Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Las nuevas leyes canadienses sobre eutanasia son reminiscentes de la época nazi, según experto

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Tim Stainton, director del Instituto Canadiense para la Inclusión y la Ciudadanía de la Universidad de la Columbia Británica, afirma que las leyes de eutanasia del país, singularmente permisivas, son “probablemente la mayor amenaza existencial para los discapacitados desde el programa de los nazis en Alemania en la década de 1930”, y además ponen en relieve “el pacto inquebrantable del Primer Ministro Justin Trudeau con el universalismo liberal”, como advierte Gus Alexiou en un artículo publicado por Forbes. Sin embargo, no es una casualidad que Canadá, brazo de la Commonwealth y de la red de espionaje británica de los Cinco Ojos, tenga la ley de eutanasia “posiblemente más permisiva del mundo” ni que se disponga a ampliar el acceso a la eutanasia el próximo año, tal y como promueve la agenda maltusiana despoblacionista dictada desde Londres bajo la bandera falsa del neoliberalismo globalista. Después de todo, el primer ministro canadiense Justin Trudeau en realidad no es un jefe de Estado, sino un miembro del Consejo Privado de la Corona británica que en 2015 juró su cargo de Premier Ministro de Canadá como ‘fiel servidor de Su Majestad la Reina Isabel II’. Es en ese contexto que deben interpretarse las acciones que el gobierno de Trudeau implementa.

 

Las nuevas leyes canadienses sobre eutanasia son reminiscentes de la época nazi, según experto

Adolf Hitler saluda al nuncio de Múnich, el arzobispo Alberto Vassallo di Torregrossa, Múnich, 1933. La ocasión fue probablemente la ceremonia de colocación de la primera piedra de la Haus der Kunst (Sala de Exposiciones de Arte) en Múnich, el 15 de octubre de 1933. El Vaticano protestó posteriormente por el uso de la fotografía por parte del Partido Nazi para la propaganda electoral. La Iglesia Católica Romana firmó un Concordato con el gobierno nazi. Esto convirtió al Vaticano en el primer estado en hacerlo.

 

Por Gus Alexiou

Las leyes de eutanasia extremadamente liberales de Canadá, que el año que viene se ampliarán para incluir a las personas con problemas de salud mental y potencialmente a los menores, han sido criticadas por un destacado académico en este campo por ser una reminiscencia de la forma en que los nazis trataban a las personas con discapacidades.

En un artículo publicado por Associated Press la semana pasada, Tim Stainton, director del Instituto Canadiense para la Inclusión y la Ciudadanía de la Universidad de la Columbia Británica, afirmó que las leyes de eutanasia del país, singularmente permisivas, eran “probablemente la mayor amenaza existencial para los discapacitados desde el programa de los nazis en Alemania en la década de 1930”.

El artículo de AP detallaba además la historia de Alan Nichols, de 61 años, que tenía un historial de pérdida de audición y depresión y, según el hermano de Nichols, fue “condenado a muerte” ilegalmente por el Estado canadiense en 2019.

Aunque la familia de Nichols alegó una lamentable falta de supervisión y una grave negligencia por parte de los profesionales médicos que lo trataron, la Policía Montada de Canadá, junto con el Ministerio de Sanidad de la Columbia Británica, se negó a presentar cargos penales.

Sin embargo, el episodio, unido a la próxima ampliación de las leyes que regulan la eutanasia en Canadá en 2023, plantea serias dudas.

¿Podría ser que un país conocido por su “universalismo liberal” y su fundamentalismo libertario haya pervertido grotescamente el principio de accesibilidad cuando se trata de la muerte médicamente asistida?

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

La accesibilidad es, en la mayoría de los casos, ese precioso ethos y la savia que permite a las personas con discapacidades prosperar como miembros funcionales de la sociedad.

Sin embargo, dentro de este ámbito, la accesibilidad sin restricciones podría resultar una de las fuerzas más malignas con las que ha tenido que lidiar la comunidad de discapacitados desde los “asesinatos por piedad” del Tercer Reich hace casi nueve décadas.

 

Un problema mundial

La eutanasia, en la que los médicos utilizan dosis letales de fármacos para poner fin a la vida de pacientes con enfermedades terminales y crónicas, es legal en Bélgica, Canadá, Colombia, Luxemburgo, Países Bajos, Nueva Zelanda y España y en algunas partes de Australia.

Además, varios estados de EE.UU., como California, Colorado y Nueva Jersey, permiten un formato en el que un médico puede recetar barbitúricos que luego son autoadministrados por el paciente.

Las leyes de eutanasia de Canadá entraron en vigor en 2016 y provocaron unas 10.000 muertes el año pasado.

Los defensores de esta práctica en Canadá afirman que existen sólidos controles y equilibrios, y el ministro de Sanidad, Jean-Yves Duclos, dijo que la ley nacional de eutanasia “reconoce los derechos de todas las personas… así como el valor inherente e igual de cada vida.”

Sin embargo, existen varias tendencias y protocolos que diferencian a Canadá de otros territorios en los que la eutanasia es legal y que han llevado a los opositores a expresar su preocupación por el hecho de que el establishment médico del país esté tambaleándose en un precipicio.

A diferencia de Bélgica y los Países Bajos, no existen comisiones mensuales para revisar los casos problemáticos, mientras que en Canadá, el procedimiento en sí puede ser realizado por una enfermera en lugar de estar restringido a los médicos.

Quizá lo más preocupante de todo, y donde la cuestión se ha politizado más y se ha confundido con el fundamentalismo liberal, es la forma en que los médicos que atienden a los pacientes proponen proactivamente la eutanasia como “opción de tratamiento”.

Mientras que en otros países en los que es legal, la eutanasia parece estar más apartada de todas las demás soluciones médicas y se considera algo totalmente independiente, en Canadá parece estar más deliberadamente insertada en el diálogo rutinario entre los médicos y sus pacientes.

En el caso de los pacientes que reúnen los requisitos, que no tienen por qué tener una enfermedad terminal, sino simplemente una discapacidad que limita su vida, no es tanto que los médicos les animen a elegir la eutanasia, sino que la proponen como una opción de igual importancia entre otras opciones de tratamiento y cuidados paliativos, en algunas situaciones sin que el propio paciente plantee el tema.

 

Vivir con dignidad

La Dra. Ramona Coelho, médico de familia canadiense, declaró a Associated Press: “Toda la premisa de la legislación se basa en un enfoque discriminatorio hacia las personas con discapacidad”.

Y continúa: “La mayoría de los canadienses piensan que se trata de un servicio de compasión ofrecido a personas que ya no tienen nada que ofrecer y a las que se les ofrece la muerte como salida. Cuando, en realidad, el sistema se está aplicando con tanta liberalidad y facilidad en un periodo de tiempo tan corto que están muriendo personas que se habrían recuperado con mayores cuidados y recursos para vivir.”

Es una opinión de la que se hizo eco Marie-Claude Landry, jefa de la comisión de derechos humanos del país, quien afirmó que la eutanasia “no puede ser una opción para que Canadá cumpla con sus obligaciones en materia de derechos humanos”.

Refiriéndose a la idea de que, cuando los médicos presentan a los pacientes las opciones de tratamiento, es probable que vean su vida futura con discapacidad a través de la lente de la privación económica, Landry dijo: “En una época en la que reconocemos el derecho a morir con dignidad, debemos hacer más para garantizar el derecho a vivir con dignidad”.

El año pasado, tres expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas condenaron la legislación canadiense por tener un “impacto discriminatorio” en las personas discapacitadas y ser contraria a las normas internacionales de derechos humanos.

Mientras tanto, durante una reciente visita al país, el Papa Francisco atacó la cultura del utilitarismo de Canadá en lo que respecta a su política de eutanasia, deplorando el hecho de que “a los pacientes que, en lugar de afecto, se les administra la muerte”. [Lo cual no es más que una contradicción hipócrita si tomamos en cuenta que el Vaticano jesuita respalda la agenda maltusiana del fascismo verde (a.k.a. Gran Reseteo). Nota: los corchetes son nuestros.]

 

Los Rockefeller y los Rothschild refrendan alianza con el Vaticano jesuita para impulsar el Gran Reseteo

 

Algunos pueden argumentar que las intervenciones basadas en preceptos religiosos simplemente corren el riesgo de polarizar un debate que merece la pena y que ningún país del mundo puede seguir eludiendo.

Para ampliar las connotaciones religiosas, se suele decir que “el diablo está en los detalles” pero, en el caso de la ley de eutanasia de Canadá, parece ser todo lo contrario.

Sin duda, el verdadero peligro radica en la vaguedad, la latitud y el sentido de laissez-faire provocados por la interacción única de un ámbito político tan complejo y emotivo desde el punto de vista ético y el pacto inquebrantable del Primer Ministro Justin Trudeau con el universalismo liberal.

Es poco probable que haya respuestas fáciles en este caso.

Sin embargo, un punto de partida podría ser el reconocimiento de que la accesibilidad sólo debería tener el cometido de defender la primacía del bienestar de las personas con discapacidad y nunca ser secuestrada como fachada para apuntalar ideales políticos significativamente más amplios.

 

¿Quién gobierna Canadá desde la sombra?

 

Fuente:

Gus Alexiou, en Forbes: Canada’s New Euthanasia Laws Carry Upsetting Nazi-Era Echoes, Warns Expert.

Te puede interesar

Contenidos

A principios de este mes, tuvo lugar una absurda obra de teatro en el Monte Sinaí (Egipto), donde representantes de las distintas religiones abrahámicas,...

Ciencia y Tecnología

“Hay 5.000 millones de vacunados en todo el mundo. Y Están Muriendo Repentinamente. Esta es la mayor mortandad orquestada en la historia de la...

Contenidos

En un discurso reciente, el filósofo y místico Alexander Dugin conceptualizó la guerra actual de la OTAN contra Rusia en Ucrania en el ámbito...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa El martes, la nueva primera ministra de Alberta, Danielle Smith, declaró que las personas que deciden no vacunarse son “el grupo...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY