Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Miles Guo, el fugitivo que intentó desencadenar una guerra entre Estados Unidos y China

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



En 2012, Miles Guo fracasó en su intento de sabotear la ascensión de Xi difundiendo una serie de noticias falsas en China y entre la diáspora china. Teniendo en cuenta sus recientes actividades y el hecho de que fue generosamente abrazado por prominentes halcones estadounidenses de China, parece que su misión era causar el máximo daño a las relaciones entre Estados Unidos y China, posiblemente descarrilándolas hasta un punto de no retorno. Guo es conocido por haber amasado una enorme fortuna gracias a la connivencia con poderosos y magnates chinos corruptos: de ahí su fama entre los internautas chinos de “gigante del capital”. Sin embargo, la mayoría de los fondos procedían de fuentes desconocidas y nunca estuvieron a su nombre. Como ya informó el respetado periódico empresarial chino Caixin Global, una de las principales fuentes de dinero de Guo se materializó con la ayuda del ex primer ministro británico Tony Blair. Con el respaldo de Blair, Guo consiguió 3.000 millones de dólares de la familia real de Abu Dhabi.

 

Miles Guo, el fugitivo que intentó desencadenar una guerra entre Estados Unidos y China

Como agentes de disidencia controlada, el agente de los jesuitas, Steve Bannon, y Miles Guo, tienen en común su gusto por ondear banderas falsas.

 

Por Pepe Escobar

ESTAMBUL – Guo Wengui, también conocido como Guo Haoyun, y por sus nombres en inglés Miles Kwok y Miles Guo, es un multimillonario chino autoproclamado exiliado y con conexiones políticas que intentó iniciar una guerra entre Estados Unidos y China.

El 15 de febrero, el multimillonario se acogió al Capítulo 11 de protección contra la bancarrota personal en el Tribunal de Quiebras de EE.UU. en Bridgeport, CT, enumerando activos de sólo 3.850 dólares y pasivos de entre 100 y 500 millones de dólares. La declaración de Guo se produjo después de que un gestor de dinero de Hong Kong, Pacific Alliance Group, le demandara por deudas impagadas.

Desde luego, eso no cuadraba. Sólo tres meses después de declararse en quiebra, Guo había gastado casi 2 millones de dólares en honorarios legales. Sin embargo, el 11 de mayo, presentó una renuncia a la quiebra personal ante el tribunal a través de su abogado, declarando que no tenía más fondos para pagar sus honorarios legales.

Durante la vista de la quiebra, Guo afirmó que no tenía casa, ni coche, ni tarjetas de crédito. Esto no concuerda con el lujoso estilo de vida del que hacía gala en las redes sociales, con su mansión, su jet privado y su yate.

Entonces, ¿se trata realmente de una quiebra? ¿O es una treta muy elaborada?

 

‘Quiero ser parte de esto, Nueva York, Nueva York’

Guo nació en una familia modesta en febrero de 1967 en una zona rural de la provincia de Shandong. Según el sitio de noticias China Youth Network, en su adolescencia vivió experiencias proverbiales que le abrieron los ojos, como faltar a la escuela, pelearse y apostar. Se casó a los 18 años; hizo que mataran a su propio hermano por una discusión que giraba en torno a unos meros 7.000 yuanes; y fue condenado a tres años de cárcel y cuatro de libertad condicional por fraude.

Guo saltó a la fama construyendo un imperio inmobiliario en Pekín, lo que le valió títulos como “Gigante del Capital”, “Cazador del Poder” y “Pirata del Caribe” por parte de los asombrados internautas chinos. En 2017, Interpol emitió una notificación roja sobre Guo, que ya había huido a Estados Unidos en 2015 tras ser acusado por el gobierno chino de fraude, soborno y blanqueo de dinero. Él negó todos los cargos.

Sin embargo, según la información disponible públicamente, Guo cometió una serie de fraudes financieros, incluida una estafa de 539 millones de dólares dirigida a pequeños inversores en Estados Unidos, un préstamo fraudulento de 470 millones de dólares en China y un esquema Ponzi de criptodivisas de 43 millones de dólares.

En los últimos años, Guo ha tenido una vida bastante activa en Internet, acumulando especial notoriedad por sus feroces críticas al Partido Comunista Chino.

Según la Oficina de Seguridad Pública de Chongqing, Guo ha estado construyendo un caso desde agosto de 2017 para obtener asilo político en los Estados Unidos inventando una serie de denuncias en línea.

Algunas de ellas, que giran en torno a las travesuras sexuales de Hunter Biden , llamaron la atención de los medios de comunicación estadounidenses. El giro central de Guo en ese momento fue que “tenemos que expresar… el Partido Comunista Chino utilizó esto para amenazar a Hunter y [Joe] Biden”. Pero no aportó ninguna prueba de ello.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En 2017, Guo se ganó la atención de Foreign Affairs en un artículo coescrito por Rush Doshi, que ahora es director senior para China en el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El artículo se centraba en cómo Guo -sin proporcionar fuentes ni pruebas concluyentes- lanzaba escabrosas acusaciones contra el vicepresidente chino Wang Qishan, el jefe de la campaña anticorrupción del presidente Xi Jinping.

“Guo Wengui, un multimillonario chino expatriado, comenzó a hacer acusaciones explosivas en YouTube y Twitter sobre los líderes de China”, explicaron Doshi y el coautor George Yin.

“El presidente Xi Jinping, según Guo, había buscado información incriminatoria sobre Wang Qishan, mano derecha de Xi y jefe de su campaña anticorrupción. Guo sugirió que la figura encargada de erradicar la corrupción oficial en China era él mismo corrupto, si no directamente, sí a través de las supuestas participaciones financieras de su familia. Las afirmaciones de Guo parecían diseñadas para cortar la relación política más importante de China antes del XIX Congreso del Partido de este otoño, en el que los funcionarios determinarán la longevidad de Xi como presidente y seleccionarán a los miembros de los principales órganos de decisión de China”.

Entre los padrinos de Guo se encuentran los desprestigiados funcionarios de seguridad chinos Ma Jian, viceministro de Seguridad Pública entre 2006 y 2015, y Zhou Yongkang, ministro de Seguridad Pública entre 2002 y 2007.

Poderoso miembro del Comité Permanente del Politburó, Zhou fue expulsado del Partido Comunista en 2014 y condenado a cadena perpetua al año siguiente. En 2018, Ma fue condenado a cadena perpetua por aceptar sobornos de Guo, según el proceso judicial. Otro de los encargados de Guo, el miembro del Politburó Sun Zhengcai, fue condenado a cadena perpetua por soborno en 2018.

Sun era el jefe del Partido Comunista en la megaciudad occidental de Chongqing. Tras la caída en desgracia de Sun, la supervisión de Guo pasó a manos del viceministro de Policía de China, Sun Lijun (sin parentesco), y del ministro de Justicia, Fu Zenghua. Sun Lijun fue condenado por corrupción en julio de 2022 y está pendiente de sentencia. Fu está detenido y a la espera de juicio.

Lo que destaca es que durante todo este periodo Guo actuó como agente de elementos de los servicios de seguridad de China purgados y condenados por corrupción.

Más tarde, en 2021, Guo pasó a promover la acusación de que hackers chinos habían cambiado los votos de las elecciones presidenciales de Trump a Joe Biden.

La actividad política de Guo es tan intrigante como sus aventuras empresariales. Sobre todo por su condición de antiguo protegido del muy poderoso ex viceministro de Seguridad del Estado Ma Jian, que a su vez fue mentor del jefe de seguridad Zhou Yongkang, entonces miembro del Politburó.

No es casualidad que Guo huyera de China poco después de que Ma y Zhou fueran detenidos en el marco de la campaña anticorrupción del presidente Xi. En ese momento, Guo estaba inmerso en una amarga disputa empresarial con su antiguo socio y magnate con conexiones políticas Li You. Eso estaba atrayendo una atención no deseada a sus negocios financieros.

La trama central de esta turbia saga gira en torno a los opacos acontecimientos dentro del todopoderoso Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) a principios de la década de 2010, cuando Xi Jinping llegó al poder.

Los encargados de la inteligencia de Guo, Ma y Zhou, eran aliados de Ling Jihua, que fue jefe de personal del ex presidente Hu Jintao. El vínculo crucial entre Ma y Ling lo proporcionó Sun Zhengcai, ex secretario del partido en Chongqing, también miembro del Politburó.

Como hemos visto, Zhou, Ling y Sun acabaron en la cárcel, objetivos de la campaña anticorrupción de Xi. Pero, sorprendentemente, no Guo, que según antiguos funcionarios del gobierno chino era el agente del MSS de Ma a cargo de las operaciones especiales en el extranjero.

El trabajo de Guo en 2012 era sabotear la ascensión de Xi difundiendo una serie de noticias falsas en China y entre la diáspora china. Eso fracasó.

No obstante, Guo siguió trabajando como agente del SMS hasta al menos octubre de 2021, según fuentes chinas bien situadas. Teniendo en cuenta sus recientes actividades y el hecho de que fue generosamente abrazado por prominentes halcones estadounidenses de China, parece que su misión era causar el máximo daño a las relaciones entre Estados Unidos y China, posiblemente descarrilándolas hasta un punto de no retorno.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Cómo sacar provecho de los lujosos fondos en el extranjero

Guo impresionó a sus anfitriones estadounidenses con una muestra de gran riqueza. Tras huir de China, se instaló en Nueva York en un apartamento de 70 millones de dólares en el Hotel Sherry-Netherland de la Quinta Avenida con vistas a Central Park.

Entre sus alardes se cuentan la compra de más de 200 trajes a medida al año, el gasto de más de 20 millones de dólares en honorarios de abogados de todo el mundo, fumar puros de 10.000 dólares y beber ediciones limitadas del licor chino Moutai. Todo ello, por supuesto, encaja perfectamente con su afirmación ante el tribunal de quiebras de poseer sólo 3.850 dólares en activos personales.

En su declaración de quiebra, Guo argumentó ante el tribunal que sus gastos estaban financiados por su familia. El apartamento de lujo en Nueva York era propiedad de la empresa familiar; una villa era propiedad de la empresa de su esposa; los gastos diarios y todos esos trajes personalizados los proporcionaba Golden Spring, una empresa con sede en Nueva York propiedad de su hijo Guo Qiang.

Qu Guojiao, o Natasha Qu, la antigua asistente financiera de Guo Wengui, que aún vive en China, reveló en una entrevista exclusiva que en el espacio de más de 20 años, Guo creó más de 100 empresas en Hong Kong, China, el Reino Unido, Estados Unidos, las Islas Vírgenes Británicas y las Islas Caimán. Ninguna de ellas estaba a su nombre, dijo. Sin embargo, independientemente de quién y qué empresa las posea, el flujo final de fondos y los acuerdos de participación siempre procedieron a discreción de Guo, dijo Qu.

Guo es conocido por haber amasado una enorme fortuna gracias a la connivencia con poderosos y magnates chinos corruptos: de ahí su fama entre los internautas chinos de “gigante del capital”. Sin embargo, la mayoría de los fondos procedían de fuentes desconocidas y nunca estuvieron a su nombre.

 

La conexión con Blair

Como ya informó el respetado periódico empresarial chino Caixin Global, una de las principales fuentes de dinero de Guo se materializó con la ayuda del ex primer ministro británico Tony Blair. Con el respaldo de Blair, Guo consiguió 3.000 millones de dólares de la familia real de Abu Dhabi.

Blair voló en un lujoso jet privado durante una visita a Oriente Medio en 2013, cuando era el enviado del Cuarteto de la ONU para Oriente Medio; le acompañó Guo, que se encargó de pagar el vuelo, según Caixin.

Guo se ganó el favor de los Blair cuando compró 5.000 ejemplares del nuevo libro autobiográfico de la esposa de Blair, Cherie, en chino, Speaking for Myself, en agosto de 2009. En 2013, Blair presentó a Guo a un grupo de dignatarios de la familia real de Abu Dhabi, informó el periódico.

En 2014, Guo, con el apoyo del todopoderoso Ma Jian, entonces viceministro de Seguridad chino, utilizó la posición de Blair como enviado especial al Cuarteto de Oriente Medio para ganarse la confianza de la realeza de Abu Dabi. Guo acabó firmando un contrato con ellos en Macao el 16 de diciembre de ese año, por el que se creaba un “Fondo China-Árabe”, según el China Daily.

Los primeros 1.500 millones de dólares se pagaron desde la empresa Roscalitar 2, registrada en las Islas Caimán, a una de las cuentas bancarias de Guo Wengui al día siguiente. El asistente de Guo en ese momento, Qu, confirmó en la entrevista que el dinero se utilizó para comprar acciones de Hong Kong, propiedades, un yate y otros activos.

 

guo

(PIE: Comprobante firmado y autorizado por Guo Wengui para la transferencia de 25,2 millones de euros de Bravo Luck Ltd a DWF LLP para el saldo de la compra del yate Lady May)

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Natasha Qu declaró: “En diciembre de 2014, la parte de Abu Dhabi transfirió 1.500 millones a Guo Wengui, quien inmediatamente le ordenó que transfiriera el dinero a HK International Funds Investment Ltd, una empresa controlada por Guo Wengui a través de ella y Guo Qiang.”

Guo, según Qu, “pidió que se transfiriera un total de 520 millones de dólares en dos plazos a la cuenta de Bravo Luck Ltd.”. A continuación, se realizaron pagos a través de la cuenta de Bravo Luck Ltd para comprar el yate Lady May, el apartamento de lujo en Nueva York, y también se transfirió dinero al propio Guo Qiang y a su [empresa] controlada Golden Spring” en su sede de Hong Kong.

 

guo

(PIE: Comprobante firmado y autorizado por Guo Wengui para la transferencia de Bravo Luck Ltd $62,990,741.85 a IVEY Barnum & O’Mara LLC por el saldo del apartamento en el Hotel Sherry Netherland en Nueva York)

 

Natasha Qu añade: “Aunque Guo Wengui tenía más de cien empresas en Hong Kong y las Islas Vírgenes Británicas, ninguna de ellas tenía un negocio real y básicamente no había dinero en las cuentas de las empresas. Se crearon simplemente para recaudar y transferir dinero. Todo el gasto de Guo Wengui en esos dos o tres años, tanto en el país como en el extranjero, procedía de este dinero de Abu Dhabi”.

No hay información sobre si todavía queda algo de esos fondos. Lo que está claro es que Guo siguió gastando hasta y después de su reciente declaración de quiebra. Tras afirmar que estaba en la ruina, Guo contrató a tres abogados de renombre del bufete estadounidense Brown Rudnick LLP, cada uno de los cuales cobraba más de 1.000 dólares por hora, según las noticias sobre la declaración de quiebra.

 

guo

(Los honorarios de los abogados figuran en los documentos judiciales presentados por Guo Wengui)

 

Los documentos del caso de bancarrota de Guo muestran que el día antes de declararse en bancarrota, envió un millón de dólares al bufete de abogados Brown & Rudnick de Lamp Capital Ltd (Lamp Capital). Además de este bufete, Guo también contrató los servicios de Stretto Insolvency Solutions y V&L Financial Services, según los expedientes judiciales. En mayo de 2022, Guo estableció un préstamo de 8 millones de dólares de su propia empresa Golden Spring, con sede en Nueva York, para pagar la administración de la insolvencia y los servicios financieros.

 

¿Debo quedarme (en bancarrota) o debo irme?

No está claro cuán rico es realmente Guo Wengui ni cuáles son sus verdaderos activos.

Uno de los activos más polémicos en el litigio de años entre el Pacific Alliance Group de Hong Kong y Guo Wengui es el ahora famoso yate Lady May, donde los funcionarios federales habían detenido a Steve Bannon en 2020 por presunto fraude. Guo afirmó que vendió el yate a su hija Guo Mei por un dólar, y que está atracado en un puerto español.

Natasha Qu informa de que “el yate fue comprado en febrero de 2015 por Guo Wengui por 28 millones de euros, con fondos de los primeros 1.500 millones de dólares liberados por el Fondo Árabe-Chino, a nombre de Hong Kong International Fund Investment Ltd, y registrado con el mismo nombre”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Qu dice que transfirió la propiedad de Lady May a Guo Mei por 1 dólar el 17 de junio de 2017, según las instrucciones de Guo. Ya en octubre de 2014, Guo pidió a Natasha Qu que firmara una Declaración de Fideicomiso para mantener Hong Kong International Fund Investment Limited por él, tras lo cual la empresa fue transferida a Natasha Qu para que la mantuviera en su nombre por el precio de 1 dólar de Hong Kong.

La Declaración de Fideicomiso dejaba claro que todas las acciones de la fiduciaria, Natasha Qu, en relación con la participación en la empresa debían realizarse de acuerdo con las instrucciones del beneficiario, Guo Wengui. Después de que Qu firmara la declaración de fideicomiso, dijo que Guo se llevó el documento y lo guardó su abogado.

Según explica Natasha Qu, “cuando la policía de Hong Kong investigó a Guo Wengui por blanqueo de capitales en 2017, Guo me pidió que preparara el papeleo de un viaje a Estados Unidos para transferir la totalidad de Hong Kong International Fund Investment Limited a Guo Mei.”

 

guo

(PIE: Declaración de fideicomiso firmada por Natasha Qu para mantener a Hong Kong International Fund Investment Limited para Guo Wengui).

 

Después de huir a Estados Unidos, Guo hizo todo lo posible por presentarse como profundamente hostil a Pekín. Los patrones de Guo en los servicios de seguridad fueron condenados por delitos importantes o estaban siendo investigados, y él temía ser detenido bajo cargos de corrupción. Según el New York Times, Guo estaba en la lista de los más buscados de China por soborno, fraude y blanqueo de dinero.

Guo gastó a manos llenas para ganarse el apoyo de los socios del presidente Donald Trump. Contrató al exestratega de la Casa Blanca Steve Bannon por un anticipo de un millón de dólares al año. En 2020, junto a Bannon, Guo anunció la creación del “Nuevo Estado Federal de China”, supuestamente para derrocar al Partido Comunista de China.

El “Estado Federal” celebró un evento en Nueva York el 4 de junio de 2022, con Bannon y un grupo de ex altos asesores de Trump, entre ellos el asesor comercial de la Casa Blanca Peter Navarro y el redactor de discursos Jason Miller.

Antes de la aventura del “Estado Federal”, Guo creó la Fundación Estado de Derecho en 2018; lanzó una serie G de proyectos de inversión como GTV y G Coin, así como préstamos agrícolas, tarjetas G-Club y Xi Coin. Estos emprendimientos le reportaron cientos de millones de dólares en ventas y donaciones, pero lo metieron en problemas legales.

En mayo de 2020, la Comisión del Mercado de Valores (SEC) le impuso una multa de 539 millones de dólares por las colocaciones privadas ilegales de GTV y G Coin por parte de Guo. El resto de proyectos también están siendo investigados en mayor o menor medida, incluyendo un “préstamo agrícola” de casi 200 millones de dólares a finales de 2020 y más de 100 millones de dólares por la venta de mil millones de H-coins en 2021. El paradero y el uso de estos fondos son un completo misterio.

El caso de quiebra personal de Guo Wengui sigue pendiente. En virtud de una orden judicial, Guo, como propietario del yate Lady May, prometió el 6 de abril que permitiría que el yate regresara a Estados Unidos antes del 15 de julio y que pagaría una fianza de 37 millones de dólares. El 17 de abril, el tribunal de quiebras declaró a Guo culpable de desacato por ocultar su yate en el extranjero.

El 11 de mayo, Guo solicitó voluntariamente el sobreseimiento de su caso de quiebra personal. Este extraño comportamiento llamó la atención de los principales medios de comunicación.

 

Actos del Tribunal de Quiebras

El 16 de junio, el Tribunal de Quiebras de Connecticut señaló que Guo Wengui y su familia tenían intereses en numerosas sociedades de responsabilidad limitada y que supuestamente habían ocultado activos y defraudado a los acreedores depositando importantes activos personales entre numerosos subordinados y miembros de la familia.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Finalmente, el tribunal denegó la petición de Guo de desestimar el caso, nombró un administrador de los activos de la quiebra, continuó el procedimiento de quiebra y designó a un administrador para que llevara a cabo una investigación a nivel mundial sobre los activos de Guo y sobre si éste había actuado de buena fe al declararse en quiebra.

Si los acreedores que prosiguen su investigación descubren que Guo ha ocultado activos y se ha declarado en bancarrota, puede ser declarado culpable de violar las leyes de bancarrota de EE.UU., así como de fraude de bancarrota. Eso le acarrearía serios problemas legales. Y esta vez no habrá ningún poderoso patrón del Ministerio de Seguridad del Estado que le eche una mano.

 

Oposición controlada, jesuitas y contra-pandillas: Robespierre, Trotsky, Bannon y Miles Guo

 

Fuente:

Pepe Escobar, en The Saker: Exclusive: The Fugitive Who Tried to Spark a US-China War. 5 de agosto de 2022.

Te puede interesar

Contenidos

Las operaciones de bandera falsa perpetradas por el imperio anglosajón, siempre traen consigo terror y alguna ‘tremenda oportunidad’ estratégica.   Por Mente Alternativa Salvo...

Contenidos

Mientras la prensa internacional aborda el sabotaje contra los gasoductos ‎‎Nord Stream y Nord Stream 2 como una especie de “crónica roja”, aquí ‎lo...

Contenidos

Por EIRNS El 26 de septiembre del 2022, día en que los dos gasoductos de Nord Stream fueron saboteados en un acto de terrorismo...

Contenidos

Según el geopolítico ruso Alexander Dugin, desde la victoria de Occidente en la Guerra Fría, los estadounidenses han pensado en términos de dos modelos...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY