Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los lazos entre México y EE.UU. se deterioran por las acusaciones de narcotráfico y los informes de espionaje filtrados.

Por Andrew Korybko

Ante la incapacidad de México para impedir que las amenazas relacionadas con los cárteles se extiendan por su frontera norte, tiene todo el sentido del mundo que Estados Unidos se infiltre unilateralmente en algunos de esos infames grupos y espíe sus comunicaciones. Al mismo tiempo, sin embargo, se trata indiscutiblemente de una violación de la soberanía de México. Además, el espionaje de EE.UU. a las Fuerzas Armadas mexicanas es una acción poco amistosa que demuestra lo poco que el Pentágono confía en sus homólogos.

Las secuelas del secuestro el mes pasado de cuatro ciudadanos estadounidenses en México llevaron a la conclusión de que “es poco probable que EE.UU. y México lleguen a cooperar de manera significativa contra los cárteles”, de ahí que EE.UU. esté tomando medidas unilaterales contra ellos, como demuestran las últimas acusaciones de narcotráfico. El Departamento de Justicia anunció la semana pasada cargos contra importantes figuras de los cárteles en un comunicado de prensa en el que también se jactaba de cómo “la DEA se infiltró proactivamente en el cártel de Sinaloa y en la red de los Chapitos”.

Esa revelación en particular provocó una furiosa reacción del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, conocido popularmente por sus iniciales como AMLO. Acusó a Estados Unidos de “injerencia abusiva”, condenó la presencia de sus “agentes” en su país y prometió que nunca habrá “sumisión” de su país ante el vecino del norte. En la misma conferencia de prensa, AMLO también arremetió contra las últimas filtraciones del Pentágono sobre México de las que se informó días antes.

The Washington Post informó a su audiencia de que EE.UU. no sólo estaba espiando al mismo cártel que secuestró a cuatro de sus ciudadanos el mes pasado, sino que también está espiando a los militares mexicanos después de que uno de los documentos afirmara que hay tensiones entre su Ejército y su Marina por la Guerra contra las Drogas. En respuesta, AMLO acusó a EE.UU. de “espionaje” y prometió “salvaguardar la información” de sus Fuerzas Armadas. Claramente, las relaciones entre México y EE.UU. se han deteriorado en los últimos días debido a estos acontecimientos.

Como se señaló en el análisis al que se hizo hipervínculo en la introducción, cada país tiene intereses legítimos, particularmente con respecto a garantizar su seguridad frente a las amenazas no convencionales interconectadas que representan los cárteles, las drogas, el tráfico de personas y el crimen violento. Ante la incapacidad de México para impedir que lo anterior se extienda por su frontera norte, tiene todo el sentido del mundo que Estados Unidos se infiltre unilateralmente en algunos de esos infames grupos y espíe sus comunicaciones.

Al mismo tiempo, sin embargo, se trata indiscutiblemente de una violación de la soberanía de México. Además, el espionaje de EE.UU. a las Fuerzas Armadas mexicanas es una acción poco amistosa que demuestra lo poco que el Pentágono confía en sus homólogos. Para estar seguros, México probablemente tiene agentes secretos incrustados en las ramas estadounidenses de sus cárteles nacionales y es probable que también esté espiando mucho más allá o al menos intentándolo, pero sus operaciones relacionadas casi seguro que palidecen en comparación con las de EE.UU..

Las duras críticas de AMLO a la injerencia de Estados Unidos en los asuntos internos de su país demuestran que está harto de su intromisión, aunque México sea incapaz de detenerla. La asimetría de poder entre ambos mantiene bajo control su reacción tangible ante todo esto, ya que sabe que corre el riesgo de ser castigado severamente si cruza las “líneas rojas” de su vecino. Sin embargo, merece la pena analizar la óptica porque no hay duda de que está haciendo una demostración pública de enfrentamiento con Estados Unidos.

Esto probablemente hará que parte de la población se una a él por razones patrióticas aunque no les gusten algunas de sus políticas nacionales, mientras que tendrá el efecto contrario cuando se trate de que los estadounidenses se sientan cada vez más incómodos con todo lo que está sucediendo en México hoy en día. La crisis del fentanilo, facilitada por los cárteles, afecta a millones de personas, ya sea directamente, porque tienen a alguien cercano que ha sufrido una sobredosis, o indirectamente, porque los adictos provocan olas de delincuencia local.

Cuanto más condene AMLO la infiltración de las fuerzas de seguridad estadounidenses en los cárteles y las operaciones de espionaje del Pentágono contra ellos, más empezarán los estadounidenses a considerarlo una amenaza, galvanizando así potencialmente a la opinión pública en la dirección de las mismas medidas punitivas que pretende evitar. Los republicanos ya están hablando de designar a los cárteles como terroristas e incluso especulan sobre ataques transfronterizos, por lo que se espera que este tema se convierta en un asunto nacional de cara a las elecciones del próximo año.

La retórica mencionada acelerará a su vez la propagación del sentimiento patriótico en México, contribuyendo estas dinámicas a que cada sociedad vea a la otra con la máxima suspicacia y como amenazas acuciantes para la seguridad nacional, con lo que se corre el riesgo de que surja un “dilema de seguridad”. Si este concepto llegara a caracterizar sus lazos bilaterales, entonces existe el peligro de que EEUU se sienta presionado por la opinión pública para ordenar unilateralmente algún tipo de acción (aunque sea más bien simbólica) contra México.

Con o sin que esto ocurra, la opinión pública en México podría presionar al gobierno para que también haga algo contra EE.UU., aunque esto sea (¿también?) principalmente simbólico. En la práctica, podría coquetear con la ampliación de los lazos económicos con su rival chino, exactamente como ha intentado hacer el brasileño Lula como parte de su previsto acto de “equilibrio” entre ambos, por muy torpemente que se ejecute en última instancia. Sin embargo, México está justo al lado de Estados Unidos, por lo que esto podría provocar inadvertidamente una reacción exagerada por su parte.

Aunque los escenarios que se han descrito brevemente en los dos párrafos anteriores siguen siendo especulativos por el momento, no se puede negar que serán cada vez más posibles cuanto más tiempo persistan las tensiones entre México y EEUU, especialmente si sus relaciones bilaterales llegan a caracterizarse por un “dilema de seguridad”. Esta tendencia podría llegar a tener graves consecuencias estratégicas en la Nueva Guerra Fría si se descontrola, razón por la cual los observadores deberían seguir de cerca todo lo que ocurra en el futuro.

 

El problema del fentanilo es totalmente de fabricación estadounidense, afirma el Gobierno de China

 

 

Fuente:

Andrew Korybko: Mexican-US Ties Are Deteriorating Due To Drug Indictments & Leaked Spy Reports. 19 de abril de 2023.

Contenidos

El historiador revisionista Michael Hoffman analiza la ley de negación del genocidio aplicada sólo a un pueblo, el engaño de la «Ley Noájida» y...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Por Andrei Fursov He dado clases en diversas ocasiones en Estados Unidos y en Europa. Y puedo ver que tanto los jóvenes rusos como...

Contenidos

Por Mente Alternativa Un informe del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso «Sobre la situación de los derechos humanos en los Estados Unidos de América»,...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram