Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

‘Las políticas de carbono cero condenan a la mitad del mundo a la inanición’, según científicos eméritos de Princeton y el MIT

En un amplio documento titulado “Desafiar el carbono cero con ciencia” (Challenging ‘Net Zero’ with Science”), los profesores eméritos William Happer y Richard Lindzen, de Princeton y el MIT respectivamente, junto con el geólogo Gregory Wrightstone, afirman que las políticas de carbono cero -el movimiento mundial para eliminar los combustibles fósiles y sus emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero- es “científicamente inválido y una amenaza para la vida de miles de millones de personas”. Sin embargo, la Subsecretaria de Comunicación Global de las Naciones Unidas asegura “ser dueña de la ciencia en torno al cambio climático” dizque antropomórfico, de ahí que sólo los resultados de la ONU aparezcan en los primeros resultados de búsqueda.

 

Por Chris Morrison

Miles de millones de personas en todo el mundo se enfrentan a la inanición si las políticas de carbono cero prohíben la producción de fertilizantes nitrogenados derivados de combustibles fósiles. Esta es la dura advertencia de dos importantes científicos estadounidenses que afirman que eliminar los fertilizantes nitrogenados y los pesticidas derivados de los combustibles fósiles “provocará que aproximadamente la mitad de la población mundial no tenga suficientes alimentos para comer”. Añaden que la eliminación de los fertilizantes cero neto ó carbono cero provocará “hambruna en todo el mundo”.

En un amplio documento titulado Challenging ‘Net Zero’ with Science, los profesores eméritos William Happer y Richard Lindzen, de Princeton y el MIT respectivamente, junto con el geólogo Gregory Wrightstone, afirman que las políticas de carbono cero -el movimiento mundial para eliminar los combustibles fósiles y sus emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero- es “científicamente inválido y una amenaza para la vida de miles de millones de personas”.

La batalla sobre los fertilizantes nitrogenados está siendo muy reñida por los activistas verdes, que abogan por reducir masivamente su uso y obligar a utilizar métodos más orgánicos. Esto puede llegar al fanatismo, como demuestra George Monbiot, de The Guardian, quien aboga por acabar con la dependencia de la agricultura. En el mundo académico también se está preparando el terreno para reducir las opciones y los alimentos. Recientemente, tres académicos ladradores de la Universidad de Leeds sugirieron que el racionamiento de la Segunda Guerra Mundial podría ser una forma eficaz de reducir las emisiones de carbono. La actriz Joanna Lumley también se remontó a los días del spam y a cuando los estafadores controlaban parte de la cadena de suministro, sugiriendo la vuelta a un sistema de distribución por puntos y a una forma de racionamiento en tiempos de guerra.

De vuelta al Planeta Realidad, los autores publican el siguiente gráfico que muestra un “notable” aumento del rendimiento de los cultivos tras el uso generalizado de fertilizantes nitrogenados a partir de 1950.

 

imagen

 

Los autores afirman que cualquier medida gubernamental presente o futura que omita el análisis de las desastrosas consecuencias de la reducción de los combustibles fósiles y del CO2 a Cero Neto para las personas con rentas bajas, para la población mundial, para las generaciones futuras y para Estados Unidos, “es ciencia fatalmente defectuosa y una política gubernamental atroz”.

Happer y Lindzen afirman que son físicos de carrera especializados en física de la radiación y transferencia dinámica de calor desde hace décadas. Se dice que estos temas forman parte integral de la ciencia del clima atmosférico. En su opinión, todas las normativas Net Zero son científicamente inválidas. En resumen, afirman que la ciencia se basa en datos inventados que omiten cifras que contradicen sus conclusiones, por ejemplo, sobre el clima extremo. Además, los modelos climáticos “no funcionan”, mientras que las conclusiones del IPCC son “opiniones gubernamentales, no ciencia”. Además, se omiten los “extraordinarios” beneficios sociales del CO2 y los combustibles fósiles, y se ignora cualquier dato científico que demuestre que no existe un riesgo catastrófico de calentamiento global.

Se ofrecen numerosos ejemplos. Los autores citan al profesor Steven Koonin, ex subsecretario de Ciencia del presidente Obama, quien señala en su reciente libroUnsettled que “las observaciones que se remontan a más de un siglo indican que la mayoría de los tipos de fenómenos meteorológicos extremos no muestran ningún cambio significativo”. Se dice que Koonin muestra “múltiples ejemplos atroces” tanto de la fabricación de datos como de la omisión de datos contradictorios sobre el clima extremo en el Cuarto Informe Especial sobre la Ciencia del Clima (CSSR) del Gobierno de EE.UU. de 2017. El informe afirma que se produjeron cambios notables en las temperaturas extremas en todo Estados Unidos. El número de récords de altas temperaturas establecidos en las últimas dos décadas “supera con creces” el número de récords de bajas temperaturas, afirma.

 

imagen

El CSSR presentó el gráfico anterior con un título alarmista. Se dice que el gráfico es un ejemplo de libro de texto de fabricación de datos. No proporciona datos, sino una proporción inusual de máximos y mínimos históricos.

 

John Christy es profesor de ciencias atmosféricas y climatólogo del estado de Alabama. Él elaboró el siguiente gráfico que muestra el porcentaje de estaciones meteorológicas de EE.UU. que superaron los 100°F en casi 1.000 estaciones de todo el país.

 

imagen

 

Koonin resume las pruebas sobre las temperaturas extremas señalando: “El número anual de récords de altas temperaturas no muestra ninguna tendencia significativa en el último siglo, ni en los últimos 40 años”. Happer y Lindzen observan una tendencia a la baja de las altas temperaturas durante casi 100 años, mientras que las emisiones de CO2 han aumentado, y “sugieren respetuosamente” que todos los organismos que analizan las olas de calor y las altas temperaturas “tienen la obligación científica de aplicar el método científico a los hechos contradictorios y evitar fabricar hechos”.

Koonin señala que el gráfico del CSSR, con su alarmante encabezamiento, es un “ejemplo de libro de texto de fabricación de datos”. El gráfico CSSR no proporciona datos de temperatura, sino la “inusual proporción” de máximos y mínimos históricos. Es “escandalosamente engañoso”, afirma. Estas cosas importan, concluye Koonin. Es probable que la falsa idea de que las altas temperaturas en Estados Unidos son más frecuentes “contamine” los informes posteriores. También debería importar a quienes proclaman la “autoridad intachable de los informes de evaluación”, incluidos los medios de comunicación, que dan voz a conclusiones tan engañosas.

Los autores se muestran claramente poco impresionados por el trabajo del IPCC de las Naciones Unidas. Señalan que el proceso de elaboración de los informes se rige por dos normas: todos los Resúmenes para Responsables de Políticas (SPM) son aprobados línea por línea por los gobiernos miembros, y estos SPM anulan cualquier conclusión incoherente que los científicos escriban para los informes del IPCC.

A finales del año pasado, Melissa Fleming, Subsecretaria de Comunicación Global de las Naciones Unidas, declaró en un seminario sobre “desinformación” del Foro Económico Mundial que “somos los dueños de la ciencia en torno al cambio climático. Creemos que el mundo debe conocerla, continuó, por lo que nos asociamos con Google para garantizar que sólo los resultados de la ONU aparezcan en los primeros resultados de búsqueda”. Happer y Lindzen citan al fallecido premio Nobel de Física Richard Feynman, quien dijo: “Ningún gobierno tiene derecho a decidir sobre la verdad de los principios científicos”. Y añaden: “La legitimidad del contenido científico viene determinada por el método científico”. Ninguno de los SPM, modelos, escenarios y otras conclusiones del IPCC que afirman que el peligroso calentamiento climático está causado por el CO2, las emisiones de gases de efecto invernadero y los combustibles fósiles es ciencia válida; son meras opiniones de los gobiernos del IPCC”.

 

¿Qué determina un ‘límite del crecimiento’? y ¿dónde se origina este concepto que aún define las políticas verdes y despoblacionistas?

 

Fuente:

Chris Morrison, en Daily Sceptic: Half the World Faces Starvation Under Net Zero Policies, Say Two Top Climate Scientists. 3 de marzo de 2021.

Ciencia y Tecnología

Por Leonid Savin Es bien sabido que en Occidente, hace muchas décadas, triunfaron en la publicidad, sobre todo en la publicidad política. Si es...

Contenidos

Por Mente Alternativa La discreta reunión anual de los lugartenientes del orden unipolar ultraglobalista occidental se llevará a cabo del 30 de mayo al...

Contenidos

Por Mente Alternativa La ONG Global Energy Monitor, financiada por los Rockefeller y otras entidades ultraglobalistas, acaba de publicar una encuesta anual en la...

Ciencia y Tecnología

En un artículo publicado por Unlimited Hangour, los periodistas de investigación Mark Goodwin y Whitney Webb explican cómo América Latina está siendo silenciosamente forzada...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram