Como informó el insider Leo Zagami el miércoles pasado en el medio de comunicación InfoWars, el reciente problema con los obispos chilenos pedófilos y el escándalo de pedofilia del Cardenal Pell, ha afectado al Vaticano de una manera sin precedentes, con un encubrimiento masivo, gracias al Gobierno Australiano de Su Majestad. Desafortunadamente, el Papa Francisco ignoró el problema, e incluso defendió públicamente al Obispo Juan Barros, quien ha sido acusado durante mucho tiempo de encubrir casos de abuso de menores dentro de la Iglesia Católica en Sudamérica, diciendo que no había “ni una pizca de evidencia”. Para encubrir la controversia, el clero de Chile originalmente quería que Barros tomara un año sabático obligatorio, pero el Papa Francisco convenientemente se negó a creer las acusaciones, y en cambio, promovió a su amigo para dirigir la diócesis de Osorno en el sur de Chile. Pero con treinta y cuatro obispos dimitiendo, el Papa Francisco enfrenta su mayor dilema hasta la fecha.

 

 

Treinta y cuatro obispos chilenos han renunciado en Roma por los escándalos católicos de abuso sexual infantil en su país. En una declaración pública escrita el 18 de mayo, los obispos agradecieron al Papa Francisco por su “escucha paternal y corrección fraterna” y pidieron perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa, al Pueblo de Dios y a su país debido a “graves errores y omisiones”.

Desafortunadamente, el Papa Francisco ignoró el problema, e incluso defendió públicamente al Obispo Juan Barros, quien ha sido acusado durante mucho tiempo de encubrir casos de abuso de menores dentro de la Iglesia Católica en Sudamérica, diciendo que no había “ni una pizca de evidencia”.

El Papa Francisco fue sorprendentemente claro en su defensa de la pandilla de pedo que lo apoya, sin embargo, al final, Bergoglio se vio obligado a enviar un investigador del Vaticano a la nación latinoamericana para examinar la situación que aparentemente es mucho peor que cualquiera de nosotros podría predecir.

Para encubrir la controversia, el clero de Chile originalmente quería que Barros tomara un año sabático obligatorio, pero el Papa Francisco convenientemente se negó a creer las acusaciones, y en cambio, promovió a su amigo para dirigir la diócesis de Osorno en el sur de Chile. Pero con treinta y cuatro obispos dimitiendo, el Papa Francisco enfrenta su mayor dilema hasta la fecha, ya que en las próximas horas debe decidir si acepta o rechaza, confirmando una vez más al mundo su protección de la Mafia pedófila de la Iglesia Católica.

Después de su renuncia, estos obispos parecen querer desaparecer para retirarse, pero dada la seriedad de las acusaciones en su contra, debe haber procedimientos legales para estos criminales que han arruinado la vida de tantos niños, y el Papa Francisco debe renunciar por haber ignorado el problema desde 2015.

 

obispos chilenos

El Papa Francisco posa para una foto con obispos chilenos en el Vaticano el 17 de mayo. (CNS photo / Vatican Media)

 

Fuente:

Leo Zagami — More trouble for Pope Francis.

 

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion