El Papa aprueba nuevos estatutos para encubrir lavado de dinero del Banco del Vaticano

El Vaticano ha estado lavando dinero para la Mafia y la élite Illuminati, incluidos muchos nombres de Hollywood y magnates de Silicon Valley, durante mucho tiempo. El 1o de agosto, el banco del Vaticano anunció que ahora deben someterse a una auditoría externa obligatoria. Y el Papa Francisco aprobó nuevos estatutos para el Instituto para las Obras de Religión, a menudo denominado el banco del Vaticano, que incluyen cambios estructurales y una auditoría externa obligatoria, después de años de críticas sobre la naturaleza secreta e ilegal de las actividades que se desarrollan en muchas de sus cuentas. Los nuevos estatutos aprobados por el jesuita Bergoglio no so más que un nuevo truco de propaganda para ayudar la imagen de su controvertida y podrida institución. Sin embargo, el pontífice enfatizó que los cambios eran para reforzar la misión del banco del Vaticano de administrar activos para “las obras de religión o caridad.” Entre los principales cambios a los estatutos está la inclusión de un auditor externo que, según el documento, puede ser un individuo o una empresa propuesta por el consejo de supervisión del Instituto y nombrada por la Comisión de Cardenales que supervisa el trabajo del instituto. Por lo tanto, nada cambiará, aunque sea superficialmente, de esta institución secreta y poderosa que controla y monitorea al llamado “auditor externo” en todas sus investigaciones.

 

Lavado de dinero en el Banco del Vaticano

En 2015, el brazo de evaluación financiera del Consejo de Europa, Moneyval, estableció la ley para el Banco del Vaticano, diciéndoles a los financieros bastante impíos, a quienes se había acusado de lavado de dinero durante años, que no es suficiente con desaparecer titulares de cuentas sospechosas y activos congelados. En cambio, dijeron que tenían que comenzar a procesar casos penales.

Tres años antes, en 2012, las autoridades italianas hicieron una solicitud oficial al Instituto de Obras Religiosas para investigar tales asuntos, pero por supuesto se negaron a revelar cualquier registro de la cuenta en cuestión en poder del padre Ninni Treppiedi, quien actualmente está suspendido de servir como sacerdote, pero aún bajo el control del Vaticano. Los investigadores querían saber más acerca de las grandes sumas de dinero que se dice que pasaron por su cuenta para establecer si se trataba de operaciones de lavado de dinero dirigidas por el padrino de la mafia, Matteo Messina Denaro, pero fallaron en su misión.

Matteo Messina Denaro es prófugo de la justicia desde junio de 1993. Con cientos de personas y millones de euros gastados para atraparlo, Matteo Messina Denaro es el fugitivo de la mafia más importante y elusivo, el último jefe de la Cosa Nostra todavía en libertad y protegido por el Vaticano.

Los informes sobre esta investigación en particular que lo conectan con el Instituto de Obras Religiosas surgieron en los medios de comunicación italianos y llegaron solo dos semanas después de que el jefe del Banco del Vaticano, Ettore Gotti Tedeschi, fuera despedido en medio de reclamos de corrupción dentro de la Santa Sede que han sido vinculados a la filtración de documentos sensibles que pertenecen al ahora, Papa Emérito, Benedicto XVI.

Entonces, ¿esta nueva reforma del banco del Vaticano resolverá la corrupción? Los estatutos renovados que fueron aprobados por el Papa “ad experimentum” (a modo de prueba) durante dos años aparentemente fueron publicados por la oficina de prensa del Vaticano hace dos días, el 10 de agosto de 2019, como un nuevo truco de propaganda para ayudar la imagen de esta controvertida institución. En un documento firmado por el Papa jesuita el 8 de agosto de 2019, el pontífice enfatizó que los cambios eran para reforzar la misión del banco del Vaticano de administrar activos para “las obras de religión o caridad.”

 

La Compañía de Jesús: Orden jesuita de mentirosos, terroristas e infiltrados

 

Entre los principales cambios a los estatutos está la inclusión de un auditor externo que, según el documento, puede ser un individuo o una empresa propuesta por el consejo de supervisión del Instituto y nombrada por la Comisión de Cardenales que supervisa el trabajo del instituto. Por lo tanto, nada cambiará, aunque sea superficialmente, de esta institución secreta y poderosa que controla y monitorea al llamado “auditor externo” en todas sus investigaciones. Sin embargo, los nuevos estatutos establecen que él “expresará opiniones sobre los estados financieros del instituto en un informe especial” y “examinará todos los libros y documentos contables.” El auditor también puede “solicitar cualquier información útil para las actividades de auditoría.”

Los nuevos estatutos también eliminan la inclusión de auditores internos. Antes de las leyes renovadas, los auditores internos cumplieron un período de tres años que podría renovarse indefinidamente. En cambio, el auditor externo revisará las finanzas del Instituto por un período de tres años que solo puede renovarse una vez. También incluye normas renovadas para la Junta de Superintendencia y la Comisión de Cardenales que supervisan el trabajo del Instituto para las Obras de Religión.

Las nuevas normas también aumentan el número de miembros de la Junta de Superintendencia de cinco a siete miembros. En un artículo publicado en el Vaticano el 10 de agosto, por Andrea Tornielli, el nuevo maestro de spinning del Dicasterio para la Comunicación dijo que el aumento hace que sea más fácil para los miembros de la junta, “cumplir con sus responsabilidades, incluso si están divididos en comités asesores de acuerdo con al tema que se está tratando.”

Tornielli, quien está a cargo de la propaganda del Vaticano, también dijo que la renovación de los estatutos, “representa un paso importante en el proceso de adaptación a los más altos estándares internacionales.”

“Lo que es más importante, significa una fidelidad renovada a la misión original del Instituto para las Obras de Religión”, dijo. “Los estatutos renovados muestran una mayor atención a garantizar las responsabilidades de gestión, control y supervisión.”

En los últimos años, el Vaticano se ha visto obligado a limpiar su imagen, pero todos sabemos que deberían cerrar el Instituto para las Obras de Religión como el difunto Papa Juan Pablo quería hacer. Desafortunadamente, fue asesinado por miembros de alto rango de la curia que eran masones y otros que tuvieron un papel en el lavado de dinero de la mafia a través del infame banco del Vaticano.

 

Historia Revisionista: La teología ocultista del infierno comenzó a gobernar Roma después de 1450

 

Fuente:

Leo Zagami — Pope Approves New Statutes for Vatican Bank to Avoid being Exposed for Money Laundering.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion