Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Lo que podrían poner en la vacuna contra el COVID

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Jon Rappoport

¿Pequeños, diminutos biosensores?

De lexico.com: nanotecnología: “La rama de la tecnología que se ocupa de las dimensiones y tolerancias de menos de 100 nanómetros, especialmente la manipulación de átomos y moléculas individuales.”

Empezamos con extractos de un importante artículo de Children’s Health Defense, “Microchips, Nanotecnología e Implantes de Biosensores: La nueva normalidad?”, por Pam Long. [1]

Abróchense el cinturón.

“El personal militar de los EE.UU. será el primer sujeto de las pruebas de nanotecnología en la búsqueda de la optimización de la salud y la detección temprana de los brotes de enfermedades. Profusa tiene contratos de investigación para sensores biointegrados con la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada del Departamento de Defensa de EE.UU. (DARPA), a la espera de la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. a principios de 2021”.

“El video promocional de Profusa muestra cómo el sensor biointegrado permite a un soldado ser rastreado por computadoras remotas usando GPS además de monitorear biomarcadores en tiempo real, tales como niveles de oxígeno y ritmo cardíaco. Si bien esta biotecnología se presenta como potencialmente salvadora para un soldado en el campo de batalla, las implicaciones del rastreo de individuos por GPS es un paso aterrador hacia un estado de vigilancia en la población general. Además, el rastreo de personas en etapas de enfermedad sólo puede resultar en una tiranía médica en manos de cualquier gobierno. El estudio de la gripe Profusa requiere que los pacientes lleven la versión portátil del lector las 24 horas del día, con una recopilación continua de información de biomarcadores en una base de datos, y tiene por objeto detectar cuatro etapas de la infección: sana, infectada, asintomática y etapa de recuperación. Estas etapas de detección poco fiables podrían convertirse en los criterios para los diferentes niveles de participación individual en la sociedad, como se ha experimentado en los insostenibles cierres de COVID-19 a nivel estatal para las masas”.

“Esta nanotecnología Profusa tiene tres componentes: un sensor insertado [implantado] llamado hidrogel, un lector de sensores fluorescentes emisores de luz en la superficie de la piel y un componente de software electrónico que se transmite a una base de datos en línea… y no hay información sobre cómo se podría eliminar la tecnología, si es que se puede. ‘Pequeños biosensores que se convierten en uno con el cuerpo’ podría implicar un compromiso de por vida.”

Así que… implantación de nano-biosensores. ¿Podría esto ser llevado un paso más allá? En lugar de colocar los sensores justo debajo de la superficie de la piel, ¿podrían ser inyectados con una vacuna?

¿Están los investigadores interesados en casar la nanotecnología con las vacunas?

He aquí una cita de Fronteras en Inmunología, 24 de enero de 2019, “Vacunas basadas en nanopartículas contra virus respiratorios” [2]: Una nueva generación de vacunas basadas en nanopartículas ha mostrado un gran potencial para abordar la mayoría de las limitaciones de las vacunas convencionales y de las subunidades. Ello se debe a los recientes avances en la ingeniería química y biológica, que permiten el diseño de nanopartículas con un control preciso del tamaño, la forma, la funcionalidad y las propiedades de la superficie, lo que da lugar a una mejor presentación de los antígenos y a una fuerte inmunogenicidad. Esta breve reseña ofrece una visión general de las ventajas asociadas al uso de las nanopartículas como plataformas de suministro de vacunas para inmunizar contra los virus respiratorios…”. [¿como el supuesto virus COVID-19?]

Aquí tenemos otra cita, también de Fronteras en Inmunología, 4 de octubre de 2018, “Vacunas de nanopartículas contra enfermedades infecciosas” [3]: “En los últimos años, el uso de vacunas basadas en nanopartículas ha recibido una gran atención para mejorar la eficacia de las vacunas, las estrategias de inmunización y la entrega selectiva para lograr las respuestas inmunitarias deseadas a nivel celular… Ya se han utilizado nanoportadores compuestos de lípidos, proteínas, metales o polímeros… Este artículo de revisión se centra en las aplicaciones de las formulaciones de vacunas basadas en nanoportadores y las estrategias utilizadas para la funcionalización de las nanopartículas para lograr una entrega eficiente de las vacunas a fin de inducir la inmunidad deseada del huésped contra las enfermedades infecciosas”.

No hay duda de que la nanotecnología está, de hecho, muy involucrada en la investigación de vacunas de vanguardia.

Aquí tenemos citas sorprendentes de la revista Nano Today, de un artículo de 2019 titulado: “Las sondas de nanoalambre podrían impulsar interfaces cerebro-máquina de alta resolución” [4]. Sus autores son chinos y estadounidenses:

“…los avances pueden permitir investigaciones de la dinámica en el cerebro [a través de nano-sensores-implantes] e impulsar el desarrollo de nuevas interfaces cerebro-máquina con una resolución y precisión sin precedentes”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“…emitir señales eléctricas de la actividad cerebral o introducir estímulos eléctricos para modular la actividad cerebral en concierto con máquinas externas, incluyendo procesadores informáticos y prótesis, para la mejora humana…”

Además de la investigación sobre prótesis y, tal vez, la reversión de ciertas parálisis, esta vía de investigación también sugiere la “modulación” del cerebro conectada a distancia a las máquinas, con el fin de controlarla.

Modulación… como el control de los impulsos básicos de pensamiento, sensaciones, emociones…

UNO: Nano-sensores, implantados en el cuerpo y el cerebro, emitirían informes de datos en tiempo real sobre el funcionamiento del cuerpo y el cerebro a los centros de operaciones.

DOS: Y desde esos centros de operaciones, los datos, incluyendo las instrucciones, serían enviados a los nano-sensores, que impondrían esas instrucciones en el cerebro y el cuerpo.

Si esto parece imposible, considere la investigación nanotecnológica dirigida a mejorar el uso de las prótesis. En ese campo, imponer instrucciones al cuerpo/cerebro parece ser el objetivo.

La pregunta es: ¿en qué punto del camino del desarrollo se encuentra esta tecnología? Sólo puedo decir que estamos viendo la cara pública de la nanotecnología. Lo que hay detrás de ella, en una investigación secreta, es una cuestión de estimación y especulación.

Yo ofrezco una especulación: la “promoción” de la agenda social del pensamiento colectivista, a través de la nanotecnología. Utilizando la Internet de las cosas, se intentaría conectar y “armonizar” muchos, muchos cerebros entre sí. Los mismos sentimientos básicos, los mismos impulsos compartidos.

¿Quién estaría interesado en un programa así? Piense en el gobierno chino, DARPA (el brazo tecnológico del Pentágono), y muchos otros actores internacionales. Piense en los investigadores médicos de Rockefeller. Piensen en la tecnocracia y en un Mundo Feliz.

Pero esperen. Supongamos que un número incalculable de nanopartículas ya están en las vacunas tradicionales. Y supongamos que no tenemos ni idea de cómo llegaron allí. O si son “sólo” contaminantes peligrosos que podrían afectar a la salud humana de muchas maneras perjudiciales… o si algunos de ellos son TAMBIÉN nanosensores que pueden recibir y transmitir información? ¿Representan estas nanopartículas contaminantes una fase temprana de la investigación en la implantación de nano vacunas en los humanos?

Un estudio realizado en 2017 sobre 44 tipos de 15 vacunas tradicionales, fabricadas por importantes empresas mundiales, ha puesto de manifiesto un hecho muy preocupante y que no se había comunicado anteriormente:

Las vacunas están fuertemente contaminadas con una variedad de nanopartículas.

Muchas de las partículas son metales.

Estamos hablando de vacunas tradicionales, como la del VPH, la gripe, la gripe porcina, la hepatitis B, la SPR, la DPT, el tétanos, etc.

Para empezar a entender algunos de los efectos destructivos de las nanopartículas contaminantes en las vacunas, aquí está el innovador estudio de 2017: [5]

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

International Journal of Vaccines & Vaccination (Revista Internacional de Vacunas y Vacunación)
Volumen 4 Número 1
23 de enero de 2017
Nuevas investigaciones de control de calidad de las vacunas:
Micro y Nanocontaminación
Antonietta M Gatti y Stefano Montanari

“Los análisis realizados muestran que en todas las muestras comprobadas las vacunas contienen cuerpos extraños no biocompatibles y biopersistentes que no son declarados por los Productores, contra los cuales el cuerpo reacciona en cualquier caso. Esta nueva investigación representa un nuevo control de calidad que puede adoptarse para evaluar la seguridad de una vacuna. Nuestra hipótesis es que esta contaminación es involuntaria, ya que probablemente se debe a componentes o procedimientos contaminados de procesos industriales (por ejemplo, filtraciones) utilizados para producir vacunas…”.

¿Dejan los autores del estudio la puerta abierta a la posibilidad de que la contaminación sea intencionada?

“La cantidad de cuerpos extraños detectados y, en algunos casos, sus inusuales composiciones químicas nos desconcertaron. Las partículas inorgánicas identificadas no son ni biocompatibles ni biodegradables, es decir, son biopersistentes y pueden inducir efectos que pueden hacerse evidentes ya sea inmediatamente después del tiempo de inyección o después de un cierto tiempo de la administración. Es importante recordar que las partículas (cristales y no moléculas) son cuerpos extraños al organismo y se comportan como tales. En particular, su toxicidad es en algunos aspectos diferente de la de los elementos químicos que las componen, y a esa toxicidad se añade… que inducen una reacción inflamatoria”.

“Después de ser inyectadas, esas micropartículas, nanopartículas y agregados pueden permanecer alrededor del lugar de la inyección formando hinchazones y granulomas… Pero también pueden ser transportadas por la circulación sanguínea, escapando a cualquier intento de adivinar cuál será su destino final… Como sucede con todos los cuerpos extraños, particularmente los pequeños, inducen una reacción inflamatoria que es crónica porque la mayoría de esas partículas no pueden ser degradadas. Además, el efecto proteína-corona… debido a una nano-bio-interacción… puede producir partículas compuestas orgánicas/inorgánicas capaces de estimular el sistema inmunológico de forma indeseable… Es imposible no añadir que las partículas del tamaño que a menudo se observa en las vacunas pueden entrar en los núcleos celulares e interactuar con el ADN…”

“En algunos casos, como ocurre con el hierro y algunas aleaciones de hierro, pueden corroerse y los productos de la corrosión ejercen una toxicidad que afecta a los tejidos…”

“Dada la contaminación que observamos en todas las muestras de vacunas de uso humano, los efectos adversos después de la inyección de esas vacunas son posibles y creíbles y tienen el carácter de aleatorios, ya que dependen del lugar donde los contaminantes son transportados por la circulación sanguínea. Es evidente que cantidades similares de estos cuerpos extraños pueden tener un impacto más grave en organismos muy pequeños como los de los niños. Su presencia en los músculos… podría perjudicar gravemente la funcionalidad muscular…”

“Nos encontramos con partículas con composiciones químicas, similares a las encontradas en las vacunas que analizamos, cuando estudiamos casos de contaminación ambiental causada por diferentes fuentes de contaminación. En la mayoría de las circunstancias, las combinaciones detectadas son muy extrañas, ya que no tienen un uso técnico, no se encuentran en ningún manual de materiales y se parecen al resultado de la formación aleatoria que se produce, por ejemplo, cuando se queman los residuos. En todo caso, cualquiera que sea su origen, no deben estar presentes en ningún medicamento inyectable, y mucho menos en las vacunas, más concretamente las destinadas a los niños”.

Este estudio de 2017 abre todo un nuevo campo: la investigación de nanopartículas en vacunas donde no se esperaba ninguna.

Tales partículas no son medicina en ningún sentido de la palabra.

Muchos “expertos” jurídicos y científicos afirman que el Estado tiene derecho a exigir vacunas y a imponerlas a la población. Pero estas nanopartículas contaminantes no son vacunas ni medicamentos. Sólo un lunático defendería el derecho del Estado a inyectarlas.

Aquí hay otra sección del estudio de 2017. Se indican los nombres comerciales de las vacunas y las composiciones de los contaminantes de las nanopartículas.

“…se identificó en todos los casos la presencia adicional de cuerpos extraños inorgánicos micro, submicro y nanoscópicos (que van de 100nm a unas diez micras) [las 44 vacunas], cuya presencia no se declaró en los folletos entregados en el paquete del producto…”.

“…partículas individuales, grupo de micro y nanopartículas (<100nm) y agregados… restos de aluminio, silicio, magnesio y titanio; de hierro, cromo, silicio y partículas de calcio… dispuestos en un grupo, y restos de aluminio-cobre… en un agregado.”

“…las partículas están rodeadas e incrustadas en un sustrato biológico. En todas las muestras analizadas, identificamos partículas que contienen: Plomo (Typhym, Cervarix, Agrippal S1, Meningitec, Gardasil) o acero inoxidable (Mencevax, Infarix Hexa, Cervarix. Anatetall, Focetria, Agrippal S1, Menveo, Prevenar 13, Meningitec, Vaxigrip, Stamaril Pasteur, Repevax y MMRvaxPro).”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“…partículas de Tungsteno identificadas en gotas de Prevenar e Infarix (Aluminio, Tungsteno, Cloruro de Calcio)”.

“…restos singulares encontrados en Repevax (Silicio, Oro, Plata) y Gardasil (Circonio).”

“También se identificaron algunas partículas metálicas de tungsteno o acero inoxidable. También se encontraron otras partículas que contenían circonio, hafnio, estroncio y aluminio (Vivotif, Meningetec); tungsteno, níquel, hierro (Priorix, Meningetec); antimonio (kit Menjugate); cromo (Meningetec); oro u oro, zinc (Infarix Hexa, Repevax), o platino, plata, bismuto, hierro, cromo (MMRvaxPro) o plomo, bismuto (Gardasil) o cerio (Agrippal S1). El único tungsteno aparece en las vacunas 8/44, mientras que el cromo (solo o en aleación con hierro y níquel) aparece en las 25/44. Las investigaciones revelaron que algunas partículas están incrustadas en un sustrato biológico, probablemente proteínas, endotoxinas y residuos de bacterias. Tan pronto como una partícula entra en contacto con fluidos proteicos, se produce una nano-bio-interacción… y se forma una ‘corona de proteínas’… La nano-bio-interacción genera un compuesto de mayor tamaño que no es biodegradable y puede inducir efectos adversos, ya que no es reconocido como tal por el cuerpo”.

“…examples of these nano-bio-interactions. Aggregates can be seen (stable composite entities) containing particles of Lead in Meningitec… of stainless steel (Iron, Chromium and Nickel…) and of Copper, Zinc and Lead in Cervarix…Similar aggregates, though in different situations (patients suffering from leukemia or cryoglobulinemia), have already been described in literature.”

I’m sure you’ve read official assurances that vaccine-manufacturing problems are “rare.” You can file those pronouncements along with other medical lies.

“I’d like the heavy metal sandwich on rye, please. And instead of serving it on a plate, can you inject it?”

-Es obvio por lo que he escrito hasta ahora en este artículo que la investigación y el desarrollo de las nanopartículas como componentes de la vacuna está muy avanzada. Y mientras que mucho de lo que ya está en las vacunas puede ser nano-contaminación, también ha habido un fuerte impulso para perfeccionar la investigación – NANO SENSORES INERTOS EN EL CUERPO Y EL CEREBRO QUE RECIBIRÁN Y TRANSMITIRÁN INFORMACIÓN E INSTRUCCIONES.

Para que se hagan una idea de la importancia de las nanopartículas en las vacunas para la industria farmacéutica, esto es lo que les pasó a los dos investigadores italianos que descubrieron la presencia de nanos en las vacunas tradicionales, los autores del estudio que cité arriba:

James Grundvig, en GreenMedInfo.com y el Proyecto Mundial del Mercurio, informó (3/7/18): [6]

“Last week, the Italian police raided the home and science laboratory of Drs. Antonietta Gatti and Stefano Montanari. The police snatched all of the digital assets owned by the husband and wife team of nanopathologists, grabbing laptops, computers, and flash-drives—and with it, years of work and research.”

“Because Gatti and Montanari had taken their research of nanodust and nanoparticles…to what unseen contamination might reside in vaccines in 2016, they came under the microscope of the United States, European, and Italian authorities. They had touched the third rail of medicine. They had crossed the no-go zone with the purported crime being scientific research and discovery. By finding nano-contamination in random vaccines, Gatti and Montanari revealed, for the first time, what no one knew: Vaccines had more than aluminum salts adjuvants, Polysorbate-80, and other inorganic chemicals in them, they also harbored stainless steel, tungsten, copper, and other metals and rare elements that don’t belong in shots given to fetuses, pregnant women, newborns, babies and toddlers developing their lungs, immune and nervous systems.”

“Cuando los científicos publicaron sus hallazgos en enero de 2017, “Nuevas investigaciones de control de calidad de las vacunas: Micro y Nanocontaminación”, el siguiente paso lógico para la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) debería haber sido abrir una investigación sobre sus afirmaciones, contratar a científicos independientes para realizar sus propias pruebas de laboratorio para confirmar o refutar los hallazgos. Si se confirman, entonces las agencias de salud promulgarían nuevas políticas sobre la seguridad de la cadena de suministro de vacunas, y aplicarían un estricto control de calidad y programas de garantía de calidad”.

“Pero nada de eso sucedió. Pasó un año. Era más barato para las autoridades atacar a los científicos italianos que alterar el tren de la salsa de la vacuna que apoya a los políticos.”

Ahora, parece que estamos en la cúspide de la aprobación de una vacuna, la inyección COVID, para ser certificada para ser inyectada en cada persona en el mundo.

¿Qué mejor oportunidad para implantar partículas nanotecnológicas en los humanos?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Aquí hay sólo un ejemplo:

New England Journal of Medicine, 2 de septiembre de 2020; “Ensayo fase 1-2 de una vacuna de nanopartículas de proteína de punta recombinante SARS-CoV-2”. [7]

“El rSARS-CoV-2, desarrollado por Novavax y fabricado en Emergent Biosolutions, es una vacuna de nanopartículas recombinantes construida a partir de la glicoproteína de tipo silvestre de púas del SARS-CoV-2 de longitud completa (es decir, incluyendo el dominio transmembrana)…”

“Iniciamos un ensayo aleatorio, controlado por placebo, de fase 1-2 para evaluar la seguridad y la inmunogenicidad de la vacuna rSARS-CoV-2 (en dosis de 5-μg y 25-μg, con o sin adyuvante de la Matriz-M1, y con observadores que desconocen las asignaciones del grupo de ensayo) en 131 adultos sanos. En la fase 1, la vacunación comprendió dos inyecciones intramusculares, con 21 días de diferencia…”

Está sucediendo. Está en marcha.

¿Qué hay en el horizonte? A través del uso de nanosenores implantados que pueden recibir instrucciones, la promulgación de una agenda de pensamiento colectivista. Se intentaría conectar y “armonizar” muchos, muchos cerebros entre sí. Los mismos sentimientos básicos, los mismos impulsos compartidos…

¿Quién estaría interesado en un programa así? Piense en el gobierno chino, DARPA (el brazo tecnológico del Pentágono), y muchos otros actores internacionales. Piense en los investigadores médicos de Rockefeller. Piensen en la tecnocracia y en un Mundo Feliz.

 

Notas

[1] https://childrenshealthdefense.org/child-health-topics/military-vaccines/microchips-nanotechnology-and-implanted-biosensors-the-new-normal/

[2] https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fimmu.2019.00022/full

[3] https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fimmu.2018.02224/full

[4] https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1748013219306929

[5] https://medcraveonline.com/IJVV/new-quality-control-investigations-on-vaccines-micro–and-nanocontamination.html

[6] https://childrenshealthdefense.org/news/the-third-digital-revolution-to-unleash-the-power-of-anti-censorship/

[7] https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2026920

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Jon Rappoport / Lew Rockwell — What Could They Put in the COVID Vaccine?

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

EE.UU. admite que dirige 336 biolaboratorios financiados en secreto por el Pentágono en 30 países de todo ‎el mundo. Al menos 26 están en...

Ciencia y Tecnología

Los expertos han planteado recientemente su preocupación por los crecientes peligros que supone la producción de enfermedades mortales en laboratorios, que podrían ser desencadenadas...

Ciencia y Tecnología

Con la publicación de los datos de los ensayos de Pfizer —que tanto Pfizer como la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA)...

Contenidos

Los regresivos despoblacionistas maltusianos ahora dicen que hay que descarbonizarse para enfrentar a Putin. Primero utilizaron la crisis del COVID para canalizar la expansión...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY