Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los reguladores federales autorizan al banco saqueador más peligroso de EEUU adquirir First Republic Bank

En Wall Street, el modelo de negocio es que comes lo que matas. Jamie Dimon y el banco que dirige, JPMorgan Chase, acaban de devorar First Republic Bank después de que Dimon orquestara el peor “rescate” de First Republic en la historia de los rescates bancarios. Dado el resultado, cabe preguntarse si este fracaso de rescate fue un error o un atributo. Bajo el mandato de Jamie Dimon como presidente y consejero delegado de JPMorgan Chase, el banco ha acumulado la cifra sin precedentes de cinco cargos por delitos graves y unos antecedentes penales que probablemente sean la envidia de la familia criminal Gambino. La absorción del First Republic Bank por parte de los reguladores fue seguida rápidamente por la retirada por parte del gobierno estadounidense (FDIC) de los activos tóxicos y sin valor del banco —a costa de los contribuyentes— y la entrega del banco saneado a JP Morgan Chase. No es la primera vez que los bancos Morgan y Chase se benefician de rescates, y esto no significa que el sistema bancario sea ahora “muy, muy sólido”, ya que no revierte el cambio de la economía estadounidense posterior a 1971, que pasó de la economía física a un sistema de casino especulativo.

 

Por Pam Martens y Russ Martens

En Wall Street, el modelo de negocio es que comes lo que matas. Jamie Dimon y el banco que dirige, JPMorgan Chase, acaban de devorar First Republic Bank después de que Dimon orquestara el peor “rescate” de First Republic en la historia de los rescates bancarios. Dado el resultado, cabe preguntarse si este fracaso de rescate fue un error o un atributo.

Después de 7 semanas del “rescate” de Jamie Dimon, First Republic y sus acciones preferentes habían sido degradadas por las agencias de calificación crediticia a basura; sus acciones ordinarias habían perdido el 98% de su valor de mercado, cerrando a 3,51 dólares el viernes y a 1,90 dólares en las operaciones previas a la comercialización de esta mañana; sus bonos a largo plazo se negociaban a 43 centavos de dólar; y los depositantes seguían huyendo del banco.

Y para pagar todos esos depósitos que huían, First Republic tuvo que pedir préstamos caros a la Fed, al Federal Home Loan Bank de San Francisco y una línea de crédito a JPMorgan Chase, poniendo en peligro su rentabilidad futura. El coste de los intereses de esos préstamos superaba con creces, en muchos casos, los tipos de interés que había fijado para las hipotecas residenciales jumbo que había concedido a sus acaudalados clientes y los bonos respaldados por el Estado que había adquirido durante los años de bajos tipos de interés de los valores del Tesoro.

La declaración de JPMorgan Chase sobre la adquisición de First Republic esta mañana indicaba que “no asume la deuda corporativa ni las acciones preferentes de First Republic” y que la “FDIC proporcionará acuerdos de reparto de pérdidas que cubrirán los préstamos hipotecarios residenciales unifamiliares y los préstamos comerciales adquiridos, así como 50.000 millones de dólares de financiación a plazo fijo a cinco años.”

El llamado plan de rescate de Dimon, anunciado el 16 de marzo, carecía de sentido desde el principio. Consistía en que 11 bancos aportaran un total de 30.000 millones de dólares para colocarlos en el First Republic Bank como depósitos no asegurados durante 120 días. Cuatro bancos contribuyeron con dos tercios del total de depósitos: JPMorgan Chase, Bank of America, Citigroup y Wells Fargo aportaron 5.000 millones de dólares cada uno. Morgan Stanley y Goldman Sachs depositaron 2.500 millones cada uno, mientras que BNY Mellon, State Street, PNC Bank, Truist y U.S. Bank depositaron 1.000 millones cada uno.

Pero en el momento de esta exhibición de heroísmo, el First Republic Bank estaba perdiendo depósitos porque ya tenía demasiados depósitos no asegurados, es decir, por encima del límite de 250.000 dólares establecido por la FDIC. Y sus pérdidas en hipotecas bajo el agua y bonos de bajo rendimiento eran noticia todos los días. Lo que necesitaba era una inyección de capital a largo plazo, no una inyección de más depósitos no asegurados con un horizonte a corto plazo.

Para mantener a raya las horcas de los otros 10 bancos que contribuyeron al fondo de rescate de 30.000 millones de dólares de depósitos no asegurados, JPMorgan Chase dijo en su comunicado que reembolsará a los 10 bancos los depósitos que cada uno aportó.

Lo que está levantando cejas en Wall Street y en todo el gobierno de Biden esta mañana, es que JPMorgan Chase ya está clasificado por sus reguladores como el banco más riesgoso de los EE.UU. (Ver Federal Data Show JPMorgan Chase Is, By Far, the Riskyest Bank in the U.S.) Hacerlo más grande simplemente lo hace sistémicamente más riesgoso.

El historial de JPMorgan Chase de engullir competidores es a la vez asombroso y una acusación a los reguladores bancarios federales. En 1955, Chase National Bank se fusionó con The Bank of the Manhattan Company para formar Chase Manhattan Bank. En 1991, Chemical Bank y Manufacturers Hanover anunciaron su fusión. Ambos bancos se habían visto gravemente debilitados: el Chemical por los malos préstamos inmobiliarios y el Manufacturers por los malos préstamos a países en vías de desarrollo. En 1995, Chemical Bank se fusionó con Chase Manhattan Bank. En 2000, JPMorgan se fusionó con Chase Manhattan Corporation. En 2004, JPMorgan Chase se fusionó con Bank One. En 2008, en plena crisis financiera, JPMorgan Chase pudo comprar Washington Mutual. Estas son sólo las mayores consolidaciones bancarias. A lo largo de los años, Chase adquirió docenas de bancos más pequeños.

Cuando JPMorgan Chase compró Washington Mutual en 2008, WaMu era el mayor banco en quiebra de la historia de Estados Unidos. Ahora se permite a JPMorgan Chase comprar First Republic Bank, la segunda mayor quiebra bancaria de la historia de Estados Unidos.

Esto va en contra de la Orden Ejecutiva del Presidente Biden del 9 de julio de 2021, en la que prometía que su administración “protegería contra el poder excesivo del mercado” y aplicaría las leyes antimonopolio. Con respecto a los bancos, el Presidente escribió:

“Para garantizar que los estadounidenses tengan opciones entre las instituciones financieras y para protegerse contra el poder excesivo del mercado, se anima al Fiscal General, en consulta con el Presidente de la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal, el Presidente del Consejo de Administración de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, y el Contralor de la Moneda, a revisar las prácticas actuales y adoptar un plan, a más tardar 180 días después de la fecha de esta orden, para la revitalización de la supervisión de las fusiones en virtud de la Ley de Fusiones Bancarias y la Ley de Compañías Tenedoras de Bancos de 1956 (Ley Pública 84-511, 70 Stat. 133, 12 U.S.C. 1841 et seq.) que se ajuste a los factores enumerados en 12 U.S.C. 1828(c) y 1842(c)”.

Véase: En 16 años, la Fed ha aprobado 4.506 fusiones bancarias y denegado una.

La Bank Holding Company Act, una ley federal, prohíbe a los bancos que controlan “más del 10 por ciento del importe total de los depósitos de las instituciones depositarias aseguradas en Estados Unidos” comprar otro banco.

Según su informe a los reguladores federales, a 31 de diciembre de 2022, JPMorgan Chase tenía 2,01 billones de dólares en depósitos en oficinas nacionales y 426.000 millones de dólares en depósitos en oficinas extranjeras, lo que supone un total de 2,4 billones de dólares. Según la FDIC, a 31 de diciembre de 2022, había un total de 17,7 billones de dólares en depósitos en todos los bancos y asociaciones de ahorro de Estados Unidos. Eso significa que JPMorgan Chase poseía el 11,36% del total de los depósitos nacionales de Estados Unidos, muy por encima del tope del 10%, y debería haber sido inelegible para comprar otro banco y convertirse en aún más sistémicamente peligroso.

Pero algún astuto abogado o grupo de presión de Wall Street tuvo la astuta previsión de incluir en la legislación que el límite de cuota de mercado podría no aplicarse si la adquisición implicaba a uno o más bancos en situación de impago o en peligro de impago.

Esta salvedad tiene tanto sentido como el plan de “rescate” de Jamie Dimon. Justo lo que Estados Unidos no necesita en tiempos de crisis bancaria, cuando uno o más bancos están en suspensión de pagos, es poner en marcha una futura crisis bancaria más sistémica mediante la consolidación de grandes bancos.

Además, bajo el mandato de Jamie Dimon como presidente y consejero delegado de JPMorgan Chase, el banco ha acumulado la cifra sin precedentes de cinco cargos por delitos graves y unos antecedentes penales que probablemente sean la envidia de la familia criminal Gambino. Y, sin embargo, los principales medios de comunicación siguen manteniendo a Dimon como el sabio y prudente mago de Wall Street. (Ver Jamie Dimon dice a 60 Minutos que es un patriota; Hay buenas razones para pensar que es un jefe del crimen; y La Junta de JPMorgan hizo multimillonario a Jamie Dimon mientras el banco manipulaba los mercados, blanqueaba dinero y admitía cinco delitos graves).

 

Los bancos que pusieron 30 mil millones de dólares para ‘rescatar’ a First Republic podrían haber estado intentando rescatar su propia exposición a 247 billones de dólares en derivados

 

Fuente:

Pam Martens y Russ Martens, en Wall Street On Parade: JPMorgan Chase, Officially the Riskiest Bank in the U.S., Is Allowed by Federal Regulators to Buy First Republic Bank. 1º de mayo de 2023.

Contenidos

La Comisión de Investigación de la Crisis Financiera (FCIC, por sus siglas en inglés) identificó los derivados como un factor que contribuyó significativamente a...

Contenidos

Sale hoy a la venta en University of California Press, el libro “Destruir el club de los banqueros: Finanzas para el resto de nosotros”...

Contenidos

Tras la segunda, tercera y cuarta mayores quiebras bancarias de la historia de Estados Unidos durante la primavera de 2023, el presidente de la...

Contenidos

Un grupo de investigación de EIR ha elaborado un informe (1) que expone a los fondos de inversión de Wall Street que son accionistas...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram