Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La Sociedad de Naciones y el engaño imperial de la Primera Guerra Mundial

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Creada en 1919 por fuerzas centradas en Londres y el establishment racista angloamericano de los Estados Unidos, la Sociedad de Naciones fue engañosamente promovida como “la última y mayor esperanza de paz” para el mundo. Muchos creen erróneamente que la ONU es la continuidad de la Sociedad de Naciones. Pero mientras la segunda exigía la abolición de la soberanía nacional, la ONU hizo de ésta y del no intervencionismo los principios rectores de su carta fundacional. Así, cuando Putin o Xi llaman a defender la Carta de la ONU, o advierten contra una nueva Liga de Naciones, haríamos bien en tomarnos sus palabras con total seriedad y evitar manchar la historia de la humanidad con otra guerra mundial.

[Lo que sigue es un capítulo de Clash of the Two Americas vol. 3: The Birth of a Eurasian Manifest Destiny que se publicará en los próximos días. También sirve de continuación al artículo de la semana pasada “La alianza multipolar como última línea de defensa de la Carta de la ONU“. Por lo tanto, aunque no es necesario haber leído ese ensayo, ayudará a contextualizar la siguiente lección de historia].

 

Por Matthew Ehret

Creada en 1919 por fuerzas centradas en Londres y el establishment racista angloamericano de los Estados Unidos, la Sociedad de Naciones fue vendida a un mundo abatido como la última y mayor esperanza de paz.

Los grupos centrados entonces en torno al líder de la Mesa Redonda, Lord Alfred Milner[1], habían tomado el control del Gobierno británico en una forma de golpe de estado suave en 1916 con el fin de dar forma a los términos del orden de posguerra[2].

Era una apuesta importante, por supuesto, ya que no había garantías de que los conspiradores imperiales que patearon el tablero mundial en 1914 salieran necesariamente victoriosos.

Desde 1902 en adelante, Lord Milner, el rey Eduardo VII y su camarilla de pensadores imperiales en el Estado profundo angloamericano habían invertido significativamente en incendiar el mundo a través de revoluciones de colores, una plétora de asesinatos y, por supuesto, una guerra global largamente planificada que puso el mundo patas arriba[3].

En oposición a las narrativas teóricas estándar que se enseñan en diversos departamentos de historia, la Primera Guerra Mundial fue una guerra con un objetivo: destruir la expansión de una comunidad de estados nacionales soberanos cooperantes que se había estado formando en las últimas décadas del siglo XIX. A nivel internacional, los estadistas de 1870-1900 aplicaban el sistema de Lincoln de proteccionismo, crédito nacional, crecimiento industrial y cooperación en la que todos ganaban, bajo la bandera de los campeones del “Sistema Americano” Henry Clay, Friedrich List y Henry C Carey[4]. En 1890, estas políticas eran defendidas por Sergei Witte de Rusia, Otto von Bismarck de Alemania, el presidente Carnot de Francia y muchos republicanos de Lincoln en Estados Unidos.

A pesar de que Rusia era miembro de la Entente Cordiale liderada por los británicos, tanto Alemania como Rusia, que históricamente habían tendido a la cooperación industrial siguiendo las líneas estratégicas de Witte-Bismarck, eran los principales objetivos de destrucción.

Esto era un hecho que se comprendía mejor en la época, y The Daily Mail del 14 de diciembre de 1909 llegó a publicar un editorial que decía “el rey [Eduardo VII] y sus consejeros han puesto todo su empeño en establecer Ententes con Rusia y con Italia; y han formado una Entente con Francia, y también con Japón. ¿Por qué? Para aislar a Alemania[5]”.

No cabe duda de que muchos grandes estrategas angloamericanos esperaban que un Estados Unidos cooperativo se viera arrastrado a “la guerra que iba a acabar con todas las guerras” mucho antes. Con el asesinato del presidente nacionalista McKinley en 1901, los traidores anglófilos llegaron rápidamente al poder bajo el mando de Teddy Roosevelt, quien fue seducido por los planes del rey Eduardo VII de establecer una relación especial angloamericana como base de un nuevo orden mundial anglosajón.

La llegada de Woodrow Wilson a la presidencia entre 1912 y 1920, y el establecimiento de la Ley de la Reserva Federal de 1913 no hicieron sino reforzar la creencia de que Estados Unidos estaba suficientemente bajo el control de una élite financiera supranacional que nunca había perdonado del todo a la beligerante colonia por haber conseguido la independencia en 1783.

Cuando Alemania se encontró como la última nación preparada para una guerra que había sido puesta en marcha por los arquitectos de la Entente Cordiale anglo-francesa (a la que luego se unió una desconcertada Rusia), se esperaba que Estados Unidos se lanzara inmediatamente.

Los pactos militares, bien conocidos por todos los geopolíticos de 1914, garantizaban la intervención rusa del lado de Serbia si ésta se metía en un combate. Del mismo modo, Alemania había garantizado su apoyo a Austria en cualquier lucha en la que se viera envuelta.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Cuando una célula terrorista anarquista de Serbia conocida como “la Mano Negra” se desplegó para asesinar al archiduque Fernando de Austria el 28 de junio de 1914, se puso en marcha una cadena de acontecimientos que llevó a un mundo adormecido al matadero.

Comprendiendo finalmente lo que había sucedido, el Kaiser Wilhelm escribió desesperado en agosto de 1914

“Inglaterra, Rusia y Francia se han puesto de acuerdo entre ellos… para tomar el conflicto austro-serbio como excusa para emprender una guerra de exterminio contra nosotros… Esa es la verdadera situación desnuda puesta en marcha lenta e inteligentemente por Eduardo VII y… finalmente llevada a término por Jorge V… Así que el famoso cerco de Alemania se ha convertido finalmente en un hecho, a pesar de todos los esfuerzos de nuestros políticos y diplomáticos por evitarlo. La red ha sido arrojada repentinamente sobre nuestra cabeza, e Inglaterra cosecha con desprecio el éxito más brillante de su política mundial puramente antialemana, persistentemente perseguida, contra la que nos hemos mostrado indefensos, mientras ella retuerce la soga de nuestra destrucción política y económica a partir de nuestra fidelidad a Austria, mientras nos retorcemos aislados en la red. ¡Una gran hazaña, que despierta la admiración incluso de quien va a ser destruido como resultado de ella! Eduardo VII es más fuerte después de su muerte que yo, que todavía estoy vivo”[6].

 

La lucha dentro de Estados Unidos

Cuando las fuerzas nacionalistas de Estados Unidos vieron cómo se iniciaban los incendios al otro lado del océano, no fueron los instintos neoconservadores intervencionistas de la Pax Americana los que dictaron el salto al fango (ya que éstos sólo serían cultivados por una secta de neotrotskistas muchas décadas después[7]).

Los Estados Unidos de 1914 estaban todavía muy influenciados por el espíritu no intervencionista de George Washington y John Quincy Adams.

Fue George Washington quien advirtió a los estadounidenses de que nunca debían dejarse enredar en las intrigas oligárquicas europeas, mientras que Adams reafirmó esta creencia en forma de su Doctrina Monroe advirtiendo que Estados Unidos nunca debía “ir en busca de monstruos que destruir”.

Aunque no consiguieron una victoria a nivel federal hasta la toma de posesión del presidente Warren Harding en 1921, estos nacionalistas (a veces apodados “The American System Caucus”[8]) lucharon valientemente para mantener la neutralidad de Estados Unidos. En 1915, un trabajo interno organizado por fuerzas angloamericanas (en su mayoría anglosajonas) provocó el hundimiento del Lusitania, que transportaba 1.700 personas (y 173 toneladas de explosivos) desde Estados Unidos a Europa[9]. Aunque se necesitaron dos años de incesante propaganda, este acontecimiento fue decisivo para alimentar el sentimiento antialemán y conseguir el apoyo de los estadounidenses a la guerra. Con la entrada de Estados Unidos en 1917, la balanza se inclinó lo suficiente a favor de los “aliados” y el imperio austrohúngaro cayó pronto.

Entre otras cosas, el Imperio Otomano -entonces aliado de Alemania- también se disolvió con las naciones vencedoras engullendo sus territorios, mientras que los imperialistas babeaban por la posible escisión del imperio ruso tras la destrucción de la dinastía Romanov en 1917. Por último, el reparto de Oriente Próximo por parte de Sykes Pekoe (también organizado años antes del final de la Primera Guerra Mundial) puso en marcha la estrategia de división para la conquista de Asia suroccidental que ha asolado el mundo hasta nuestros días[10].

 

El nacimiento de la Sociedad de Naciones

Cualquiera que acudiera a la conferencia inaugural del 10 de enero de 1920 de la Sociedad de Naciones, surgida del Tratado de Versalles de 1919, no habría tenido en mente la mayor parte de esta intriga.

Al mundo se le dijo que la causa de la guerra era la ambición imperial alemana y el propio sistema de Estados-nación que hacía posible el expansionismo. Discutir la verdad no se consideró apropiado en medio de este frenesí de saqueo, ya que todo lo que Alemania poseía, incluyendo la agricultura vital, las minas, el ferrocarril, la industria y las colonias, estaba en juego. Las deudas se impusieron al golpeado Estado alemán, ya que Silesia del Norte, Ruhr y Alsacia-Loraine fueron confiscadas junto con los medios para pagar sus reparaciones[11].

Los acólitos que gestionaban la Sociedad de Naciones exigieron que el mundo aprendiera de una vez que si se permitía la existencia de los estados nacionales, esas guerras asolarían a la humanidad para siempre. La solución era la disolución de los Estados nación soberanos. Los Estados nación egoístas ya no serían libres de decidir por sí mismos cuándo hacer la guerra y cuándo declarar la paz. Los artículos 10 y 16 del Pacto de la Liga (precursor del último artículo 5 del pacto de seguridad colectiva de la OTAN) lo garantizarían.

 

En defensa de la soberanía

Afortunadamente, la vuelta a la cordura bajo la efímera presidencia de Warren Harding (1921-23) llevó a Estados Unidos a una relación hostil con la Liga y sus afiliados de la Mesa Redonda dentro del CFR y Wall Street. Harding aseguró una sana beligerancia al mandato antinacional de la Liga y se esforzó por iniciar acuerdos bilaterales con Austria, Alemania, Hungría, Rusia y China al margen de la autoridad de la Liga.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Durante la década de 1920, muchas otras naciones compartían esta profunda desconfianza hacia la nueva organización supranacional y la veían claramente como la tapadera de un nuevo Imperio Británico. Con esta conciencia, nunca se permitió que la Liga adquiriera los dientes que los fanáticos de un gobierno mundial deseaban tan profundamente. De 1921 a 1932, el organismo, cada vez más impotente, cayó en el desorden y vio morir su última batalla seria contra el nacionalismo en junio de 1933, cuando el presidente estadounidense Franklin Roosevelt torpedeó la Conferencia de Londres de la Liga sobre finanzas y comercio[12].

Esta conferencia, poco conocida, reunió a 62 naciones y fue co-controlada por el Banco de Inglaterra, el Banco de Pagos Internacionales (alias: el Banco Central de los Bancos Centrales) y tenía como objetivo imponer una dictadura de banqueros centrales en el mundo. Este fue un proceso no tan diferente de la Gran Agenda de Reajuste en movimiento hoy en día.

Mientras que el éxito de la Conferencia de Londres de la Liga podría haber hecho innecesaria la Segunda Guerra Mundial[13], el objetivo de un sacerdocio malthusiano/eugenésico “científicamente gestionado”, tal y como lo esbozaron personas como John Maynard Keynes, habría sido igual de letal[14].

 

Un retorno a la época actual

A pesar del triste hecho de que ni Harding, ni FDR fueron capaces de llevar a cabo plenamente sus ambiciosos objetivos, la posibilidad de revivir el espíritu y la intención de la carta de las Naciones Unidas bajo un paradigma de cooperación en el que todos salgan ganando no sería posible sin su intervención en la historia.

La temprana muerte de FDR hizo que sus enemigos tomaran el control de Washington y convirtieran su sueño en una pesadilla de la Guerra Fría. Las instituciones de Bretton Woods, como el Banco Mundial y el FMI, se convirtieron en instrumentos de recolonización usurera en lugar de generadores de crédito productivo a largo plazo en el marco de un New Deal internacional. A lo largo de la Guerra Fría, las Naciones Unidas se convirtieron cada vez más en un sirviente impotente del imperio, sin ningún medio para dar voz a la mayoría de sus 193 naciones miembros.

El Consejo de Seguridad de la ONU era una de las pocas instituciones importantes dentro de la nueva organización que daba voz por igual a los principales miembros de ambos lados del Telón de Acero. A lo largo de los años, especialmente desde 2011, este poder de veto ha sido vital para bloquear los actos unilaterales del imperialismo, ya que cualquier acto militar oficial de intervención requería la unanimidad de los cinco miembros.

 

Las Naciones Unidas NO son la Sociedad de Naciones

La Sociedad de Naciones se disolvió formalmente justo en el momento en que la ONU entraba en funcionamiento.

La coincidencia de estos dos acontecimientos se ha utilizado para inducir a personas crédulas a creer que la ONU es simplemente una continuidad de la Sociedad. Se trata de una afirmación manifiestamente falsa.

Mientras que la Sociedad de Naciones exigía la abolición de la soberanía nacional, las Naciones Unidas hicieron de la defensa de la soberanía nacional y del no intervencionismo los principios rectores de su carta fundacional, especialmente los primeros puntos del artículo 1, que dice

“1. Mantener la paz y la seguridad internacionales y, a tal fin, tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz, y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz;

2. Desarrollar entre las naciones relaciones de amistad fundadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos, y tomar otras medidas adecuadas para fortalecer la paz universal;

3. Lograr la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión; y

4. Ser un centro de armonización de las acciones de las naciones para la consecución de estos fines comunes”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Y por si algún legalista de mentalidad imperialista quisiera leer la carta a la ligera, el artículo dos no tarda en dejar claro que “la organización se basa en el principio de la igualdad soberana de todos sus Miembros”.

A diferencia del Pacto de la Sociedad de Naciones, de corte tecnocrático y administrativo, la Carta de la ONU se guía explícitamente por el mandato de potenciar el desarrollo económico a gran escala, la cooperación beneficiosa para todos y las necesidades universales de toda la humanidad[15]. Y, a diferencia de la Liga, la ONU no presenta ningún pacto de seguridad colectiva que facilite el inicio de la Tercera Guerra Mundial a una oligarquía supranacional. El ardiente deseo de “pactos de seguridad colectiva” fue la fuerza motriz de la creación de la OTAN en 1949 (dirigida, como cabía esperar, por la mano de académicos de Rhodes como Escott Reid[16]).

En la actualidad, la ONU es en gran medida un organismo sin dientes cuyos 52 intentos de criticar a Israel desde 1973 han sido bloqueados por Estados Unidos. Pero a pesar de ello, la existencia del Consejo de Seguridad ha salvado indiscutiblemente la vida de millones de personas al bloquear los innumerables intentos de destruir Siria y sigue sirviendo de cuña para cambiar el juego contra la voluntad de los Dr. Strangeloves unipolares con delirios de supremacía mundial.

Los representantes modernos de la élite angloamericana que se hizo con el control de Estados Unidos sobre los cadáveres de Harding, FDR y JFK han clamado por una nueva doctrina de seguridad postestatal. Esta doctrina se conoce oficialmente como Responsabilidad de Proteger (R2P) y fue lanzada por agentes afiliados a Soros como Lord Mark Malloch Brown[17], Strobe Talbott y Tony Blair en 1999. Lord Malloch Brown integró esta doctrina en las Naciones Unidas mientras actuaba como subsecretario general de la organización y ha pasado los últimos años dando discursos en los que pedía la disolución del Consejo de Seguridad de la ONU para eliminar a “naciones autoritarias” como Rusia y China de cualquier papel en las decisiones bélicas mundiales[18].

Así pues, cuando Putin o Xi llaman a defender la Carta de la ONU, o advierten contra una nueva Liga de Naciones, haríamos bien en tomarnos sus palabras con total seriedad y evitar manchar la historia de la humanidad con otra guerra mundial.

 

Notas a pie de página

[1] Otras figuras prominentes relacionadas con la Mesa Redonda del golpe blando dirigido por Milner fueron el Primer Ministro David Lloyd George, Leo Amery, el Ministro del Almirantazgo Winston Churchill y Lord Balfour. Milner creó un grupo secreto conocido como el “Comité X” que dirigió en gran medida la mayoría de los aspectos de la guerra entre 1917 y 1919.

[2] El golpe de la Mesa Redonda de 1916 se cuenta en The Great Coup of 1916, 4: The Monday Night Cabal, publicado en First World War Hidden History, 3 de agosto de 2016

[3] Para la historia de la planificación de la Mesa Redonda detrás de la revolución de color bolchevique, ver: Por qué Putin criticó la contrarrevolución bolchevique: Trotsky, Parvus and the War on Civilization de Matthew Ehret, Strategic Culture Foundation, 1 de noviembre de 2021 y Wall Street and the Bolshevik Revolution de Anthony Sutton (1974)

[4] Los escritos recopilados de estos economistas del Sistema Americano pueden encontrarse en la Biblioteca Digital de Alejandría de la Fundación Rising Tide

[5] Cita citada en Webster Tarplay’s King Edward VII: Evil Demiurge of The Triple Entente and World War, The American Almanac, 8 de mayo de 1995

[6] Cita citada en Secret Origins of the First World War de Jim Dooherty y Jim MacGregor, 2013

[7] Cómo los neoconservadores impulsan la guerra cocinando los libros, por Paul Fitzgerald y Elizabeth Gould, Truth Dig, 25 de abril de 2017

[8] La historia de los senadores y congresistas estadounidenses que formaron el ‘American System Caucus’ se expone en How an Austrian and British Malthusian Brainwashed a Generation of Americans’ Strategic Culture Foundation, 23 de enero de 2021

[9] El hundimiento conspirativo del Lusitania, el barco que ayudó a empujar a Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Por Marco Margaritoff, ATI publishing, 8 de agosto de 2019

[10] La doctrina de la “ruptura limpia”: A Modern-Day Sykes-Picot Waging War and Havoc in the Middle East por Cynthia Chung, Strategic Culture Foundation, 18 de mayo de 2020

[11] Después de que el armisticio de 1918 desmantelara el ejército y la armada de Alemania, la otrora poderosa nación se vio obligada a pagar la imposible suma de 132.000 millones de marcos de oro a los vencedores y tuvo que renunciar a territorios que representaban el 10% de su población (Alsacia-Loraine, Ruhr y Silesia del Norte) y que constituían el 15% de su tierra cultivable, el 12% de su ganado, el 74% de su mineral de hierro, el 63% de su producción de zinc y el 26% de su carbón. Alemania también tuvo que ceder 8.000 locomotoras, 225.000 vagones y todas sus colonias. Fue un día de campo del saqueo moderno.

[12] Véase Choque de las dos Américas, vol. 2, capítulo 6 (pág. 90): “Franklin Roosevelt aplasta la dictadura de los banqueros” para la historia completa.

[13] Como la transición al feudalismo tecnocrático global podría haber surgido por medios más “pacíficos

[14] Para más información sobre el papel de Keynes en el impulso del gobierno mundial, véase Keynes’ Sleight of Hand: From Fabian Eugenicist to World Government High Priest por Matthew Ehret, Strategic Culture Foundation, Jan 2021

[15] Las primeras cuatro secciones del artículo uno de la carta de la Liga dicen: “Mantener la paz y la seguridad internacionales, y a tal fin Tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar las amenazas a la paz, y para suprimir los actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz, y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales que puedan conducir a un quebrantamiento de la paz; Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y tomar otras medidas adecuadas para fortalecer la paz universal; Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión; y Ser un centro que armonice la acción de las naciones para la consecución de estos fines comunes. ” Y por si algún legalista de mentalidad imperialista quisiera leer la carta a la ligera, el artículo dos no tardó en dejar claro que “la Organización se basa en el principio de la igualdad soberana de todos sus miembros.”

[16] The Age of Chatham House and the British Roots of NATO (La era de Chatham House y las raíces británicas de la OTAN) por Matthew Ehret, Strategic Culture Foundation, 28 de enero de 2020

[17] La mano británica detrás de la revolución de colores de Estados Unidos: Soros y Lord Malloch Brown, Strategic Culture Foundation, 10 de diciembre de 2020

[18] La ONU a los 75 años: ¿muerte lenta o nueva dirección? Por Lord Malloch-Brown, WIDER Annual Lecture 24, Universidad de las Naciones Unidas, 26 de octubre de 2020

Matthew Ehret es redactor jefe de la revista Canadian Patriot Review , y Senior Fellow en la Universidad Americana de Moscú. Es autor de la serie de libros “Untold History of Canada” y Clash of the Two Americas. En 2019 cofundó la Fundación Rising Tide, con sede en Montreal.

 

La Alianza Multipolar como última línea de defensa de la Carta de la ONU

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Matthew Ehret: The League of Nations and Imperial Hoax of World War I.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Contenidos

La Cumbre de las Américas marca un momento, como dice la fábula, en el que queda claro para todos que “el emperador se ha...

Contenidos

Estados Unidos se comprometió –en 2016– a poner en manos del gobierno ucraniano ‎armamento suficiente como para librar y ganar una guerra contra Rusia....

Contenidos

Por Executive Intelligence Review El bloque de Estados Unidos, Reino Unido y la OTAN global ha convertido la agricultura en un arma para exigir...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY