Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los unipolaristas anglo-estadounidenses extienden la jaula geopolítica al espacio

Por Matthew Ehret

Hace 75 años, Winston Churchill pronunció un discurso en Fulton Missouri en el que anunciaba un nuevo Telón de Acero que había descendido sobre el mundo, con las naciones capitalistas libres unidas bajo una alianza anglo-estadounidense por un lado y los estados autoritarios organizados bajo el control del Kremlin. En el discurso que puso el clavo en el ataúd de la visión de FDR de una alianza EE.UU.-Rusia-China de cooperación en la que todos ganan, Churchill anunció que:

“Ni la prevención segura de la guerra, ni el aumento continuo de la organización mundial se ganarán sin lo que he llamado la asociación fraternal de los pueblos de habla inglesa. Esto significa una relación especial entre la Commonwealth y el Imperio Británico y los Estados Unidos”.

A raíz de este anuncio, se pusieron en marcha nuevos mecanismos y procedimientos operativos, desde la creación de la CIA tras una purga de la inteligencia militar que comenzó con la disolución de la OSS, hasta el establecimiento de una nueva doctrina de seguridad bajo el NSC-75: “Informe al NSC del Secretario Ejecutivo sobre los compromisos militares británicos”, que vinculaba el destino de Estados Unidos a la preservación de las posesiones territoriales británicas para evitar que las naciones de mentalidad independiente cayeran bajo la influencia soviética.

Las reglas de la teoría del juego pasaron así de ser pensamientos perversos que flotaban en las mentes paranoicas de estadísticos como Oscar Morganstern, John Nash y John von Neumann, a ser palancas de gobierno que definían la política militar internacional en una época de intrigas, golpes de Estado, espionaje y asesinatos. Este sistema de controles garantizaría una paz configurada no por la cooperación o la búsqueda de objetivos a gran escala, como anunció FDR en su discurso de las Cuatro Libertades de 1941, sino por el terror de la aniquilación mutuamente asegurada. Esta perversión geopolítica de la “paz” requería matrices aisladas de pequeñas guerras, tanto calientes como económicas, en la búsqueda de un equilibrio general. Este es un juego que sólo funcionaría en la medida en que todos los jugadores actuaran como oportunistas egoístas y miopes, incapaces de pensar fuera de los términos del propio juego.

Como señalé en mi artículo anterior, a pesar de la oscuridad y la bipolaridad de la Guerra Fría, se hicieron esfuerzos para liberar a la humanidad del juego amañado conectando nuestra esfera de influencia económica con las extensiones infinitas del espacio. Lamentablemente, cada vez que las fuerzas más sanas de todos los lados del Telón de Acero realizaban nuevos avances revolucionarios, éstos eran saboteados rápidamente, ya que la humanidad era arrastrada de nuevo a la jaula geopolítica del sistema cerrado, como las ratas de laboratorio que ciertos maltusianos y tecnócratas influyentes querían creer que éramos.

 

La relación especial angloamericana en el espacio

Hoy en día, el fantasma de Churchill ha vuelto a rondar por el mundo, ya que los despiadados términos de las reglas de conducta de la Guerra Fría vuelven a revivir con fuerza bajo los sacerdotes del “orden internacional basado en reglas” que han dejado obsesivamente claro que no tolerarán la existencia de un sistema multilateral de gobernanza que desafíe su percibido derecho a la hegemonía total.

La primera señal del resurgimiento de Churchill se vio el 10 de junio de 2021 cuando Biden y Boris Johnson firmaron en Londres la “Nueva Carta del Atlántico”, que volvió a comprometer a ambas naciones con sus identidades de guerreros fríos en defensa de la OTAN, el orden basado en reglas, la sociedad abierta y la democracia. La Nueva Carta decía que ambas naciones “afirman nuestra responsabilidad compartida de mantener nuestra seguridad colectiva y la estabilidad y resistencia internacionales frente a todo el espectro de amenazas modernas, incluidas las ciberamenazas”.

El 29 de julio, otra alianza conjunta entre EE.UU. y el Reino Unido se solidificó en forma de una declaración publicada en el Telegraph por el general James H. Dickenson (jefe de la Fuerza Espacial de EE.UU.) y el vicemariscal Paul Godfrey (jefe del nuevo Mando Espacial del Reino Unido que entró en funcionamiento el mismo día). El título de la declaración rezaba: “Necesitamos una relación especial para el espacio” y se abría con un homenaje al discurso de Churchill sobre el Telón de Acero en el que el dúo afirmaba: “Hoy en día, las palabras de Churchill son más resonantes y relevantes que nunca, ya que vemos a los adversarios que nos amenazan no sólo desde la Tierra, sino desde el espacio”.

Citando explícitamente a Rusia e implícitamente a China como nuevas amenazas a la paz mundial que deben ser combatidas en el nuevo dominio del espacio, el dúo esboza el peligro de la guerra basada en el espacio que amenaza con derribar todo el sistema de infraestructura occidental diciendo:

“Las constelaciones de satélites en órbita terrestre baja conectan casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, ya sean las redes de transporte, los sistemas bancarios, los teléfonos móviles, Internet o la televisión. Casi cualquier cosa, o cualquier persona, que esté en movimiento se beneficia de las capacidades de posicionamiento, navegación y sincronización de nuestros Sistemas Globales de Navegación por Satélite (GNSS). Militarmente, los activos basados en el espacio son fundamentales para la comunicación, la inteligencia, la vigilancia, el reconocimiento y la navegación”.

Describiendo los efectos apocalípticos de la caída del GNSS, del que ni China ni Rusia dependen al haber construido sus propios sistemas alternativos al GPS, el dúo espacial dijo: “Sería un día de volatilidad en los mercados, de apagones locales, de retrasos en los viajes y de mal funcionamiento de los servicios de emergencia. Sería un día de caos… No se equivoquen, nuestros potenciales adversarios están trabajando duro para hacer realidad esta pesadilla”.

Sin duda, hay un elemento de verdad en estas declaraciones, ya que tanto China como Rusia se han visto obligadas en los últimos años a responder al cerco militar de sus naciones mediante la expansión de nuevas capacidades militares defensivas que implican una guerra basada en el espacio, incluyendo nuevos silos de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) en China, nuevas armas antisatélite y potentes camiones láser Peresvet diseñados para cegar cualquier ataque ofensivo.

Sin embargo, es importante recordar que ni China ni Rusia son los instigadores de esta nueva agenda militar, ni están actuando en un programa ofensivo. De hecho, en los últimos años, ambas naciones sólo han ofrecido ramas de olivo de cooperación frente a políticas agresivas que hablan dulcemente de libertad públicamente mientras hacen todo lo posible por desestabilizar a las naciones objetivo mediante la guerra asimétrica, la financiación del terrorismo, la guerra económica y el cerco militar abierto.

Además, estas observaciones también podrían considerarse una forma de programación predictiva, ya que se hacen eco de declaraciones anteriores del general Mark Milley, quien advirtió de un “nuevo Pearl Harbor en el espacio” cuando dijo el 3 de diciembre de 2020 que “hay un argumento que se puede hacer y muchos lo han hecho en varios escritos no clasificados que un país podría tratar de buscar un primer movimiento o ventaja, por ejemplo para cegar a los Estados Unidos … el próximo Pearl Harbor podría ocurrir en el espacio”. Milley señaló que la guerra espacial podría tomar “la Internet y las redes eléctricas”.

Hay que tener en cuenta que los ejercicios del juego de ciberguerra del Foro Económico Mundial se desarrollaron el 9 de julio de 2021 con un enfoque específico en el derribo de las redes eléctricas occidentales, Internet, los sistemas de apoyo a la medicina y las telecomunicaciones y los sistemas bancarios. Klaus Schwab, del FEM, se refirió al “aterrador escenario de un ciberataque integral [que] podría paralizar por completo el suministro eléctrico, el transporte, los servicios hospitalarios, nuestra sociedad en su conjunto… la crisis de COVID-19 se vería en este sentido como una pequeña perturbación en comparación con un ciberataque de gran envergadura”.

Cualquiera que haya prestado atención al Evento 201 no debería sorprenderse de que se le ponga la piel de gallina en este punto.

El New York Times no perdió tiempo antes de amplificar el festival del miedo escribiendo artículos sin pruebas como “Los rusos que suponen una amenaza eléctrica han hackeado plantas nucleares y redes eléctricas”. Mientras tanto, el 29 de julio de 2021, Biden reavivó la petarda de que China y Rusia eran responsables de ciberataques a empresas e infraestructuras estadounidenses advirtiendo de una guerra de disparos, diciendo: “Creo que es más que probable que acabemos, si acabamos en una guerra -una verdadera guerra a tiros con una gran potencia- será como consecuencia de un ciberataque de grandes consecuencias”.

La nueva relación especial entre EE.UU. y el Reino Unido basada en el espacio pretende ampliar las operaciones espaciales combinadas dominadas por los Cinco Ojos (en las que participan EE.UU., Canadá, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, así como Francia y Alemania), y también los ejercicios Olympic Defender, que incluyeron la colaboración entre EE.UU. y el Reino Unido en escenarios de guerra espacial en 2020. A EE.UU. y el Reino Unido se les une Japón, que anunció su propio Escuadrón de Operaciones Espaciales en mayo de 2020 y que, al trabajar directamente con la alianza angloamericana, ha conseguido eludir la prohibición de adquirir un programa militar tras la Segunda Guerra Mundial.

El espacio sigue siendo un dominio transgeopolítico de nuevos principios no descubiertos que dan forma a nuestros sistemas meteorológicos, a las edades de hielo, a la activación/desactivación de los virus e incluso a las fuerzas de la evolución de los sistemas vivos. Volver a un paradigma impulsado por los descubrimientos creativos en el espacio no sólo animaría lo mejor de los poderes de la razón creativa de la humanidad, sino que también aumentaría nuestros niveles de excelencia en todos los campos para resolver problemas reales y lograr objetivos reales que no sólo sirvan para realizar tareas concretas, sino que ofrezcan la más densa gama de avances tecnológicos que sabemos que retroalimentarán nuestra economía terrestre de formas inimaginables. Es un hecho que apenas hay una sola rama de la actividad humana, desde la medicina, la minería, la química, la producción industrial, las telecomunicaciones o incluso el entretenimiento, que no haya sido revolucionada a partir del programa espacial original puesto en marcha por el presidente Kennedy hace casi 60 años.

Los responsables políticos chinos y rusos han subrayado sus deseos de utilizar este ámbito como base para la cooperación mutua entre todas las naciones en la defensa de la Tierra contra las amenazas de asteroides, el desarrollo de nuevos recursos en la Luna, Marte y otros cuerpos celestes. En diferentes momentos, las fuerzas sensatas dentro de Europa, y la NASA se han hecho eco de este llamamiento a una nueva era de cooperación, tal y como se esbozaba en el espíritu original de los Acuerdos de Artemisa y la oposición occidental al absurdo bloqueo de la cooperación espacial entre Estados Unidos y China puesto en marcha con la Ley Wolf de 2011.

Sin embargo, a pesar de esta realidad, las mentes más pequeñas obviamente ven el espacio como una mera extensión de las reglas fijas de la geopolítica imperial que se han utilizado durante milenios para mantener a los seres humanos encerrados como ratas en una jaula manejada por oligarcas. Donde los puntos de estrangulamiento marítimos de ayer tomaban la forma de los estrechos de Malaca, el Bósforo o el Canal de Panamá, los herederos actuales de esta visión hobbesiana del mundo que animó la vida de Churchill, sólo son capaces de ver el espacio como otro punto de estrangulamiento en el Gran Juego.

 

Fuente:

Matthew Ehret: Anglo-American Unipolarists Extend the Geopolitical Cage to Space.

Contenidos

El historiador revisionista Michael Hoffman analiza la ley de negación del genocidio aplicada sólo a un pueblo, el engaño de la «Ley Noájida» y...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Archivos filtrados por MintPress News revelan que los servicios de inteligencia británicos y entidades financiadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores han vigilado, infiltrado...

Contenidos

Por Andrei Fursov He dado clases en diversas ocasiones en Estados Unidos y en Europa. Y puedo ver que tanto los jóvenes rusos como...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram