Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

La vacuna contra el cáncer que desarrolla Rusia se basa en una ‘versión propia’ de tecnología ARNm. Según su desarrollador, las ventajas superan las secuelas ‘en algunos casos’

En el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el académico de la Academia de Ciencias de Rusia y director del Centro N.F. Gamaleya, Alexandr Ginzburg, explicó a Gazeta.Ru los avances sobre la vacuna rusa para prevenir y eliminar el cáncer “de cualquier tipo”.

 

Por Mente Alternativa

En el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el académico de la Academia Rusa de Ciencias y director del Centro N.F. Gamalei, Alexander Gintsburg, conversó con el portal de noticias Gazeta.ru sobre algunos detalles de la “revolucionaria tecnología anticancerígena” que desarrolla su equipo de científicos. Se transcriben a continuación algunos fragmentos de la conversación del académico con la reportera Anna Urmantseva.

— ¿En qué proyectos trabajan actualmente los científicos del Centro Gamaleya?

— Gracias a los esfuerzos del Ministerio de Salud y personalmente del Ministro Mikhail Albertovich Murashko, nosotros, junto con nuestros dos principales centros de oncología: el Instituto de Oncología Herzen (parte del Centro Nacional de Investigación Médica en Radiología del Ministerio de Salud) bajo el liderazgo del académico Andrei Dmitrievich Kaprin y del Centro Nacional de Investigación Médica en Oncología N.N. Blokhin, bajo el liderazgo del académico Ivan Sokratovich Stilidi, así como con Roman Alekseevich Ivanov de la Universidad Sirius, emprendimos un proyecto muy importante con la aprobación de Vladimir Vladimirovich Putin. Hace siete meses, el presidente ordenó al gobierno que lo financiara y lo incluyera en el presupuesto. Estamos desarrollando conjuntamente vacunas terapéuticas para combatir el cáncer.

— ¿Se refiere a algún tipo de cáncer?

— Sí, y esto es lo más importante. Estamos creando una vacuna basada en tecnologías de ARNm (como las vacunas COVID-19 de Pfizer y Moderna), que hemos podido reproducir en nuestro instituto, habiendo desarrollado nuestra propia versión del método, protegida por patentes rusas, pasando por alto todas las occidentales. Esto también es un gran trabajo.

— Un momento, ¿pero usted dijo que las vacunas basadas en ARNm son peores que las vacunas basadas en vectores de adenovirus?

— Me refería a las vacunas profilácticas, no a las terapéuticas. Aquí hay una diferencia clave: una vacuna terapéutica se administraría a personas que ya están enfermas. En este caso, enfermos de cáncer. Estas serán personalizadas, adaptadas al individuo. Por otro lado, las vacunas profilácticas son para las personas sanas, en este caso las tecnologías de ARNm son menos efectivas, pues causan más efectos secundarios. Si una persona ya está enferma y lucha contra el cáncer, la ventaja de las tecnologías de ARNm supera los efectos secundarios.

— ¿Cuál es su ventaja?

— La ventaja más importante es que esta tecnología permite crear concentraciones muy elevadas del antígeno diana en las células, es decir, la proteína o los péptidos que el creador de la vacuna ha codificado en este ARNm.

— ¿Para qué sirve esto?

— Es necesario mostrar al sistema inmunitario de una persona con cáncer cómo distinguir una célula sana de una maligna. Al fin y al cabo, pueden diferenciarse por un solo punto de mutación, un solo aminoácido. Una mutación puede convertir una proteína normal en mutante, y este mutante ya inicia toda la transformación del tejido normal en un tumor.

Como resultado de las mutaciones genéticas en las células tumorales, se forman antígenos específicos sólo de las células tumorales y ausentes en los tejidos normales. Son los llamados neoantígenos.

— Y en la vacuna COVID-19, ¿intentaron enseñar al sistema inmunitario a distinguir entre proteínas víricas y humanas?

— Exactamente. Y por eso se utilizó el vector adenovirus. En el caso de crear una vacuna terapéutica basada en neoantígenos, necesitamos mostrar al sistema inmunitario cómo distinguir entre proteínas evolutivamente similares. Los recientes avances en secuenciación y análisis computacional han permitido identificar de forma rápida y asequible neoantígenos individuales en pacientes con cáncer.

— Es como vencer al cáncer. ¿Están realmente cerca de lograrlo? ¿Cuánto tiempo llevan trabajando en esta vacuna?

— Efectivamente, se ha creado una tecnología universal que permite resolver literalmente todos los problemas de la oncología. Otra cosa es cómo se llevará a la práctica.

Ahora el Ministerio de Sanidad ha encontrado dinero para este trabajo. Esto es realmente una gran ayuda.

— ¿Dónde se inyectará esta vacuna? ¿Directamente en el tumor?

— Se trata de una pregunta puramente científica a la que estamos dando respuesta. Hemos demostrado que hay que inyectarla en el tumor o por vía intramuscular. Si se inyecta a través de un gotero, todo pasa al hígado porque la vacuna está empaquetada en una cubierta lipídica. Y si se inyecta en el tumor o por vía intramuscular, se distribuye uniformemente por todo el cuerpo. Por supuesto, el método de administración determina la eficacia. En un futuro próximo aclararemos la respuesta a esta pregunta.

— ¿Quién producirá esta vacuna?

— Estamos luchando para que se asigne dinero no sólo para el trabajo científico en sí, sino también para la construcción de un gran módulo de 500-600 metros cuadrados en el que se pueda llevar a cabo la síntesis de estos fármacos según las normas internacionales GMP (Good Manufacturing Practice) que establecen los requisitos para la organización de la producción y el control de calidad de los medicamentos, para llevar a cabo la síntesis de estos fármacos. Esto permitirá transferirlos rápidamente a los centros Blokhin y Herzen en la última fase de desarrollo para que puedan administrar estas vacunas a sus pacientes con cáncer.

— Si se trata de vacunas individuales, ¿tendrán que obtener primero materiales de los tumores de los pacientes para crearlas?

— Sí. Utilizaremos biopsias tumorales para determinar qué mutaciones se han producido en ellas y, a partir de esas mutaciones, utilizando programas domésticos originales que se están desarrollando actualmente, reconstruiremos el diseño del ARNm que codificará los péptidos necesarios para enseñar al sistema inmunitario a responder al tumor.

— ¿Y cuánto tiempo tendría que esperar un paciente tras dar su material tumoral para crear esa vacuna personalizada?

— Ahora mismo se tarda alrededor de un mes. Es un plazo totalmente insatisfactorio. Estamos trabajando para acortarlo considerablemente.

— ¿Tiene alguna conclusión preliminar de los experimentos? ¿Funciona esta vacuna terapéutica en ratones, por ejemplo?

— Sí, funciona. Ese experimento se está llevando a cabo ahora mismo. Estamos probando la vacuna en ratones con melanoma inoculado. El día 15, que es cuando el sistema inmunitario empieza a funcionar, observamos una gran diferencia en el tamaño del tumor entre los animales vacunados y los no vacunados.

Como resultado, los no vacunados murieron entre el día 19 y el 22. Y los animales vacunados están todos vivos hasta ahora.

 

Contenidos

Por Mente Alternativa La OTAN está considerando desplegar más armas nucleares ante las “amenazas” de Rusia, China y Corea del Norte, según su secretario...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Como tantos padres alrededor del mundo, los padres de un niño de 13 años en Suecia confiaron en las autoridades y...

Contenidos

Por Bill Jones A la luz de las últimas sanciones, Rusia cerró el mercado de divisas a cualquier transacción en dólares, euros o dólares...

Contenidos

Por Malek Dudakov Las élites liberales están tensas. La próxima cumbre del G7 en Italia será su último intento de acordar al menos algunas...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram