La gente a menudo se pregunta cuándo deberían comenzar a preocuparse por la agenda para el “reseteo económico global” y la demolición controlada de la economía. Y si el colapso económico es un proceso y no un evento, ¿en qué punto del proceso comenzaremos a sentir las consecuencias directas? «Los globalistas desencadenarán el desastre cuando el momento sea más adecuado para ellos», escribe Brandon Smith en un artículo reciente publicado en Alt-Market. Y este proceso ya inició. Sin embargo, como explica Smith, hay una serie de señales que hay que vigilar para prepararse para los momentos de crisis más agudos durante el colapso del sistema financiero actual y el reseteo económico que incluye el regreso al patrón oro y la implementación de una moneda mundial única. Brandon Smith defiende la hipótesis de que el reseteo económico global es un lobo vestido de oveja. Por eso sus artículos a menudo le parecen chocantes a los defensores la hipótesis de la liberación planetaria. Lo cierto es que a diferencia de la narrativa emocional, omisoria y contradictoria de la oposición controlada, la hipótesis de Smith, aunque sombría, es muy congruente y está bien fundamentada tanto por su marco conceptual como por los hechos que la respaldan. Y es que por más que luzca brillante y tentadora la idea de una inminente transición a la “edad dorada” de la humanidad, debemos recordar que la élite siempre cuela sus agendas draconianas a través de “caballos de Troya.” Por eso lo menos que podemos hacer es mantenernos alertas y valorar todas las hipótesis que hay sobre la mesa, más allá de que nos gusten o no.

 

Si bien las condiciones de choque en los fundamentos económicos ya se iniciaron en el último trimestre de 2018 —que culminaron en un número vacilante de viviendas y comercios, así como en una curva de rendimiento invertida— hasta el momento la persona promedio solo ha sido afectada en menor medida. Y hay que tener en cuenta que incluso durante la mayor depresión financiera, solo una parte de la población sufrió, mientras que el resto vivió con cierta normalidad. Sin embargo, esta “relatividad” de las crisis cambia cuando empezamos a hablar sobre el colapso de una moneda.

En el caso de que el mecanismo principal para el intercambio se vuelva inestable, como en la Alemania de Weimar en la década de 1920 o en la Argentina a principios de la década de 2000, el daño al público es casi universal, excepto para la élite mundial. En medio de los vientos contrarios estancados, muchas personas todavía podrían vivir una vida cómoda con algunos sacrificios. Pero en medio de una implosión monetaria, cualquier persona que esté mal preparada tendrá que enfrentar el dolor. En lo que se refiere al tiempo, podemos hacer conjeturas documentadas de acuerdo con la evidencia que existe, pero no hay una ciencia exacta para predecir cuándo los globalistas apagarán completamente el soporte de la vida económica.

Desencadenarán el desastre cuando el momento sea más adecuado para ellos. Sin embargo, creo que hay algunas señales que vigilar para saber en qué momento lo harán. En el pasado, he dicho que cuando los criminales globalistas dejan de tratar de ocultar su criminalidad, cuando comienzan a ser descarados en su retórica y agenda, es cuando la gente debe empezar a preocuparse. ¿Por qué? Porque cuando los delincuentes actúan con más confianza, generalmente es porque piensan que ya se han salido con la suya y que sus planes están casi completos.

Durante el año pasado, los globalistas se han vuelto absolutamente descarados al hacer alarde de su juego final para la instauración de sistema único de moneda global. Efectivamente, es hora de preocuparse. Pero hay personas por ahí que te dirán que la idea es “descabellada”. Te dirán que es “doom porn” y te dirán que es una mera “teoría de la conspiración.” La evidencia, sin embargo, indica efectivamente se trata de una conspiración, pero cualquier persona que tenga un poco de conocimientos, mente abierta, y capacidad de interpretación puede darse cuenta de que se trata de una conspiración confirmada.

Gran parte del argumento en contra de la hipótesis de la implementación de una moneda mundial se basa en la noción de que el dólar estadounidense está demasiado arraigado como para ser reemplazado a corto plazo. Después de todo, el dólar es la moneda de reserva mundial, ¿cómo podría estar amenazado?

El sesgo del rey dólar está en su apogeo hoy, y la ilusión de que el dólar es una especie de aparato intocable y esencial infecta el mundo económico como un cáncer. Hay dos tipos de personas que argumentan que el dólar no puede ser destronado: aquellos con una agenda que buscan mantener a las masas ajenas a la amenaza, y los idiotas útiles que han unido sus egos a la moneda fiduciaria como si fuera su bandera nacional. Los argumentos de este tipo de gente son más o menos los siguientes.

 

Falacia 1: los globalistas necesitan el dólar para mantener el poder

Esto es evidentemente falso. El dólar no es nada, como cualquier otro sistema de moneda fiduciaria. Es una fabricación, una fantasía. Su valor es un producto arbitrario de los mercados de divisas manipulados. Su poder de compra se ha reducido a la sombra de su antigua gloria en el siglo pasado. Los globalistas se han mantenido en el poder durante mucho tiempo y han visto vivir y morir múltiples monedas de reserva, y el dólar no es la excepción.

Para las personas que hacen esta afirmación, sugiero que consideren el predominio de la libra esterlina británica en la primera parte del siglo XX. Era una reserva mundial así como la petro-moneda de la época. Los bancos centrales del mundo tenían la libra esterlina como la mayoría de sus saldos y su liquidez era fuerte. Sin embargo, su papel fue aplastado cuando los globalistas utilizaron las tenencias de bonos del Tesoro británico en América y Francia como apalancamiento y obligaron a las naciones productoras de petróleo en el Medio Oriente a abandonar el petroestado de la libra esterlina.

El cambio de la libra esterlina comenzó a fines de la década de 1930 y se completó en el lapso de unos cinco años cuando la Conferencia de Bretton Woods estableció una especie de “estado de reserva compartida” entre el dólar y la libra esterlina. El dólar se apoderó rápidamente de este punto en adelante. Cuando el dólar se desacopló por completo del oro en 1971 bajo Richard Nixon y se vinculó al petróleo mediante acuerdos con Arabia Saudita, la transformación fue completa (también observaría que la canasta de Derechos Especiales de Giro del FMI se lanzó al mismo tiempo que el patrón oro era completamente abandonado).

La idea de que las élites bancarias internacionales se preocupen por proteger cualquier moneda única es absurda. Crean estas monedas de la nada y las matan casi tan fácilmente como les dan vida.

 

Falacia 2: No hay otro mecanismo de moneda en el mundo que pueda tomar el lugar del dólar

Esta falacia se basa en dos supuestos: uno, que ninguna moneda tiene la liquidez para igualar al dólar y llenar el vacío en el comercio global si fuera a caer. Dos, la mayoría de las reservas en bancos centrales de todo el mundo están denominadas en dólares, por lo tanto, es improbable que se reemplace porque el mundo está “acostumbrado a pagar con dólares.”

Primero, la liquidez no tiene sentido. La liquidez en cualquier moneda puede ser creada por un capricho. De hecho, los chinos han incrementado la liquidez del Yuan durante los últimos diez años. Trillones en yuanes han sido evocados de la nada, lo cual es un desarrollo que advertí repetidamente junto con la inclusión del Yuan en la canasta de DEG del FMI.

Esto no quiere decir que yo crea que el Yuan reemplazará al dólar como reserva mundial, ni mucho menos. Ese honor será asignado a otro mecanismo del que hablaremos en un momento. El punto es que las monedas fiduciarias no están limitadas por su liquidez, solo están limitadas por las restricciones que los bancos centrales les imponen. Si los bancos centrales globales deciden al unísono que van a deshacerse del dólar como reserva mundial y usar otra moneda, entonces eso es exactamente lo que sucederá. La liquidez se puede crear con solo presionar un botón.

Cuando uno acepta el hecho de que el Banco de Pagos Internacionales dicta y coordina las políticas de todos los principales bancos centrales, entonces la idea de que el dólar pueda perder su papel de reserva mundial se vuelve menos difícil de comprender.

En segundo lugar, como se mencionó anteriormente, la gran mayoría de las tenencias de divisas del banco central solían estar en libras esterlinas, y aún así, la libra esterlina fue derribada y el dólar se convirtió en la reserva mundial muy rápidamente.

 

Falacia 3: Si los globalistas ya tienen control total a través del dólar, ¿por qué querrían cambiarlo?

Este argumento generalmente proviene de personas que no comprenden la psicología de la economía y la psicología del poder.

En primer lugar, la reserva federal y el dólar no son más que una franquicia de un sistema más grande; no son más que un tentáculo retorcido del cuerpo del calamar globalista. En la pirámide del poder bancario, la Reserva Federal es sólo es un mensajero, un caballo de batalla, eso es todo. En la parte superior de pirámide están las principales instituciones globales que controlan la política, incluidos el FMI, el BPI, el Banco Mundial y la ONU.

Si bien el gobierno de los Estados Unidos tiene un “poder de veto” dentro del FMI, el FMI ha dejado en claro que este poder es ceremonial y puede ser retirado en cualquier momento. En realidad, es la Reserva Federal quien responde al FMI y al BPI, y el FMI y el Banco de Pagos Internacionales (BIS) no responden a nadie.

Incluso con el control de las monedas nacionales, los globalistas no están satisfechos. Lo que quieren es gobernanza global. No solo quieren que las masas lo acepten, sino que quieren que las masas RUEGEN por ello. Se trata de un ascenso al imperio mundial, y si has leído mis ensayos sobre los globalistas y la sociopatía narcisista, entonces sabes que estas personas quieren ser tratadas como dioses o reyes de Dios, como los faraones del antiguo Egipto. Para ellos no es suficiente operar desde las sombras; sino que también quieren ser adorados a la luz del día.

Pero antes de que la gobernanza global pueda inculcarse como una necesidad en la psique pública y en las élites bancarias establecidas como los gobernantes benévolos del planeta, se deben lograr varias cosas. Uno de los primeros pasos para un gobierno global sería la gestión económica global y una moneda mundial única. Una vez que se logre esto, el gobierno global se volverá mucho más fácil de vender al público.

Más allá de esto, la idea de que los globalistas ya tienen el “control total” no tiene sentido. El gran secreto que el establishment no quiere que sepas es que el poder elitista depende de un hilo muy fino, y ese hilo es la inacción y la distracción públicas. El establishnent gasta billones de dólares y miles de horas de trabajo humano desarrollando propaganda y lanzando guerras para mantener a la población preocupada exactamente porque su control es una ilusión. Todo lo que se necesita es que un porcentaje marginal de personas se despierten un día y decidan agarrar sus antorchas y horcas (o tal vez rifles de francotirador en un escenario hipotético moderno) y comiencen a borrar del mapa a la pequeña facción de las élites en las posiciones más altas.

Su control desaparecería, y se estarían escondiendo en los agujeros más profundos que pudieran encontrar. Claro, otros podrían ocupar su lugar, pero ¿por qué querrían hacerlo cuando realizar el intento sería una posible sentencia de muerte?

Los globalistas quieren una centralización total y la subyugación de cada nación bajo un solo sistema porque esto haría que su poder ilusorio sea más concreto. Si las masas los ven como salvadores y todas las naciones están desarmadas, son dóciles y dependen de un solo marco monetario global, ¿quién las va a acabar con ellas?

 

La agenda está abierta a la luz

Los excepcionalistas del dólar ignoran la realidad, ignoran la evidencia e ignoran la historia en su defensa ciega de la moneda. El control de la moneda de reserva no impidió que los globalistas se centralizaran más y arrojaran la libra esterlina post-Bretton Woods en 1944. ¿Por qué evitaría que vertieran el dólar hoy? El argumento sobre si el dólar puede o no ser hundido es, al final, inútil, porque la decisión ya se ha tomado.

El objetivo final de los globalistas es admitido abiertamente. Como lo he examinado en numerosos artículos, incluido “El Juego Final de la economía explicado”, la revista The Economist, propiedad de Rothschild, describió el plan para un sistema monetario mundial hace 30 años en 1988.

Este plan describe un cambio a partir de 2018, en el que la economía de EE.UU. disminuirá para dar paso a un nuevo sistema, enraizado en la canasta de DEG del FMI. El artículo menciona que el SDR no será la moneda mundial, sino un “puente” a la moneda mundial.

Los escépticos dirán: “¡Ah, pero 2018 ha llegado y se ha ido, y no hay una moneda global!” Pero estas personas no han prestado atención.

En mi artículo “La moneda mundial globalista se parecerá mucho a Bitcoin”, publicado en 2017, examiné los orígenes sospechosos de la tecnología de criptomoneda y blockchain. También advertí que esta tecnología era clave para la muerte de la privacidad en el comercio y para la sociedad sin dinero en efectivo que los globalistas habían estado deseando durante años. Mi posición es que: blockchain y crypto SON la base para el sistema monetario mundial.

Mi posición fue confirmada por el propio FMI en 2018. En varios libros blancos y artículos, el FMI solicita la creación de un nuevo sistema de moneda digital que se basaría en la tecnología blockchain. Es posible que este mecanismo criptográfico global ya exista y se comercialice en el mercado criptográfico actual. O bien, que se implemente en el FMI mientras esperan el momento adecuado para ponerlo en práctica.

 

Directora del FMI revela que la criptomoneda es el siguiente objetivo de los bancos centrales

 

El mes pasado, el director general del BIS, Augustin Carstens, publicó un documento sobre “El futuro del dinero y los pagos.” En él pide una sociedad sin dinero en efectivo impulsada por la moneda digital emitida por los bancos centrales. También sugiere que las cuentas digitales podrían ser ofrecidas directamente por los bancos centrales, sin pasar por los bancos corporativos normales. Nuestro amigo Steven Guinness escribió recientemente un excelente artículo sobre este tema.

El rol del SDR como puente también se está confirmando en los medios de comunicación convencionales. En 2017, el globalista Mohamed El-Erian pidió a la SDR que actuara como una estructura para un sistema monetario mundial, y declaró que esto sería útil para combatir “el auge del populismo.”

La semana pasada, el ex subsecretario general de la ONU, José Antonio Ocampo, publicó un ensayo en el que le pedía al FMI que se financiara por completo utilizando el SDR y luego emitiera el SDR como un mecanismo monetario global.

Los escépticos y las porristas del dólar deberían discutir con los banqueros globales sobre lo que se puede y no se puede hacer con el dólar, porque son los bancos globales los que manifiestan, inequívocamente, que están a punto de reemplazar el dólar con otra cosa. ¿Cómo iban a hacer esto? En muchos artículos he sugerido que la mejor manera de matar el estado de reserva del dólar sería primero matar su estado petro. Esto es parte de lo que le hicieron a la libra esterlina cuando hicieron el dólar que el mundo reserva, ¿no es así?

Quizás no sea una coincidencia entonces que Arabia Saudita, la clave del predominio de la petro-moneda del dólar, haya sido citada como una amenaza para deshacerse del dólar en múltiples ocasiones en los últimos años. El último incidente se produjo a los pocos días de que múltiples fuentes globalistas reclamaran un nuevo sistema de moneda mundial. Aunque los saudíes han negado recientemente esta noticia como una tergiversación de sus planes, sospecho que esto es un control de giro, ya que la historia se ha vuelto mucho más viral de lo que les hubiera gustado. La “Visión para 2030” saudita requiere la desdolarización para poder completarse. Y, ¿adivina quién proporciona los fondos para el programa saudi “Vision para 2030”? Corporaciones globalistas como Goldman Sachs y el Grupo Carlyle.

Si el gobierno de los EE.UU. aprueba un proyecto de ley que exponga a los miembros de la OPEP a demandas antimonopolio, podremos observar qué tan rápido puede desintegrarse una estructura monetaria. Y en ese momento veremos también la rapidez con la que el FMI y otras organizaciones globalistas se lanzan para “salvar el día” con su propio sistema mundial.

 

Basilea 2019: El regreso al patrón oro y la ‘revolución’ de la que nadie se enteró

Fuente:

Brandon Smith / Alt- Market — Globalists Are Bringing Their One World Currency Plans Out Into The Open.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion