China/HSBC vs. Londres, una historia de alianzas, droga, blanqueo, terrorismo y lucha de supervivencia ante el colapso económico

Lavado HSBC. Como expone Daniel Estulin en su último videocast, el colapso sistémico mundial nos lleva al punto donde los aliados tradicionales —y también de conveniencia— se encuentran en una lucha a muerte por cada vez menos recursos tanto económicos, financieros y naturales. China/Hongshang contra Londres del imperio es simplemente la extensión mortal de esta lucha.

 

 

La semana pasada, el consejero delegado de Hongkong and Shanghai Banking Corporation (HSBC), también conocido como Hongshang, el banco por excelencia del imperio británico, fue despedido de manera fulminante en un momento crítico para el futuro del banco.

La pregunta es ¿por qué?

Porque el Banco de Inglaterra se enteró de que HSBC prestó 400 mil millones de dólares al Banco Central chino para respaldar el yuan chino en caída libre.

 

Lavado HSBC. ¿Qué une a Londres, Hongshang y China?

Por encima de todo, los beneficios del negocio de la droga.

Las drogas son un gran negocio dirigido y controlado y protegido por gente muy poderosa que trabaja con las principales instituciones bancarias a ambos lados del Atlántico, miembros de distintos gobiernos y empresas importantes cuyas acciones se venden en las principales bolsas mundiales.

El papel histórico del imperio británico en el comercio del opio en Asia es un buen ejemplo de cómo funciona la oligarquía mundial.

 

Daniel Estulin: El elemento histórico y criptopolítico del negocio de la droga

 

Los británicos utilizaban Hong Kong como base de operaciones, y se valían de empresas comerciales para transportar el producto y mediar con Hongshang para gestionar los prodigiosos flujos financieros.

Al ser una colonia británica, el gobierno de Hong Kong era dirigido por la monarquía británica, pero el poder estaba en manos de la Compañía Británica de las Indias Orientales y de otros intereses privados que controlaban a la monarquía británica y el imperio. Y el método por el que se administraba y se sigue administrando este poder es el veneciano.

Y esto ha permitido financiar, a través de fondos ilícitos en entidades extraterritoriales, una gran cantidad de guerras oportunistas que han beneficiado al Gran Imperio Británico. Una de estas instituciones es la Hongkong and Shanghai Banking Corporation (HSBC).

Después de la Segunda Guerra del Opio (1856-1860), los bancos comerciales y las empresas de comercio británico crearon HSBC, que hasta hoy funciona como cámara de compensación para todas las transacciones financiaras de extremo oriente relacionadas con el mercado negro de opio y los derivados de la heroína.

La Hongshang se fundó en 1865 como un eje central de la red financiera de la Compañía Británica de las Indias Orientales. En definitiva, financió el imperio británico.

Y a finales del siglo XIX, más del 50% de los ingresos del imperio provenían de los campos de opio de la India cuya producción se vendía en los mercados minoristas chinos de opio.

Hongshang finació las guerras de opio de Londres contra China en el siglo XIX, lo que marcó el inicio del narcotráfico moderno.

Desde ese momento, la Hongshang ha sido una especie de entidad de redes hechizo para blanquear el dinero negro procedente del tráfico de drogas, de oro y de diamantes.

Dada la estrecha relación que une a Wall Street con la City de Londres, el casi billón de dólares generado cada año por el narcotráfico se ha convertido en una importante fuente de liquidez para estos megadistritos financieros que son Londres y New York/Wall Street.

 

Los vínculos de HSBC con el terrorismo

En el año 2012, la subcomisión del senado de los Estados Unidos acusó a Hongshang de ostentar una cultura de incumplimiento sistemáticamente corrupta que hizo caso omiso de las pruebas de que sus filiales se utilizaban para desviar miles de millones de dólares procedentes de los cárteles mexicanos del narcotráfico.

El informe de la subcomisión del senado de los Estados Unidos reveló que una de las filiales mexicanas de HSBC tenía 50 mil cuentas en las Islas Caimán que mandaban alrededor de $ 7,000 millones de dólares en billetes a Estados Unidos en coche y avión.

Además, se acusó de manera absolutamente directa a HSBC de ofrecer servicios monetarios y financieros a bancos de Arabia Saudita y también de Bangladesh que a su vez canalizaron dinero a organizaciones terroristas como Al Qaeda.

Uno de los principales centros de operaciones de HSBC es Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos, el eje del narcotráfico afgano controlado por los británicos.

Dubai es el antiguo protectorado británico que se construyó con el objetivo de servir de eje británico del tráfico de opio afgano así como del terrorismo en el sureste y sur de Asia y también en África. Lo mismo que había sucedido con Hong Kong hasta 1997 con el tráfico de heroína en el sureste asiático.

Al igual que en el caso de Hong Kong, la institución bancaria clave en Dubai fue la Honghang, Hongkong and Shanghai Banking Corporation (HSBC), que contaba con siglos de experiencia en la gestión de las finanzas del opio y la heroína.

Otro elemento clave de Hongshang es su relación con el banco Al Rajhi con sede en Arabia Saudita. Al Rajhi era un miembro e la cadena de oro de Osama bin Laden, formada por importantes financiadores de Al-Qaeda.

El informe del senado estadounidense también sostiene que los vínculos de Al Rajhi con el terrorismo se confirmaron en el año 2002, cuando funcionarios estadounidenses registraron las oficinas de la Organización Internacional de Benevolencia, una organización saudí sin ánimo de lucro catalogada como terrorista por Estados Unidos.

En ese registro, los agentes descubrieron un CD-Rom con los nombres de quienes financiaban y formaban parte de la cadena de oro de Bin Laden. Uno de ellos era Sulaiman Abdul Aziz Al Rajhi, uno de los funadores del banco Al Rajhi.

Según el informe del senado, la relación entre HSBC y el banco Al Rajhi se remonta a la época en que Hongshang adquirió el Republic National Bank de Nueva York y fue vendido a Hongshang por Edmond Safra, judío sefardí y comerciante de oro clandestino más importante de la historia de la humanidad.

Safra manejó el dinero de los judíos sefardíes adinerados, descendientes de los que originalmente habían huido de la Inquisición española en el siglo XV.

Bajo la dirección de Safra, el Republic National Bank quedó en evidencia por blanquear las ganacias de una de las principales redes turcas de contrabando de heroína que operaba desde Shakarchi Trading Company, en Suiza.

Cuando HSBC adquirió el Republic National Bank, el Hongshang de Nueva York pasó a gestionar las cuentas activas del terrorismo islámico a través del Banco Al Rajhi.

Cuando HSBC fue descubierta infraganti blanqueando miles de millones de dólares de los cárteles mexicanos y colombianos de la droga en el año 2012, la administración de Barack Obama —muy ocupada promoviendo el consumo y la legalización de las drogas en los Estados Unidos— estableció que ningún banquero sería procesado por blanquear dinero de las drogas, al igual que nadie sería procesado por los grandes crímenes de las estafas conderivadas que condujeron prácticamente al colapso sistémico bancario occidental desde 2007 y 2008 hasta ahora.

El colapso sistémico mundial nos lleva al punto donde los aliados tradicionales —y también de conveniencia— se encuentran en una lucha a muerte por cada vez menos recursos tanto económicos, financieros y naturales.

China/Hongshang contra Londres del imperio es simplemente la extensión mortal de esta lucha.

 

Andrei Fursov: El papel de los Rothschild en el Imperio Británico y la alianza con China

 

Fuente:

Daniel Estulin — El Rincón de Estulin 08.08.19.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion