Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

LaRouche: La COP26 no sirve, lo que se necesita es una ‘hipótesis superior para la humanidad’

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



17 de noviembre de 2021 (EIRNS) – Cuatro comités han sido propuestos por Helga Zepp-LaRouche como el trampolín para una campaña de acción para el avance de las propuestas a las que se llegó en la Conferencia del Instituto Schiller de dos días, del 13 al 14 de noviembre, “Todos los recursos morales de la humanidad deben ser convocados: ¡La humanidad debe ser la especie inmortal!” Estas políticas incluían: una “resolución superior” de la crisis de Afganistán, tanto el peligro inmediato de hambruna, como la integración a más largo plazo de Afganistán en un “puente terrestre mundial” que funcione. La iniciativa fue bautizada por Zepp-LaRouche como “Operación Ibn Sina”; una política científica “sin límites para el crecimiento”, ampliando la producción, el consumo, la investigación y el desarrollo de la energía nuclear y termonuclear en todo el mundo; un resurgimiento de la educación y la cultura clásicas a través de una moderna “Convivencia” de métodos pedagógicos orientales y occidentales, a imagen y semejanza de la propuesta de Leibniz de establecer una cadena internacional de academias de colaboración; y una colaboración mundial no sólo para erradicar el peligro del coronavirus, sino para establecer una plataforma sanitaria internacional, que incluya el suministro de agua limpia y alimentos sanos, y para ampliar los límites científicos de la biología, la química y la física actuales con el fin de proporcionar a la medicina los avances conceptuales necesarios para los nuevos requisitos de diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que tanto se han revelado como necesarios a raíz de esta pandemia aún en evolución.

Estos comités representan procesos de investigación dinámicos y en evolución, inmersos en un conjunto de cambios discontinuos, pero conocibles, que cambian rápidamente. Durante cinco décadas, el economista, estadista y pensador Lyndon LaRouche abordó la historia actual aplicando un método de pensamiento, una epistemología, a la “hipergeometría” de los procesos políticos en evolución.

En este punto, las leyes que rigen la realidad deben cambiar. En el ensayo de LaRouche del 19 de diciembre de 2004, “El diálogo de las civilizaciones euroasiáticas: Los próximos 50 años de la Tierra“, LaRouche pronosticó eficazmente los próximos 50 años que le esperan a la humanidad, 16 de los cuales ya han ocurrido. “Los próximos 50 años de la Tierra” no era, sin embargo, una mera “futurología”. Era una llamada a la acción, y “una llamada a las armas (intelectuales)”. La recién concluida conferencia de dos días del Instituto Schiller, fue un proceso dentro de un proceso concebido a imagen de esa estrategia de transición global propuesta por LaRouche en 2005. Las iniciativas de la conferencia, incluida la creación de los cuatro comités que pretenden actuar sobre la crisis presentada en los cuatro paneles de la conferencia, están inmersas en una guerra por el alma misma de la civilización.

En la COP26, los déspotas oligárquicos que se atrevieron a declarar que se podían amasar 130 billones de dólares de capital privado para resolver un problema que no existía -a saber, la emisión de CO2 a la atmósfera- crearon en cambio una apertura, un flanco. Al revelar que, si existiera la voluntad de hacerlo, podrían desplegarse billones de dólares con el fin de erradicar la pobreza, el hambre, las enfermedades y, por tanto, la propia guerra, la oligarquía financiera internacional dejó claro de forma elocuente, para todos aquellos que no están tan intimidados como para ser incapaces de verlo, su monstruosa realidad maltusiana y su agenda apenas oculta tras la máscara llamada “cambio climático”.

¿Cuán contentos están los maltusianos ahora, ante los resultados de la productiva conversación de tres horas y media entre Biden y Xi Jinping de China? Aunque el ruido de sables continúa desde el Pentágono y el Departamento de Estado, los dos líderes han discutido asuntos, y Biden ha insistido en que no apoya, y que Estados Unidos no apoya, la idea de la independencia de Taiwán. “Una sola China” sigue siendo la política oficial estadounidense. Pero la batalla por una relación sana entre Estados Unidos y China sigue sin ser concluyente; hay que aportar una resolución de mayor calado.

El campo de batalla político internacional está plagado de peligros claros y presentes, como puede verse en la disputa fronteriza de ida y vuelta entre Polonia y Bielorrusia. La llamada telefónica de 50 minutos de Angela Merkel al presidente bielorruso Alexander Lukashenko ha enfurecido a los Verdes y a otros elementos alemanes y de la UE contrarios a Rusia. Las conversaciones entre el francés Emmanuel Macron y el ruso Vladimir Putin también han tratado de desescalar la situación en Europa Central. Mientras tanto, se permitió a Ucrania unirse a los esfuerzos de la UE para ayudar a posponer la certificación del gasoducto Nord Stream 2 durante al menos seis meses. La consecuencia inmediata será una inflación punitiva de los precios del gas, punitiva para los ciudadanos de Europa, como han señalado los representantes rusos.

Sin embargo, ¿por qué cada estrategia avanzada para destruir a Rusia y China, militarmente o de otro modo, sólo sirve para destruir material y políticamente de manera significativa la “esfera de influencia” angloamericana? ¿Por qué, de hecho, los axiomas fracasados pero aún vigentes del sistema monetarista internacional, que murió pero nunca fue enterrado en 2007-2008, deben acabar destruyendo ese mismo sistema, independientemente de la política que se adopte ahora a corto plazo? La razón es que la realidad por la que parecía regirse ese sistema, en realidad nunca existió; estaba incrustada en otro “múltiple” superior. Ese es el múltiple de la economía física que LaRouche ilustró a través de su gráfico heurístico de la “Triple Curva”(img) hace 25 años, describiendo la contradicción insoluble y “explosiva” entre saquear la economía física e inflar la burbuja monetaria especulativa ficticia.

Los “guardianes del establishment” no admitirán, probablemente nunca, que no tienen ni idea de lo que está pasando realmente. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, por ejemplo, no dice que se equivocó en cuanto a la duración de la inflación, es decir, de la hiperinflación, en el sistema transatlántico. Simplemente dice que “durará más de lo que esperábamos”, algo así como el coronavirus, que ahora hace estragos en Alemania, Austria y toda Europa, así como en Rusia. El personal médico de Austria acaba de advertir que podría incluso surgir un “triaje de guerra”, si no se adopta un enfoque completamente nuevo para afrontar la verdad del carácter de la pandemia de coronavirus, y para adoptar las medidas y los gastos de salud pública necesarios en todo el mundo. La victoria también requerirá avances en las ciencias de la biología, la medicina, la química y la física, para lo cual las figuras inspiradoras de Louis Pasteur, Marie Curie e Ibn Sina, uno de los más grandes médicos de toda la historia de la humanidad, servirán como metáforas del propio método de hipótesis científica superior.

“Hypothesis non fingo” – “Yo no hago hipótesis”- es el lema, conocido o desconocido, consciente o instintivo, que condena al liderazgo de la época actual en el mundo transatlántico. Las “leyes” y los “hechos” mediante los cuales han gobernado, ya no funcionan. Pero, al igual que el otrora famoso Coyote de los dibujos animados estadounidenses, que sigue corriendo por la ladera de un acantilado sin darse cuenta de que en realidad ha dejado la tierra firme, los condenados, abandonados a su suerte, sólo se enfrentan a la realidad cuando ésta les golpea en la cara. Sin embargo, es posible, además de necesario, que el compromiso del Instituto Schiller con la dignidad de la humanidad, expresado a través de la resistencia antimaltusiana que ha contribuido a desencadenar, como se vio en FLOP26, se convierta en la nueva hipótesis de acción adoptada por cada vez más personas dedicadas a hacer de este mundo superior y mejor, no sólo una intención, sino un hecho.

Documentos complementarios

Lyndon LaRouche: Aplicaciones heurísticas de la teoría superior de los múltiples a la situación estratégica y táctica actual (1976).

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

Fuente:

After COP26, a ‘Higher Hypothesis for Humanity’; EIR LEAD EDITORIAL FOR THURSDAY, NOVEMBER 18, 2021.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

El hecho de que el Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), una entidad ligada a la red de inteligencia británica de los Cinco Ojos,...

Ciencia y Tecnología

Según tres denunciantes del Departamento de Defensa (DOD) de EE.UU., se han producido preocupantes picos de incidencia de cáncer, miocarditis y abortos tras la...

Contenidos

Este artículo de Helga Zepp-LaRouche se publicó originalmente en el periódico alemán Neue Solidarität, el 27 de enero de 2022.   Por Helga Zepp-LaRouche...

Ciencia y Tecnología

“Sobre el descubrimiento de LaRouche” (1993) forma parte de los escritos en prisión de Lyndon LaRouche Jr., una lectura fundamental para comprender y dominar...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon