Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Mientras que se impone la cordura, continúan las provocaciones bélicas de Gran Bretaña

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino se tomará, dependerá de la energía y el número de personas que luchen por un sistema mundial mejor, declaró la fundadora y dirigente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche en su videoconferencia semanal del 25 de noviembre. “En este período, gran parte de lo que ocurra dependerá del factor subjetivo”. Cada vez es más claro que el plan de la guerra —sí, un plan consciente y deliberado para crear las condiciones para un enfrentamiento nuclear de Estados Unidos con la otra gran potencia nuclear del mundo, Rusia— está dirigido desde Londres. Hay estadounidenses involucrados en esta campaña, sin duda, pero el centro de mando está en la Pérfida Albión, y ya es hora de que más estadounidenses despierten ante este hecho.

 

 

Por EIRNS

Alerta máxima por las provocaciones bélicas del imperio británico

29 de noviembre de 2022 (EIRNS) — Una y otra vez, Lyndon LaRouche sostuvo en sus escritos y discursos que la razón por la que Estados Unidos fue capaz de llevar a los aliados a la victoria en la Segunda Guerra Mundial, fue por la logística en profundidad: la inmensa capacidad de la economía física industrial de Estados Unidos, que fue reactivada por las política hamiltonianas del Presidente Franklin Roosevelt, para la producción sostenida de las capacidades militares y afines que acabaron por abrumar al enemigo.

El aparato de la OTAN Global que dirigen los británicos, que ha lanzado la guerra contra Rusia utilizando a Ucrania como sustituto, tiene la política exactamente opuesta: el suyo es el enfoque utópico de la guerra. Sus armas y logística disponibles son tan delgadas como el papel. Ucrania ha estado disparando un octavo de las ráfagas diarias utilizadas por Rusia; sus proveedores extranjeros están en graves problemas, ya que se han disparado a sí mismos en el pie al colapsar sus propias capacidades energéticas y de infraestructura, y no están en condiciones de seguir enviando suministros a Ucrania; y las capacidades propias de Ucrania están siendo sistemáticamente degradadas por los ataques selectivos de Rusia contra la energía y otras infraestructuras del país.

Pero es precisamente esa debilidad de la capacidad real de lucha bélica a profundidad lo que hace que la situación actual sea tan peligrosa, tan llena de posibilidades de desencadenar una guerra nuclear, ya sea por intención o por error de cálculo.

Desde el comienzo, el enfoque dirigido por los británicos ha consistido en lanzar una provocación tras otra, hasta llegar a desencadenar una verdadera guerra nuclear contra Rusia y China. El Primer ministro británico, Sunak, pronunció hoy su primer gran discurso de política exterior, en el que volvió a comprometerse a “estar con Ucrania todo el tiempo que sea necesario”, así como “un nuevo apoyo a la defensa aérea”. Al mismo tiempo, su gobierno hizo público que enviaron misiles avanzados Brimstone 2 guiados por láser (que podrían utilizarse eficazmente para apuntar a barcos rusos en el Mar Negro, o a objetivos militares rusos en Crimea), mientras que Estados Unidos está considerando proporcionar a Ucrania nuevas bombas de pequeño diámetro lanzadas desde tierra, con un alcance de hasta 150 km.

Congresistas republicanos como Michael McCaul han dejado claro que, aunque dicen que no van a seguir proporcionando a Ucrania “un cheque en blanco” de ayuda militar, se unen a los británicos al darle luz verde a Ucrania para atacar a Crimea, calificándolo de “juego limpio”. Esta medida es ampliamente reconocida como la “línea roja” definitiva, en lo que respecta a Rusia.

La otra arma del arsenal de la oligarquía dirigida por los británicos, según subrayó el 28 de noviembre, Helga Zepp-LaRouche, fundadora del Instituto Schiller, es una “dictadura de control mental” que se ha ido creando a lo largo de décadas y que hoy se desencadena a través del control de los medios de comunicación por parte de esa oligarquía, para distorsionar por completo y mentir sobre lo que ocurre en el mundo, y controlar estrictamente las opciones entre las que la gente puede elegir. Esto va desde las “narrativas” mentirosas sobre China, hasta la violenta censura de cualquier discusión sobre las elecciones fraudulentas, pasando por el verdaderamente aterrador concepto que han sacado de “pre-desprestigiar” (“pre-bunking” en inglés, que quiere decir “desprestigiar” antes de los hechos) lo que la oligarquía ha decretado que son “narrativas falsas” sobre el mundo. La novela “1984” de George Orwell no tenía nada sobre lo que la oligarquía ya ha creado en la mayoría de las naciones occidentales.

El antídoto a este control de la mente y de lavado de cerebro, recalcó Zepp-LaRouche, es el de iniciar una discusión y educar a la gente en torno a los principios que se necesitan para organizar una nueva arquitectura internacional de seguridad y desarrollo, para sustituir al actual sistema en bancarrota.(Helga Zepp-LaRouche presentó diez principios para crear un nuevo paradigma (larouchepub.com)) Este debate que se está dando sobre tales principios fue la piedra angular de la conferencia del Instituto Schiller del 22 de noviembre “Paremos el peligro de una guerra nuclear ¡ya!”, y de las actividades del movimiento LaRouche en adelante. (Conferencia del Instituto Schiller (22 nov 2022) Paremos el peligro de una guerra nuclear ¡ya! Tercer seminario de dirigentes políticos y sociales (larouchepub.com)).

 

Continúan las provocaciones del imperio británico, mientras que se impone la cordura

28 de noviembre de 2022 (EIRNS) — Mientras el imperio británico anima al Presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, a seguir enviando soldados a la muerte para lograr algún tipo de presión contra Rusia, la realidad física y estratégica de la bancarrota del “orden basado en reglas” de Estados Unidos, el Reino Unido y la OTAN se afirma de nuevas maneras.

La Comisión Trilateral, que creó David Rockefeller en 1973 como una organización de las élites de Estados Unidos, Europa, y Japón, se reunió el 19 y 20 de noviembre en Tokio, y sus participantes expresaron su frustración por las políticas de Estados Unidos y las naciones europeas contra China. Incluso permitieron que algunos miembros de la prensa asistieran a todo el evento, para asegurarse de que el mensaje fuera escuchado. Si los países del sudeste asiático se ven obligados a elegir entre Estados Unidos y China, elegirán mayoritariamente a China, explicó un participante. ¡Pero el mejor logro, para empezar, sería evitar que tengan que hacer esa elección!

En Taiwán, la actual Presidente, Tsai Ing-wen, presentó su renuncia a la dirección del Partido Democrático Progresista (PDP), después de que su partido sufriera importantes pérdidas en las elecciones locales. El Kuomintang (KMT), partido de la oposición, obtuvo 13 de las 21 posiciones principales en juego, frente a los 5 del PDP. El PDP ha impulsado la independencia de Taiwán, incluso mediante invitaciones a la presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y a muchos otros funcionarios estadounidenses, lo que ha provocado una airada respuesta de la parte continental. Aunque las elecciones locales no reflejan las prioridades nacionales con tanta fuerza como en Estados Unidos (el PDP perdió igualmente a lo grande en el 2018, antes de la reelección de Tsai con una gran victoria del PDP en el 2020), la posición reforzada del KMT puede ayudar a calmar un poco la situación. Por ejemplo, el alcalde electo de Taipéi, capital de Taiwán, Chiang Wan-an, bisnieto de Chiang Kai-shek, es mucho más proclive a la reunificación.

Una oportunidad para que los estadounidenses comprendan mejor la perdurable influencia perniciosa del Imperio Británico, surgió cuando Nina Jankowicz, se registró como agente de una potencia extranjera, a saber, el Reino Unido, en su Centro para la Resiliencia de la Información. ¡La que sería zarina de la desinformación de Estados Unidos se presenta ahora como una servidora directa de una parte del Ministerio de Asuntos Exteriores británico!

Mientras la primera dama de Ucrania, Olena Zelenska, insiste en que los ucranianos están dispuestos a congelarse y morir de hambre con tal de alcanzar el elevado objetivo de formar parte de esa gran bendición para la humanidad que es la Unión Europea (UE), los países de la OTAN se están quedando sin armas que enviar.

El ex fiscal general adjunto, Bruce Fein, propuso que Estados Unidos se retire de la OTAN. Varios miembros de la Cámara de Representantes del Partido Republicano, tanto los que regresan como los que se incorporan, han manifestado su oposición a un mayor financiamiento de la guerra. Y el aumento de la inflación sigue impulsando a la gente normal de los países de la OTAN a querer priorizar el desarrollo sobre la guerra en contra de Rusia.

¿Se va a establecer un nuevo paradigma en este planeta? O ¿va el imperio británico a conseguir desencadenar un juego mortal en torno a la amenaza de una guerra nuclear? La respuesta a esto no está en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos.

 

¿Quién dirige el “Centro de Resiliencia Informativa” de Gran Bretaña, empleador de la zarina de la desinformación, Nina Jankowicz?

28 de noviembre de 2022 (EIRNS) — Nina “Scary Poppins” Jankowicz, que sería la jefa de la infame Junta de Gobierno de la Desinformación (de corta vida) del Departamento de Seguridad Nacional, se registró oficialmente como agente de una nación extranjera, el Reino Unido. El movimiento LaRouche lleva mucho tiempo señalando el papel de Londres en la configuración de la política internacional y la dirección de las instituciones estadounidenses. El reconocimiento oficial de que la aspirante a zarina de la “desinformación”, Jankowicz, es una agente de Londres, específicamente, del Centro de Resiliencia Informativa (CIR en sus siglas en inglés), ayuda a demostrarlo.

El CIR es uno de los voceros del Ministerio de Asuntos Exteriores británico; la marioneta de la oligarquía, y en su sitio electrónico señala que sus objetivos declarados son:

“El CIR lleva a cabo investigaciones y evaluaciones que identifican las operaciones de influencia maligna [sic] en las redes sociales y en las plataformas tradicionales.

“Hacemos un perfil de las técnicas y las narrativas utilizadas. Recogemos pruebas que permiten atribuirlas a actores Estatales o no Estatales.

“El CIR ayuda a los gobiernos y a la sociedad civil a diseñar y aplicar contramedidas.

“Colaboramos con los medios de comunicación internacionales y locales para desenmascarar la desinformación y reforzar la resiliencia de la población.”

Entre los miembros de su “junta de asesores” están:

Elisabeth Braw: miembro permanente del American Enterprise Institute (AEI), donde se ocupa de la defensa contra las “amenazas híbridas” y de la “zona gris”. También es columnista de la revista Foreign Policy (fundada por Samuel Huntington y ahora propiedad del Washington Post) pertenece a la Comisión Nacional de Preparación (Reino Unido). Antes de unirse al AEI, Elisabeth Braw fue investigadora principal en el Real Instituto de Servicios Unidos (RUSI en sus siglas en inglés), donde fundó el Proyecto de Disuasión Moderna. (Más adelante damos más información sobre el RUSI).

Louise Marie Hurel: candidata a doctorado en Datos, Redes y Sociedad en el Departamento de Medios de Comunicación de la London School of Economics. Su investigación se centra en los conocimientos técnicos de seguridad, la gobernanza de la seguridad cibernética y la respuesta a incidentes. También es investigadora del área de Seguridad Cibernética y Libertades Digitales del Instituto Igarapé. Hurel es miembro del Consejo Asesor del Foro Global de Expertos en Cibernética (GFCE por sus siglas en inglés) y de la Asociación para Contrarrestar las Operaciones de Influencia de la Fundación Carnegie. Ha publicado en los principales medios de la comunicad de inteligencia, del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR, por sus siglas en inglés), Americas Quarterly, Open Democracy y otros.

Toomas Hendrik Ilves: Ex Presidente de Estonia. Antes de ser Presidente, Ilves fue vicepresidente de la Comisión de Asuntos Extranjeros del Parlamento Europeo (2004-2006); ministro de Relaciones Exteriores de Estonia (1996-2002), cuando dirigió el proceso de adhesión de Estonia a la Unión Europea y a la OTAN. Desde 1993 a 1996 fungió como el primer embajador de Estonia en Washington luego de la independencia del país. En su papel específico en la desinformación fue director del Servicio de Estonia en la Radio Free Europe (RFE), Radio Liberty (RL), de 1988 a 1993, y antes de eso trabajó en el Departamento de Investigación de la RFE-RL.

Dr. Charles Kriel: Investigador invitado en la Universidad de Oxford, donde dirige un proyecto de investigación sobre desinformación, radicalización e interferencia electoral. Es el cofundador de Metrotone Media, donde codirigió el documental “People You May Know”, que sigue el avance de la investigación de Cambridge Analytica mientras se desempeñaba como asesor especial del Comité Selecto sobre Desinformación de la Cámara de los Comunes sobre temas digitales, culturales, mediáticos y deportivos (DCMS). Kriel es también el fundador de Kriel.Agency, una agencia de comunicación estratégica, de investigación y política. Kriel.agency tiene un espacio llamado “Diarios de desinformación”, que se especializa, entre otras cosas, en las campañas de “desinformación” rusas y chinas.

Mo Hussein: Presidente de Edelman Global Advisory en el Reino Unido; pasó una década en los niveles más altos del gobierno del Reino Unido trabajando en los medios de comunicación, la estrategia política y la gestión de crisis. Fue asesor especial de la anterior ministra del Interior y secretaria de Energía y Cambio Climático, Amber Rudd. Mo también pasó cuatro años en el equipo de comunicación del Primer ministro, donde fue jefe de prensa de Economía e Industria. Mo también trabajó en el Ministerio de Defensa, donde pasó tres meses en Lashkar Gah (Afganistán) como asesor de medios de comunicación para las fuerzas británicas.

La biografía de cada asesor se lee como un “Quién es quién” de la serpiente entrelazada de los grupos de peritos con sede principalmente en Gran Bretaña, pero que se extiende a nivel mundial, demasiado extensa para incluirla en este escrito.

Pero, si nos centramos en el RUSI por un momento, podemos vislumbrar la naturaleza de la bestia.

El “patrocinador” del RUSI es nada menos que “su difunta majestad la reina”; el presidente es su alteza real príncipe Edward, duque de Kent, y los vicepresidentes principales son el lord Hague de Richmond; Arthur Charles Valerian Wellesley, duque de Wellington; y el general estadounidense (retirado) David H Petraeus, de infame memoria en Afganistán y en la CIA del gobierno de Obama.

El portal electrónico del RUSI señala que Petraeus fue elegido por su papel honorífico “en reconocimiento a la larga asociación del general Petraeus con el Instituto y a su distinguida contribución al estudio y desarrollo de conceptos de defensa y seguridad internacional, así como su aplicación de esos conceptos en operaciones en los Balcanes, Iraq y Afganistán”.

Le vamos a dar seguimiento a estas redes, pero por lo pronto basta decir que este nido de víboras impresionaría a la misma Medusa.

 

Esta es la guerra de Gran Bretaña

27 de noviembre de 2022 (EIRNS) — Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino tomará, dependerá de la energía y el número de personas que luchen por un sistema mundial mejor, declaró francamente la fundadora y dirigente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche en su videoconferencia semanal del 25 de noviembre. “En este período, gran parte de lo que ocurra dependerá del factor subjetivo”.

Cada vez es más claro que el plan de la guerra (sí, un plan consciente y deliberado para crear las condiciones para un enfrentamiento nuclear de Estados Unidos con la otra gran potencia nuclear del mundo, Rusia— está dirigido desde Londres. Hay estadounidenses involucrados en esta campaña, sin duda, pero el centro de mando está en la Pérfida Albión, y ya es hora de que más estadounidenses despierten ante este hecho.

Funcionarios británicos están aconsejando ahora al régimen de Kiev que “mantenga el impulso” de la guerra contra Rusia durante los meses de invierno. El secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, ordenó en una entrevista exclusiva el jueves 24 de noviembre con la publicación estadounidense Dailly Beast, que “sería del interés de Ucrania mantener el impulso durante el invierno”. Wallace reiteró la política que se desprende de las agencias de inteligencia británicas, de que las fuerzas armadas rusas serán pan comido para que Ucrania las derrote. “Rusia se arriesga a recibir un golpe de gracia en la guerra mientras que Putin toca fondo; APROVECHEN EL MOMENTO. Vladimir Putin ha dejado a sus tropas en una situación peligrosa y un funcionario militar de alto grado le dijo al The Daily Beast que es hora de la contraofensiva ucraniana”, decía el titular del Daily Beast.

The Daily Beast reconoce que la “intervención de” Wallace contrarresta la sugerencia de los dirigentes militares estadounidenses como la del jefe del Estado Mayor Conjunto, general Mark Milley, en el sentido de que el inicio del inverno sería una oportunidad para que Ucrania explore la apertura de negociaciones con Rusia sobre una resolución diplomática a ese conflicto brutal. Y también reconoce que el Reino Unido es más “optimista” sobre las perspectivas de Ucrania que otros aliados de la OTAN, y que los ucranianos consideran al Ministerio de la Defensa británica como sus mejores aliados.

Otros elementos de la casta dominante británica exigen que el mundo boicotee los cereales rusos, aunque eso signifique más hambruna e inanición. El ex secretario de Defensa del Reino Unido, y ex secretario general de la OTAN, George Robertson, hizo un llamado a Occidente, y al mundo entero, a que se ponga en pie de guerra contra Rusia. “Nosotros” —escribió el 18 de noviembre en un artículo de opinión en el semanario The Economist— hemos sido complacientes. Las decenas de millones de dólares en armas que llegan a Ucrania desde los países de la OTAN (con Estados Unidos a la cabeza) no es nada comparado con lo que se necesita. Todos los países deben dejar de comprar trigo a Rusia; se deben de hacer a un lado a las burocracias de los gobiernos democráticos para ponerse “en pie de guerra, en donde unos cuantos individuos estén facultados para tomar las decisiones rápidamente”. Los políticos occidentales deben lanzar “un incesante bombardeo publicitario” para que se entienda que la gente debe sacrificarse “por medio del costo de la vida en particular” para esta guerra.

“¿Nosotros?”. La enorme mayoría de la humanidad, la gente de Occidente incluida, no quiere tener nada que ver con el sistema que Robertson llama “nosotros”. Este no es un programa que pueda imponerse con éxito de manera democrática. Sin embargo, sí podría detenerse democráticamente si la gente lo decide, como instó Helga Zepp-LaRouche, que es mejor hacerlo, ¡que sentarse y esperar pasivamente hasta que la guerra nuclear haya extinguido a la especie humana!

Se necesita un nuevo sistema internacional, no basado en “reglas”, sino en principios en torno a los cuales todos los pueblos del mundo, de todas las bellas y variadas civilizaciones y culturas, puedan unirse para trabajar en beneficio de la humanidad en su conjunto. Se necesitan personas de todas las naciones y convicciones para determinar cuáles deben ser esos principios. La propia Zepp-LaRouche inició esa discusión, cuando planteó los diez principios básicos para su discusión durante la conferencia del Instituto Schiller del 22 de noviembre para detener la guerra nuclear. (Helga Zepp-LaRouche presentó diez principios para crear un nuevo paradigma (larouchepub.com)).

Tales negociaciones sobre principios fueron las que condujeron al Tratado de Westfalia de 1648, que puso fin a los 150 años anteriores de guerra y destrucción económica, no imponiendo un conjunto diferente de “reglas”, sino estableciendo el interés común de todas las partes, para ayudar asegurar la paz y el desarrollo de todas y cada una de las partes otrora en guerra.

Para entender cómo puede funcionar esto, los estadounidenses solo tienen que recordar la discusión de principios cuyo resultado fue la hermosa Constitución sobre la que se fundan los Estados Unidos de América. En su videoconferencia, Zepp-LaRouche señaló el papel de los Federalist Papers para conseguirlo. Ahora, agregó, “tengamos una discusión sobre cómo podemos darnos principios para gobernarnos a nosotros mismos… Esta vez, esta tarea es, sin duda, para toda la especie humana y la comunidad internacional”.

 

‘El verdadero parásito que infectó la mente de Occidente no es EE.UU. sino la Ciudad de Londres’, explica el economista Alex Krainer

 

Fuentes:

EIRNS: Alerta máxima por las provocaciones bélicas del imperio británico. 29 de noviembre de 2022.

EIRNS: Continúan las provocaciones del imperio británico, mientras que se impone la cordura. 28 de noviembre de 2022.

EIRNS: ¿Quién dirige el “Centro de Resiliencia Informativa” de Gran Bretaña, empleador de la zarina de la desinformación, Nina Jankowicz? 28 de noviembre de 2022.

EIRNS: Esta es la guerra de Gran Bretaña. 27 de noviembre de 2022.

Te puede interesar

Contenidos

Después de negarlo durante meses, finalmente, la alianza de la OTAN está avanzando lentamente hacia un conflicto a gran escala con Rusia en Ucrania....

Contenidos

El Reloj del Juicio Final, establecido por la revista estadounidense Bulletin of the Atomic Scientists, se ha movido a 90 segundos para la medianoche....

Contenidos

Lamentablemente, el resumen que acompaña al anuncio de hoy del Reloj del Juicio Final no considera ninguna de las provocaciones de la OTAN, ya...

Contenidos

Mientras la fragata rusa de misiles guiados Almirante Gorshkov viaja en medio del océano Atlántico, enviando una clara señal a los dirigentes estadounidenses de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY