En una entrevista publicada el 27 de febrero de 2018, Robert David Steele dijo que el consigliere de Donald Trump, Jared Kushner, es un sionista homosexual que fue enviado por el Mossad israelí para ligarse a Ivanka Trump y desposarla para hacerla hija de la tribu sionista, del mismo modo en que enviaron a Mark Mezvinsky para desposar a Chelsea Clinton. El objetivo de ambas alianzas matrimoniales era garantizar su infiltración en la Casa Blanca. Robert David Steele es un ex-marine y ex-agente de la CIA que actualmente se dedica al activismo y es director de habilitación en Earth Intelligence Network, una ONG dedicada a la enseñanza de analítica holística (HA); es Jefe del Consejo del Tribunal Internacional por la Justicia Natural (ITNJ Seating); y es CEO de Open Source Solutions, una corporación que fue pionera en la disciplina moderna de la inteligencia de código abierto (OSINT). Steele también es autor de “El Manifiesto de Código Abierto Para Todo: Transparencia, Verdad, y Confianza”, y fue recomendado para recibir el Premio Nobel de la Paz en 2017, por su modelo Modelo Económico de Costo Real.

 

Matrimonio por convenicencia

En la entrevista, Robert David Steele dijo que: “Jared Kushner es otro sionista infiltrado en la Casa Blanca. Kushner ha sido reportado por el MI6 a uno de mis contactos en Londres como un homosexual de armario que se encuentra financiera y sexualmente comprometido a más de un sugar daddy sionista de la ciudad de Nueva York. Sobre la alianza matrimonial entre Ivanka Trump y Jared Kushner, Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell —la hija de Robert Maxwell, el famoso espía sionista descrito en el libro Robert Maxwell: Israel’s Superspy— perfilaron a Ivanka Trump y Chelsea Clinton, y posteriormente el Mossad envió a dos judíos ashkenazis (Jared Kushner y Mark Mezvinsky) para convertirlas en hijas de la tribu sionista. Pienso que Donald Trump e Ivanka Trump son muy ingenuos en cuanto a la forma en que los sionistas controlan todo. Además, hay toda una serie de presuntas historias sobre obligaciones, dependencia, compromisos y chantajes a los que Trump estaría sujeto por parte del sionismo. Desconozco si esos rumores son ciertos, pero voy a decir lo siguiente: Del mismo modo en que Vladimir Putin fue puesto en el poder por oligarcas contra los que después se reveló, Donald Trump es ahora el hombre más poderoso en el mundo y ruego a Dios que gobierne por sí mismo y para el pueblo y que de la espalda a todo agente sionista y a todo agente de la mafia roja que lo haya apoyado desde Roy Cohn. Trump tiene que ser el hombre del momento para hacer grande a los Estados Unidos, y eso significa que tiene que dar la espalda a algunas de las conexiones ilícitas que ha tenido en el pasado y que parecen seguir existiendo.”

 

La bizarra conexión jabadista entre Putin y Trump

“Como garante de la paz en Oriente Próximo, Rusia no está en condiciones de convencer a Iran-Israel de bajar las armas porque Rusia no tiene un modelo de futuro que pueda interesar a los dos partes. El logro de meter a Rusia en el conflicto de Oriente Medio es de los cabalistas jásidas.” (Daniel Estulin)

Tres días antes de las elecciones presidenciales, Jared Kushner e Ivanka Trump visitaron la tumba del rabino Menachem Mendel Schneerson en Queens y, según The Times of Israel, oraron por la victoria de Donald Trump. Schneerson.

Menachem Mendel Schneerson, fallecido en 1994 y conocido por muchos como el Rebe, fue un rabino judío ortodoxo estadounidense nacido en el Imperio ruso y el último Rebe de Lubavitch. Es considerado uno de los líderes judíos más influyentes del siglo XX. Como líder del movimiento Jabad-Lubavitch (también conocido como Chabad), tomó un grupo jasídico insular que casi se extingue con el Holocausto y lo transformó en uno de los movimientos más influyentes en el mundo judío.

La familia Kushner es ortodoxa moderna y, por supuesto, Ivanka se convirtió al judaísmo antes de su matrimonio con Jared. Aún así, según Ben Schreckinger de la revista Politico Magazine, Kushner estaba afiliado a la casa de Jabad en Harvard cuando allí estudiaba. Desde que se establecieron en Washington DC, la pareja habría estado asistiendo a servicios en una sinagoga de Jabad.

A partir de 1999, Vladimir Putin reclutó a dos de sus confidentes más cercanos, los oligarcas Lev Leviev y Roman Abramovich, quienes luego se convertirían en los mayores mecenas de Jabad en todo el mundo, para crear la Federación de Comunidades Judías de Rusia bajo el liderazgo del rabino de Jabad Berel Lazar, “quién con el tiempo llegó a ser conocido como “el rabino de Putin.”

Vladimir Putin y Lev Leviev

Vladimir Putin y Lev Leviev.

Roman Abramovich es famoso por ser propietario del Chelsea Football Club de la Premier League inglesa. Pero pocos saben que (junto con el patrón de Paul Manafort, Oleg Deripaska) Abramovich también fue vencedor en las sangrientas guerras de aluminio de la década de 1990, cuando “convenció a Boris Yeltsin de que Putin sería el sucesor apropiado.” Ivanka Trump es muy amiga de la esposa de Abramovich, Dasha Zhukova, con quien recientemente asistió al torneo abierto de tenis de los Estados Unidos en Queens. Según los informes, Zhukova asistió a la inauguración como invitada personal de Ivanka.

Ivanka Trump y Dasha Zhukova, la esposa del oligarca ruso que puso a Putin en el poder.

Ivanka Trump y Dasha Zhukova, la esposa del oligarca ruso que puso a Putin en el poder.

Las conexiones de la familia Trump con Lev Leviev son más intrincadas de descubrir. Para empezar, hay que remitirse a Bayrock, la compañía con la que Donald Trump se asoció para construir su proyecto Trump Soho. Había tres actores principales en esa empresa. Uno era el asociado convicto de la mafia e informante del FBI, Félix Sater. Otro era Tevfik Arif, un hombre sombrío con probables contactos de inteligencia rusos que una vez fue arrestado por los turcos en el yate de Mustafa Kamal Ataturk y “acusado de dirigir una red internacional de prostitución de menores.” El tercero era el difunto Tamir Sapir, otro hombre con nexos con la inteligencia rusa.

Curiosamente, todos estos hombres tienen conexiones con el movimiento de Jabad. Felix Sater fue honrado como Hombre del Año en 2014 por la casa de Port Washington Chabad. El mismo sitio web de la casa de Jabad muestra a Tevfik Arif, que no es judío, “entre sus 13 principales benefactores.”

Pero es Tamir Sapir quien enlaza a Trump directamente con Lev Leviev:

“El difunto multimillonario Tamir Sapir, nació en el estado soviético de Georgia y llegó en 1976 a Nueva York, donde abrió una tienda de electrónica en el distrito de Flatiron que, según el New York Times, se dirigió a los agentes de la KGB. Trump ha llamado a Sapir “un gran amigo.” En diciembre de 2007, fue anfitrión de la boda de la hija de Sapir, Zina, en Mar-a-Lago. El evento contó con las actuaciones de Lionel Ritchie y los Pussycat Dolls. El novio, Rotem Rosen, era el director general de la sucursal estadounidense de África Israel, la compañía del oligarca de Putin, Leviev.

Cinco meses después, a principios de junio de 2008, Zina Sapir y Rosen celebraron un Berit Milá (brit, o ceremonia de ciruncición ritual) para su hijo recién nacido. Las invitaciones al brit describían a Rosen como la ‘mano derecha’ de Leviev. Para entonces, Leviev se había convertido en el mayor donante de fondos de Jabad en todo el mundo, y organizó personalmente el brit en la tumba de Schneerson, el lugar más sagrado del Chabad.”

Cuando Trump viajó a Moscú a presentar el concurso Miss Universo en 2013, aprovechó la ocasión para reunirse con la Familia Agalarov, Alex Sapir y Rotem Rosen, un par de desarrolladores rusos con sede en Nueva York quienes ayudaron a desarrollar el proyecto de hotel y condominio Trump Soho en Manhattan. Alex Sapir es el hijo de Tamir Sapir, hermano de Zina Sapir, y cuñado de Rotem Rosen.

Como vimos, Rotem Rosen ha sido referido como el director ejecutivo del holding estadounidense de Leviev y como su “mano derecha.” Y como vimos antes, Leviev fue descrito como uno de los dos oligarcas a los que Putin seleccionó para establecer la “Federación de Comunidades Judías de Rusia” bajo el mando del rabino Jabad Berel Lazar, quien sería conocido como ‘el rabino de Putin.’

Años después, en junio de 2016, la Familia Agalarov organizó la polémica reunión “secreta” en la Torre Trump entre Kushner, Manafort, Donald Trump Jr. y una camada de conspiradores relacionados con el Kremlin quienes ofrecieron tierra a Hillary Clinton a cambio de un alivio de sanciones.

Para recapitular, Trump organizó la boda de Rotem Rose, la mano derecha de Lev Leviev en Mar-a-Lago. Lev Leviev es tan cercano a Putin que fue uno de los dos oligarcas aprovechados para ayudarlo a tomar el control del liderazgo de la comunidad judía rusa cuando asumió el poder.

Donald Trump y Lev Leviev

Donald Trump y Lev Leviev

Hace dos décadas, cuando el presidente ruso comenzó a consolidar el poder en un lado del mundo, se embarcó en un proyecto épico para suplantar a la actual sociedad civil judía de su país y reemplazarla con una estructura paralela leal a él.

En 1999, poco después de convertirse en primer ministro, Putin reclutó a Abramovich y Leviev para crear la Federación de Comunidades Judías Rusas. Su propósito era socavar el paraguas existente para la sociedad civil judía de Rusia, el Congreso Judío Ruso, dirigido por el oligarca Vladimir Gusinsky, una amenaza potencial para Putin y el presidente Boris Yeltsin. Un año después, Gusinsky fue arrestado por el gobierno de Putin y obligado a exiliarse.

En ese momento, Rusia ya tenía un jefe rabino reconocido por el Congreso Judío Ruso, Adolf Shayevich. Pero Abramovich y Leviev instalaron al rabino Lazar de Jabad al frente de su organización rival. El Kremlin retiró a Shayevich de su consejo de asuntos religiosos, y desde entonces ha reconocido a Lazar como el principal rabino de Rusia, dejando al país con dos aspirantes al título.

Estos son vínculos extraordinariamente estrechos entre Putin y Trump que también conectan las discusiones comerciales de Trump en 2013 sobre los proyectos inmobiliarios de Moscú con la reunión de junio de 2016 en la Torre Trump, que se ha convertido en una de las pruebas más sólidas de colusión en la elección. Pero Trump nos dijo que no tiene absolutamente nada que ver con Rusia y que no tiene intereses comerciales allí.

Vladimir Putin y Donald Trump.

Vladimir Putin y Donald Trump.

Para rematar, en mayo de 2015, un mes antes de que Trump ingresara oficialmente a las primarias presidenciales republicanas, Kushner compró a de Leviev una participación mayoritaria en el antiguo edificio del New York Times en la Calle 43 Oeste por $295 millones de dólares.

La transacción salió a la luz por primera vez debido a los $285 millones que Kushner tomó prestados de Deutsche Bank para completar la transacción. Deutsche Bank y dos empresas vinculadas a Leviev, Africa Israel Investments y Prevezon, han sido recientemente objeto de investigaciones de lavado de dinero.

Visto de esta manera, la peregrinación previa a las elecciones de Jared e Ivanka a la tumba del rabino Schneerson cobra un matiz distinto.

 

Mafia sionista Trump-Kushner controla los EUA en favor del sionismo internacional

 

Fuentes:

Washington Monthly — The Odd Chabad Connection Between Putin and Trump.

Robert David Steele — The Zionist in the White House.

Wikipedia — Jabad-Lubavitch.

Mente Alternativa — La bizarra conexión de Vladimir Putin y Donald Trump con la oligarquía jabadista internacional.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion