Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los socios estratégicos euroasiáticos de Rusia: OCS+, BRICS+, Cumbre CICA. Decisión de la OPEP+ de ‘estabilizar los mercados energéticos mundiales’

La inminente yuxtaposición entre la Conferencia sobre Interacción y Medidas de Confianza en Asia (CICA) y la OCS y la UEEA es un ejemplo más de cómo están encajando las piezas del complejo rompecabezas de Eurasia. Turquía y Arabia Saudí -en teoría, firmes aliados militares del imperio- están deseando unirse a la OCS, que recientemente ha acogido a Irán como miembro de pleno derecho. Todos los países de mayoría musulmana están prestando mucha atención a Rusia. En la VI reunión de CICA, Vladimir Putin habló del papel de Asia en la transición hacia un orden mundial multipolar y subrayó que Rusia está haciendo todo lo posible para “formar un sistema de seguridad igualitario e indivisible”. Putin también criticó el embustero sistema financiero atlantista. La asociación estratégica Rusia-Irán avanza ahora en paralelo a la entente Rusia-Saudí-UAE como vectores cruciales de la multipolaridad. En un futuro próximo, todos estos vectores están llamados a unirse en lo que idealmente debería ser una supraorganización capaz de gestionar la historia más importante del siglo XXI: La integración de Eurasia.

 

Por Pepe Escobar

Todo lo que importa en el complejo proceso de integración de Eurasia volvió a estar en juego en Astana, ya que la capital kazaja -rebautizada- acogió la VI Conferencia sobre Interacción y Medidas de Confianza en Asia (CICA).

La lista de participantes fue una maravilla euroasiática, con los líderes de Rusia y Bielorrusia (UEE), Asia Occidental (Azerbaiyán, Turquía, Irak, Irán, Qatar, Palestina) y Asia Central (Tayikistán, Uzbekistán, Kirguistán).

China y Vietnam (Asia oriental y sudoriental) asistieron a nivel de vicepresidentes.

La CICA es un foro multinacional centrado en la cooperación para la paz, la seguridad y la estabilidad en toda Asia. El presidente kazajo Tokayev reveló que la CICA acaba de adoptar una declaración para convertir el foro en una organización internacional.

La CICA ya ha establecido una asociación con la Unión Económica de Eurasia (UEE). Así que, en la práctica, pronto trabajará codo con codo con la OCS, la UEEA y, desde luego, con los BRICS+.

La asociación estratégica entre Rusia e Irán ocupó un lugar destacado en la CICA, especialmente después de que Irán fuera acogido en la OCS como miembro de pleno derecho.

El presidente Raeisi, al dirigirse al foro, subrayó la noción crucial de una “nueva Asia” emergente, en la que “la convergencia y la seguridad” no son “compatibles con los intereses de los países hegemónicos y cualquier intento de desestabilizar a las naciones independientes tiene objetivos y consecuencias más allá de las geografías nacionales y, de hecho, tiene como objetivo la estabilidad y la prosperidad de los países regionales”.

Para Teherán, ser un socio en la integración de la CICA, dentro de un laberinto de instituciones panasiáticas, es esencial después de todas estas décadas de “máxima presión” desatada por el Hegemón.

Además, abre una oportunidad, como señaló Raeisi, para que Irán se beneficie de la “infraestructura económica de Asia”.

Como era de esperar, el presidente ruso Vladimir Putin fue la estrella del espectáculo en Astana. Es esencial señalar que Putin cuenta con el apoyo de “todas” las naciones representadas en la CICA.

Las reuniones bilaterales de alto nivel con Putin incluyeron al Emir de Qatar: todos los que importan en Asia Occidental quieren hablar con la “aislada” Rusia.

Putin pidió una “compensación por los daños causados a los afganos durante los años de ocupación” (todos sabemos que el Imperio del Caos, la Mentira y el Saqueo la rechazará), y destacó el papel clave de la OCS para desarrollar Afganistán.

Afirmó que Asia, “donde los nuevos centros de poder se están fortaleciendo, desempeña un gran papel en la transición hacia un orden mundial multipolar”.

Advirtió que “existe una amenaza real de hambruna y de choques a gran escala con el telón de fondo de la volatilidad de los precios de la energía y los alimentos en el mundo”.

Además, pidió el fin de un sistema financiero que beneficia a los “mil millones de oro”, que “viven a costa de los demás” (no hay nada de “oro” en estos “mil millones”: en el mejor de los casos esa definición de riqueza se aplica a 10 millones).

Y subrayó que Rusia está haciendo todo lo posible para “formar un sistema de seguridad igualitario e indivisible”. Exactamente lo que hace que las élites imperiales hegemónicas se vuelvan completamente locas.

 

La “oferta que no se puede rechazar” muerde el polvo

La inminente yuxtaposición entre la CICA y la OCS y la UEEA es un ejemplo más de cómo están encajando las piezas del complejo rompecabezas de Eurasia.

Turquía y Arabia Saudí -en teoría, firmes aliados militares del imperio- están deseando unirse a la OCS, que recientemente ha acogido a Irán como miembro de pleno derecho.

Esto explica la elección geopolítica de Ankara y Riad de evitar con fuerza la ofensiva imperial de rusofobia y sinofobia.

Erdogan, como observador en la reciente cumbre de la OCS en Samarcanda, envió exactamente este mensaje. La OCS está alcanzando rápidamente el punto en el que podemos tener, sentados en la misma mesa, y tomando importantes decisiones consensuadas, no sólo a los “RIC” (Rusia, India, China) en el BRICS (que pronto se ampliará a BRICS+) sino posiblemente a los principales actores de los países musulmanes: Irán, Pakistán, Turquía, Arabia Saudí, Egipto y Qatar.

Este proceso en evolución, no exento de serios desafíos, da fe del impulso concertado entre Rusia y China para incorporar a las tierras del Islam como socios estratégicos esenciales para forjar el mundo multipolar postoccidental. Llámese islamización suave de la multipolaridad.

No es de extrañar que el eje angloamericano esté absolutamente petrificado.

Pasemos ahora a una ilustración gráfica de todo lo anterior: la forma en que se está jugando en los mercados energéticos: la ya legendaria reunión de la Opec+ en Viena hace una semana.

La decisión -colectiva- de reducir la producción de petróleo en 2 millones de barriles diarios supuso un cambio geopolítico tectónico.

El Ministerio de Asuntos Exteriores saudí emitió una nota muy diplomática con un dato asombroso para los que saben leer entre líneas.

A todos los efectos prácticos, el combo detrás del lector de teleprompter en Washington había emitido una amenaza mafiosa marca de la casa de dejar de “proteger” a Riad si la decisión sobre los recortes de petróleo se tomaba antes de las elecciones de mitad de período en Estados Unidos.

Sólo que esta vez la “oferta que no se puede rechazar” no picó. La OPEP+ tomó una decisión colectiva, liderada por Rusia, Arabia Saudí y los EAU.

Después de que Putin y MBS se llevaran bien, le tocó a Putin recibir al presidente de los EAU, el jeque Zayed -o MBZ, mentor de MBS- en el impresionante Palacio Konstantinovsky de San Petersburgo, que data de Pedro el Grande.

Fue una especie de celebración informal de cómo la OPEP+ había provocado, con un solo movimiento, una debacle estratégica de superpotencia en lo que respecta a la geopolítica del petróleo, que el Imperio había controlado durante un siglo.

Todo el mundo recuerda, tras el bombardeo, la invasión y la ocupación de Irak en 2003, cómo los neoconservadores estadounidenses se jactaban de que “somos la nueva OPEP”.

Pues bien, ya no. Y la jugada tuvo que venir de los rusos y de los “aliados” de EEUU en el Golfo Pérsico, cuando todo el mundo esperaba que eso ocurriera el día que una delegación china aterrizara en Riad y pidiera el pago de toda la energía que necesitan en yuanes.

La OPEP+ se puso el farol de Estados Unidos y dejó a la superpotencia en la estacada. Entonces, ¿qué van a hacer para “castigar” a Riad y Abu Dhabi? ¿Llamar al CENTCOM de Qatar y Bahrein para que movilicen sus portaaviones y desencadenen un cambio de régimen?

Lo que es seguro es que los psicópatas straussianos/neoconservadores que mandan en Washington redoblarán la apuesta por la guerra híbrida.

 

Vladimir Putin en guerra contra los ‘straussianos’

 

 

El arte de “propagar la inestabilidad”

En San Petersburgo, al dirigirse a la MBZ, Putin dejó claro que es la OPEP+ -liderada por Rusia, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos- la que está marcando el ritmo para “estabilizar los mercados energéticos mundiales”, de modo que consumidores y proveedores “se sientan tranquilos, estables y confiados” y la oferta y la demanda “se equilibren”.

En cuanto al gas, en la Semana de la Energía rusa, el director general de Gazprom, Alexey Miller, dejó claro que Rusia aún puede “salvar” a Europa de un agujero negro energético.

Los gasoductos Nord Stream (NS) y Nord Stream 2 (NS2) pueden entrar en funcionamiento: pero hay que eliminar todos los obstáculos políticos antes de que comiencen las obras de reparación de los gasoductos.

Y en cuanto a Asia Occidental, Miller dijo que ya se han planeado adiciones al Turk Stream, para alegría de Ankara, deseosa de convertirse en un centro energético clave.

Paralelamente, está absolutamente claro que la táctica desesperada del G7 de imponer un tope al precio del petróleo -que se traduce en la militarización de las sanciones extendidas al mercado energético mundial- es una propuesta perdedora.

A poco más de un mes de acoger el G20 en Bali, el ministro indonesio de Finanzas, Sri Mulyani Indrawati, no podía dejarlo más claro: “Cuando Estados Unidos impone sanciones utilizando instrumentos económicos, eso crea un precedente para todo”, extendiendo la inestabilidad “no sólo para Indonesia, sino para todos los demás países”.

Mientras tanto, todos los países de mayoría musulmana están prestando mucha atención a Rusia. La asociación estratégica Rusia-Irán avanza ahora en paralelo a la entente Rusia-Saudí-UAE como vectores cruciales de la multipolaridad.

En un futuro próximo, todos estos vectores están llamados a unirse en lo que idealmente debería ser una supraorganización capaz de gestionar la historia más importante del siglo XXI: La integración de Eurasia.

 

En Eurasia, la guerra de los corredores económicos está en pleno apogeo

 

Fuente:

Pepe Escobar, en The Vineyard of the Saker: Russia courts Muslim countries as strategic Eurasian partners.

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, Steven Sahiounie advierte la conexión entre el arresto del Dr. Waleed al-Tabtabai y...

Contenidos

Por Mente Alternativa Un artículo publicado por un equipo de reporteros de Global Times apunta que según expertos chinos, la niebla densa podría ser...

Contenidos

Por Mente Alternativa El portal Taskent-Dakar preguntó al investigador de ciencias históricas del Centro de Estudios de Asia Central ICSA RAS, Komron Rakhimov, ¿cuáles...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram