se informa de que existe una agitación creciente dentro de las propias instituciones de gobierno, como el Departamento de Estado, donde se ha filtrado un memorando que condena enérgicamente la condonación ciega de las violaciones del derecho internacional por parte de Israel. Es probable que la tensión sea mucho mayor de lo que se informa y continuará cuanto más continúe esto.

Sin embargo, la pregunta obvia es: ¿por qué se permite que esto suceda? ¿Y por qué, cuando se perpetran actos tan horrendos, nadie hace algo para detenerlos? En tal situación, ¿qué se hace cuando todas las vías parecen cerradas y la mayor parte del liderazgo parece moralmente muerto?

A medida que las emociones aumentan, deténgase y considere: es fácil enojarse; es fácil pisotear y cantar consignas. Es fácil, porque se ha planeado que usted reaccione de esa manera; es fácil porque es trágico.

Lo que no es fácil es cambiar; lo que no es fácil es pensar, pero esa es la única manera de salir de la crisis actual. De hecho, esa es la única verdadera fuente de poder en el universo: pensar y aprovechar la capacidad de hacer que otros piensen.

Tomemos como ejemplo la hermosa metáfora que está teniendo lugar ahora en Afganistán. Está en marcha una conferencia de tres días de duración titulada: “Creando el milagro económico afgano”, que ha reunido a un equipo de expertos con la misión de crear “un plan integral para la reconstrucción económica de todo el país”. Se han llevado a cabo debates y presentaciones sobre este tema, incluido el transporte, la energía, la agricultura moderna, el crédito y las finanzas, y más. Un participante informó que hay un tremendo optimismo entre los asistentes y orgullo de que esta conferencia esté financiada y controlada por los afganos y en beneficio de Afganistán. Enfatizó que este es un país que ha visto medio siglo de guerras (y colonialismo durante aún más tiempo) y que ahora está decidiendo tomar su futuro en sus propias manos. Es decidir salir de la tragedia.

Queda por ver qué sucederá en Afganistán. Pero tómelo como una metáfora, donde, a pesar de todo lo que se le ha hecho, se ha tomado un camino diferente. Si esta nación puede trazar un camino hacia un futuro más próspero, ¿qué parte del mundo no podría hacer lo mismo?

En una conversación con sus asociados hoy, Helga Zepp-LaRouche enfatizó que si el mundo sobrevive a la crisis actual y no entra en la Tercera Guerra Mundial, entonces Occidente habrá perdido toda credibilidad debido a lo que está permitiendo que le suceda a Gaza. Por lo tanto, la gente debería tener el valor de saber que esta decisión de los dirigentes de Afganistán señala la dirección que más naciones podrían tomar a medida que este sistema oligárquico se derrumba a nuestro alrededor. La situación puede romperse en cualquier momento a medida que se pierda más credibilidad, y debemos movilizar a todos por la paz y un nuevo orden entre las naciones soberanas del mundo.

Así que no te angusties ni te vuelvas apático. Dedícate a crear el tipo de bien que debe traerse al mundo para garantizar que este mal nunca vuelva a ocurrir.

 

¿Se mantendrá el mundo cruzado de brazos mientras Gaza se convierte en un ‘cementerio de niños’?

 

Fuente:

Stewart Battle, en EIRNS: The Only Way Out of the Tragedy: Organize! Nov. 07, 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa El principal tribunal de las Naciones Unidas ha dictaminado que las políticas de asentamiento de Israel y el uso de recursos...

Contenidos

Por Eva Panina Reuters entrevistó a expertos sobre el tema del despliegue de misiles terrestres de mediano y corto alcance en Europa. Todos llegan...

Contenidos

Por Marie Jane Freeman Hablando en contra de la OTAN y su guerra contra Ucrania, el Primer Ministro de Eslovaquia, Robert Fico, declaró el...

Contenidos

Por Dennis Small La cumbre de la OTAN celebrada del 9 al 11 de julio en Washington, D.C. concluyó pisando el acelerador en una...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram