Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Mark Carney: El príncipe (Carlos) de los banqueros centrales

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El economista anglo-canadiense y ex Gobernador del Banco de Inglaterra Mark Joseph Carney, es el financierista más influyente del mundo y uno de los ex banqueros cuyas políticas están hundiendo la economía mundial para impulsar el Gran Reseteo. Carney ha ocupado los puestos más altos de la banca central mundial en el período más corto de tiempo; y es probablemente más responsable que cualquier otra figura (excepto posiblemente su socio multimillonario Michael Bloomberg) del actual desenfreno de los asaltos ecologistas a la sociedad industrial moderna. Como cabría esperar de un alto funcionario de la Corona británica surgido de un entorno irlandés-canadiense, educado en Harvard y Oxford, Carney ha sido también el más arrogante de los banqueros centrales, atacando públicamente a los primeros ministros, a los líderes de las campañas políticas y a otros altos ejecutivos del Banco de Inglaterra a voluntad. Parafraseando el título del libro que desenmascaró a Enron, ha sido ungido como “el tipo más inteligente de la sala” por el centro financiero imperial de la City de Londres, y él se lo cree.

 

 

Por Paul Gallagher

12 de octubre de 2019 — El jefe del Banco de Inglaterra, Mark Carney, es el banquero central más influyente del mundo; ha ocupado los puestos más altos de la banca central mundial en el período más corto de tiempo; y es probablemente más responsable que cualquier otra figura (excepto posiblemente su socio multimillonario Michael Bloomberg) del actual desenfreno de los asaltos ecologistas a la sociedad industrial moderna.

Como cabría esperar de un alto funcionario de la Corona británica surgido de un entorno irlandés-canadiense, educado en Harvard y Oxford, Carney es también el más arrogante de los banqueros centrales, atacando públicamente a los primeros ministros, a los líderes de las campañas políticas y a otros altos ejecutivos del Banco de Inglaterra a voluntad. Parafraseando el título del libro que desenmascaró a Enron, ha sido ungido como “el tipo más inteligente de la sala” por el centro financiero imperial de la City de Londres, y él se lo cree.

Desde su discurso en la conferencia COP21 de la ONU de noviembre-diciembre de 2015 (cuna del “Acuerdo de París” sobre el cambio climático, del que el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos), Mark Carney ha impuesto una dirección antiindustrial en la política de la mayoría de los principales bancos centrales del mundo, incluso a medida que su poder en relación con los gobiernos ha aumentado.

Trabajando en todo momento con la guerra “Más allá del carbono” de Michael Bloomberg contra el presidente Trump y el carbón, Carney ha hecho de la inversión en tecnologías basadas en combustibles fósiles algo que debe ser “revelado” por las empresas a los bancos y fondos, etiquetado como un alto “riesgo climático” por esos bancos y fondos, y que debe ser evitado. Como dijo al London Guardian en un artículo del 27 de abril: “Si algunas empresas e industrias no se adaptan a este nuevo mundo [anti-carbono], dejarán de existir”.

Tan enamorado de su propia frase, la repitió en su discurso de la “Cumbre de Acción Climática” de la ONU el 23 de septiembre: “Las empresas que adapten sus modelos de negocio a la transición hacia un mundo [de carbono] neto cero serán recompensadas generosamente. Las que no se adapten dejarán de existir”. En lo que el bufete de abogados Latham and Watkins denominó un “evento del sector de los seguros”, el 22 de septiembre, el sitio web del bufete informa de que “el Sr. Carney cree que las empresas que adopten este cambio prosperarán, mientras que las que no se adapten al ritmo necesario tendrán dificultades, o incluso dejarán de existir”. La conferencia sobre seguros se titulaba “Seguros, financiación de riesgos y desarrollo: Impulsando la acción público-privada para la resiliencia climática” y fue organizada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Ministerio alemán de Cooperación Económica y Desarrollo, el Foro de Desarrollo de Seguros y la Asociación Global InsuResilience.

Carney dijo en la Cumbre de Acción por el Clima que toda la inversión, al menos la relacionada con la energía, tendrá que ser verde para ser permitida: uno de los “50 tonos de verde”, como dijo.

 

Somos “riesgo climático

Así, Carney, el banquero central del Reino Unido, está dando órdenes sobre tecnología energética a empresas y gobiernos de todo el mundo, a través de otros banqueros centrales que le siguen y de bancos privados. Si siguen esas órdenes -y Carney dijo esta semana en una conferencia en Tokio que se convertirán en “divulgaciones de riesgo climático” obligatorias para 2021-, las fuentes del 60% de la energía y el poder del mundo (el 85% en África) se cerrarán progresivamente y se sustituirán por “renovables” mucho menos potentes y menos fiables: la eólica y la solar. El uso de la electricidad per cápita disminuirá en los países en desarrollo y, como ha demostrado el EIR, sin una electricidad adecuada, decenas de millones de personas viven menos y decenas de millones de niños mueren en la infancia.

 

El Instituto Schiller dice la verdad en el Foro Anual de Negocios Globales de Bloomberg, celebrado en el Hotel Plaza de Nueva York el 25 de septiembre de 2019. Daniel Burke, candidato al Senado de Estados Unidos por Nueva Jersey respaldado por el PAC LaRouche, está a la derecha. EIRNS/Sylvia Spaniolo

El Instituto Schiller dice la verdad en el Foro Anual de Negocios Globales de Bloomberg, celebrado en el Hotel Plaza de Nueva York el 25 de septiembre de 2019. Daniel Burke, candidato al Senado de Estados Unidos por Nueva Jersey respaldado por el PAC LaRouche, está a la derecha. EIRNS/Sylvia Spaniolo

 

Confrontado sobre este “ecofascismo” en la ONU por el candidato al Senado de Estados Unidos por Nueva Jersey, Daniel Burke, respaldado por el Comité de Acción Política de LaRouche, Carney lo negó y se apresuró a marcharse.

El jefe del Banco de Inglaterra espera dar órdenes -tecnológicas, políticas, financieras- en el Reino Unido y en todo el mundo. Y presenta los efectos de esas órdenes como si fueran los efectos del “cambio climático”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Tan lejos ha ido Carney en la rama de la “emergencia climática”, y ha presumido de utilizar su poder para “dirigir las inversiones de forma adecuada”, que Politico publicó el 24 de octubre de 2018 un artículo serio sobre él titulado “Mark Carney, Eco-Warrior.”

Sin embargo, el propio Carney muestra en sus discursos un nulo conocimiento de la ciencia del clima y no la discute. En cambio, hace referencias rituales a las “catástrofes meteorológicas extremas”, de las que la gente ha cacareado durante siglos, sabiendo que pueden ser costosas para las compañías de seguros, sin exigir a los bancos y fondos de inversión que las detengan. Y presenta los efectos de sus órdenes, como si fueran la “realidad del cambio climático” a la que todos los bancos y empresas deben hacer frente.

A partir de la COP21, a finales de 2015, Carney reunió a otros 24 bancos centrales y megabancos privados europeos en un “Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima” (TCFD), dirigido por Bloomberg. El artículo de Politico ilustra cómo las declaraciones de Carney sobre el TCFD -en el sentido de que las empresas tendrían que revelar el riesgo relacionado con el clima- se convirtieron en un riesgo corporativo, incluso en los tribunales.

En octubre de 2018, su Banco de Inglaterra emitió una guía regulatoria para los bancos y las aseguradoras de que deben mantener suficiente capital para cubrir los “riesgos climáticos”, y deben averiguar cuál es ese nivel de capital, convirtiendo así un requisito de capital bancario en un fraude. Además, ahora se está demandando a las empresas por no “revelar” (o maquillar) el riesgo financiero relacionado con el clima en sus informes financieros a los accionistas; algo que deben hacer debido al TCFD de Carney.

El grupo británico de abogados de acción medioambiental ClientEarth, entre otros, está utilizando esa estrategia. Y un ejecutivo de la organización benéfica Christian Aid dijo a Politico que “Carney es el mejor defensor y mensajero que tenemos en este tema porque está realmente en el asiento del conductor”, no porque sepa nada sobre la ciencia del clima. Un gestor de carteras de Union Investment en Fráncfort añadió: “La TCFD aumenta el perfil de riesgo de las empresas con una elevada huella de CO2. Como inversores, tenemos que pensar qué significa esto (la TCFD) para nuestras inversiones”.

En otro ejemplo del pensamiento de Carney sobre el “riesgo climático”, ha afirmado que la caída de las ventas de coches diésel en Europa representa un riesgo financiero relacionado con el clima de los fabricantes de automóviles. En realidad, el desplome de las ventas se debe a las prohibiciones gubernamentales de conducir vehículos diésel, a las que se opone firmemente el público.

 

El genio no nace, sino que es nombrado

En la ciudad natal de Mark Carney, Ft. Smith, en el límite sur de los Territorios del Noroeste de Canadá, a 60 grados de latitud norte, ha hecho más frío en 2019 que en cualquiera de los últimos diez años, con mucha más nieve y lluvia. Su día más caluroso registrado (103° Fahrenheit) no fue resultado de ningún calentamiento global reciente; más bien, fue en julio de 1941. La previsión de Ft. Smith para la segunda quincena de octubre prevé que las temperaturas máximas medias diarias se sitúen en la marca de congelación, 32° Fahrenheit. A veces se afirma que Carney aprecia el medio ambiente en parte por el entorno natural de Ft. Smith, pero hace tiempo que se fue de allí.

 

George Osborne en 2009. CC/altogetherfool

George Osborne en 2009. CC/altogetherfool

 

Mark Carney comenzó su carrera bancaria con 13 años en Goldman Sachs (1990-2003) en Londres y Tokio, tras licenciarse en Harvard y en los colegios St. Peters y Nuffield de Oxford. Este último está estrechamente relacionado con el gobierno del Reino Unido y sus departamentos de economía y finanzas. Carney asiste a las conferencias de la Sociedad Bilderberg junto con el entusiasta de Bilderberg, el ministro de Finanzas británico George Osborne, que lo nombró Gobernador del Banco de Inglaterra.

En Goldman, Carney fue operador y asesor, llegando a ser director general de banca de inversión. Estuvo en la oficina londinense de Goldman en 1997-98, en un momento en que ese banco asesoraba “a dos bandas” sobre los bonos rusos a sus clientes, de la manera brutalmente expuesta en 2007-08 por el Subcomité Permanente de Investigaciones del senador Carl Levin; es decir, Goldman promocionaba a sus clientes los bonos a corto plazo del gobierno ruso que estallaron en la “crisis GKO” de 1998, mientras los vendía y evitaba él mismo.

 

El senador Carl Levin informa sobre la investigación del Subcomité Permanente de Investigaciones de 2011 sobre Wall Street y la crisis financiera de 2008. C-SPAN2.

El senador Carl Levin informa sobre la investigación del Subcomité Permanente de Investigaciones de 2011 sobre Wall Street y la crisis financiera de 2008. C-SPAN2.

 

De 2004 a 2008, Carney, en una combinación inusual, fue a la vez vicegobernador del Banco de Canadá y viceministro de Finanzas de Canadá. En febrero de 2008, Carney, a sus 41 años, fue nombrado Gobernador del Banco de Canadá, elegido por encima de un veterano de 35 años en el Banco que se consideraba con más posibilidades de obtener el puesto. Al frente del Banco de Canadá en la crisis financiera que se estaba gestando durante 2008, Carney realizó inmediatamente una bajada de tipos de medio punto y fue el primer banquero central del G20 con tipos de interés cero, y en abril de 2009 se comprometió públicamente a que el Banco mantendría los tipos en el “límite inferior cero” durante al menos un año. Al mismo tiempo, el Banco concedió grandes préstamos de liquidez a los bancos. Todas estas políticas fueron copiadas posteriormente por otros bancos centrales occidentales, aunque no en China, India o Rusia.

Los bancos canadienses no se sometieron a una inversión de capital “TARP” y no quebraron; la economía canadiense fue la primera en recuperar el PIB real y el empleo a los niveles de 2008 (en 2013); y Carney fue profusamente elogiado en los medios de comunicación internacionales y nombrado Gobernador del Banco Central del Año en 2012 por la revista Euromoney. Pero, la “recuperación” de Canadá se estancó entonces por completo. El PIB real cayó durante dos años, 2013-14, y en 2018 se situó apenas un 5% por encima de lo que era una década antes, en 2008, lo que significa que ha estado en la categoría “europea” de estancamiento económico general.

Carney, por tanto, fue el pionero del régimen de bancos centrales de “política de tipos de interés cero” (ZIRP). En el Simposio de Política Económica de 2019 en Jackson Hole, Wyoming, admitió enfáticamente que esta política había fracasado, y que no lograba crear crecimiento ni inflación. En esa reunión de banqueros de Jackson Hole, este banquero británico fue lo suficientemente arrogante y loco como para proponer la sustitución del dólar estadounidense por una moneda global y digital, como la Libra propuesta por Facebook pero dirigida por los banqueros centrales, para así curar los fracasos de la ZIRP y la NIRP (política de tipos de interés negativos).

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Sin embargo, antes de que su ZIRP pudiera fracasar en Canadá y en otros lugares, había sido nombrado (en 2011) para el cargo adicional de presidente del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) creado por el G20 a raíz de la crisis, y ya en 2010 presidente del Comité del Sistema Financiero Mundial del Banco de Pagos Internacionales (BPI); y en 2012 jefe del Banco de Inglaterra. En aplicación del Acuerdo Climático de París de la ONU, lideró la creación en 2015 del Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima (TCFD), que es un órgano del FSB, y que ahora incluye 24 bancos centrales y megabancos europeos (con el respaldo de Wall Street, JPMorgan Chase y BlackRock LLP).

Los bancos centrales del FSB, encabezados por Carney, nombraron a 30 personas para formar el TCFD, entre ellas el multimillonario verde Michael Bloomberg como presidente. Así es como algunos antiguos banqueros centrales, ahora ejecutivos de BlackRock LLP, se convirtieron en líderes del TCFD y comenzaron el trabajo de “taxonomías”, o clasificación de las empresas según su “nivel de riesgo climático”. El TCFD también incluía a ejecutivos del Barclays Bank; del HSBC, de la City de Londres; de Swiss Re; y del socio de Al Gore, David Blood. El objetivo declarado de este grupo de trabajo era “proporcionar información y asesorar a los inversores, prestamistas y aseguradoras sobre los riesgos relacionados con el clima.”

Carney y Bloomberg ya estaban aquí iniciando una toma de poder por parte de los bancos centrales. Su mandato no incluye asesorar a los inversores, ni a ningún otro, sobre el clima. Supongamos que hubieran dicho “riesgos políticos” o “amenazas terroristas” o “el riesgo de guerra”; los bancos centrales no asesoran ni regulan sobre estos asuntos, hasta que Carney decidió que sí lo hacían. Del TCFD surgió la Iniciativa Financiera Verde para generar y apoyar los “bonos verdes”. Así que ahora los bancos centrales también asesoraban sobre las tecnologías en las que invertir o no invertir.

En 2012 Carney se convirtió en coordinador del Foro Económico Mundial de Davos. En 2012, Osborne le nombró el primer gobernador no británico del Banco de Inglaterra en su historia -subiendo el sueldo del gobernador para atraer a Carney desde Canadá-, de modo que, en efecto, Carney ocupó cuatro puestos clave de bancos centrales mundiales al mismo tiempo. Cumplió dos mandatos de tres años como presidente del FSB y luego se le prorrogó un año más, por lo que ahora está en proceso de ser sustituido por Randall Quarles, de la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal. El mandato de Carney al frente del Banco de Inglaterra también se ha prorrogado un año, hasta 2020.

 

Andrew Haldane. CC/Niccolò Caranti

Andrew Haldane. CC/Niccolò Caranti

Brexit y Glass-Steagall

Una vez más, al convertirse en Gobernador del Banco de Inglaterra, como cuando fue nombrado para dirigir el Banco de Canadá, Carney fue elegido (por su colega bilderberger Osborne, el Canciller del Tesoro) por encima de un veterano ejecutivo del Banco, Andrew Haldane, que entonces era Director Ejecutivo de Estabilidad Financiera. A su llegada, Carney se peleó públicamente con Haldane sobre los requisitos de capital de los bancos y sobre la separación de los mismos. Haldane había escrito públicamente a favor de una versión de la Ley Glass-Steagall, que estuvo muy cerca, en 2012, de ser aprobada por la Cámara de los Lores; y había pedido ratios de capital bancario obligatorio del 10%. Carney declaró que Haldane “carece de una comprensión adecuada de los hechos” de la regulación de los bancos.

Luego, en 2016, Carney fue entrevistado repetidamente en la BBC atacando al Brexit durante la campaña del referéndum y advirtiendo que perjudicaría a la economía británica. Afirmó que era “su deber hablar” contra el Brexit aunque definitivamente no era su trabajo ni su deber. Afirmó repetida y explícitamente que un voto a favor de la salida de la UE provocaría una recesión en el Reino Unido. Esto le convirtió en un defensor del “Remain”, y el pronóstico era erróneo. Según él, como se informó en el London Spectator el 22 de octubre de 2016, se demostró que era erróneo debido al recorte de tipos que realizó, volviendo a la ZIRP, justo después de que se aprobara el Brexit.

Carney también atacó públicamente a la primera ministra británica, Theresa May, cuando sugirió que sus tipos de interés “superbajos” durante años habían ayudado a la gente con activos, mientras que “la gente sin ellos sufría. . . . La gente con ahorros se ha encontrado más pobre”. La respuesta de Carney: “Las políticas las hacen los tecnócratas. No vamos a recibir instrucciones sobre nuestras políticas desde el lado político”. Él daría la dirección política, no la tomaría.

 

Las guías del ecoguerrero

Como ya se ha señalado, Mark Carney no habla con coherencia ni parece tener muchos conocimientos, ni siquiera de objetivos, sobre la ciencia del clima o el cambio climático. Su comentario sobre “50 sombras de verde” demuestra que tiende a considerarlo todo como un cierto tipo de película. Pero tiene guías, que quizá no sepan más, pero sí se consideran expertos, que le hablan de esa “realidad” que invoca constantemente. El discurso que pronunció justo antes del Acuerdo Climático de París, el 29 de septiembre de 2015 en el Lloyds Bank de Londres, tenía el extraño título de “Romper la tragedia del horizonte-Cambio climático y estabilidad financiera”.

Tres años después utilizó esa frase para elogiar al príncipe Carlos en un discurso en el Palacio de St. James en noviembre de 2018: “Su Alteza Real ha proporcionado un liderazgo inspirador en estas cuestiones críticas durante décadas. De hecho, si hubiéramos prestado atención a su consejo cuando se lo ofrecieron por primera vez, podríamos haber resuelto ya la Tragedia del Horizonte” (publicado en el Daily Mail el 21 de noviembre de 2018). Este discurso se anunció en el sitio del Banco de Inglaterra como el “Foro de Contabilidad para la Sostenibilidad”, pero en realidad fue para el 70º cumpleaños del Príncipe Carlos. El London Telegraph informó de que ya a finales de 2013 el nuevo gobernador del Banco de Inglaterra -llamado francamente por el periódico “el hombre más poderoso del mundo financiero”- fue llamado a Clarendon House por el Príncipe para que le contara “sus preocupaciones.” Esta fue la primera de una serie de reuniones.

 

Mark y Diana Carney en la Cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina, el 28 de noviembre de 2018. G20 Argentina.

Mark y Diana Carney en la Cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina, el 28 de noviembre de 2018. G20 Argentina.

 

El Telegraph añadió: “Es una pena que la esposa del canadiense, Diana, no le acompañara. Ella comparte las preocupaciones medioambientales del Príncipe”. Y aquí puede estar el otro origen de la “guerra ecológica” de Mark Carney.

Diana Fox Carney es una economista británica y activista del “cambio climático”. Forma parte de la Junta de Embajadores y del Consejo de Administración de WWF-Reino Unido (WWF es el nombre actual del Fondo Mundial para la Naturaleza lanzado hace décadas por Thomas Huxley, el Príncipe Felipe y el miembro de las SS nazis, el Príncipe Bernhard). También forma parte de los consejos de administración de la Fundación Shell, de la “fundación de energía sostenible” llamada Ashden, de Friends of the Royal Academy, etc. Es directora ejecutiva del banco de inversión Pi Capital Partners.

Inmediatamente antes de la COP21 y del Acuerdo de París, y antes del discurso de su marido allí, Diana Fox Carney fue coautora de un informe en noviembre de 2015 sobre el mismo tema – “riesgo climático financiero”- publicado por el Instituto de Investigación de Políticas Públicas de Londres (IPPR). Su coautor fue un tal Joss Garman, de Greenpeace Reino Unido, la Fundación Europea del Clima-Reino Unido y la Campaña por Siria, formada para apoyar a los Cascos Blancos. El informe se titulaba “Known Unknowns: Las amenazas ocultas que los riesgos climáticos suponen para la prosperidad británica”. Este informe (img) se actualizó después de la COP21, en una “2ª edición” publicada en marzo de 2016 por el IPPR.

La sección 3 del informe, Conclusiones y recomendaciones, expone con exactitud el objetivo de sus autores -y del TCFD-:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Garantizar que los responsables de la toma de decisiones financieras dispongan de la información necesaria para tener en cuenta los riesgos climáticos; garantizar que los gestores de activos no ignoren estos riesgos en su toma de decisiones; reducir el nivel general del riesgo al que se enfrentan la mayoría de las empresas como consecuencia del cambio climático.”

El hecho de que casi todas las más de 20 secciones de este informe traten sobre algún aspecto de “los riesgos económicos del cambio climático”, sugiere que Diana Fox Carney estaba, de hecho, iniciando el Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima junto con su marido. El artículo “Mark Carney: Eco-Warrior” citó a una persona que conoce a Carney desde hace una década diciendo: “La poderosa influencia de su esposa ha moldeado el pensamiento de Carney en esta materia”.

 

Las raíz genocida del ‘Nuevo Trato Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

 

 

Fuente:

Paul Gallagher, en Executive Intelligence Review: Mark Carney: The Prince (Charles) of Central Bankers. 18 de octubre de 2022.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

El proyecto de informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) fue obtenido por la Agencia France-Presse (AFP), una agencia de...

Ciencia y Tecnología

Más de 31.000 científicos se han unido contra la agenda política del calentamiento global. El consenso científico, que incluye a más de 9.000 científicos...

Contenidos

Ante el precipitado colapso del sistema financiero, las mejores mentes formadas en la Ivy League del mundo se han topado con un callejón sin...

Ciencia y Tecnología

En esta primera entrega de una nueva serie, Iain Davis y Whitney Webb exploran cómo las políticas de “desarrollo sostenible” de la ONU, los...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY