Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Liderado por China e India, el Sur Global intenta reparar la ONU

La ONU casi nunca fue una plataforma democrática que reflejara fielmente las realidades del mundo, ya fuera en función de la influencia económica, la demografía o cualquier otro indicador, aparte, claro está, del poderío militar y la hegemonía política. Su reputación ya está por los suelos, y si no se reforma para hacer frente a los desafíos mundiales con medios más democráticos y significativos, pondrá en peligro su relevancia futura, si no su propia existencia. Anticipándose a las conversaciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del mes que viene sobre la reforma de este órgano político intrínsecamente arcaico y disfuncional, el jefe de la política exterior china, Yang Yi, expuso las exigencias de su país, recopiladas por Ramsy Baroud en este artículo.

 

Por Ramsy Baroud

Anticipándose a las conversaciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del mes que viene sobre la reforma de este órgano político intrínsecamente arcaico y disfuncional, el jefe de la política exterior china, Yang Yi, expuso las exigencias de su país.

“La reforma del Consejo de Seguridad debe defender la equidad y la justicia, aumentar la representación y la voz de los países en desarrollo, permitiendo que más países pequeños y medianos tengan más oportunidades de participar en la toma de decisiones del Consejo”, declaró Wang Yi en un comunicado el 29 de abril.

Más concretamente, el nuevo CSNU debe “reparar las injusticias históricas contra África”.

Aunque las peticiones de reforma del CSNU se han hecho muchas veces en el pasado, la postura de Pekín es especialmente importante tanto por el lenguaje como por el momento.

Cuando se fundaron las Naciones Unidas en 1945, tras la Segunda Guerra Mundial, se pretendía que marcaran el surgimiento de un nuevo orden mundial, dominado en gran medida por los vencedores de aquella horrible guerra, que otorgaba mayor influencia a Estados Unidos y sus aliados occidentales.

De hecho, de los 51 miembros fundadores de la ONU en aquella época, cinco países fueron elegidos para formar parte permanente del Consejo de Seguridad, la rama ejecutiva de la ONU. Al resto se les concedió la condición de miembros de la Asamblea General, que desempeñaba un papel marginal y, en ocasiones, incluso simbólico en los asuntos mundiales.

A otras seis naciones se les permitió servir como miembros no permanentes del Consejo, aunque no se les concedió el mismo poder de veto que tenían y ejercían únicamente los cinco poderosos miembros del CSNU.

Unos años más tarde, en 1963, el estatus de miembro no permanente, que se ejercía mediante rotaciones anuales, se amplió a 10, con lo que el número total de miembros del CSNU pasó a ser de 15. Sin embargo, las “reformas” terminaron ahí. Sin embargo, las “reformas” terminaron ahí, para nunca volver a ser revisadas.

La ONU casi nunca fue una plataforma democrática que reflejara fielmente las realidades del mundo, ya fuera en función de la influencia económica, la demografía o cualquier otro indicador, aparte, claro está, del poderío militar y la hegemonía política.

Sin embargo, a partir de las realidades geopolíticas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la ONU expresó a la perfección un paradigma de poder mundial triste, injusto, pero también en cierto modo cierto.

Ese paradigma, sin embargo, está cambiando ahora, y rápidamente.

Desde hace años se vienen realizando llamamientos a la reforma, reflejados en las actividades del Grupo de los Cuatro (G4) -Brasil, Alemania, India y Japón-, por ejemplo; y en la Declaración de Sirte de la Unión Africana (UA) en 2005, entre otros. Pero los renovados llamamientos a reformar la ONU en los últimos meses se han hecho más fuertes, más significativos y, de hecho, más posibles.

La guerra entre Rusia y Ucrania, que ha dividido al mundo en bandos políticos, ha dado más poder a China -la que pronto será la mayor economía del mundo- y ha envalentonado a muchos países de Oriente Medio, África y Sudamérica.

De los muchos indicadores de un cambio de poder mundial, las naciones BRICS -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- han demostrado ser el mayor éxito a la hora de desafiar el dominio occidental sobre los mercados mundiales y el estatus del dólar como principal moneda del mundo.

A medida que el BRICS se prepara para ampliar el número de sus miembros, está a punto de convertirse en el principal foro económico del mundo, por delante del poderoso G7.

Uno de los miembros del BRICS, India, superará a China en abril de 2023 y se convertirá en el país más poblado del mundo. Junto con China y la combinación de demografía y riqueza de otros países del BRICS, resulta inaceptable que un miembro del BRICS como la India siga sin ser miembro permanente del CSNU. La misma lógica se aplica a Brasil.

La embajadora india ante la ONU, Ruchira Kamboj, se refirió recientemente a la Carta de las Naciones Unidas como “anacrónica”. “¿Podemos practicar el ‘multilateralismo efectivo’ defendiendo una Carta que hace a cinco naciones más iguales que otras y otorga a cada una de esas cinco el poder de ignorar la voluntad colectiva de los 188 Estados miembros restantes?”. dijo Kamboj durante un debate sobre la Carta de la ONU.

Por supuesto, tiene razón. Su lógica, sin embargo, tiene mucho más peso ahora que su país -junto con otras naciones BRICS, el poder colectivo de la Unión Africana entre otras naciones y entidades políticas- está en una posición mucho más fuerte para negociar un cambio sustantivo.

China, por su parte, ya es miembro permanente del CSNU y tiene derecho de veto.

El hecho de que Wang Yi exija serios cambios en la ONU, especialmente en la composición del Consejo de Seguridad, es un poderoso indicador de la nueva agenda de política exterior global de China. Como superpotencia emergente con estrechos y profundos lazos con muchos países del Sur Global, China cree con razón que le interesa exigir la inclusión y una representación justa para los demás.

Se trata de una señal inequívoca de madurez política por parte de Pekín, a la que seguramente se resistirán Estados Unidos y otras potencias europeas.

A Occidente le interesa mantener el estatus occidental del Consejo de Seguridad tal como está o, si es necesario, emprender reformas superficiales o interesadas. Esto sería inaceptable para China y el resto del Sur Global.

La reputación de la ONU ya está por los suelos tras su fracaso a la hora de abordar los conflictos internacionales, el cambio climático, las pandemias mundiales y otros problemas. Si no se reforma para hacer frente a los desafíos mundiales con medios más democráticos y significativos, la ONU pondrá en peligro su relevancia futura, si no su propia existencia.

 

China asume el liderazgo mundial por la paz mediante el desarrollo

 

Fuente:

Ramsy Baroud, en MPN: Led by China and India: The Global South Is Trying To Fix the UN. 22 de mayo de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa El logro más espectacular del viaje de Modi a Rusia no fue lo acordado formalmente, sino el acuerdo informal entre él...

Contenidos

Por Eva Panina En la cumbre de la OTAN en Washington, la alianza debe unirse para hacer frente a los “autócratas revisionistas” como Vladimir...

Contenidos

Por Alexander Dugin Modi y Putin han comenzado a formar el eje Moscú-Delhi, que se convertirá en uno de los pilares más importantes del...

Contenidos

Por Leonid Savin La 22ª cumbre anual Rusia-India tuvo lugar en Moscú. Al llegar a Moscú el 8 de julio, el primer ministro Narendra...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram