Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Lula gana, pero su margen de maniobra se verá limitado por poderosas fuerzas de su entorno alineadas a Washington, que atentarán contra su programa multipolar con el BRICS-Sur Global

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Según Pepe Escobar, el vector absolutamente clave es que el sistema financiero internacional y el “Consenso de Washington”, que ya controlan la agenda de Bolsonaro, han capturado el gobierno de Lula incluso antes de que comience. Mucho dependerá de a quién nombre Lula como ministro de Economía. La revista neoliberal The Economist ya haya “advertido” a Lula de que se desplace hacia el centro: es decir, que su gobierno debe ser dirigido, en la práctica, por los sospechosos financieros habituales. Lula, por supuesto, es demasiado inteligente para ser reducido al papel de mero rehén, pero su margen de maniobra -internamente- es extremadamente escaso. El Bolsonarismo, ahora en la oposición, seguirá prosperando institucionalmente disfrazado de -falsa- “antisistema”, especialmente en el Senado. En el exterior, Lula jugará un partido totalmente diferente. Lula es uno de los fundadores del BRICS en 2006, que surgió del diálogo entre Rusia y China. Es inmensamente respetado por los líderes de la asociación estratégica Rusia-China, Xi Jinping y Vladimir Putin. El impulso hacia un mundo multipolar, representado institucionalmente por una congregación de organismos que van desde los BRICS+ hasta la Organización de Cooperación de Shangai y la Unión Económica de Eurasia, se beneficiará enormemente de tener a Lula a bordo como posible líder natural del Sur Global, con un historial a la altura. Esto puede incluir que Lula inscriba formalmente a Brasil como socio de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI) de una manera que no antagonice con Estados Unidos. Lula, después de todo, es un maestro en este arte.

 

Por Pepe Escobar

Luis Ignacio “Lula” da Silva puede ser el último chico que regresa a la política en el siglo XXI. A sus 77 años, en buena forma y con una gran agudeza, al frente de una alianza de 10 partidos políticos, acaba de ser elegido presidente de Brasil para lo que será un tercer mandato de facto tras sus dos primeros de 2003 a 2010.

Lula incluso protagonizó una remontada, durante el rapidísimo y ajustado recuento de votos electrónicos, alcanzando el 50,9% frente al 49,1% del actual presidente de extrema derecha, Jair Bolsonaro, lo que representa una diferencia de sólo dos millones de votos en un país de 215 millones de habitantes. Lula vuelve a la presidencia el 1 de enero de 2023.

El primer discurso de Lula fue un poco anti-Lula; conocido por sus improvisaciones al estilo de García Márquez y su corriente de conciencia folclórica, leyó de un guión medido y cuidadosamente preparado.

Lula hizo hincapié en la defensa de la democracia; la lucha contra el hambre; el impulso del desarrollo sostenible con inclusión social; una “lucha implacable contra el racismo, los prejuicios y la discriminación”.

Invitó a la cooperación internacional para preservar la selva amazónica y luchará por un comercio mundial justo, en lugar del comercio “que condena a nuestro país a ser un eterno exportador de materias primas.”

Lula, siempre un negociador excepcional, logró ganar contra el formidable aparato de la maquinaria estatal desatada por Bolsonaro, que vio la distribución de miles de millones de dólares en compra de votos; una avalancha de noticias falsas; intimidación descarada e intentos de supresión de votantes contra los pobres por parte de los rabiosos bolsonaristas; e innumerables episodios de violencia política.

Lula hereda una nación devastada que, al igual que Estados Unidos, está completamente polarizada. De 2003 a 2010 -subió al poder, por cierto, sólo dos meses antes del “shock and awe” de Estados Unidos contra Irak- fue una historia muy diferente.

Lula consiguió poner sobre la mesa la prosperidad económica, el alivio masivo de la pobreza y una serie de políticas sociales. En ocho años, creó al menos 15 millones de empleos.

Una feroz persecución política terminó por anularlo en las elecciones presidenciales de 2018, allanando el camino a Bolsonaro, un proyecto entretenido por los militares brasileños de derecha dura desde 2014.

La connivencia entre el Ministerio Público de Brasil y los incondicionales de la “justicia” para perseguir y condenar a Lula con cargos espurios le obligó a pasar 580 días en la cárcel como un preso político tan notorio como Julian Assange.

Lula terminó siendo declarado inocente en no menos de 26 mociones en su contra por una maquinaria de lawfare en el corazón de la operación – profundamente corrupta – Car Wash.

La tarea de Sísifo de Lula comienza ahora. Al menos 33 millones de brasileños están sumidos en el hambre. Otros 115 millones luchan contra la “inseguridad alimentaria”. Nada menos que el 79% de las familias son rehenes de altos niveles de endeudamiento personal.

En contraste con la nueva “marea rosa” que recorre América Latina -de la que él es ahora la superestrella-, internamente no hay marea rosa.

Por el contrario, se enfrentará a un Congreso y un Senado profundamente hostiles e incluso a gobernadores bolsonaristas, incluso en el estado más poderoso de la federación, Sao Paulo, que concentra más poder de fuego industrial que muchas latitudes del Norte Global.

 

Acorralar a los sospechosos habituales

El vector absolutamente clave es que el sistema financiero internacional y el “Consenso de Washington”, que ya controlan la agenda de Bolsonaro, han capturado el gobierno de Lula incluso antes de que comience.

El vicepresidente de Lula es el centroderechista Geraldo Alckmin, que puede ser catapultado al poder en el momento en que el Congreso, profundamente hostil, decida fabricar algún esquema de impeachment de Lula.

No es casualidad que la revista neoliberal The Economist ya haya “advertido” a Lula de que se desplace hacia el centro: es decir, que su gobierno debe ser dirigido, en la práctica, por los sospechosos financieros habituales.

Mucho dependerá de a quién nombre Lula como ministro de Economía. El principal candidato es Henrique Meirelles, ex director general de FleetBoston, el segundo mayor acreedor externo de Brasil después de CitiGroup. Meirelles ha expresado un apoyo irrestricto a Lula, para quien trabajó anteriormente como jefe del banco central.

Es probable que Meirelles prescriba exactamente las mismas políticas económicas que el principal ejecutor económico de Bolsonaro, el banquero de inversión Paulo Guedes. Resulta que eso es exactamente lo que el propio Meirelles creó durante el rapaz gobierno de Temer, que llegó al poder tras el golpe institucional contra la presidenta Dilma Rousseff en 2016.

Y ahora llegamos al verdadero jugo. Nada menos que la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, Victoria Nuland, visitó Brasil “extraoficialmente” el pasado mes de abril. Se negó a reunirse con Bolsonaro y alabó el sistema electoral brasileño (“Tenéis uno de los mejores del hemisferio, en términos de fiabilidad, en términos de transparencia.” )

Después, Lula prometió a la UE una especie de “gobernanza” de la Amazonia y tuvo que condenar públicamente la “operación militar especial” rusa en Ucrania. Todo eso después de que ya había elogiado a Biden, en 2021, como “un aliento para la democracia en el mundo”. La “recompensa” por la actuación acumulada fue una portada de la revista Time.

Todo lo anterior puede sugerir un gobierno de pseudoizquierda entrante del Partido de los Trabajadores -el neoliberalismo con rostro humano- infiltrado por todo tipo de vectores de derecha, esencialmente al servicio de los intereses de Wall Street y del Departamento de Estado controlado por los demócratas.

Los puntos clave: la adquisición de activos económicos clave por parte de los sospechosos globalistas habituales y, por tanto, ningún espacio para que Brasil ejerza una soberanía real.

Lula, por supuesto, es demasiado inteligente para ser reducido al papel de mero rehén, pero su margen de maniobra -internamente- es extremadamente escaso. El Bolsonarismo tóxico, ahora en la oposición, seguirá prosperando institucionalmente disfrazado de -falsa- “antisistema”, especialmente en el Senado.

Bolsonaro es un autodenominado “mito” creado y empaquetado por los militares, que salió a la luz aproximadamente un mes después de la victoria electoral de Dilma que la impulsó a un segundo mandato a finales de 2014.

El propio Bolsonaro y sus innumerables partidarios fanáticos coquetearon con el nazismo, elogiaron sin reparos a conocidos torturadores durante la dictadura militar brasileña y aprovecharon las graves inclinaciones fascistas que acechan a la sociedad brasileña.

El bolsonarismo es aún más insidioso porque se trata de un movimiento inventado por los militares que está al servicio de las élites neoliberales globalizadas y compuesto por evangélicos y magnates de los agronegocios que se hacen pasar por “antiglobalistas”. No es de extrañar que el virus haya contaminado literalmente a la mitad de una nación aturdida y confundida.

 

La vieja mano de China

En el exterior, Lula jugará un partido totalmente diferente.

Lula es uno de los fundadores del BRICS en 2006, que surgió del diálogo entre Rusia y China. Es inmensamente respetado por los líderes de la asociación estratégica Rusia-China, Xi Jinping y Vladimir Putin.

Ha prometido cumplir un solo mandato, es decir, hasta finales de 2026. Pero ese es precisamente el tramo clave en el ojo del volcán, a caballo entre la década que Putin describió en su discurso de Valdai como la más peligrosa e importante desde la Segunda Guerra Mundial.

El impulso hacia un mundo multipolar, representado institucionalmente por una congregación de organismos que van desde los BRICS+ hasta la Organización de Cooperación de Shangai y la Unión Económica de Eurasia, se beneficiará enormemente de tener a Lula a bordo como posible líder natural del Sur Global, con un historial a la altura.

Por supuesto, su política exterior inmediata se centrará en América del Sur: ya ha anunciado que será el destino de su primera visita presidencial, muy probablemente Argentina, que está llamada a unirse al BRICS+.

Luego visitará Washington. Tiene que hacerlo. Mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos más cerca. La opinión informada en todo el Sur Global es muy consciente de que es bajo Obama-Biden que se orquestó toda la compleja operación para derrocar a Dilma y expulsar a Lula de la política.

Brasil será un pato cojo en el próximo G20 en Bali a mediados de noviembre, pero en 2023 Lula volverá a hacer negocios al lado de Putin y Xi. Y esto también se aplica a la próxima cumbre del BRICS en Sudáfrica, que consolidará el BRICS+, ya que una serie de naciones están ansiosas por unirse, desde Argentina y Arabia Saudí hasta Irán y Turquía.

Y luego está el nexo Brasil-China. Brasilia ha sido el socio comercial clave de Pekín en América Latina desde 2009, absorbiendo aproximadamente la mitad de las inversiones de China en la región (y la mayor cantidad de cualquier destino de inversión latinoamericano en 2021) y situándose firmemente como el quinto mayor exportador de crudo para el mercado chino, el segundo de hierro y el primero de soja.

 

Lula y Xi en su juventud. Imagen: Twitter

Lula y Xi en su juventud. Imagen: Twitter

 

Los precedentes lo dicen. Desde el principio, en 2003, Lula apostó por una asociación estratégica con China. Consideró su primer viaje a Pekín en 2004 como su máxima prioridad en política exterior. La buena voluntad de Pekín es inquebrantable: Lula es considerado un viejo amigo por China, y ese capital político le abrirá prácticamente todas las puertas rojas.

En la práctica, eso significará que Lula invertirá su considerable influencia global en el fortalecimiento de los BRICS+ (ya ha declarado que los BRICS estarán en el centro de su política exterior) y en el funcionamiento interno de la cooperación geopolítica y geoeconómica Sur-Sur.

Esto puede incluir que Lula inscriba formalmente a Brasil como socio de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI) de una manera que no antagonice con Estados Unidos. Lula, después de todo, es un maestro en este arte.

Encontrar un camino en el ojo del volcán, interna y externamente, será el reto político definitivo para el chico del regreso. Lula ha sido descartado en innumerables ocasiones, por lo que subestimarlo es una mala apuesta. Incluso antes de comenzar su tercer mandato, ya ha realizado una gran hazaña: emancipar a la mayoría de los brasileños de la esclavitud mental.

Todas las miradas estarán puestas en lo que realmente quieren los militares brasileños -y sus manipuladores extranjeros-. Se han embarcado en un proyecto a muy largo plazo, controlan la mayoría de los resortes de la estructura de poder, y simplemente no se darán por vencidos. Así que las probabilidades pueden estar en contra de que un envejecido neo-Ulises del noreste de Brasil alcance su ideal de Ítaca de una tierra justa y soberana.

 

La mano oculta de Londres y los jesuitas busca polarizar a Brasil para hacerlo ingobernable y alejarlo del BRICS

 

Fuente:

Pepe Escobar, en Asia Times: Comeback kid Lula in the eye of a volcano.

Te puede interesar

Contenidos

Después de negarlo durante meses, finalmente, la alianza de la OTAN está avanzando lentamente hacia un conflicto a gran escala con Rusia en Ucrania....

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un estudio revisado por pares y publicado en la revista BMC Infectious Diseases el 24 de enero de 2023 (1), estima...

Contenidos

El Reloj del Juicio Final, establecido por la revista estadounidense Bulletin of the Atomic Scientists, se ha movido a 90 segundos para la medianoche....

Contenidos

Lamentablemente, el resumen que acompaña al anuncio de hoy del Reloj del Juicio Final no considera ninguna de las provocaciones de la OTAN, ya...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY