Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los bancos recortan los préstamos y fracasan: Necesitamos crédito productivo con rapidez y una nueva Ley Glass-Steagall

La actual crisis del sistema bancario en Estados Unidos y Europa es consecuencia directa de las políticas adoptadas por Estados Unidos y Europa en respuesta a la crisis financiera mundial de 2007-08, y aplicadas en la década y media transcurrida desde entonces. Esas políticas fueron una parte de locura monetarista -una orgía de deuda especulativa de tipos de interés cero e impresión de dinero por los bancos centrales transatlánticos y japoneses-, una parte de locura del Nuevo Trato Verde (Green New Deal) -el intento de colapsar la inversión y cancelar la deuda en todas las industrias químicas y de combustibles fósiles y construir una nueva burbuja de “finanzas verdes” en su lugar- y una parte de locura unipolarista de la OTAN -sanciones y guerras que intentan destruir y romper Rusia y detener el ascenso de China y el orden multipolar. El pecado de Wall Street y Londres en 2008 -rechazar las medidas del difunto Lyndon LaRouche de una renovada Ley Glass-Steagall y un Nuevo Bretton Woods, insistir en tipos de cambio flotantes y subvencionar todas las formas de especulación financiera- ha vuelto para atormentarlos como lo hizo en septiembre de 2019, y volverá a hacerlo pronto.

 

Por Paul Gallagher

El fantasma del colapso financiero del pasado llama a la puerta. El pecado de Wall Street y Londres en 2008 -rechazar las medidas del difunto Lyndon LaRouche de una renovada Ley Glass-Steagall y un Nuevo Bretton Woods, insistir en tipos de cambio flotantes y subvencionar todas las formas de especulación financiera- ha vuelto para atormentarlos como lo hizo en septiembre de 2019, y volverá a hacerlo pronto.

La actual crisis del sistema bancario en Estados Unidos y Europa es consecuencia directa de las políticas adoptadas por Estados Unidos y Europa en respuesta a la crisis financiera mundial de 2007-08, y aplicadas en la década y media transcurrida desde entonces. Esas políticas fueron una parte de locura monetarista -una orgía de deuda especulativa de tipos de interés cero e impresión de dinero por los bancos centrales transatlánticos y japoneses-, una parte de locura del Green New Deal -el intento de colapsar la inversión y cancelar la deuda en todas las industrias químicas y de combustibles fósiles y construir una nueva burbuja de “finanzas verdes” en su lugar- y una parte de locura de la OTAN -sanciones y guerras que intentan destruir y romper Rusia y detener el ascenso de China-.

Lyndon LaRouche puso esto sucintamente un par de años después de ese “Gran Crash Financiero”, en un discurso transmitido por Internet en diciembre de 2011, en el que dijo por qué las guerras de “cambio de régimen” de la OTAN (en ese momento, en Libia, Siria, Irak y Afganistán) estaban dirigidas a Rusia, con la intención de llevar a la guerra con Rusia:

La mayor parte de esta deuda de rescate, la deuda de Wall Street, la deuda de Londres… ¡no vale absolutamente nada! Nunca podrá ser reembolsada. Y la única solución para esto era tener esta guerra. Y si el Imperio Británico saliera como vencedor en tal guerra, con el apoyo de los Estados Unidos, entonces cancelarían sus deudas, y seguirían con sus negocios. Pero la población del mundo se reduciría, en gran medida, por el hambre, las enfermedades…

Hoy, cuando Rusia y China están muy lejos de ser destruidas, las deudas se cancelan. La economía de Estados Unidos se hunde en la recesión, y las economías europeas ya están sumidas en ella. Las monstruosas sanciones y embargos contra Rusia, que es un campeón en la producción de combustibles fósiles, tecnologías de energía nuclear y materias primas industriales, están desindustrializando y empobreciendo a las naciones europeas, al tiempo que las cargan con unas exigencias de gasto militar muy superiores.

 

Bancos que ya no prestan

Pero fijémonos en la economía de Estados Unidos: La producción industrial y la producción manufacturera eran ambas más bajas, en febrero, de lo que habían sido un año antes, y de hecho ligeramente más bajas de lo que habían sido cuatro años y medio antes, a mediados de 2018. Las encuestas sobre el “índice manufacturero” de los bancos regionales de la Reserva Federal en febrero y lo que va de marzo indican una contracción aún más profunda en curso.

En el sector informático o “tecnológico” -cuyas dos instituciones más importantes eran el Silicon Valley Bank (SVB) de Santa Clara y el First Republic Bank de San Francisco, que acaba de quebrar- se han llevado a cabo/anunciado unos 125.000 despidos sólo desde el 1 de noviembre. Facebook, que acaba de anunciar 10.000 más el 7 de marzo, habrá despedido a un 25% de su plantilla, con Google, Amazon, HP, Dell y otras pisándole los talones.

Las tremendas nuevas ventajas que 14 años de políticas de interés cero e impresión acelerada de dinero han dado a la inversión especulativa por encima de la productiva, han golpeado a todos los sectores importantes de la producción. Durante ese período de tiempo, todo el sistema bancario comercial de EE.UU. ha lanzado más del 40% de su base de depósitos de 18 billones de dólares a la especulación en valores y derivados financieros. Y durante ese periodo de tiempo, la “burbuja de todo” mundial de la deuda total (empresas, hogares, deuda pública a todos los niveles) pasó de menos de 200 billones de dólares a más de 300 billones. En las “economías avanzadas”, creció como múltiplo del PIB del 320% al 365%; en Estados Unidos, del 335% al 375% del PIB.

Los bancos que están quebrando ahora son un ejemplo de esta nueva regla. SVB, por ejemplo, que contaba con unos 170.000 millones de dólares en depósitos cuando quebró, tenía menos del 40% de esa cantidad en préstamos concedidos al floreciente sector “tecnológico”. En cambio, había comprado muchos valores respaldados por hipotecas y bonos del Tesoro de EE.UU., y había apostado mucho con derivados a que los tipos de interés se mantendrían muy bajos. El año pasado, la Reserva Federal subió esos tipos cercanos a cero con tanta rapidez que hizo añicos el valor de esos activos, lo que supuso para SVB grandes “pérdidas no realizadas” de 16.000 millones de dólares en su capital, y probablemente más que eso en sus apuestas de derivados. Según la FDIC, actualmente hay en el sistema bancario estadounidense unos 700.000 millones de dólares en “pérdidas no realizadas”, es decir, activos de capital de los bancos que pierden su valor de mercado porque los tipos de interés suben muy deprisa.

La razón por la que la FDIC (Federal Deposit Insurance Corporation) estadounidense “rescató” a los depositantes reembolsando los depósitos asegurados y no asegurados, es que ningún banco más grande quería los mermados activos del SVB (o Signature Bank) lo suficiente como para asumir su pasivo, los depósitos. La FDIC podría haber vendido los activos por partes a fondos de capital riesgo, haberles aplicado una fuerte quita y haber reembolsado la mayor parte de los depósitos no asegurados, pero quería hacerse cargo de todo el banco. Ningún gran banco estaba dispuesto.

La mayor parte de la cobertura mediática del drama de la quiebra del SVB atribuyó este hecho a la confianza de los grandes bancos regionales y de Wall Street en que los depositantes de los bancos regionales y comunitarios más pequeños acudirían a Wall Street de todos modos, presas del pánico ante la perspectiva real de una oleada de quiebras de bancos más pequeños.

Pero recordemos que incluso en septiembre de 2008, en el centro de la crisis bancaria de “Lehman”, el quebrado Washington Mutual Bank -más grande que SVB- fue rápidamente absorbido por JPMorgan Chase. La falta de voluntad de cualquier banco importante para absorber SVB puso de relieve lo que Reuters, en un artículo del 14 de marzo, llamó el aumento de “la tensión del mercado interbancario” – la falta de voluntad de los grandes bancos para prestar a los demás como una crisis financiera se desarrolla.

Este colapso interbancario apareció en septiembre de 2019, desencadenando la increíble masa de intervenciones de liquidez de la Reserva Federal y la impresión de dinero para los grandes bancos en los dos años y medio siguientes; y ha vuelto a aparecer. Es una señal de lo grave que es la crisis financiera en desarrollo.

En Europa está el Credit Suisse, un banco “importante” tan ahogado en especulaciones fallidas -desde la financiación del gran fondo de cobertura Archegos para el comercio fraudulento de acciones, hasta la financiación de la estafa del “criptointercambio” FTX de Sam Bankman-Fried- que el Credit Suisse ha sido un paciente de hospicio durante dos años sin conseguir morir. Ahora está finalmente en quiebra y, a menos que sea absorbido por el gigante bancario suizo UBS, extenderá un grave “contagio”, a través de su exposición a los derivados, a los grandes bancos de París, Londres, Fráncfort y Wall Street.

Las políticas absolutamente destructivas y sin sentido de los mayores bancos centrales desde 2007 hasta hoy, encabezadas por la Reserva Federal de Estados Unidos, nos han sumido en un largo estancamiento económico y ahora, ayudados por la guerra de la OTAN, en una recesión cada vez más profunda. Amenazan ahora con una crisis financiera mundial peor que la que estalló en 2008. Incluso el Global Times de China y el Wall Street Journal están de acuerdo. El comentario del Global Times del 11 de marzo incluía:

“La quiebra de SVB demuestra que la política monetaria estadounidense es un fracaso total. El endurecimiento de la Reserva Federal estadounidense, más rápido de lo previsto, creó turbulencias en el sistema financiero mundial y acabó perjudicando a su propio sistema bancario”, declaró Li Yong, Vicepresidente del Comité de Expertos de la Asociación China de Comercio Internacional, al Global Times el domingo.

Y el editorial del Journal del mismo día:

Se trata de un rescate de facto del sistema bancario…. La desagradable verdad -que Washington nunca admitirá- es que la quiebra del SVB es la factura que hay que pagar por años de errores monetarios y regulatorios.

Si la Ley Glass-Steagall de 1933 del presidente Franklin Roosevelt hubiera estado en vigor en las principales naciones del mundo, el sistema bancario transatlántico no se habría visto abocado a esta desastrosa situación, ni siquiera por la Reserva Federal. En esta crisis es necesaria la reinstauración y aplicación de Glass-Steagall en todo el mundo; esto se incluye entre las acciones esenciales del llamamiento de la fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, publicado en este número de EIR.

 

glass-steagall

Ley Glass-Steagall.

 

Pero es evidente que se necesita más que eso. Las subidas de tipos de interés de la Reserva Federal están llevando a los bancos a la bancarrota, tras casi una década y media de interés cero que les empujó a la especulación y les impidió prestar a la economía real. Ha eliminado el crecimiento de la productividad: La productividad tecnológica (“productividad total de los factores”) ha estado por debajo del 1% de crecimiento anual desde 2007 y por debajo del crecimiento cero desde 2018. El crecimiento de la productividad laboral ha estado por debajo de cero en seis de los últimos ocho trimestres en la economía estadounidense. Sin una mayor productividad a través de la introducción de tecnologías más densas en energía en la infraestructura y la industria, no se puede combatir ni la inflación ni la profundización de la recesión.

Helga Zepp-LaRouche pide una conferencia internacional para crear una nueva fuente de crédito para nuevas infraestructuras, empleo productivo y productividad, como lo hizo Lyndon LaRouche en sus propuestas políticas del Banco Internacional de Desarrollo y el Nuevo Bretton Woods.

Y si el presidente Joe Biden está tan decidido como dice a “hacer rendir cuentas” y castigar a los responsables de que los bancos se hundan ahora, sus nombres están claros. El ex presidente de la Reserva Federal “Helicóptero Ben” Bernanke, la ex presidenta de la Reserva Federal y ahora secretaria del Tesoro de Biden, Janet Yellen, y el actual presidente de la Fed, Jerome Powell, servirán para empezar.

 

LaRouche: Economía física y las bases científicas para afrontar las crisis bancarias y eliminar la amenaza de la guerra nuclear

 

Fuente:

Paul Gallagher, en EIRNS: Banks Are Cutting Out Lending, and Failing: We Need Productive Credit Fast.

Contenidos

Sale hoy a la venta en University of California Press, el libro “Destruir el club de los banqueros: Finanzas para el resto de nosotros”...

Contenidos

Roscongress también identifica otras amenazas económicas mundiales, como la burbuja inmobiliaria, la volatilidad del mercado bursátil estadounidense y cuestiones demográficas como la disminución de...

Contenidos

Tras la segunda, tercera y cuarta mayores quiebras bancarias de la historia de Estados Unidos durante la primavera de 2023, el presidente de la...

Contenidos

Desde hace varios, Brandon Smith ha sostenido que Estados Unidos se enfrentará al debilitante enigma económico de la estanflación. Y el escenario va viento...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram