Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los dragones chinos y el destino común: Las familias y clanes milenarios que deciden el futuro del gigante asiático y su relación con el resto del mundo

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Desde la lógica de la criptopolítica, China no es una entidad homogénea adscrita a las élites occidentales —como las agencias de inteligencia quieren hacerle creer a ciertos sectores de la disidencia— sino una entidad dinámica moldeada por las alianzas y desacoplamientos de tres clanes (liberales azules, nacionalistas amarillos y revolucionarios rojos) herederos de diferentes filosofías y cosmogonías históricas, como el budismo, el taoísmo, el confucianismo y el marxismo. En este vídeo, el Dr. Daniel Estulin nos abre una pequeña ventana al mundo de las familias y clanes milenarios que han decidido el futuro del gigante asiático y su relación con el resto del mundo, que de momento, con el ascenso de los nacionalistas chinos, busca instaurar la Unión Gran Datun definida en la cosmogonía china, lo que resulta una amenaza para las élites “liberales” ultraglobalistas que buscan un orden mundial unipolar dictado desde Occidente.

 

 

Por Daniel Estulin

En primer lugar, los chinos tienen un sistema de escritura jeroglífica en el cual las palabras no se representan con signos alfabéticos o fonéticos, sino que se dibujan con símbolos y figuras y reflejan un pensamiento específico, es decir, actúan como un código directo de la consciencia de la filosofía del socialismo con características chinas, que tiene poco que ver con la conceptualización del comunismo en Occidente.

Un chino educado que conoce el significado de cada uno de los jeroglíficos que componen el sistema de escritura chino, es capaz de visualizar la unión de los clanes alrededor del trono ancestral en los colores inherentes del reino medio, que es China.

Los colores son: rojo, amarillo, azul, blanco y negro.

Para los chinos, el negro es el color del cielo, algo que en la ciencia se llama cosmos, y que en la Biblia se conoce como “la oscuridad encima del abismo”.

El blanco simboliza el mundo invisible del más allá.

El amarillo es el color de la Tierra, de la distinción racial, la salud y la cultura del pueblo han, es decir, la doctrina de la eternidad del budismo.

El azul es el color de la armonía y de las enseñanzas taoístas.

El rojo es el color de la sangre, de una persona con riqueza, gloria, sabiduría, y se correlaciona con el confucianismo.

 

El siglo XX de los rojos, y la posterior transición de poder

En el siglo XX, el color rojo fue nutrido con las ideas de Mao Tse-tung, es decir al marxismo chino, que empezó a dominar el poder conceptual del reino medio, y bajo el nombre de maoismo se comenzó a capturar la mente y el corazón de los alrededores revolucionarios. El color amarillo continúa perteneciendo a los nacionalistas chinos. Y bajo el color azul están alineados los liberales chinos, es decir, los “campeones de la libertad, los derechos humanos, etc.” [sic]

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los privilegios de los funcionarios no se pueden heredar. y la renovación total del poder se ha abarcado en un ciclo burocrático de cinco generaciones. En China, por consiguiente, la primera generación de líderes está vinculada con el nombre de Mao Tse-tung, la segunda con el nombre de Deng Xiaoping, la tercera con el nombre de Jiang Zemin, la cuarta con el nombre de Hu Jintao, y la quinta actual con Xi Jinping.

Con la proclamación de Xi Jinping del sueño chino como un ideal para reemplazar las ideas de Mao Tse-tung, ahora se está completando la expulsión del poder de los revolucionarios rojos de generaciones pasadas.

En el interior del país, por ejemplo, el simbolismo revolucionario rojo se reemplaza cada vez más con el socialismo nacional amarillo. Al mismo tiempo, a una escala mundial, los clanes azules, es decir los liberales, permanecen en relaciones externas con Estados Unidos y la Unión Europea.

 

Victoria de los nacionalistas amarillos

La actual alianza del clan azul con las élites occidentales se formó en 1989, tras la pacificación de la rebelión contralevolucionaria de los liberales chinos. Esta fue in intento de revolución de color iniciada por Occidente mediante una protesta “pacífica” de estudiantes en la plaza de Tiananmén en Pekín, que el nacionalista Deng Xiaoping, al mando del Consejo Militar del Comité Central del Partido Comunista de China, que es pináculo del poder en el país, aplastó por la fuerza y sin compasión.

Después de 1989, tras el fracaso de conducir a China por el camino sinuoso del liberalismo, se logró la armonía ternaria en la sociedad bajo las condiciones de los ganadores, es decir: los nacionalistas chinos de los dragones. Así, en 1990 se da una alianza entre los tres clanes —los herederos de Ma Tse-tung, del partido rojo, los sucesores del liberalismo azul y los nacionalistas amarillos.

 

Quién está detrás de los nacionalistas amarillos y cuáles son sus objetivos

Tradicionalmente, los dragones son clanes militares asentados profundamente en la China continental, en Taiwán, o que son parte de la diáspora extranjera que se desarrolló durante la Guerra del Opio de mediados del siglo XIX, los cuales tienen fundamentos sólidos sobre todo en el submundo chino. De hecho, hoy día, Xi Jinping es el descendiente de los dragones chinos que perdieron las dos guerras del opio contra Inglaterra.

Ahora se convoca a los dragones a cumplir una misión histórica con tres elementos:

  1. Convertir a China en un poder mundial de primer orden.
  2. Volver a meter a Taiwán en el redil de la madre patria.
  3. A partir de 202o, iniciar la transición del ciclo “datun” de esta gran unidad con el nombre oficial de “la comunidad de los pueblos de un solo destino”.

De acuerdo con el canon confuciano, el cumplimiento de la misión de todo el ciclo cósmico de cambios en este imperio celestial que empezó en la dinastía Han, exige que los dragones restauren la conexión entre la gente, que se perdió en el período de la modesta prosperidad. Xi Jinping necesita resolver esta sagrada misión del vínculo entre el mundo visible y el mundo invisible, y así recibir un edicto para el poder, pero no el de la gente, no estamos hablando de la democracia, pues no existe la democracia en China, sino del cielo.

Ese es el significado del período de la Nueva Era en la fórmula del orden de vida en el socialismo con características o especificidad china escrita en la Carta Estatutaria del Partido Comunista de China.

 

Cosmogonía china y la gran unión Datun

Los chinos tienen una imagen del mundo que luce así:

La estrella del Norte es el centro del Universo, y alrededor del cual gira el cielo. El cielo estrellado de color violeta funge como el hábitat del emperador celestial y personifica el Polo Norte del Universo.

En el dogma de los cristianos, el Padre Todopoderoso es el creador del cielo, de la Tierra, y de todo lo visible y lo invisible. Para los chinos, el creador del mundo es impersonal, es el Gran Tao indefinible.

Tao da luz a uno, el uno se desdobla o se divide en dos, y de estos dos nace la Trinidad. En China, la Trinidad es la fuente generadora de todas las cosas chinas. Es decir, el emperador celestial, el más elevado, no es el creador sino solo la cabeza de esta jerarquía del Norte.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En síntesis, la estrella del Norte está en el cielo. Debajo de la bóveda celestial de la Tierra está el emperador del reino medio, alrededor del cual gira todo el mundo celestial. Por lo tanto, la historia se conforma de giros de distintos períodos y de un alineamiento de fuerzas centrífugas que causa el caos, del equilibrio que es prosperidad baja, y de fuerzas centrípetas que causan la gran unión que la gente no puede modificar ni controlar. Este es el destino: la gran unión Datun, y por eso es tan importante para los chinos hacerse con el control de Taiwán.

Así, en los círculos del Universo, Xi Jinping es responsable de que el destino del cielo de inicio vía el poder del clan de los dragones.

 

Daniel Estulin: Política del cielo y los seis proyectos globales que controlan el mundo

 

Fuente:

Daniel Estulin, en Ángel Metropolitano: Los dragones chinos y el destino común.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

En el siglo XVII, en Gran Bretaña y Francia, un grupo de cultistas rosacruces asociados con la masonería británica introdujeron un anti-renacentismo anticiéntico basado...

Contenidos

Por Executive Intelligence Revire Hay dos sistemas hoy en el mundo; uno busca salvar su burbuja especulativa de 2.000 billones de dólares a costa...

Ciencia y Tecnología

En el siguiente ensayo originalmente publicado en The Canadian Patriot Review, el poeta, traductor y lingüista David Gosselin rastrea las raíces de la ingeniería...

Contenidos

Un día después de la novena Cumbre de las Américas, Associated Press difundió profusamente que Nicaragua autoriza la entrada de barcos, aviones y tropas...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY