Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los megadirectivos de los bancos de Wall Street comparecerán ante el Congreso en mayo, pero nadie dirá por qué

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Pam Martens y Russ Martens

Hemos seguido de cerca los Comités de Banca del Senado y de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes durante los últimos 15 años. No se nos ocurre ninguna otra ocasión en la que los Comités hayan emitido un comunicado conjunto para anunciar que iban a convocar a los hombres más poderosos de Wall Street para que testificasen, sin ofrecer ni una pizca de información sobre el tema de la audiencia.

El comunicado se limitaba a indicar que el Comité Bancario del Senado celebraría su audiencia el miércoles 26 de mayo a las 10 de la mañana y que el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes celebraría su audiencia al día siguiente, el jueves 27 de mayo a las 12 del mediodía.

El anuncio indicaba que está previsto que testifiquen los siguientes consejeros delegados Jamie Dimon, de JPMorgan Chase; David Solomon, de Goldman Sachs; Jane Fraser, de Citigroup; James Gorman, de Morgan Stanley; Brian Moynihan, de Bank of America; y Charles Scharf, de Wells Fargo.

En el comunicado de prensa conjunto no se indica el título de las audiencias ni el tema de las mismas. No hay nada en las páginas web de ninguno de los dos comités que arroje más luz sobre el asunto.

La única conclusión que podemos sacar es que, más de un mes antes de que se celebren las audiencias, los presidentes de estos dos comités -el senador Sherrod Brown (demócrata de Ohio) y Maxine Waters (demócrata de California)- querían enviar un mensaje a los directores ejecutivos de Wall Street de que los tienen en el punto de mira.

Si el pasado es un prólogo, y rezamos para que no lo sea, las audiencias utilizarán un enfoque tan disparado para interrogar a los testigos que no habrá ningún resultado significativo para el público de las audiencias. En abril de 2019, cuando los consejeros delegados de los mismos bancos comparecieron ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, los temas abarcaron desde la financiación de los bancos a las empresas de combustibles fósiles; al “pink lining” (prácticas discriminatorias contra las mujeres); a las preferencias raciales en la contratación y la promoción; al hecho de que Jamie Dimon no pague a sus cajeros del banco lo suficiente para criar a un hijo sin endeudarse; y la práctica de Wall Street durante décadas de enviar todas las reclamaciones de clientes y empleados por infracciones a su propio sistema de justicia privado llamado arbitraje obligatorio, cerrando de hecho las puertas de los tribunales de la nación y enfrentando a David contra Goliat en la búsqueda de justicia contra la industria más amañada e históricamente corrupta de Estados Unidos.

Si bien cada uno de estos temas es fundamental para el debate nacional, volcarlos todos en una sola audiencia en la que el interrogador del Congreso junto con el testigo tienen sólo cinco minutos combinados hace un flaco favor a la seriedad de cada tema. De hecho, este enfoque ha servido para frenar el cambio en Wall Street, ya que los periodistas se limitan a recoger el detalle más excitante de cada audiencia y lo ponen en un titular.

El Senado y la Cámara de Representantes deberían hacer lo que el inteligente Comité Bancario del Senado de 1933 hizo para enfrentarse a la corrupción en serie de Wall Street que había colapsado la economía estadounidense y conducido a la Gran Depresión de los años treinta. Contrató a un antiguo ayudante del fiscal del distrito, Ferdinand Pecora, lo nombró consejero jefe y lo puso al frente del interrogatorio y la construcción del caso contra los directores generales de los bancos de Wall Street en unas audiencias que se prolongaron durante tres años y generaron llamativos titulares en las portadas de los periódicos de toda América.

Si esa estructura de audiencias del Senado se hubiera producido después de que Wall Street colapsara la economía estadounidense en 2008, podría haber habido una reforma financiera significativa en lugar de la desdentada Ley Dodd-Frank que ha dejado a Estados Unidos hoy con los mismos megabancos peligrosos de Wall Street que existían en 2008.

Un tema que debería estar en primer plano en las audiencias de mayo es el hecho de que estas gigantescas casas comerciales de Wall Street, todas ellas propietarias de bancos de depósito asegurados por el gobierno federal y respaldados por los contribuyentes, han encontrado efectivamente una forma de prestar sus balances a los fondos de cobertura, incluidos esos fondos de cobertura supersecretos llamados oficinas familiares.

La implosión, a finales de marzo, de Archegos Capital Management, un fondo de cobertura que se autodenomina family office, sacó a la luz nuevos detalles sorprendentes sobre la manera imprudente en que los megabancos de Wall Street manejan el riesgo.

Según los informes, Archegos disponía de unos 10.000 millones de dólares de capital propio que había apalancado hasta unos 100.000 millones de dólares o más en un puñado de posiciones bursátiles concentradas. El apalancamiento se produjo mediante préstamos de algunos de los mayores bancos de Wall Street. Cuando esas posiciones en acciones empezaron a implosionar con caídas de entre el 30 y el 50%, los bancos pidieron a Archegos que depositara más garantías (un ajuste de márgenes). Pero Archegos no disponía de los fondos necesarios para hacer frente a la petición de margen, por lo que los bancos vendieron la cuenta para frenar sus propias pérdidas.

Hasta ahora, Morgan Stanley ha anunciado tardíamente una pérdida de 911 millones de dólares por su participación en Archegos; Nomura ha indicado que sus pérdidas podrían alcanzar los 2.000 millones de dólares; mientras que Credit Suisse ha anunciado una asombrosa pérdida de 4.700 millones de dólares. Cuántos otros bancos están simplemente guardando silencio sobre sus pérdidas con Archegos, justificándose a sí mismos sobre la base de que la pérdida no era “material” para los resultados trimestrales finales, es una pregunta abierta.

El aspecto más peligroso del asunto de Archegos es que los megabancos de Wall Street habían creado una forma para que estos lucrativos fondos de cobertura de oficinas familiares esquivaran tanto las normas de margen de la Reserva Federal como las normas de información de la SEC. Según el Reglamento T de la Reserva Federal, los bancos deberían haber exigido un margen inicial del 50% para las operaciones con acciones en una cuenta de margen en un corredor de bolsa. Sin embargo, los bancos estructuraron su acuerdo con Archegos como un contrato de derivados, no como una cuenta de margen, lo que, según los bancos, les permitía mantener la propiedad de las acciones, al tiempo que otorgaban a Archegos las ventajas y desventajas del rendimiento de las acciones. Los bancos cobraron lucrativas comisiones por este acuerdo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Esta estructura también evitó que el fondo de cobertura tuviera que presentar informes de sus tenencias de acciones (conocidos como formulario 13F) ante la SEC. De este modo, Archegos pudo operar sin que los reguladores lo supieran.

Hay aproximadamente 3.000 family offices en todo el mundo, lo que plantea la cuestión de cuántas más explosiones del tipo de Archegos están todavía al acecho.

Otro aspecto profundamente preocupante que merece ser cuestionado en las próximas audiencias es la información de los medios de comunicación de que los bancos de Wall Street estaban clasificando lo que eran efectivamente préstamos de margen a un fondo de cobertura como simples préstamos comerciales. Si esta información es correcta, entonces cientos de miles de millones de dólares en “préstamos comerciales” declarados por estos bancos, que el Congreso y los reguladores suponían que se destinaban a negocios productivos y al crecimiento del empleo para la economía en general, estaban simplemente alimentando una burbuja bursátil.

 

EIR: La ‘reducción del CO₂’ es una política de asesinato en masa diseñada por Wall Street y la City de Londres

 

Fuente:

Pam Martens and Russ Martens, Wall Street on Parade: Wall Street’s Mega Bank CEOs To Be Hauled Before Congress in May; Nobody Will Say Why.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

​​El interés de RIT Capital Partners en Kraken está relacionado con los planes de la casa de cambio de criptomonedas de convertirse en una...

Contenidos

China parece estar preparando el terreno para lanzar un yuan digital respaldado por oro, lo que pondría en peligro a todas las principales monedas...

Contenidos

Por Alfredo Jalife Rahme Un día después de que el Wall Street Journal diera a conocer la creación del ciber-yuan, Russia Today anunció que...

Ciencia y Tecnología

Las élites occidentales -desde la City de Londres y la OTAN hasta los dos partidos políticos de Estados Unidos- están horrorizadas por ver a...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon