Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Actores

Las sanciones estadounidenses son el equivalente moderno de la excomunión papal utilizada en Roma para imponer el control unipolar sobre los reinos seculares

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Al analizar “la posición de Alemania en el Nuevo Orden Mundial unipolar anglosajón”, Michael Hudson vislumbra que a veces es más fácil entender la dinámica actual alejándose de la propia situación inmediata para observar ejemplos históricos del tipo de diplomacia política que se ve dividiendo el mundo actual. El paralelismo más cercano que Hudson ha encontrado es la lucha de la Europa medieval por parte del papado romano contra los reyes alemanes -los emperadores del Sacro Imperio Romano- en el siglo XIII. El Papado en Roma logró imponer el control unipolar sobre los reinos seculares en la Edad Media. En ese momento las élites buscaban instaurar la precedencia papal sobre los reyes, sobre todo los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. Como se sabe, el Imperio no era Santo, ni era alemán (quizás un poco romano), y ni siquiera era un Imperio. Una cláusula de los Dictados Papales daba al Papa la autoridad de excomulgar a quien “no estuviera en paz con la Iglesia Romana”. Hudson advierte que estas exigencias papales son sorprendentemente paralelas a la diplomacia actual de Estados Unidos. En ambos casos, los intereses militares y mundanos requieren una sublimación en forma de espíritu ideológico de cruzada para cimentar el sentido de solidaridad que requiere cualquier sistema de dominación imperial. La lógica es intemporal y universal. La primera deliberación estratégica del papado es el Tercer Concilio Ecuménico del 435: cuando SOLO a ROMA se le atribuyó AUTORIDAD UNIVERSAL. Alejandría y Antioquía se limitaron a la autoridad regional dentro del Imperio Romano. La otra fecha tope es 1054: cuando Roma y Constantinopla se separaron definitivamente; es decir, en Iglesia Católica Romana y en Ortodoxa, lo que explica la animosidad de siglos de “Occidente” contra Rusia, y contra Moscú como la “Tercera Roma”. Así, resulta claro que el antagonismo de Occidente contra Oriente fue incitado por las Cruzadas (1095-1291), al igual que la Guerra Fría actual es una cruzada contra las economías que amenazan el dominio del mundo por parte del Imperio anglo-veneciano-estadounidense.

 

Por Michael Hudson

Alemania se ha convertido en un satélite económico de la Nueva Guerra Fría de Estados Unidos con Rusia, China y el resto de Eurasia. A Alemania y a otros países de la OTAN se les ha dicho que impongan sanciones comerciales y de inversión que durarán más que la actual guerra por poderes en Ucrania. El presidente estadounidense Biden y sus portavoces del Departamento de Estado han explicado que Ucrania no es más que el escenario inicial de una dinámica mucho más amplia que está dividiendo el mundo en dos conjuntos opuestos de alianzas económicas. Esta fractura global promete ser una lucha de diez o veinte años para determinar si la economía mundial será una economía unipolar centrada en Estados Unidos y dolarizada, o un mundo multipolar y multidivisa centrado en el corazón de Eurasia con economías mixtas públicas y privadas.

El presidente Biden ha caracterizado esta división como entre democracias y autocracias. La terminología se basa en el típico doble lenguaje orwelliano. Por “democracias” se refiere a Estados Unidos y a las oligarquías financieras occidentales aliadas. Su objetivo es desplazar la planificación económica de las manos de los gobiernos elegidos a Wall Street y otros centros financieros bajo el control de Estados Unidos. Los diplomáticos estadounidenses utilizan el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para exigir la privatización de las infraestructuras del mundo y la dependencia de la tecnología, el petróleo y las exportaciones de alimentos de Estados Unidos.

Por “autocracia”, Biden entiende los países que se resisten a esta financiarización y privatización. En la práctica, la retórica estadounidense significa promover su propio crecimiento económico y nivel de vida, manteniendo las finanzas y la banca como servicios públicos. Lo que básicamente está en cuestión es si las economías serán planificadas por los centros bancarios para crear riqueza financiera -privatizando las infraestructuras básicas, los servicios públicos y los servicios sociales como la sanidad en monopolios- o si se elevará el nivel de vida y la prosperidad manteniendo la banca y la creación de dinero, la sanidad pública, la educación, el transporte y las comunicaciones en manos públicas.

El país que sufre los mayores “daños colaterales” en esta fractura global es Alemania. Como economía industrial más avanzada de Europa, el acero, los productos químicos, la maquinaria, los automóviles y otros bienes de consumo alemanes son los más dependientes de las importaciones de gas, petróleo y metales rusos, desde el aluminio hasta el titanio y el paladio. Sin embargo, a pesar de los dos gasoductos Nord Stream construidos para suministrar a Alemania energía a bajo precio, se le ha dicho que se aísle del gas ruso y se desindustrialice. Esto significa el fin de su preeminencia económica. La clave del crecimiento del PIB en Alemania, como en otros países, es el consumo de energía por trabajador.

Estas sanciones antirrusas hacen que la Nueva Guerra Fría de hoy sea intrínsecamente antialemana. El Secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, ha dicho que Alemania debería sustituir el gas de gasoducto ruso, de bajo precio, por el gas natural licuado estadounidense, de alto precio. Para importar este gas, Alemania tendrá que gastar rápidamente más de 5.000 millones de dólares para construir una capacidad portuaria que permita manejar los buques de GNL. El efecto será que la industria alemana dejará de ser competitiva. Las quiebras se extenderán, el empleo disminuirá y los líderes alemanes pro-OTAN impondrán una depresión crónica y la caída del nivel de vida.

La mayor parte de la teoría política asume que las naciones actuarán en su propio interés. De lo contrario, son países satélites, que no controlan su propio destino. Alemania está subordinando su industria y su nivel de vida a los dictados de la diplomacia estadounidense y al interés propio del sector del petróleo y el gas de Estados Unidos. Lo hace voluntariamente, no por la fuerza militar sino por la creencia ideológica de que la economía mundial debe ser dirigida por los planificadores estadounidenses de la Guerra Fría.

A veces es más fácil entender la dinámica actual alejándose de la propia situación inmediata para observar ejemplos históricos del tipo de diplomacia política que se ve dividiendo el mundo actual. El paralelismo más cercano que puedo encontrar es la lucha de la Europa medieval por parte del papado romano contra los reyes alemanes -los emperadores del Sacro Imperio Romano- en el siglo XIII. Ese conflicto dividió a Europa en líneas muy parecidas a las de hoy. Una serie de papas excomulgó a Federico II y a otros reyes alemanes y movilizó a sus aliados para luchar contra Alemania y su control del sur de Italia y Sicilia.

 

Los primeros usureros en la historia moderna temprana fueron los banqueros papales, no los judíos ni los protestantes

 

El antagonismo de Occidente contra Oriente fue incitado por las Cruzadas (1095-1291), al igual que la Guerra Fría actual es una cruzada contra las economías que amenazan el dominio del mundo por parte de Estados Unidos. La guerra medieval contra Alemania era sobre quién debía controlar la Europa cristiana: el papado, con los papas convertidos en emperadores mundanos, o los gobernantes seculares de los reinos individuales reclamando el poder de legitimarlos moralmente y aceptarlos.

El análogo de la Europa medieval a la Nueva Guerra Fría de Estados Unidos contra China y Rusia fue el Gran Cisma de 1054. Exigiendo un control unipolar sobre la cristiandad, León IX excomulgó a la Iglesia Ortodoxa centrada en Constantinopla y a toda la población cristiana que pertenecía a ella. Un solo obispado, el de Roma, se separó de todo el mundo cristiano de la época, incluidos los antiguos Patriarcados de Alejandría, Antioquía, Constantinopla y Jerusalén.

Esta ruptura creó un problema político para la diplomacia romana: Cómo mantener bajo su control a todos los reinos de Europa Occidental y reclamar de ellos el derecho a una subvención económica. Ese objetivo requería subordinar a los reyes seculares a la autoridad religiosa papal. En 1074, Gregorio VII, Hildebrando, anunció 27 dictados papales que esbozaban la estrategia administrativa de Roma para afianzar su poder sobre Europa.

Estas exigencias papales son sorprendentemente paralelas a la diplomacia actual de Estados Unidos. En ambos casos, los intereses militares y mundanos requieren una sublimación en forma de espíritu ideológico de cruzada para cimentar el sentido de solidaridad que requiere cualquier sistema de dominación imperial. La lógica es intemporal y universal.

Los dictados papales fueron radicales en dos aspectos principales. En primer lugar, elevaron al obispo de Roma por encima de todos los demás obispados, creando el papado moderno. La cláusula 3 establecía que sólo el Papa tenía el poder de investidura para nombrar obispos o deponerlos o restituirlos. Reforzando esto, la cláusula 25 otorgaba el derecho de nombrar (o deponer) a los obispos al Papa, no a los gobernantes locales. Y la cláusula 12 otorgaba al Papa el derecho a deponer a los emperadores, siguiendo la cláusula 9, que obligaba a “todos los príncipes a besar los pies sólo del Papa” para ser considerados gobernantes legítimos.

Del mismo modo, hoy en día, los diplomáticos estadounidenses se arrogan el derecho de nombrar a quien debe ser reconocido como jefe de Estado de una nación. En 1953 derrocaron al líder electo de Irán y lo sustituyeron por la dictadura militar del Sha. Ese principio da a los diplomáticos estadounidenses el derecho a patrocinar “revoluciones de color” para el cambio de régimen, como su patrocinio de las dictaduras militares latinoamericanas que crean oligarquías clientes para servir a los intereses corporativos y financieros de Estados Unidos. El golpe de Estado de 2014 en Ucrania es sólo el último ejercicio de este derecho de Estados Unidos a nombrar y deponer líderes.

Más recientemente, los diplomáticos estadounidenses han nombrado a Juan Guaidó como jefe de Estado de Venezuela en lugar de su presidente electo, y le han entregado las reservas de oro de ese país. El presidente Biden ha insistido en que Rusia debe destituir a Putin y poner en su lugar a un líder más pro estadounidense. Este “derecho” a seleccionar a los jefes de Estado ha sido una constante en la política de Estados Unidos a lo largo de su larga historia de intromisión política en los asuntos políticos europeos desde la Segunda Guerra Mundial.

La segunda característica radical de los Dictados Papales fue su exclusión de toda ideología y política que divergiera de la autoridad papal. La cláusula 2 establecía que sólo el Papa podía ser llamado “Universal”. Cualquier desacuerdo era, por definición, herético. La cláusula 17 establecía que ningún capítulo o libro podía ser considerado canónico sin la autoridad papal.

Una exigencia similar a la que hace la ideología actual de los “mercados libres” financiarizados y privatizados, es decir, la desregulación del poder gubernamental para moldear las economías en intereses distintos a los de las élites financieras y corporativas centradas en Estados Unidos.

La exigencia de universalidad en la Nueva Guerra Fría de hoy en día se envuelve en el lenguaje de la “democracia”. Pero la definición de democracia en la Nueva Guerra Fría de hoy es simplemente “pro-estadounidense”, y específicamente la privatización neoliberal como la nueva religión económica patrocinada por Estados Unidos. Esta ética se considera “ciencia”, como en el casi Premio Nobel de Ciencias Económicas. Ese es el eufemismo moderno para la economía neoliberal de la Escuela de Chicago, los programas de austeridad del FMI y el favoritismo fiscal para los ricos.

Los dictados papales definieron una estrategia para asegurar el control unipolar sobre los reinos seculares. Afirmaban la precedencia papal sobre los reyes del mundo, sobre todo sobre los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. La cláusula 26 otorgaba a los papas autoridad para excomulgar a quien “no estuviera en paz con la Iglesia romana”. Ese principio implicaba la cláusula final 27, que permitía al papa “absolver a los súbditos de su fidelidad a los hombres malvados”. Esto alentó la versión medieval de las “revoluciones de colores” para lograr un cambio de régimen.

Lo que unía a los países en esta solidaridad era el antagonismo hacia las sociedades no sometidas al control papal centralizado: los infieles musulmanes que tenían Jerusalén, y también los cátaros franceses y cualquier otro considerado hereje. Sobre todo, había hostilidad hacia las regiones lo suficientemente fuertes como para resistirse a las exigencias papales de tributos financieros.

La contrapartida actual de ese poder ideológico para excomulgar a los herejes que se resisten a las exigencias de obediencia y tributo sería la Organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial y el FMI dictando prácticas económicas y estableciendo “condicionalidades” para que todos los gobiernos miembros las sigan, so pena de sanciones por parte de Estados Unidos, la versión moderna de la excomunión de los países que no aceptan la soberanía de Estados Unidos. La cláusula 19 de los Dictados establecía que el Papa no podía ser juzgado por nadie, al igual que hoy, Estados Unidos se niega a someter sus acciones a las sentencias del Tribunal Mundial. Del mismo modo, hoy en día, se espera que los dictados de Estados Unidos a través de la OTAN y otras armas (como el FMI y el Banco Mundial) sean seguidos por los satélites de Estados Unidos sin cuestionarlos. Como dijo Margaret Thatcher de su privatización neoliberal que destruyó el sector público de Gran Bretaña, No hay alternativa (TINA).

Mi punto es enfatizar la analogía con las sanciones actuales de Estados Unidos contra todos los países que no siguen sus propias demandas diplomáticas. Las sanciones comerciales son una forma de excomunión. Invierten el principio del Tratado de Westfalia de 1648 que hacía a cada país y a sus gobernantes independientes de la intromisión extranjera. El presidente Biden caracteriza la injerencia de Estados Unidos como garantía de su nueva antítesis entre “democracia” y “autocracia”. Por democracia entiende una oligarquía clientelar bajo el control de Estados Unidos, que crea riqueza financiera reduciendo el nivel de vida del trabajo, en contraposición a las economías mixtas públicas/privadas que pretenden promover el nivel de vida y la solidaridad social.

Como he mencionado, al excomulgar a la Iglesia Ortodoxa centrada en Constantinopla y a su población cristiana, el Gran Cisma creó la fatídica línea divisoria religiosa que ha dividido a “Occidente” de Oriente durante el último milenio. Esa división fue tan importante que Vladimir Putin la citó como parte de su discurso del 30 de septiembre de 2022 en el que describió la ruptura actual con las economías occidentales centradas en Estados Unidos y la OTAN.

En los siglos XII y XIII, los conquistadores normandos de Inglaterra, Francia y otros países, junto con los reyes alemanes, protestaron repetidamente, fueron excomulgados en repetidas ocasiones, pero finalmente sucumbieron a las exigencias papales. Hubo que esperar hasta el siglo XVI para que Martín Lutero, Zwinglio y Enrique VIII crearan finalmente una alternativa protestante a Roma, convirtiendo el cristianismo occidental en multipolar.

¿Por qué ha tardado tanto? La respuesta es que las Cruzadas proporcionaron una gravedad ideológica organizadora. Fue la analogía medieval de la Nueva Guerra Fría actual entre Oriente y Occidente. Las Cruzadas crearon un foco espiritual de “reforma moral” movilizando el odio contra “el otro”: el Oriente musulmán y, cada vez más, los judíos y los disidentes cristianos europeos del control romano. Esa fue la analogía medieval de las doctrinas neoliberales de “libre mercado” de hoy en día de la oligarquía financiera de Estados Unidos y su hostilidad hacia China, Rusia y otras naciones que no siguen esa ideología. En la Nueva Guerra Fría de hoy, la ideología neoliberal de Occidente moviliza el miedo y el odio hacia “el otro”, demonizando a las naciones que siguen un camino independiente como “regímenes autocráticos”. Se fomenta el racismo descarado hacia pueblos enteros, como se pone de manifiesto en la rusofobia y la cultura de cancelación que actualmente recorre Occidente.

Al igual que la transición multipolar de la cristiandad occidental requirió la alternativa protestante del siglo XVI, la ruptura del corazón de Eurasia con el Occidente centrado en los bancos de la OTAN debe consolidarse mediante una ideología alternativa sobre cómo organizar las economías mixtas públicas/privadas y su infraestructura financiera.

Las iglesias medievales de Occidente fueron despojadas de sus limosnas y dotaciones para contribuir con el Óbolo de Pedro y otros subsidios al papado para las guerras que libraba contra los gobernantes que se resistían a las exigencias papales. Inglaterra desempeñó el papel de víctima principal que hoy desempeña Alemania. Los enormes impuestos ingleses recaudados aparentemente para financiar las Cruzadas fueron desviados para luchar contra Federico II, Conrado y Manfred en Sicilia. Ese desvío fue financiado por banqueros papales del norte de Italia (lombardos y cahorsinos), y se convirtió en deudas reales transmitidas a toda la economía. Los barones de Inglaterra emprendieron una guerra civil contra Enrique II en la década de 1260, poniendo fin a su complicidad en el sacrificio de la economía a las exigencias papales.

Lo que acabó con el poder del papado sobre otros países fue el fin de su guerra contra Oriente. Cuando los cruzados perdieron Acre, la capital de Jerusalén en 1291, el papado perdió su control sobre la cristiandad. Ya no había “maldad” que combatir, y el “bien” había perdido su centro de gravedad y coherencia. En 1307, el francés Felipe IV (“el Hermoso”) se apoderó de las riquezas de la gran orden bancaria militar de la Iglesia, la de los templarios del Templo de París. Otros gobernantes también nacionalizaron a los templarios, y los sistemas monetarios quedaron fuera de las manos de la Iglesia. Sin un enemigo común definido y movilizado por Roma, el papado perdió su poder ideológico unipolar sobre Europa Occidental.

El equivalente moderno al rechazo de los templarios y las finanzas papales sería que los países se retiraran de la Nueva Guerra Fría de Estados Unidos. Rechazarían el estándar del dólar y el sistema bancario y financiero de Estados Unidos. Eso está sucediendo a medida que más y más países ven a Rusia y China no como adversarios sino como presentando grandes oportunidades de ventaja económica mutua.

 

La promesa rota de beneficio mutuo entre Alemania y Rusia

La disolución de la Unión Soviética en 1991 prometió el fin de la Guerra Fría. El Pacto de Varsovia se disolvió, Alemania se reunificó y los diplomáticos estadounidenses prometieron el fin de la OTAN, porque ya no existía una amenaza militar soviética. Los dirigentes rusos se entregaron a la esperanza de que, como expresó el presidente Putin, se crearía una nueva economía paneuropea desde Lisboa hasta Vladivostok. Se esperaba que Alemania, en particular, tomara la iniciativa de invertir en Rusia y reestructurar su industria de acuerdo con líneas más eficientes. Rusia pagaría esta transferencia de tecnología suministrando gas y petróleo, junto con níquel, aluminio, titanio y paladio.

No se preveía que la OTAN se ampliara para amenazar con una Nueva Guerra Fría, y mucho menos que respaldara a Ucrania, reconocida como la cleptocracia más corrupta de Europa, para que fuera dirigida por partidos extremistas que se identificaran con insignias nazis alemanas.

Cómo se explica que el potencial aparentemente lógico de beneficio mutuo entre Europa Occidental y las antiguas economías soviéticas se haya convertido en un patrocinio de cleptocracias oligárquicas. La destrucción del gasoducto Nord Stream resume la dinámica en pocas palabras. Durante casi una década, una demanda constante de Estados Unidos ha sido que Alemania rechace su dependencia de la energía rusa. A estas exigencias se opusieron Gerhardt Schroeder, Angela Merkel y los líderes empresariales alemanes. Señalaban la evidente lógica económica del comercio mutuo de manufacturas alemanas por materias primas rusas.

El problema de Estados Unidos era cómo impedir que Alemania aprobara el gasoducto Nord Stream 2. Victoria Nuland, el presidente Biden y otros diplomáticos estadounidenses demostraron que la manera de hacerlo era incitar al odio hacia Rusia. La Nueva Guerra Fría se enmarcó como una nueva Cruzada. Así fue como George W. Bush describió el ataque de Estados Unidos a Irak para apoderarse de sus pozos de petróleo. El golpe de Estado patrocinado por Estados Unidos en 2014 creó un régimen ucraniano títere que ha pasado ocho años bombardeando las provincias orientales de habla rusa. La OTAN incitó así a una respuesta militar rusa. La incitación tuvo éxito, y la deseada respuesta rusa fue debidamente calificada como una atrocidad no provocada. Los medios de comunicación patrocinados por la OTAN describieron su protección de los civiles como algo tan ofensivo como para merecer las sanciones comerciales y de inversión que se han impuesto desde febrero. Eso es lo que significa una Cruzada.

El resultado es que el mundo se está dividiendo en dos campos: la OTAN centrada en Estados Unidos y la emergente coalición euroasiática. Uno de los subproductos de esta dinámica ha sido dejar a Alemania sin poder seguir la política económica de relaciones comerciales y de inversión mutuamente ventajosas con Rusia (y quizás también con China). El canciller alemán, Olaf Sholz, irá a China esta semana para exigirle que desmantele su sector público y deje de subvencionar su economía, o de lo contrario Alemania y Europa impondrán sanciones al comercio con China. No hay manera de que China pueda cumplir con esta ridícula exigencia, como tampoco Estados Unidos o cualquier otra economía industrial dejaría de subvencionar su propio sector de chips informáticos y otros sectores clave[1] El Consejo Alemán de Relaciones Exteriores es un brazo “libertario” neoliberal de la OTAN que exige la desindustrialización alemana y la dependencia de Estados Unidos para su comercio, excluyendo a China, Rusia y sus aliados. Esto promete ser el último clavo en el ataúd económico de Alemania.

Otro subproducto de la Nueva Guerra Fría de Estados Unidos ha sido acabar con cualquier plan internacional para frenar el calentamiento global. Una piedra angular de la diplomacia económica de Estados Unidos es que sus compañías petroleras y las de sus aliados de la OTAN controlen el suministro mundial de petróleo y gas, es decir, que reduzcan la dependencia de los combustibles basados en el carbono. De eso se trata la guerra de la OTAN en Irak, Libia, Siria, Afganistán y Ucrania. No es algo tan abstracto como “Democracias vs. Autocracias”. Se trata de la capacidad de Estados Unidos para perjudicar a otros países interrumpiendo su acceso a la energía y a otras necesidades básicas.

Sin la narrativa de la Nueva Guerra Fría “el bien contra el mal”, las sanciones estadounidenses perderán su razón de ser en este ataque de Estados Unidos a la protección del medio ambiente, y al comercio mutuo entre Europa Occidental y Rusia y China. Ese es el contexto de la lucha de hoy en Ucrania, que no será más que el primer paso en la lucha prevista de 20 años por parte de Estados Unidos para evitar que el mundo se vuelva multipolar. Este proceso, encerrará a Alemania y a Europa en la dependencia de los suministros estadounidenses de GNL.

El truco es intentar convencer a Alemania de que depende de Estados Unidos para su seguridad militar. De lo que realmente necesita protegerse Alemania es de la guerra de Estados Unidos contra China y Rusia que está marginando y “ucranizando” a Europa.

Los gobiernos occidentales no han pedido un final negociado de esta guerra, porque no se ha declarado ninguna guerra en Ucrania. Estados Unidos no declara la guerra en ningún sitio, porque eso requeriría una declaración del Congreso según la Constitución estadounidense. Así que los ejércitos de Estados Unidos y de la OTAN bombardean, organizan revoluciones de colores, se inmiscuyen en la política interna (dejando obsoletos los acuerdos de Westfalia de 1648) e imponen las sanciones que están destrozando a Alemania y a sus vecinos europeos.

¿Cómo pueden las negociaciones “acabar” con una guerra que no tiene declaración de guerra y que es una estrategia a largo plazo de dominación mundial unipolar total?

La respuesta es que no puede haber un final hasta que se sustituya una alternativa al actual conjunto de instituciones internacionales centradas en Estados Unidos. Eso requiere la creación de nuevas instituciones que reflejen una alternativa a la visión neoliberal centrada en los bancos de que las economías deben ser privatizadas con una planificación central por parte de los centros financieros. Rosa Luxemburg caracterizó la elección entre el socialismo y la barbarie. He esbozado la dinámica política de una alternativa en mi reciente libro, El destino de la civilización.

 

Notas a pie de página

1. Véase Guntram Wolff, “Sholz debería enviar un mensaje explícito en su visita a Pekín”, Financial Times, 31 de octubre de 2022. Wolff es director y CE del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores.

 

Historia Revisionista: La teología ocultista del infierno comenzó a gobernar Roma después de 1450

 

Fuente:

Michael Hudson, en The Saker: Germany’s position in America’s New World Order.

Te puede interesar

Contenidos

En el mundo entero se ven cada vez más medios de difusión, pero no hay pluralismo ‎entre ellos. Todos utilizan las mismas fuentes, o...

Ciencia y Tecnología

Rusia sigue considerando que las explicaciones de Washington al respecto no son convincentes, ‎aunque Francia y Reino Unido sí se dieron por satisfechos. Rusia...

Contenidos

Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino se tomará,...

Ciencia y Tecnología

Estados Unidos financió actividades de laboratorio de ántrax en un laboratorio biológico ucraniano en 2018, según registros de la Agencia de Reducción de Amenazas...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY