Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los medios corporativos occidentales, atónitos y deprimidos por el acuerdo entre Irán y Arabia Saudí mediado por China

Por EIRNS

El anunció del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Irán y Arabia Saudí el viernes 10 de marzo, con la mediación del gobierno de China, representa “un cambio que dejó las cabezas dando vueltas en las capitales de todo el mundo”, tuvo que admitir el diario The New York Times. El artículo escrito por Peter Baker, corresponsal del diario de marras en la Casa Blanca, se titula “El pacto Irán-Arabia Saudí es mediado por China, dejando a EU al margen”, y delata a una casta política dominante que trata infelizmente de asimilar las implicaciones de lo que acaba de ocurrir.

“Se trata de uno de los acontecimientos más vertiginosos y turbulentos que nadie podría haber imaginado, un mundo alrevesado, un cambio que deja las cabezas dando vueltas en capitales de todo el mundo”, dice Baker de entrada. “Las alianzas y rivalidades que han regido la diplomacia durante generaciones se han visto alteradas drásticamente, al menos por el momento”, agrega.

“Los estadounidenses, que han sido los actores centrales en Oriente Medio durante los últimos tres cuartos de siglo, casi siempre presentes en la sala en donde ocurría, se encuentran al margen en un momento de cambio significativo. Los chinos, que durante años solo desempeñaron un papel secundario en la región, se han transformado de repente en el nuevo poder actuante”, concluye Baker.

El articulo cita el comentario de Amy Hawthorne, subdirectora de investigación del “Project on Middle East Democracy” (Proyecto sobre la democracia en el Oriente Medio) un grupo sin ánimo de lucro de Washington: “No hay vuelta de hoja; esto es algo grande… El prestigioso logro de China la catapulta en una nueva liga diplomáticamente y eclipsa todo lo que Estados Unidos ha podido lograr en la región desde que Biden llegó al cargo”.

Baker advierte a sus lectores que “la decisión de reabrir las embajadas que se cerraron en 2016 representa solo un primera paso… En diciembre, Arabia Saudí firmó un acuerdo de asociación estratégica con China durante una visita al reino del máximo dirigente de China, Xi Jinping. El acuerdo subraya los crecientes lazos entre Pekín y Riad”. Las implicaciones son de largo alcance, señala Baker, y cita el comentario de Steven A. Cook, investigador principal para el Oriente Medio del Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York: “Algunas personas del Golfo ven claramente que éste es el siglo chino. Los saudíes han expresado su interés en unirse a la Organización de Cooperación de Shanghái y buena parte de su petróleo va a China”.

Daniel C. Kurtzer, ex embajador de EU en Israel y Egipto, ahora en la Universidad de Princeton, el dijo al diario: “Es una desafortunada acusación a la política estadounidense… ¿Es una amenaza directa a Estados Unidos? Eso es discutible. Pero el orden regional está cambiando”.

Michael Stephens, miembro asociado del principal centro de asesoría sobre seguridad y defensa del Reino Unido, el Real Instituto de Servicios Unidos (RUSI) de Londres, le dijo algo parecido al diario londinense Daily Telegraph: “Esto es algo muy grande. No porque Arabia Saudí e Irán hayan arreglado las cosas… sino porque Estados Unidos ni estaba ni cerquita. Están sucediendo cambios muy pero muy rápido”.

Sin embargo, el semanario británico The Economist no quería saber nada del asunto, y se empeñó en insistir en que el acuerdo será víctima muy pronto de los conflictos históricos entre Irán y Arabia Saudita… en especial si son fomentados por los británicos, por supuesto. “El acuerdo no pondrá fin a la guerra sustituta de los países, ni consolidará a China como la nueva potencia en la región… Como siempre en Oriente Medio, las palabras no son hechos: los acontecimientos podrían hacer descarrilar el acercamiento. E incluso si lo llevan a cabo, se trata de un acuerdo de transacción, no de transformación. Irán y Arabia Saudí seguirán con el cuchillo desenvainado”.

En cuanto a China, el semanario del imperio británico acepta que “se trata de un cambio innegable en el papel de China”, pero… “China solo ayudó a empujar el acuerdo hasta la línea de la meta. Y es difícil ver cómo China puede repetir el truco… China puede reclamar una victoria diplomática”, señala The Economist a regañadientes. “Pero las cuestiones de fondo no han cambiado: este acuerdo tiene más que ver con la percepción que con la realidad” —concluye con sus malos deseos el redactor del semanario.

 

China asume el liderazgo mundial por la paz mediante el desarrollo

 

Fuente:

EIRNS: Los medios corporativos occidentales, atónitos y deprimidos por el acuerdo entre Irán y Arabia Saudí mediado por China. 12 de marzo de 2023.

Contenidos

El analista Thierry Meyssan hace un ejercicio de revisionismo histórico en el que expone que si bien la retórica de los mollahs es claramente...

Contenidos

Por Mente Alternativa Durante una visita oficial a Polonia, el Primer Ministro británico, Rishi Sunak, declaró que la industria militar del Reino Unido estaría...

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

En un artículo publicado por la agencia RIA Novosti, el filósofo Alexander Dugin destaca el rápido crecimiento económico de la India, que podría llevarla...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram