Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Actores

LaRouche: El control de la población es un ‘bebé de los Rockefeller’

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Helga Zepp-LaRouche cuenta la historia de su intervención contra los oligarcas maltusianos en la Conferencia de Bucarest de 1974.

 

Por Helga Zepp LaRouche

A menudo he sostenido que si un ciudadano ordinario de mediana edad o mayor de hoy pudiera presentarse a sí mismo como era en los años sesenta, con toda probabilidad no se reconocería en absoluto, tan fundamental y profundo fue el cambio de paradigma inducido, que ocurrió durante los últimos 30 años.

Es importante recordar que en los años sesenta prevalecía la idea de que había que superar el horrible subdesarrollo del llamado Tercer Mundo, y que encontró su expresión, por ejemplo, en los conceptos articulados por el Secretario General de la ONU, U Thant, en su “Segunda Década del Desarrollo”.

Y, en los años en que Kurt Waldheim fue secretario general de la ONU, ésta tenía un carácter bastante diferente al actual. También hubo, en 1967, la hermosa encíclica culturalmente optimista del Papa Pablo VI, “Populorum Progressio”, titulada “Sobre el desarrollo de todos los pueblos”, que esbozaba una visión para que todas las personas de este planeta se desarrollaran y progresaran.

 

La Conferencia de Bucarest

La Primera Conferencia de Población de las Naciones Unidas, celebrada en Bucarest (Rumanía) en 1974, fue un ataque en toda regla a esa misma idea, utilizando los argumentos charlatanes de instituciones genocidas como el Club de Roma, y el estudio del MIT titulado “Los límites del crecimiento”. En ese informe de los autores Dennis Meadows y Jay Forrester, se afirmaba que se habían alcanzado los “límites del crecimiento”, porque los recursos naturales del planeta estaban a punto de agotarse. Este libro había sido lanzado a los mercados en muchos idiomas, con un presupuesto de millones de dólares. Meadows y Forrester admitieron, años más tarde, que habían alimentado sus ordenadores de tal manera que consiguieron el resultado que deseaban, omitiendo deliberadamente el papel de la tecnología en la definición de los nuevos recursos naturales. Confirmaron descaradamente, más tarde, que simplemente habían creado dos afirmaciones, ambas falsas, para crear un debate, artificialmente.

En la Conferencia de Bucarest, hubo la conferencia oficial del gobierno, pero también dos conferencias paralelas, en las que participé.

En la conferencia de las organizaciones no gubernamentales (ONG), el orador principal fue John D. Rockefeller III, entonces ya bastante mayor, que expuso sus puntos de vista sobre por qué había que reducir la población en los “países en vías de desarrollo”, como todavía se les llamaba en aquella época, y por qué sólo había que darles tecnologías “adecuadas”.

En ese momento, en el verano de 1974, el lavado de cerebro de la población sobre esta cuestión aún no se había consumado, por lo que incluso entre los diversos grupos de izquierda de las ONG, era un lugar común la opinión de que la cuestión del control de la población “es un bebé de Rockefeller”, como decía la gente irónicamente, hablando entre ellos.

Como yo había acudido a la conferencia con un documento de intervención propio, en el que exponía las ideas de Lyndon LaRouche para el desarrollo y la industrialización de los países en desarrollo —propuestas que correspondían absolutamente al interés vital de la mayoría de la población mundial—, me sorprendió escuchar lo que tenía que decir John D. Rockefeller III. Conseguí captar su atención, sentada en la primera fila, y me llamó para hacer la primera pregunta del ciclo de debate. “¿No es usted consciente de que las políticas que está defendiendo aquí, significarán la muerte de cientos de millones, si no miles de millones de personas en el llamado Tercer Mundo?” Me enfrenté a él aproximadamente con estas palabras. “Las políticas que usted propone significan que morirán muchas más personas que las que fueron asesinadas por Hitler y sus programas. Por lo tanto, ¡le acuso de genocidio!
Deberían ponerlo frente a un Tribunal de Nuremberg, por lo que está haciendo”. La sonrisa babosa de John D. se convirtió en una mueca desagradable, se desató un pandemónium absoluto y otras personas se sintieron animadas a hacer preguntas críticas, ya que el ambiente cuidadosamente orquestado se había roto. El periodo de debate terminó poco después.

 

Lyndon LaRouche: No hay límites para el crecimiento

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

Un encuentro con Margaret Mead

En la segunda conferencia paralela, destinada principalmente a unos 200 representantes de los medios de comunicación, había un grupo entero de estas personas reunidas en el podio a modo de panel, entre ellas Lester Brown, del Worldwatch Institute, y la antropóloga Margaret Mead, que se explayaron en una descripción repugnante y fundamentalmente racista de la cuestión demográfica. Cuando señalé esto en el período de debate, así como las consecuencias genocidas que tendría, si se negara a la mayor parte de la especie humana el acceso al desarrollo, se produjo una explosión similar.

La mitad de los periodistas presentes aplaudieron a rabiar, acercándose a mí, estrechándome la mano y agradeciéndome mi valor, mientras otros levantaban el puño en el aire. Pero entonces, alejándose del podio lo más rápido que pudo, llegó Dame Margaret Mead, en un intento de golpearme con el bastón de Isis que llevaba consigo, ya sea como ayuda para caminar o como objeto de culto —no me quedó claro cuál—. En cualquier caso, dada mi juventud, no tenía nada que temer de este dragón contoneante, y me alejé con elegancia.

En retrospectiva, debo decir que aprendí más sobre política durante esta conferencia que en varios años en la universidad estudiando ciencias políticas, y me enorgullece decir que desde entonces he puesto estos conocimientos en práctica.

 

 

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

 

 

Fuente:

Helga Zepp LaRouche: Population control is a ‘Rockefeller baby’; Executive Intelligence Review Volume 24, Number 29, July 18, 1997.

Te puede interesar

Contenidos

En esta breve reflexión, Dennis Speed, de la Organización LaRouche, asocia las políticas de Biden con el axioma maltusiano de la nobleza negra anglo-veneciana,...

Contenidos

La nueva “asociación estratégica” anunciada la semana pasada entre Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia representa una reafirmación de la geopolítica británica, en la...

Ciencia y Tecnología

Una nueva era se avecina: ¿Sustituirá la cooperación pacífica a las guerras imperiales de cambio de régimen? La declaración del Presidente de Estados Unidos,...

Ciencia y Tecnología

Por Helga Zepp-LaRouche y Harley Schlanger   El fracaso de la política de ‘guerra sin fin’ Harley Schlanger: Ahora, estamos en medio de una...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon